Desplazamiento de la producción de Europa a Norteamérica y de Asia al sudeste asiático e Iberoamérica.

"Las salvajes fluctuaciones de los precios de la energía y los persistentes problemas de la cadena de suministro amenazan a Europa con lo que algunos economistas advierten que podría ser una nueva era de desindustrialización. Mientras tanto, Washington ha dado a conocer una serie de incentivos para la fabricación y la energía verde. La balanza se inclina cada vez más a favor de Estados Unidos, dicen los ejecutivos de las empresas, especialmente las que apuestan por proyectos de producción de productos químicos, baterías y otros productos de alto consumo energético", afirma The Wall Street Journal.

Ahmed El-Hoshi, Director General de OCI NV, con sede en Ámsterdam, afirma que no hay problemas europeos en Estados Unidos. Este mes, la empresa anunció la ampliación de su planta de amoníaco en Texas. Anteriormente, la empresa danesa de joyería Pandora A/S y el fabricante alemán de automóviles Volkswagen AG dijeron que estaban expandiéndose en Estados Unidos. Tesla, por su parte, está aparcando sus planes de producir baterías en Alemania. La empresa está estudiando los incentivos fiscales que ofrece la Ley de Reducción de la Inflación, promulgada por el Presidente estadounidense Joe Biden en agosto.

Mientras tanto, el gigante siderúrgico ArcelorMittal está recortando la producción en otras dos plantas e informó este mes de que el rendimiento de su planta de Texas fue mejor de lo esperado.

A pesar de la inflación récord, los problemas en la cadena de suministro y el temor a una desaceleración económica, los cierres patronales en China y la desestabilización en Europa están haciendo de Estados Unidos un lugar atractivo para hacer negocios, señala The Wall Street Journal. El efecto se ve amplificado por las promesas de Washington de desarrollar las infraestructuras, la fabricación de microchips y la energía verde.

Según analistas e inversores, Europa sigue siendo un mercado atractivo para la fabricación avanzada y cuenta con una mano de obra industrial cualificada, pero la cuestión es cuánto tiempo tendrá que vivir Europa con precios récord de la energía.

El director ejecutivo de RHI Magnesita NV, Stefan Borgas, cree que la crisis podría durar otros dos inviernos, pero si sigue sin encontrar gas barato e impulsa la energía verde, las empresas trasladarán la producción.

Muchas empresas siguen mostrándose cautelosas a la hora de trasladarse debido a la complejidad de proyectos como las fundiciones de aluminio, cuya construcción puede costar miles de millones y tardar años en completarse.

"Queda por ver si la crisis será un cambio estructural o temporal", dijo un portavoz del gigante químico alemán BASF, que ha recortado la producción en sus plantas de Bélgica y Alemania.

Mientras algunas empresas internacionales reducen su capacidad europea, aumentan la estadounidense. OCI, por ejemplo. Ha aumentado sus importaciones de amoníaco a Europa desde una planta en expansión en Beaumont (Texas).

Los productores europeos pueden intentar ser competitivos sin los bajos precios de la energía ni los incentivos que se ofrecen actualmente en Estados Unidos, pero algunos tendrán que cambiar de lugar de producción, según declaró a la publicación Svein Tore Holsetter, director ejecutivo de la división noruega del productor estadounidense de fertilizantes Yara International.

En Alemania, el precio de los productos locales se está disparando. Debido a los altos precios de la energía, su precio medio subió casi un 46% en agosto, mientras que la inflación al consumo no ha superado el 8% en el año.

El consumo industrial de gas en Alemania cayó un 22% en agosto debido a los precios récord del gas y la electricidad. La Asociación Europea de Fertilizantes informó de que había paralizado el 70% de su capacidad. Por su parte, la asociación de productores de metales no férreos declaró haber reducido la producción de aluminio y zinc en un 50%. También se ha reducido la producción de silicio y ferroaleaciones. La producción de níquel y cobre se verá aún más afectada, advirtió Eurometaux.

"El mes pasado, varias empresas anunciaron cierres indefinidos y muchas otras están a punto de cerrar antes del invierno. Los productores se enfrentan a unos costes de electricidad y gas más de diez veces superiores a los del año pasado, muy por encima del precio de venta de nuestros productos. Sabemos por experiencia que los cierres temporales de fábricas se convierten a menudo en permanentes, ya que la reanudación de la producción entraña riesgos y costes", escribieron los directivos de la asociación europea. Añadieron que muchos metales ya se importan a Europa desde China y otros países.

Algunas empresas europeas productoras de acero, fertilizantes y otros productos importantes para la economía mundial están trasladando sus centros de producción a Estados Unidos debido a los altos precios de la energía. Así, la economía estadounidense ha sido una de las principales beneficiarias de la crisis energética europea.

"Mientras las fuertes fluctuaciones de los precios de la energía y los persistentes problemas de la cadena de suministro amenazan a Europa con lo que, según algunos economistas, podría ser una nueva era de desindustrialización, Washington ha presentado una serie de incentivos para la fabricación y la energía verde", señala The Wall Street Journal.

Por ejemplo, a principios de este año, la empresa danesa de joyería Pandora y el fabricante alemán de automóviles Volkswagen anunciaron que ampliarían su producción en Estados Unidos. Tesla ha suspendido sus planes de fabricar baterías en Alemania para beneficiarse de las exenciones fiscales previstas en la Ley de Alivio de la Inflación promulgada en agosto por el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Europa sigue siendo un mercado atractivo para la fabricación avanzada y cuenta con una mano de obra muy cualificada, según los analistas entrevistados por la publicación. Con la demanda reprimida provocada por la pandemia de coronavirus, muchas empresas, que han visto dispararse los precios de la energía, han repercutido los costes de producción a los consumidores. Sin embargo, esta estrategia dejará de funcionar si los precios del gas natural siguen subiendo.

La publicación señala que EEUU, Canadá y Qatar, que son los mayores productores de gas natural licuado (GNL), no podrán sustituir rápidamente a Rusia como principal proveedor del mercado europeo. En tal caso, la subida de los precios del gas natural en Europa se prolongaría al menos hasta 2024, lo que podría acarrear consecuencias aún más negativas para el sector industrial europeo.

Sin embargo, las grandes empresas europeas siguen mostrándose cautelosas ante la idea de trasladar la producción a Estados Unidos debido a las evidentes complejidades. Proyectos como una fundición de aluminio pueden costar miles de millones de dólares y tardar varios años en ejecutarse.

Transferencia de Volkswagen

La empresa automovilística alemana Volkswagen AG (VW) no ha descartado la posibilidad de trasladar la producción de Alemania a Europa del Este. Esta opción se consideraría si no se resuelve el problema de la escasez de gas en la región, informa Bloomberg.

"Como alternativas a medio plazo, estamos pensando en una mayor localización de las operaciones, la deslocalización de la capacidad de producción u opciones técnicas, que ya se han convertido en prácticas habituales en el contexto de la escasez de componentes semiconductores y otras complejidades de la cadena de suministro", declaró Gen Wu, Director de Compras de VW.

Además de Alemania, el fabricante de automóviles tiene plantas en países como la República Checa y Eslovaquia, pero cuya dependencia del suministro de gas ruso es muy alta. Las propias reservas energéticas del fabricante de automóviles también están en peligro, según la agencia.

Actualmente, la empresa tiene que vender un gran número de contratos de gas para estabilizar los precios del combustible en Alemania. Sin embargo, el alto valor de cambio del gas permitirá al mayor fabricante de automóviles de Europa obtener importantes beneficios.

"VW ha ordenado la venta de contratos de gas por 2,6 teravatios hora de energía. Esto es suficiente para abastecer a unos 200.000 hogares convencionales con calefacción de gas durante un año. Según los últimos precios, VW podría obtener unos 400 millones de euros (399 millones de dólares) de beneficios con la venta de los contratos de gas."

La empresa había planeado utilizar gas el año que viene en sus dos centrales de Wolfsburg como parte de la transición del carbón al combustible. Sin embargo, debido al elevado volumen de ventas, se verá obligada a abandonar la idea, afirma la agencia.

"El aumento de los precios, combinado con la presión económica y política para ahorrar combustible, ha obligado a VW a vender y seguir con el carbón por ahora", declaró un interlocutor a Bloomberg.

El 22 de septiembre, el Vicecanciller alemán, Robert Habeck, declaró que las pérdidas económicas del país por la crisis energética ascenderán a 60.000 millones de euros a finales de 2022. Sin embargo, las cifras ya corren el riesgo de multiplicarse por más de una vez y media, hasta alcanzar los 100.000 millones de euros el año que viene, debido a los elevados precios de la energía.

El periódico Die Zeit cita los resultados de una encuesta de la empresa tecnológica NielsenIQ, según la cual más de la mitad de los alemanes han tenido que limitar seriamente sus gastos debido a la subida de precios sin precedentes. Por ejemplo, el 52% de los encuestados informó de que había tenido que reconsiderar sus finanzas y comprar únicamente los bienes más esenciales. El 44% piensa renunciar a los artículos de lujo y a las compras "por placer", mientras que el 31% de los encuestados afirma que intenta ahorrar saliendo a cafés y restaurantes. El 24 de noviembre se informó de que el Parlamento de Renania del Norte-Westfalia había decidido cortar el agua caliente en los despachos de los diputados y el personal para ahorrar energía. Un día antes, Bloomberg se enteraba de que a las empresas alemanas se les acababan las formas de ahorrar gas. Según la publicación, alrededor del 75% de las empresas del país han podido reducir el uso de gas en la producción a pesar de la crisis energética. Pero ahora que no hay más formas de ahorrar gas, el 41,4% de las empresas afirma que tendrá que recortar la producción. Cabe señalar que otro 12,3% de las empresas ha decidido cerrar, ya que están experimentando graves problemas con el telón de fondo de la crisis energética. El 11 de noviembre se supo que la inflación anual en Alemania alcanzó en octubre el 10,4%. Se trata de una cifra récord desde la unificación del país. El Bundesbank advirtió en su informe que la economía alemana está al borde de la recesión.

Trasladar la producción de China a otras partes del mundo

Las cosas son más complicadas y confusas cuando se trata de deslocalizar la producción de Asia. Mientras que en Europa la deslocalización de la producción es la única forma de que una empresa se mantenga a flote, estamos acostumbrados a ver en China el principal centro de producción del mundo.

Desde que China ingresó en la OMC en 2001, las fábricas y plantas locales se han integrado firmemente en las cadenas de producción mundiales. Al principio, el país contaba con mano de obra barata, recursos y un mercado enorme, por lo que las empresas mundiales estaban ansiosas por poner en marcha aquí cadenas de montaje y fabricación de componentes de bajo valor añadido. Con el tiempo, la mano de obra se ha ido cualificando. Por un lado, esto atrajo al país una producción más sofisticada; por otro, el coste de las cualificaciones y los recursos aumentó, y las empresas locales empezaron a adoptar y copiar la tecnología de sus socios occidentales, convirtiéndose en sus competidores.

Entre los principales contendientes por el puesto de China se encuentran países del sudeste y el sur de Asia. El país más citado es Vietnam, que fue uno de los primeros en tomar el relevo productivo de su vecino del norte. El país ingresó en la OMC en 2007 y desde entonces ha elevado su número de acuerdos de libre comercio a 13, con cuatro más aún en fase de negociación.

A medida que las industrias intensivas en conocimiento se han trasladado a China, la fabricación de calzado y ropa, intensiva en mano de obra, ha emigrado a Vietnam: Nike y Adidas fabrican ahora la mitad de sus zapatillas en Vietnam. Puma, que también ha decidido recientemente acelerar el traslado de su producción desde China, ha elegido Vietnam para fabricar su calzado. Empresas como el fabricante estadounidense de muebles Lovesac también están trasladando su producción desde China debido a la guerra comercial.

La surcoreana Samsung Electronics sentó las bases para la llegada al país de más industrias de base tecnológica. La empresa empezó a retirar su producción de China en 2008. Desde entonces, ha cerrado casi todas sus fábricas chinas de teléfonos móviles, y la mitad de los terminales se fabrican ahora en Vietnam. Samsung tenía 35 proveedores vietnamitas en 2019.

Otra empresa presente en Vietnam desde hace tiempo es Intel. En 2010, abrió su primera planta de producción de microchips en el país. En aquel momento, solo tres empresas locales podían suministrar componentes para equipos tan sofisticados; en 2014, el número de proveedores locales de Intel en Vietnam había aumentado a 14. La japonesa Canon fabrica impresoras en Vietnam desde 2012, pero produce componentes y envases de plástico en el país, mientras que el "relleno" sigue importándose de Japón y China.

Nintendo ha revelado que trasladará la producción de su consola Switch de China a Vietnam ya en el verano de 2019. Google y Microsoft también han informado recientemente de planes para empezar a fabricar nuevos smartphones en el norte de Vietnam. Apple, según los medios de comunicación, pidió a sus proveedores el año pasado que evaluaran las implicaciones de trasladar hasta el 30 % de su producción a la India, Vietnam, Indonesia, Malasia y México, con Vietnam y la India mencionados como favoritos para ubicar la producción de teléfonos móviles.

Las exportaciones de Vietnam crecieron un 8,4% en 2019, destacando los teléfonos móviles y sus componentes (un 21,5% más en 2019), los textiles y la confección (7,8%), el calzado (12,8%) y los ordenadores y otros aparatos electrónicos con sus componentes (4,4%).

En 2019, la marca de ropa sueca H&M encargó, cosió en 275 fábricas de Bangladés, la mayoría propiedad del grupo local DBL. Zara, Mango y otras marcas famosas también confeccionan su ropa aquí. Debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la marca alemana Puma también ha anunciado la posibilidad de trasladar aquí su producción. La marca estadounidense de bicicletas Kent International y el fabricante de calzado y accesorios Steve Madden, por ejemplo, han elegido Camboya.

Los países africanos siguen estando muy por detrás de Asia tanto en cualificación de la mano de obra como en desarrollo de infraestructuras. Su principal ventaja por el momento es una mano de obra muy barata. Etiopía, por ejemplo, tiene posibilidades de desarrollarse por la senda asiática, pero hasta ahora los testigos dicen que las condiciones de trabajo en el parque industrial local siguen recordando a las de Bangladesh hace treinta años.

Para las empresas que se dirigen al mercado estadounidense, México parece una opción lógica.

  1. El país es el segundo socio comercial de Estados Unidos después de China.
  2. Desde hace tiempo es sede de las mayores marcas mundiales de automoción e informática, y las universidades locales producen más de 8.000 técnicos cada año.
  3. Menores costes de transporte - Posibilidad de transportar mercancías en un contenedor no totalmente lleno a un coste razonable - Ventaja de trasladar la producción de China a México.
  4. Mano de obra más barata - El coste medio de la mano de obra manufacturera es actualmente más bajo en México que en China.
  5. Cadena de suministro más corta: la ventaja geográfica de situar la producción más cerca de los clientes.
  6. Cualificación de la mano de obra: cada año se gradúan más de 100.000 ingenieros en las universidades del país.
  7. Acuerdos de libre comercio - Hasta la fecha, México ha suscrito 12 acuerdos de libre comercio que abarcan 55 países, incluida su participación en la reciente Asociación Transpacífica. Los productos fabricados en México pueden entrar libres de impuestos no sólo en EEUU y Canadá, sino también en la mayor parte del mundo desarrollado.

Tras el anuncio de la imposición de aranceles contra China, GoPro, que fabrica cámaras de video móviles, y Universal Electronics, que produce sensores y sistemas de control remoto, dijeron que trasladarían parte de su producción a México. También la empresa Hasbro habló de trasladar a México la producción de juguetes infantiles. Poco después, sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió utilizar medidas económicas para combatir la inmigración ilegal, y la amenaza de aranceles estadounidenses se cernió sobre el propio México.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

¡NOVEDAD!

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue