alt

Paul Craig Roberts.

El presupuesto anual del complejo militar/de seguridad es de 1 millón de millones de dólares. Esta gran suma proviene de los contribuyentes estadounidenses que tienen muchas necesidades insatisfechas. Para justificar un presupuesto tan enorme se requiere un gran enemigo. El complejo militar/de seguridad y los medios de comunicación y políticos que posee el complejo han designado a Rusia como ese enemigo. El complejo y sus agentes políticos y mediáticos no le permitirán a Trump normalizar las relaciones con Rusia.

Para evitar que el presidente Trump reduzca las peligrosas tensiones que, entre potencias nucleares, Washington ha creado, el complejo militar/de seguridad orquestó el “Russiagate”, un engaño comprobado, pero que muchos creen debido a su interminable y repetida difusión. El complejo militar/de seguridad orquestó las acusaciones falsas de 12 rusos. El complejo militar/de seguridad orquestó el arresto falso de Maria Butina (https://www.nytimes.com/2018/07/18/us/politics/maria-butina-russia-espionage.html), y así sucesivamente.

El complejo militar/de seguridad, que actúa a través de los políticos y la prensa prostituta, a los que posee y controla, ha convertido la responsabilidad cotidiana normal del presidente para desactivar las tensiones que podrían conducir a una guerra nuclear (responsabilidad reconocida y ejercida por cada presidente anterior), en un alto crimen. ¡El presidente Trump es acusado de traición por tratar de hacer las paces!

Una persona inconsciente podría pensar que esto es una tontería y reírse, pero como FinianCunningham muestra (http://thesaker.is/coming-coup-against-trump/) , el presidente Trump ha sido establecido como un enemigo traidor a Estados Unidos. Actualmente estamos experimentando sedición en los niveles más altos a medida que el complejo militar/de seguridad despliega su golpe contra el presidente electo de los Estados Unidos.

En 1961, el presidente Dwight Eisenhower advirtió a los estadounidenses, en su último discurso público, que el complejo militar/industrial era una amenaza para la democracia estadounidense. Palabras más verdaderas nunca fueron dichas por un presidente estadounidense. Poco después, el complejo militar/de seguridad asesinó al presidente John F. Kennedy por trabajar por la paz con el líder soviético Khrushchev. Para deshacerse del presidente Nixon, que hizo demasiados acuerdos de control de armas con los soviéticos y se abrió a China, el complejo militar/de seguridad utilizó su activo, el Washington Post, para orquestar la “crisis de Watergate”, que el complejo militar/de seguridad usó para forzar la renuncia de Nixon. Ahora el complejo militar/de seguridad está incitando abiertamente a la sedición contra el Presidente de los Estados Unidos. Si este complot tiene éxito, que es lo más probable, Estados Unidos será una distopía completa y todas las voces independientes se censurarán.

¿En quién puede confiar Trump? No en su propio partido político. No en su propio gobierno. No en la prensa escrita y la TV o NPR (NationalPublic Radio). No en Europa. No en el servicio secreto. No en el Pentágono. No en el inconsciente pueblo estadounidense. Trump solo tiene los “deplorables”, y no están organizados, y experimentarán represalias una vez que Trump sea removido.

Al esforzarse por llegar a un acuerdo con Washington, Putin y Lavrov están golpeando sus cabezas contra un muro de piedra. Tarde o temprano, Putin y Lavrov tendrán que reconocerlo. Una vez que Putin y Lavrov se den cuenta de la verdadera situación, comprenderán que la guerra o la rendición es su única opción.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS