El Caso Alcàsser sigue dando mucho de qué hablar. Después de la serie de Netflix que fue estrenada este pasado verano, «Cuarto Milenio» ha estrenado su decimoquinta temporada analizando, en directo, este caso tan mediático. Entre los invitados de la noche, se encontraba el padre de Míriam, Fernando García, una de las víctimas de los crímenes.

Una de las cosas que aseguró García es que no se creía la versión que la policía le había dado. «No me cuadraba nada, me la estaban metiendo con calzador», afirmó ante Iker Jiménez. Es más, tampoco cree que su hija, Miriam, y sus amigas, Toñi y Desirée, murieran en el lugar en donde encontraron sus cuerpos sin vida: «Las niás no murieron en La Romana, las llevaron ya fallecidas allí», dijo.

El dolor más grande que guarda, junto a la falta de su hija, es saber que el asesino se encuentra en libertad y que, probablemente, nunca se sepa quién cometió el atroz delito. «A mi hija la mató alguien que no salió en los públicos. A día de hoy está en la calle, no se le ha juzgado. Ha salido impune», dijo, dudando que que Miguel Ricart y Antonio Ángles fueran los culpables, ya que, según García, ellos «fueron dos personas que tuvieron que buscar para cubrir un expediente», señaló en «Cuarto Milenio».

Uno de los temas más controvertidos del Caso Alcàsser es esa presunta película snuff en la que se vería el asesinato de las tres amigas. Fernando García también fue preguntado al respecto por Iker Jiménez, que no dudó en contestar. «En el documental de Netflix me preguntaron muchas veces sobre la cinta. Les dije la verdad. No he visto su contenido, pero he visto la cinta físicamente. Nada más. No sé lo que tiene», afirmó.

Además, aseguró que, aunque pudo, Juan Ignacio Blanco, el criminólogo del Caso Alcàsser, le recomendó que no lo hiciera. «Juan Ignacio me dijo que era mejor que no lo viese: "Esta cinta la voy a poner a buen recaudo, va a estar en un sitio muy protegido y va a ser nuestro seguro de vida. Te pido, por favor, que no te la enseñe". Y ya está», continuó diciendo el padre de Miriam.

«He recibido muchas cintas y esta era otra más. Cuando salió a la luz que contenía algo que era grave fue cuando le pedí a Juan Ignacio no verla. Y respeté su decisión» dijo, confirmando que llegó a manos del Ministerio del Interior.

Una cinta capaz de dar la vuelta al Caso Alcàsser

Esta cinta, que cuenta con importancia dentro del documental de Netflix sobre el Caso Alcàsser, según desveló Juan Ignacio Blanco, contenía, según aseguró, un vídeo explícito en el que se ven los cadáveres de las tres amigas y «personas de relevancia social». Sin embargo, a pesar de ser preguntado al respecto, se negó a mostrar las imágenes al productor del reportaje, Ramón Campos.

«¿Estaría dispuesto a enseñarnos esa cinta?», le preguntaban directamente a Blanco, a lo que respondía con un «Lo pensaré. La persona más interesada del mundo soy yo. Pero tengo que pensarlo». Sin embargo, desde ese momento no se volvió a saber nada de Blanco, después de que le dejaran meditarlo durante unos días.

Según afirmó Blanco, la cinta no estaba en su poder, ya que se la había entregado al párroco, quien lo negaba. «Es falso», decía en el documental. También confirmaba que la visionaron en casa del tío de Miriam, algo que también ha sido desmentido. Con la cinta desaparecida, el único que conocía su ubicación era Blanco, que falleció este mismo verano después de una larga enfermedad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue