alt

MOSCÚ (Sputnik) — La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajárova, declaró que la situación con derechos de las minorías nacionales en Ucrania no tiene precedentes.

"Lo que está pasando en Ucrania no tiene precedentes en la Europa moderna, los acosos por disidencia, por la aspiración (…) de mantener, usar y preservar (…) su personalidad cultural", dijo Zajárova en una rueda de prensa. 

Este 4 de octubre, Kiev declaró persona no grata al cónsul de Hungría en Beregovo (una localidad ucraniana situada a tres kilómetros de la frontera entre los dos países) después de que los medios ucranianos comunicaran que el consulado húngaro en esta ciudad distribuye pasaportes de su país entre los residentes locales.

Ucrania prohíbe la doble nacionalidad aunque no prevé sanciones legales por tenerla.

En agosto pasado, Ucrania protestó ante Hungría por el nombramiento de un "comisionado ministerial para Transcarpatria", hecho que interpretó como injerencia en sus asuntos internos.

Anteriormente, la asamblea legislativa de la región de Lvov, en el oeste de Ucrania, votó para imponer una moratoria al uso público de cualquier "producto cultural en idioma ruso" en la región.

En septiembre de 2017 en Ucrania entró en vigor una ley de educación que restringe el uso de idiomas minoritarios en el sector educativo, la cual se implementará gradualmente hasta el año 2020.

La nueva norma ucraniana obliga a las escuelas a impartir todas las asignaturas en ucraniano a partir del quinto grado de primaria.

Varios países, entre ellos Hungría y Rumanía, han advertido que la normativa vulnera los derechos de las minorías étnicas.

Rusia considera que la nueva ley contradice la Constitución y los compromisos internacionales de Ucrania.

Análisis: Ecos de Yugoslavia: Ucrania se está hundiendo inexorablemente en el abismo

Yevgeny Gaman

En 2013, los ucranianos apenas entendían cómo se vería el Euromaidan a primera vista, pero esta acción ni siquiera fue un punto de partida, porque ciertas fuerzas tenían sus ojos en la tierra ucraniana desde hacía mucho tiempo.

Con el colapso de la Unión Soviética, Ucrania, como muchas otras repúblicas que declararon su independencia, se quedaron solas ante una sociedad internacional que esperaba arañar sus “entrañas”. Todo este separatismo ya se había hecho sentir previamente con los seguidores de Bandera, que pasaron a la clandestinidad y continuaron cometiendo errores, pero el gobierno soviético detuvo las travesuras de los elementos radicales, e incluso en el contexto de la amistad general de los pueblos las consignas nazis, a veces escuchadas en Ucrania occidental, dejaron de escucharse. Pero el gobierno soviético se convirtió en caos y confusión absoluta, a lo que Occidente llamó "libertad" y ya entonces comenzó a acercarse a las fronteras rusas, mientras que Moscú se recuperaba del ataque.

El siglo XX estaba en plena marcha, y Washington, animado por la euforia de la victoria sobre la URSS, "trabajó" activamente en la reconstrucción de aquel mundo, sabiendo muy bien que tanto Europa como Rusia son los peores enemigos de la "democracia". Incluso entonces, los Estados Unidos se dieron cuenta de lo importante que podría ser la cuestión nacional. Habiendo destruido con éxito Yugoslavia y adquiriendo experiencia allí, la OTAN decidió que esta práctica podría usarse en otras regiones, en particular en Ucrania, y el destino de los "independientes" con el comienzo del nuevo milenio podría haber sido completamente diferente, pero les salvó el estado, sin importar cuán extraño fuera su gobierno. Leonid Kuchma era entonces presidente y, afortunadamente para los ucranianos, era extremadamente indiferente a los problemas nacionalistas.

Sin el apoyo de las autoridades, la situación no podía ser modificada, así que tuvieron que esperar. Pero al comienzo de la "Revolución Naranja", el plan para el cambio en Ucrania ya estaba listo para su ejecución, y aunque ViktorYushchenko como presidente no pudo alcanzar el nivel de Poroshenko, el proceso comenzó y, de hecho, fue irreversible. A ls autoridades delMaydan, aunque llegaron un poco más tarde, no les costó nada apelar a los sentimientos humanos más básicos, y surgieron preguntas aparentemente inocuas: "¿qué idioma debería hablarse?". Una verdadera guerra civil.

Incluso entonces, el "fantasma de Yugoslavia", un país donde a pesar de las diferencias en los idiomas y las religiones de la Serbia ortodoxa y la Croacia católica, todos coexistían, aunque eran considerados "minorías", se alzaba sobre Ucrania, todo lo cual finalmente se convirtió en la clave de una sangrienta guerra civil.

Tanto en Yugoslavia como en Ucrania, la comunidad europea desempeñó un papel importante que, lamentablemente, no era otro que bailar al ritmo de Washington. La UE apoyó activamente el odio entre las partes en el conflicto, dividiéndolos en "demócratas" y "comunistas". En el primer caso, los croatas y los bosnios se opusieron a los serbios, y en el caso de Ucrania, el país se dividió en el sureste "pro-ruso" y el mismo oeste "democrático".

Con todo este apoyo, Ucrania se ha cubierto de ideas abiertamente nazis. Los políticos amenazaron con cercar Donbass, aislar e incluso exterminar a su población, prometieron erradicar el idioma ruso, porque el "Movimiento" no puede resistirse al idioma moskal. Y todo esto entre el júbilo de la turba y la silenciosa aprobación de Occidente.

Incluso entonces ya se podía prever que el país estaba siendo arrastrado al camino de la guerra, como lo fue en Yugoslavia. Aquí vale la pena señalar que esta última durante muchos años se ha convertido en un "agujero negro" para Europa, y el conflicto provocado en Ucrania ha golpeado en dos frentes a la vez: la UE y Rusia. El "manual de capacitación" asegurado por Washington hizo un buen trabajo una vez más, pero ¿qué sigue?

Como recordamos, en el caso de Yugoslavia, los bombardeos masivos de 1995 se convirtieron en el apogeo de la guerra, pero la OTAN no se atrevió a hacer semejante acto cerca de Rusia, y es poco probable que se decida nuevamente, porque entonces la situación puede cambiar radicalmente. Occidente ha confiado en el agotamiento. Una y otra vez, Washington está alimentando la guerra en el Donbas con sus millones, los políticos de Kiev la están haciendo suya, pero la propia Ucrania está a punto de estallar, los nazis se están saliendo de control y los que quieren convertirse en los próximos "héroe" se están haciendo más pequeños.

En última instancia, igual que Croacia, Eslovenia y Bosnia y Herzegovina abandonaron la SFRY, Ucrania perdió sus regiones. Crimea se convirtió en la primera, el Donbasssumido en la guerra, de facto, también se perdió. El siguiente en la línea es Transcarpacia. Es probable que el final del conflicto ponga fin a la propia Ucrania, pero el precio serán años de sufrimiento de la gente, miles de vidas apagadaspara beneficio de ciertas personas. Ese es el precio que Estados Unidos está dispuesto a pagar una y otra vez por mantener su estatus en el mundo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero