Libros Recomendados

El FBI estaba buscando documentos clasificados relacionados con armas nucleares, entre otros, cuando registró el complejo Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump en Palm Beach, Florida, esta semana, dijeron a The Washington Post personas familiarizadas con la investigación.

Las fuentes no ofrecieron detalles adicionales sobre qué tipo de información buscaban los agentes o si se recuperó algún documento clasificado. Sin embargo, la revelación resalta la "profunda preocupación" entre los funcionarios del Gobierno sobre la información que pensaban que podría ser encontrada en la residencia de Trump y el peligro de caer en manos equivocadas, revela el periódico.

"Si eso es cierto, sugeriría que el material que está ilegalmente en Mar-a-Lago puede haber sido clasificado al más alto nivel de clasificación", dijo David Laufman, exjefe de la sección de contrainteligencia del Departamento de Justicia. "Si el FBI y el Departamento de Justicia creyeran que todavía hay material de alto secreto en Mar-a-Lago, eso se prestaría a una mayor motivación 'con los pelos de punta' para recuperar ese material lo antes posible", agregó.

Trump afirmó este lunes, a través de un comunicado, que agentes del FBI allanaron su residencia de Mar-a-Lago. De acuerdo con varios reportes, la inspección fue parte de una investigación sobre el manejo de documentos presidenciales altamente clasificados.

El registro, según Eric Trump, tercer hijo del magnate, estaba centrado en una investigación del Departamento de Justicia sobre el posible mal manejo de secretos gubernamentales, luego de que el expresidente se llevara a su residencia varias cajas con documentos clasificados cuando dejó la Casa Blanca.

La redada del FBI se produjo mientras Trump sopesa una cada vez más probable tercera candidatura a la Casa Blanca. En un comunicado, el magnate denunció el allanamiento como un "armamento del sistema de justicia" y un esfuerzo para evitar que se presente de nuevo a la Presidencia en el 2024.

Las acciones provocaron una rápida condena por parte de algunos gobernadores republicanos, que rápidamente respaldaron el mensaje de Trump de que el Departamento de Justicia estaba siendo utilizado en su contra. Asimismo, criticaron el pobre actuar del sistema de justicia estadounidense cuando se trata de investigar a personas ligadas a la administración actual, como Hillary Clinton o Hunter Biden.

Sigue el escándalo Trump Mar a Lago

Kyle Becker

El expresidente Donald Trump tiene una respuesta contundente para el actual fiscal general Merrick Garland después de que confesara que había "aprobado personalmente" la redada del FBI en su casa de Mar-A-Lago

"Sigo preguntando, ¿qué pasó con los 33 millones de páginas de documentos que el presidente Obama se llevó a Chicago?" escribió Trump en Truth Social. "Los Fake News Media se niegan a hablar de eso. Quieren que sea CANCELADO!"

El ex presidente se refiere a que el ex presidente Barack Obama se fugó con millones de documentos después de dejar la Casa Blanca sin que los Archivos Nacionales hicieran ni pío en señal de protesta.

James Bovard, del New York Post, hizo recientemente una crónica de las numerosas y flagrantes violaciones de la Ley de Registros Públicos por parte de la administración Obama, incluido el propio presidente Joe Biden.

Los abogados de la Casa Blanca de Obama invocaron repetidamente la Ley de Registros Presidenciales para "retrasar la publicación de miles de páginas de registros de la Casa Blanca del presidente Bill Clinton", informó Politico. Al final de su presidencia, Barack Obama trasladó a Chicago 30 millones de páginas de registros de su administración, prometiendo digitalizarlos y ponerlos eventualmente en línea, una medida que indignó a los historiadores.

Más de cinco años después del fin de la presidencia de Obama, la página web de los Archivos Nacionales revela que no se han digitalizado ni divulgado ninguna página. La gente puede presentar solicitudes a través de la Ley de Libertad de Información (una ley que Obama ayudó a destrozar) para acceder a los registros de Obama, pero las respuestas de las bibliotecas presidenciales pueden retrasarse durante años, incluso más de una década, si la información es clasificada.

Del mismo modo, el presidente Joe Biden traicionó a los estadounidenses al revelar los registros de su carrera de 36 años en el Senado. En 2011, Biden donó 1.875 cajas de documentos de su época de senador a la Universidad de Delaware, que recibió subvenciones federales para conservar la colección mientras estaba encerrada. Biden y la biblioteca de la universidad prometieron desprecintar los archivos "dos años después de que Biden se retirara del cargo público". Pero la biblioteca anunció justo antes de que Biden lanzara su campaña presidencial que el secreto continuaría hasta dos años después de que Biden "se retire de la vida pública".

El jueves, el fiscal general Merrick Garland admitió el jueves que "aprobó personalmente" la redada del FBI en la casa de Donald Trump en Mar-A-Lago, tras casi una semana de desmentidos en los medios de comunicación.

"Sin embargo, hay ciertos puntos que quiero que sepan", dijo Garland. "En primer lugar, apruebo personalmente la decisión de solicitar una orden de registro. En segundo lugar, el departamento no se toma esa decisión a la ligera".

Garland se negó a aceptar preguntas tras la rueda de prensa.

Newsweek, en una exclusiva, informó falsamente que no se le pidió al AG Garland que aprobara la redada en Mar-a-Lago.

"La fuente de alto nivel del Departamento de Justicia dice que Garland fue informado regularmente sobre la investigación de la Ley de Registros, y que sabía sobre el gran jurado y el material que los fiscales federales estaban buscando", afirmó Newsweek. "Insiste, sin embargo, en que Garland no tenía conocimiento previo de la fecha y hora de la redada específica, ni se le pidió que la aprobara".

"Sé que es difícil de creer para la gente", dice el funcionario, "pero esto era un asunto del Fiscal de los Estados Unidos y del FBI".

Todo esto resultó ser una mentira mediática. El Fiscal General no sólo lo sabía, sino que firmó el "Código Naranja".

Peor aún, el New York Times trató de pintar a Merrick Garland como una víctima, presentándolo como un objetivo injusto de las críticas del ex presidente.

"El Departamento de Justicia no quiso reconocer la ejecución de una orden de registro en la casa del señor Trump el lunes, ni los ayudantes del señor Garland confirmaron su participación en la decisión o incluso si sabía del registro antes de que se llevara a cabo", informó el Times. "Se negaron a comentar sobre cada hecho que se les había señalado. La agenda del Sr. Garland esta semana está desprovista de actos públicos en los que pueda ser interrogado por los periodistas."

Si Merrick Garland es el 'chivo expiatorio' de la redada del FBI significaría que un funcionario al que la presidencia entrante de Trump le negó un puesto en la Corte Suprema ha llevado a cabo efectivamente una venganza política abusando de la Oficina del Fiscal General.

Es hora de que el Fiscal General Merrick Garland renuncie.

Twitter activará su “política contra desinformación” antes de comicios de medio tiempo en EEUU para favorecer al régimen de Biden

WASHINGTON (Sputnik) — La red social Twitter anunció que activará su Política de Integridad Cívica para abordar la desinformación antes de las elecciones intermedias de 2022 en EEUU.

"Hoy [11 de agosto], como lo hacemos antes de otras elecciones mundiales, estamos activando la aplicación de nuestra Política de Integridad Cívica para las elecciones intermedias de EEUU de 2022", dijo Twitter en una publicación de blog de la compañía.

Twitter explicó en la publicación del blog que la Política de integridad cívica cubre los tipos más comunes de información engañosa y dañina sobre elecciones y eventos cívicos.

Los tipos de información errónea incluyen afirmaciones sobre cómo participar en un proceso cívico, cómo votar; contenido engañoso destinado a intimidar o disuadir a los residentes de votar; y afirmaciones engañosas destinadas a socavar la confianza del público en las elecciones, incluida la difusión de información falsa sobre el resultado de las elecciones, según la publicación del blog.

Twitter también dijo que publicará los llamados prebunks para abordar de manera proactiva temas que pueden ser objeto de información errónea. Además, la empresa dijo que lanzará páginas localizadas con información electoral en tiempo real.

Las elecciones intermedias de EEUU se llevarán a cabo el 1 de noviembre.

Análisis: ¿FBI, R.I.P.?

Victor Davis Hanson

El FBI se está disolviendo ante nuestros ojos para convertirse en un servicio de seguridad deshonesto similar a los de Europa del Este durante la Guerra Fría.

Por ejemplo, la aplicación deliberadamente asimétrica de la ley por parte del FBI. Esta semana, el FBI asaltó por sorpresa la casa del ex presidente Donald Trump, una primicia histórica.

Una enorme falange de agentes del FBI se abalanzó sobre la residencia de Trump mientras éste no estaba en casa, para confiscar sus bienes personales, su caja fuerte y sus archivos. Todo ello por una disputa de archivos de papeles presidenciales comunes a muchos ex presidentes. Los agentes invadieron toda la casa, incluido el armario de la ex primera dama.

Hay que tener en cuenta que estamos a menos de 90 días de las elecciones de mitad de mandato, y que esto no fue sólo un registro, sino un acto político.

Se prevé que el Partido Demócrata sufra pérdidas históricas. Trump estaba a punto de anunciar su candidatura presidencial para 2024. En muchas encuestas, sigue siendo el favorito republicano para la nominación, y muy por delante del actual presidente Joe Biden en una putativa revancha en 2024.

En 2016, el entonces director del FBI, James Comey, anunció que la candidata Hillary Clinton era culpable de destruir correos electrónicos, un probable delito relacionado con su mandato como secretaria de Estado. Sin embargo, prometió que no sería procesada por su condición de candidata presidencial.

En lo que respecta a los candidatos presidenciales, Trump fue impugnado en 2020 aparentemente por retrasar la ayuda militar a Ucrania al pedir a los funcionarios ucranianos que investigaran más a fondo a la claramente corrupta familia Biden, dado que Joe Biden en ese momento era un posible oponente presidencial en 2020.

El FBI se ha convertido en un servicio de recuperación personal para la incorregible familia Biden. Suprimió, con fines políticos, la información en torno al portátil desaparecido de Hunter Biden en vísperas de las elecciones de 2020.

Anteriormente, el FBI nunca persiguió el arma de fuego registrada fraudulentamente por Hunter, sus misteriosos ingresos en el extranjero, su consumo delictivo de cocaína crack o su empleo regular de prostitutas extranjeras.

Sin embargo, en una redada antes del amanecer, justo antes de las elecciones de 2020, el FBI apuntó a la casa del periodista James O'Keefe con el argumento de que alguien le había pasado el diario perdido y escabroso de Ashley Biden, la hija díscola de Biden.

En varias ocasiones, el FBI ha encadenado públicamente al asesor económico de Trump, Peter Navarro, ha rodeado la oficina del asesor legal de Trump, Rudy Giuliani, y ha enviado un equipo SWAT para rodear la casa del aliado de Trump, Roger Stone. Mientras tanto, los terroristas y los cárteles se pasean impunemente por una frontera abierta.

El director del FBI, Christopher Wray, interrumpió la semana pasada su evasivo testimonio ante el Congreso. Afirmó que tenía que salir para una cita crítica - sólo para usar su avión de lujo Gulfstream del FBI y volar a su lugar de vacaciones favorito en los Adirondacks.

Wray sustituyó al desprestigiado director interino del FBI Andrew McCabe. Este último admitió haber mentido en repetidas ocasiones a los investigadores federales y firmó una solicitud FISA fraudulenta del FBI. No se enfrentó a ninguna consecuencia legal.

McCabe, recuerde, también fue el hombre clave en la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton, mientras que su esposa era una candidata política y recibió miles de dólares de un comité de acción política con estrechos vínculos con la familia Clinton.

McCabe tomó el relevo del desprestigiado director del FBI James Comey. En 245 ocasiones, Comey afirmó bajo juramento ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que no recordaba ni tenía conocimiento de cuestiones clave relacionadas con su cargo. Con impunidad, filtró a los medios de comunicación memorandos confidenciales del FBI.

Comey sustituyó al director Robert Mueller. De forma inverosímil, Mueller declaró bajo juramento que no tenía conocimiento, ni del dossier Steele ni de Fusion GPS, la empresa que encargó a Christopher Steele la recopilación del dossier. Pero esos eran los mismos catalizadores gemelos que habían impulsado toda su investigación especial sobre el engaño de la injerencia rusa.

El asesor legal del FBI Kevin Clinesmith fue condenado por un delito grave por alterar una solicitud de orden del FBI para espiar a un inocente Carter Page.

El FBI, por los propios alardes públicos de Comey, se jactó de cómo atrapó al asesor de seguridad nacional designado por Trump, el general Michael Flynn, en su engaño de la injerencia rusa del Huracán Crossfire.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue