El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, responde este jueves a preguntas de periodistas sobre el tema de la seguridad europea. La rueda de prensa se celebra en formato de videoconferencia.

Al principio de la conferencia, el canciller destacó que "lo que ocurre en nuestro continente interesa, por supuesto, no solo a los europeos, no solo a los residentes de América del Norte, sino a los representantes de todas otras regiones del mundo".

De acuerdo con sus palabras, el rumbo hacia la ampliación de la OTAN devaluó "la idea subyacente de la OSCE [Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa] como instrumento colectivo para una seguridad igualitaria e indivisible" y, además, desmereció todos los documentos adoptados por la organización desde el decenio de 1990.

El ministro hizo hincapié en que la OTAN ha incumplido todos los compromisos sobre su ampliación. "La ampliación creó amenazas directas para la Federación de Rusia, porque la infraestructura militar [de la Alianza] se acercaba a nuestras fronteras", afirmó. Y reiteró que la OTAN había dicho que solo ella decidirá a quién da garantías legales.

El canciller ruso recordó que el primer secretario general de la OTAN, Hastings Ismay, consolidó una fórmula: "Mantener a los rusos fuera de Europa, a los estadounidenses en Europa y a los alemanes bajo control". "Lo que ocurre ahora significa absolutamente el regreso de la OTAN a aquellos principios conceptuales que fueron elaborados hace 73 años. Nada ha cambiado", destacó en ese contexto.

Entretanto, 16 países formaban parte de la OTAN en 1991, ahora hay 30, indicó Lavrov.

Ante la insistencia de Occidente por la entrada de Ucrania en la OTAN, que era una línea roja para Rusia que Occidente conocía desde hacía años, Moscú propuso que la OTAN renunciara a la ampliación a cambio de acordar garantías de seguridad jurídicamente vinculantes para Ucrania, Rusia y todos los países europeos. Pero no se logró establecer negociaciones al respecto, recordó el canciller.

Debido a la creación de nuevas alianzas en el continente europeo, "el espacio de seguridad en Europa se está fragmentando finalmente, y la propia OSCE se está convirtiendo en una entidad marginal, por no decir más", declaró Lavrov.

El ministro sostuvo que no se logrará restablecer las relaciones que Rusia y Occidente han tenido anteriormente en el ámbito de la seguridad europea.

La Cancillería: Rusia ha perdido interés por la Conferencia de Seguridad de Múnich

MOSCÚ (Sputnik) — La Conferencia de Seguridad de Múnich ha perdido objetividad, así que Rusia se negaría a participar en la próxima edición, aunque la hubiesen invitado, dijo a Sputnik una fuente de la Cancillería rusa.

El pasado 21 de noviembre, el presidente de la Conferencia de Seguridad de Múbich, Christoph Heusgen, dijo que funcionarios rusos no están invitados a la próxima edición. "No les daremos una plataforma para su propaganda. Queremos discutir el futuro de Rusia con los líderes de la oposición rusa y los exiliados: SUS voces deben ser escuchadas y amplificadas", tuiteó.

"Vemos en ello una flagrante violación de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Acta Final de la Conferencia de Helsinki de 1975 sobre la no injerencia en los asuntos internos", comentó Exteriores.

Su portavoz lamentó que la Conferencia de Múnich se haya convertido en "un foro estrictamente transatlántico" y haya "perdido inclusividad, imparcialidad y equidistancia con respecto a sus ponentes". Moscú y otras capitales que no son de Occidente, agregó, carecen de interés hacia el evento.

"Heusgen difícilmente podría esperar la asistencia de representantes de Rusia, aunque estuviesen invitados", dijo.

Los intentos de excluir a Rusia del diálogo, según la Cancillería, no hacen sino crear nuevas líneas de tensión y acentuar la antigua división en Europa, contrariamente a los intereses de los europeos.

Lavrov: no se restablecerán las relaciones en ámbito de seguridad entre Rusia y Occidente como antes

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, da una conferencia de prensa sobre los problemas de seguridad europea.

Las relaciones entre Rusia y Occidente en el ámbito de la labor de seguridad europea como eran antes no se restablecerán, teniendo cuenta las actuales acciones de Occidente colectivo y de la OSCE por separado, declaró el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

"Lo que está claro es que si, en algún momento, nuestros vecinos occidentales, —y no podemos alejarnos de la vecindad—, y antiguos socios se interesan de repente por restablecer de algún modo el trabajo conjunto en materia de seguridad europea, no habrá restablecimiento. Porque la restauración significa lo que era antes. Pero no se hará lo mismo", dijo Lavrov.

Subrayó que las acciones de la OSCE y de Occidente en la actualidad plantean cuestiones difíciles sobre cuál será la relación entre Rusia y la organización, así como sobre lo que ocurrirá con la propia OSCE.

"Y cuando, y si [lo hace], Occidente entienda que es mejor tener una relación de vecindad sobre la base de algún tipo de acuerdo mutuo, escucharemos lo que Occidente proponga y está claro que esto debería ser un comienzo de interacción fundamentalmente nuevo", aseveró Lavrov.

Lavrov aseguró que se acumuló un gran número de problemas en el espacio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

"Hoy se inaugura en Lodz un evento que se llamaba reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Hoy es una buena ocasión para analizar el papel que ha desempeñado esta organización desde su creación", comunicó.

Añadió que desde entonces hubo más y más problemas en lo que ahora se llama la OSCE.

Además, el canciller ruso afirmó que la OTAN quiere dominar el mundo y que tiene ambiciones en todas las regiones del planeta. Agregó que los países en vías de desarrollo están tratando de entender lo que la alianza está preparando en contra de ellos.

Lavrov destacó que la OTAN volvió a sus prioridades de la Guerra Fría: quiere mantener a los rusos fuera de Europa y a los estadounidenses en Europa, ya que Estados Unidos controla ahora toda la Unión Europea.

"Recordemos cómo se creó la OTAN: cuando al primer secretario general de la alianza, el Sr. Ismay, se le ocurrió la fórmula 'mantener a los rusos fuera de Europa, a los estadounidenses en Europa y a los alemanes bajo control'. Lo que está ocurriendo ahora significa absolutamente un retorno de la OTAN a aquellas prioridades conceptuales que se elaboraron hace 70 años", señaló Lavrov.

Según él, la OTAN sigue queriendo mantener a los rusos fuera de Europa, mientras que Estados Unidos, a su vez, ya ha esclavizado a todo el continente y mantiene bajo control no solo a los alemanes, sino a toda la Unión Europea.

"Polonia cava la tumba de la OSCE"

La OSCE se está convirtiendo en una organización marginal, y Polonia, como actual presidente, está cavando su tumba, denunció el ministro de Asuntos Exteriores ruso.

"El espacio de seguridad en Europa se está fragmentando finalmente y la propia OSCE se está convirtiendo, por decirlo suavemente, en una entidad marginal", afirmó.

"Las presidencias titulares de la OSCE de los últimos años no quisieron romper esta tendencia negativa. Los suecos ocuparon la presidencia el año pasado e incluso entonces dejaron de actuar como honestos intermediarios, sino como participantes activos en la política occidental de la OSCE. De hecho, fueron los suecos quienes empezaron a preparar el funeral de la OSCE. Y nuestros vecinos polacos han estado cavando diligentemente una tumba para la organización durante todo este año, destruyendo lo que queda de la cultura del consenso", añadió el ministro.

La cooperación en materia de seguridad con Occidente solo es posible con nuevos principios

Lavrov subrayó que la cooperación en materia de seguridad con los países occidentales solo será posible sobre la base de principios de interacción fundamentalmente nuevos.

"Está claro que este debe ser un comienzo de interacción fundamentalmente nuevo. Sin embargo, no sé si habrá una oportunidad para esa interacción en un futuro próximo", aclaró.

Añadió que "depende de Occidente, que ha estado destruyendo sistemáticamente todo lo que se estableció como principios para el funcionamiento de una organización paneuropea única llamada OSCE durante todas estas largas décadas".

Ideología misantrópica

Lavrov advirtió que Rusia luchará para que las personas que promueven una ideología misantrópica en Ucrania y en Europa se aparten.

De acuerdo con el canciller, si la diplomacia europea, que "llama patéticamente a defender a Ucrania" y lo justifica con el hecho de que "defiende los valores europeos", entiende por ello lo que en realidad promueve Kiev, "entonces no deberíamos tener nada que ver con esa diplomacia".

"Lucharemos para que esta diplomacia se detenga lo antes posible y para que las personas que están llevando a cabo políticas tan odiosas (...) se aparten después de todo", recalcó.

Las sanciones a los alimentos y fertilizantes procedentes de Rusia

Las declaraciones de que la Unión Europea no impuso sanciones a los alimentos y fertilizantes rusos son una mentira porque la prohibición de las transacciones bancarias y de la circulación de barcos afecta indirectamente a la posibilidad de suministrar estos productos rusos, sostuvo el ministro.

"Hasta ahora, por lo menos hace una semana, escuché otra declaración de [el jefe de eurodiplomacia, Josep] Borrell o de otra persona de esta estructura europea de que no hay restricciones a las exportaciones de fertilizantes rusos y de grano ruso. Esto es una mentira absoluta", aseguró.

Aclaró que, si bien la rúbrica "fertilizantes y alimentos procedentes de Rusia" no figura en las listas de sanciones, existe una prohibición de las transacciones bancarias, principalmente para el principal banco ruso, Rosseljozbank, que presta servicios a más del 90% de todos los envíos de alimentos procedentes de Rusia. Las sanciones también incluyen la prohibición de que los barcos de Rusia accedan a los puertos europeos y de que los barcos extranjeros accedan a los puertos rusos.

"Las sanciones también se aplican al fletamento de buques y a los seguros de estos", añadió el ministro ruso.

A mediados de noviembre, Borrell tildó de falsas las afirmaciones de que las sanciones contra Rusia obstaculizaban el suministro mundial de alimentos.

El diplomático condenó que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, trabaje para levantar las restricciones a las exportaciones rusas, pero que EEUU y la Unión Europea reaccionen con extrema lentitud y que las excepciones hayan sido literalmente "retiradas".

"Está lidiando, hay que reconocerlo, con la eliminación de estas barreras, pero ya es el quinto mes desde que se firmó este acuerdo. La respuesta de EEUU y la Unión Europea es extremadamente lenta. Nuestros colegas de las Naciones Unidas tienen que hacer alguna excepción cada vez", dijo.

"Occidente no muestra mucho respeto por sus esfuerzos. Esta es también la forma que tiene Occidente de demostrar quién manda en la casa, a quién hay que perseguir y a quién hay que rogar", subrayó Lavrov.

Conflicto en Ucrania

Moscú no pidió negociaciones con Ucrania, pero está dispuesto a escuchar a la otra parte, dijo el ministro.

"Y cuando nos acusan de pedir constantemente algunas negociaciones con el fin de ganar tiempo para reunir fuerzas adicionales para una operación militar especial, bueno, esto es ridículo y desagradable porque la gente está mintiendo, mintiendo descaradamente. Nunca hemos pedido ninguna negociación, pero siempre hemos dicho que si alguien tiene interés en una solución negociada, estamos dispuestos a escuchar", aseguró el canciller ruso.

Lavrov declaró que EEUU y la OTAN están directamente implicados en el conflicto de Ucrania.

"No es necesario decir que EEUU y la OTAN no están involucrados en esta guerra, sino que están directamente involucrados. Incluyendo no solo el suministro de armas, sino también el entrenamiento del personal. Entrenan a los militares en su territorio, en el territorio del Reino Unido, Alemania, Italia y otros países", constató.

Lavrov precisó que Rusia ataca infraestructuras en Ucrania que ayudan a matar a los rusos. "Estamos destruyendo las instalaciones energéticas que les permiten [a los países occidentales] lanzar armas letales en Ucrania para matar a los rusos", dijo.

Rusofobia de EEUU

Europa "imprudentemente" persiguió a Estados Unidos y apoyó la política rusofóbica de Estados Unidos en todo y su deseo de usar a Ucrania como medio para librar la guerra contra Rusia, aseguró Lavrov.

"Cuantas más crisis provoque EEUU, más se debilitarán sus competidores, se debilitarán entre sí. Al igual que Europa se está debilitando ahora corriendo imprudentemente detrás Estados Unidos y apoyando en todo su política rusófoba y su política de utilizar a Ucrania como medio para librar guerra contra Rusia", dijo Lavrov.

Cooperación con China y los "juegos con fuego" de la OTAN

La OTAN trata de intensificar las tensiones en la región del mar de China Meridional, lo que supone un riesgo para la seguridad de Rusia, por lo que Moscú desarrolla una cooperación militar con Pekín, según declaró Lavrov.

"La línea de defensa, de quién no está claro, de las fuerzas de la OTAN se mueven aún más hacia el este y probablemente será en algún lugar de la región del mar del Sur de China. Dada la retórica que se escucha desde Washington, Bruselas, Australia, Canadá y Londres, el mar de la China Meridional se está convirtiendo en una de las regiones en las que la OTAN no es reacia a escalar las tensiones, como en su día hicieron en Ucrania", enfatizó.

"Sabemos la seriedad con la que China se toma este tipo de provocaciones, sin mencionar Taiwán y el estrecho de Taiwán. Entendemos que esos 'juegos con fuego' de la OTAN en esas zonas suponen amenazas y riesgos para Rusia, que está tan cerca de nuestras costas y de nuestros mares como del territorio chino. Por eso estamos desarrollando la cooperación militar con Pekín", añadió el ministro.

Falta de confianza en el dólar

Ya no hay confianza en el dólar, el euro puede ser utilizado pronto en las maquinaciones de Occidente, comunicó Lavrov.

"No hay confianza en el dólar. El euro también puede ser utilizado en las maquinaciones, dados los trucos a los que recurre la Unión Europea cuando la misma Ursula von der Leyen [presidenta de la Comisión Europea] trató de justificar los métodos o las leyes que hay que adoptar para robar el dinero del Estado ruso y de los ciudadanos rusos. Así que también existe esta tendencia en la UE de volver a los métodos coloniales para vivir a costa de los demás", señaló.

Las perversiones jurídicas de la Unión Europea para "legitimar" el robo de fondos rusos

Víctor Ternovsky

Dice un proverbio que "el apetito crece comiendo". Esto es lo que le estaría pasando a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von del Leyen, obsesionada por la idea de robarle a Rusia mucho más dinero de lo que se le ha arrebatado hasta ahora.

Actualmente, Occidente mantiene congelados en sus bancos unos 300.000 millones de dólares de reservas internacionales rusas, al tiempo que también fueron saqueadas las cuentas de los empresarios tachados como "oligarcas del Kremlin", tratándose de alrededor de 19.000 millones de dólares adicionales a los ganados gracias a la astucia de la burocracia occidental.

Un detalle nada menor: parte de los recursos financieros rusos bloqueados corresponden a pagos en concepto de suministros de hidrocarburos al viejo continente. En otras palabras, "parte del gas ruso recibido por Europa fue enviado prácticamente gratis", tal y como denunció el mandatario del gigante euroasiático, Vladímir Putin.

Una denuncia que en ningún momento molestó a Von der Leyen, quien hasta llegó a acusar a Rusia de usar su gas como "chantaje", omitiendo el incómodo hecho de que todos obstáculos a la llegada de hidrocarburos rusos al bloque comunitario fueron creados única y exclusivamente por las sanciones impuestas a Moscú, y luego también por los atentados terroristas contra los gasoductos Nord Stream 1 y 2.

Von der Leyen tampoco siente ningún inconveniente en tratar el dinero robado a Rusia como si fuera suyo. En este contexto, acaba de anunciar su intención de crear "una estructura" para "gestionar" y hasta "invertir" los fondos saqueados a Moscú. Al mismo tiempo, se mostró insatisfecha por el volumen de los recursos financieros arrebatados al 'régimen de Putin', dando a entender que lo deseable sería tener, como mínimo, el doble de lo que hay ahora. Y es que, según sus palabras, los daños causados por Rusia en Ucrania rondan los 600.000 millones de euros. Ni hablar de que la presidenta del Ejecutivo comunitario no dijo quién hizo esta estimación, ni tampoco cómo se hizo.

Lo que no oculta Von der Leyen es que sus pretensiones sobre el dinero robado a Rusia carecen de fundamento jurídico. Ante ello, planteó una salida elegante: crear normas que legalicen este saqueo sin precedentes.

"Defendemos la supremacía de la ley, por eso tenemos un gran trabajo por delante para crear una base legal incuestionable para la confiscación", manifestó la alta burócrata.

La obsesión de la Unión Europea por hacerse con los fondos congelados de Rusia tendría que ver con que el proyecto Ucrania está resultando nada rentable para Bruselas y los demás patrocinadores del régimen de Kiev. Un régimen que convirtió al país en un "agujero negro", según el Embajador ruso en el Reino Unido, Andréi Kelin, quien constató que la Ucrania de Volodímir Zelenski es un Estado insostenible sin la ayuda, tanto armamentística como finaciera, por parte de Occidente.

Por ejemplo, en octubre de este año, Kiev afirmó que necesita cada mes alrededor de 5.000 millones de dólares en calidad de ayuda presupuestaria, una suma más moderada que la articulada por Zelenski en abril, cuando exigió a Von der Leyen 7.000 millones de dólares al mes para la subsistencia de su régimen. Además, el mandatario ucraniano llamó a Bruselas a desembolsar 33.000 millones de dólares en 2023 para cubrir el déficit fiscal de un país que no tiene con qué pagar salarios y pensiones a sus ciudadanos.

Ni hablar de que no puede pagar su deuda que alcanzó niveles históricos. En octubre, aumentó en 5.000 millones de dólares al situarse en más de 103.000 millones. Se estima que para comienzos del año que viene el endeudamiento de Ucrania llegaría al 106% del producto interno bruto. Tampoco se descarta que pueda duplicarse hasta alcanzar los 173.000 millones de dólares, según las propias autoridades ucranianas. Unos récords que atribuyen a factores como el suministro de armas occidentales.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, acaba de comunicar que los países de la OTAN enviaron a Ucrania armas por valor de 40.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, prometió seguir proporcionando ayuda militar al régimen de Kiev. Y ello a pesar de las crecientes denuncias de que buena parte de los suministros armamentísticos hacia Kiev acaban en paradero desconocido, al tiempo que varios países de la OTAN se están quedando sin armamentos y no saben cuánto tiempo demorarán en recuperar sus existencias, según The New York Times.

Por otro lado, los envíos que sí llegan a manos de las fuerzas al servicio de Zelenski solo provocan más destrucciones en Ucrania, tratándose de objetivos legítimos para Rusia. Según explicó recientemente el representante permanente de Rusia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Vasíli Nebenzia, Moscú ataca con misiles de alta precisión aquellas infraestructuras en Ucrania, entre ellas las energéticas, que se emplean para proveer a las unidades ucranianas de armas, "sobre todo occidentales", así como de "logística y comunicación".

Algo que no constituye crímenes de guerra, en contra de la narrativa promovida por figuras como Von der Leyen, quienes buscan hacer creer que lo que hace Rusia es atacar a infraestructuras civiles. Se lee en el primer protocolo de la Convención de Ginebra que los objetos militares son aquellos que "por su naturaleza, ubicación, finalidad o utilización contribuyan eficazmente a la acción militar o cuya destrucción total o parcial, captura o neutralización ofrezca en las circunstancias del caso una ventaja militar definida". En otras palabras, los golpes rusos no tienen nada que ver con afectar a la población civil, sino que persiguen única y exclusivamente "debilitar y destruir la capacidad militar" del adversario, de acuerdo con Nebenzia.

Mientras, el vicecanciller ruso, Alexandr Grushkó, acusó a la Comisión Europea de tratar de "legitimar" a toda costa "las sanciones ilegales" adoptadas contra Rusia, así como "el robo de fondos pertenecientes a personalidades jurídicas y físicas de Rusia".

Unos robos que se han convertido en una rutina para Occidente, donde resaltan casos como el saqueo de oro venezolano por el Reino Unido bajo el pretexto de la supuesta ilegalidad de lo que califica como "el régimen de Maduro". Otro caso elocuente es la llamada incautación por EEUU de 7.000 millones de dólares del Banco Central de Afganistán. La lista es larga.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue