alt

A casi un cuarto de siglo que se publicó por primera vez el artículo de Lyndon LaRouche en octubre de 1994, “La caída venidera de la Casa de Windsor”, sigue siendo hoy todavía el más profundo llamado a las armas para toda la humanidad para liberarse finalmente del flagelo del oligarquismo del imperio británico, un flagelo que todavía amenaza con destruir el mundo entero antes de soltar su garra sobre el planeta. LaRouche escribió ese artículo como introducción a un Informe Especial de EIR con el mismo título, que se preparó bajo la supervisión personal de LaRouche inmediatamente después de que salió de prisión a comienzos de 1994, luego pasar 5 años de encarcelamiento injusto a instancias de ese mismo imperio británico. En ese artículo, LaRouche habla en su capacidad de principal procurador a nombre de la humanidad en contra del genocida imperio británico:

“Damas y caballeros del jurado internacional de nuestros lectores, los hemos traído a este tribunal a escuchar acusaciones que surgen de uno de los crímenes más monstruosos que se hayan cometido en toda la historia de la humanidad conocida, un crimen perpetrado en vasta escala.

“Ls presentamos aquí las pruebas de que en los últimos 34 años, desde que se fundó en 1961, una organización malvada que se ha dado a conocer con nombres como World Wildlife Fund, ha cometido genocidio deliberado en perjuicio de las naciones y pueblos de las regiones africanas ubicadas al sur del Sahara. Vamos a demostrarles que en todo este lapso, el jefe de la conspiración principal ha sido el príncipe Felipe, también conocido como duque de Edimburgo y como consorte de la reina del Reino Unido...

“Estas pruebas mostrarán que él es personalmente responsable del genocidio que se lleva adelante y del que se intenta perpetrar en perjuicio de los pueblos del África al sur del Sahara, así como en otras partes de ese planeta. Las pruebas muestran que este príncipe consorte es culpable de este crimen no solo en lo individual, sino en su calidad de caudillo principesco designado de esta horrible empresa. Hay muchos otros culpables...

“La lista parece, como era de esperarse, un sumario de las varias clases de criminales que caen bajo el encabezamiento de crímenes contra la humanidad del juicio de Nuremberg...

“Es fácil calcular que las medidas que han adoptado el príncipe y sus cómplices, las medidas que vienen poniendo en práctica, si se toleran, reducirán la población de este planeta de su magnitud actual de alrededor de 5.300 millones de personas a mucho menos de mil millones en cosa de unas dos generaciones, principalmente por el efecto hiperbólicamente acelerante de la hambruna y las enfermedades epidémicas de personas, animales y plantas. En las condiciones resultantes de semejante ataque concentrado al aparato de inmunidad colectivo de todas las formas superiores de vida, de ninguna manera está asegurado que seres humanos para fines del siglo venidero, si no se le pone alto al príncipe y sus cómplices, y si no se le da marcha atrás a su política ahora mismo. Sería de esperarse que holocausto semejante no fuere seguro, pero más vale que no nos arriesguemos; comoquiera que sea, hay que ponerle alto ahora mismo al príncipe, sus cómplices a su malvada política...

“La maldad que empapa la criminalidad del príncipe y sus cómplices es muy antiguo, tanto que los jirones apenas visibles de los primeros episodios de la historia conocida. El enemigo definitivo no es este príncipe infortunado, sino más bien esa tradición específica de criminalidad que es justo calificar de oligarquismo. Ese oligarquismo es el agente infeccioso específico causante de la enfermedad moral y mental que muestran el príncipe acusado y sus cómplices. Para escoger un curso de acción justo y prudente en lo que hace a la criminalidad en acción que aquí se documenta, debemos elevarnos por encima de la decadencia prevaleciente en la mayor parte de la actual práctica jurídica internacional y actividades conexas, y no, como hicieron los triunfadores de la Segunda Guerra Mundial, cuando pervirtieron los juicios de Nuremberg, tratar de ocultar nuestra propia negligencia previa detrás de algún llamativo sufrimiento impuesto a los chivos expiatorios...

“La difícil tarea que plantean las pruebas ofrecidas es esta: pueden ustedes, los jurados, ante el hecho de que no hay solución al derrumbe de esta civilización bajo las reglas de conducta aceptadas por lo general en la actualidad, sentirse acicateados a descubrir los cambios radicales necesarios en los axiomas de elaboración de directrices, cambios que capaciten a la humanidad a reconstruir de inmediato la sociedad arruinada a partir de las ruinas de la dinastía derrumbada, sin pasar por la pesadilla intermedia de otra “nueva era de tinieblas”?

(El texto completo de este artículo está en la edición especial de Resumen Ejecutivo de EIR de octubre-noviembre de 1994, volumen XI, Nos. 20 y 21, que se puede conseguir en larouchepub.com/spanish/anteriores.html).

Compare esta evaluación estratégica de Lyndon LaRouche en 1994, con la que presentó el 19 de abril de 2018 Maria Zakharova, la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, en la sección que lleva como título “Los crímenes políticos del Reino Unido”. En ese documento de 17 páginas, Zakharova presentó una amplio resumen del genocidio británico en todo el planeta durante siglos. “África también sufrió su parte de los abusos británicos. Unos 13 millones de africanos fueron sacados de su continente como esclavos. El número de africanos que murieron en ese período es tres o cuatro veces mayor que el número de los que fueron sacados del continente. En otras palabras, el número global de víctimas llega a las decenas de millones de personas... Los historiadores creen que Gran Bretaña es el líder mundial en lo que se refiere a genocidio, dados los millones de civiles inocentes que han asesinado en las colonias británicas”. (Adjunto el texto completo del expediente ruso sobre el imperio inglesa en español.)

Ahora comparen ambos textos con la política británica declarada repetidamente de destruir la Presidencia de Donald Trump, de lo cual la amenaza más descarada salió en un artículo del periodista de la BBC, Paul Wood, publicado en el periódico Spectator de Londres el 21 de enero de 2017 (un día después de la toma de posesión de Donald Trump) con el título de “¿Será Donald Trump asesinado, sacado en un golpe o simplemente enjuiciado políticamente?”

Con todo esto en la perspectiva del ojo de tu mente, y sacando una fuerza adicional a partir del conocimiento de que China y Rusia han obrado para reemplazar al imperio británico en bancarrota con un Nuevo Paradigma, les hacemos un llamado, damas y caballeros, del jurado internacional de nuestros lectores, para actuar de manera consecuente.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS