Seguridad

altEl brutal asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi fue precedido unas pocas semanas por un evento importante que podría ser la clave de por qué se ordenó su asesinato. Ese evento fue la venta cancelada en el mercado de valores de las acciones de Aramco, la compañía petrolera estatal del reino saudita.

Finian Cunningham

altNo estoy convencido acerca de las afirmaciones provenientes de Turquía y del Washington Post y de otros con respecto a las acusaciones de un espantoso asesinato de un agente de inteligencia, Jamal Khashoggi, en octubre de 2018. Existen demasiadas anomalías, como lo describieron varias declaraciones del presidente de Turquía, Erdogan, que se hizo eco de un coro de los principales medios de comunicación occidentales. Investigaciones recientes sugieren que tal vez Khashoggi nunca estuvo en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul ese día, y de hecho aún puede estar bastante vivo y escondido. Si es así, sugiere una historia mucho más grande detrás del asunto. Consideremos lo siguiente.

F. William Engdahl*

altEl jefe de Interpol, Jürgen Stock, advirtió en diciembre pasado que Europa pronto podría prepararse para «una segunda oleada» de individuos radicalizados afiliados a Daesh, en lo que podría llamarse «ISIS 2.0».

Rredacción


altCuando el historiador José M. Faraldo empezó a interesarse por la vigilancia y la represión en la Europa del Este durante la Guerra Fría, vivía en la parte oriental de Berlín y no tenía Facebook. No sabía que acabaría escribiendo 'Las redes del terror. Las policías secretas comunistas y su legado' (Galaxia Gutenberg), un ensayo que recoge más de una década sumergido en los archivos de los servicios secretos de tres países del bloque comunista. Pero sobre todo no podía imaginar que él mismo acabaría "espiando" a las personas cuyas vidas anónimas había leído y escuchado capturadas en los registros de la Stasi, por ejemplo: "Al llegar al final debo confesarlo. No resistí la tentación de introducir en un buscador de internet los nombres y apellidos de algunos de los innombrados, involuntarios héroes de este libro", escribe en el epílogo. El rigor histórico no está reñido con ser un hombre de su tiempo.

Braulio García Jaén

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS