alt

El llamamiento del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia es la primera advertencia seria del Kremlin al Primer Ministro de Armenia y su equipo. Es de destacar que el partido gobernante (Republicano) de Armenia está completamente de acuerdo con la opinión del Kremlin y a través del secretario de prensa difundió una declaración en la que el partido llama a los ciudadanos a ser rigurosos y realizar el CSTO sin alternativa.

Pashinyan, como «un hombre de la calle» persigue un objetivo: complacer a la calle. Y luego, pensar que este tratamiento funcionará hasta que termine el «calor» de la calle. Como muestra práctica, todos los putsch callejeros terminan con la más profunda decepción e indignación de que la situación era muchos antes» (como ejemplo el golpe ucraniano y sus consecuencias).

A diferencia de Ucrania, donde hay muchos, la clase trabajadora (aquellos que aún no han podido irse al extranjero), que mantienen el país a flote después de varias décadas de robo por parte de las autoridades, Armenia no tiene ese «colchón de seguridad». Armenia, a diferencia de Ucrania, no puede resolver el conflicto con Azerbaiyán sobre Nagorno-Karabaj sin sacudidas internas.

La diferencia principal entre Armenia y Ucrania es la ausencia de enemigos internos. Para envidia de los nacionalistas ucranianos, Armenia es un estado monoétnico. La población rusa y en la era soviética no era tanto, y los azerbaiyanos abandonaron el territorio de la república después de la derrota de la «amistad de los pueblos» a finales de los años 80-90 del siglo pasado.

Pashinyan ya está comenzando a desarrollar un conflicto con los líderes de la Unión Europea. Recordemos que Pashinyan acusó a los eurodiputados de ofrecerle «unos miserables 100 millones de euros y ni un centavo más». Es notable que junto con la indignación hacia la Unión Europea, Pashinyan, en las mejor tradición de Peter Alekseevich, habla de « principalmente de Eurointegración ».

Sin embargo, a pesar de todo lo negativo, hay optimismo en la oficina de Pashinyan y el 17 de agosto en Ereván pretenden celebrar una manifestación, que los partidarios del primer ministro armenio llaman «una respuesta a Sergei Lavrov».

Los medios de comunicación de Pashinian en Armenia resienten la declaración del canciller ruso y en pequeños pasos inflan el tema de «la interferencia de Rusia en los asuntos internos de la república», insinuando la participación en los enfrentamientos en Yerevan las fuerzas especiales antiterroristas rusas en marzo de 2008, las fuerzas «Alpha». Todas estas declaraciones se asemejan a la histeria de los medios de comunicación ucranianos durante el período EuroMaidan.

¿Qué está pasando en Armenia y por qué Rusia se irrita por ello?

La persecución iniciada por las actuales autoridades de Armenia contra sus antecesores amenaza con provocar un divorcio entre Moscú y Ereván. ¿Qué áreas de su cooperación bilateral podrían verse afectadas por este posible conflicto?

Preocupación en Moscú

Moscú se mostró muy preocupada por el hecho de que un tribunal de Ereván dictara una orden de arresto contra el expresidente armenio Robert Kocharián y el secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), Yuri Jachatúrov. Las autoridades armenias consideran que ambos estuvieron implicados en la represión de unas protestas en Armenia en marzo de 2008. 

El jefe de la secretaria del expresidente Víctor Sogomián comunicó al periódico ruso Kommersant que el arresto de Kocharián se debió a causas políticas. Kocharián tenía buenas posibilidades de cara a las futuras elecciones parlamentarias que tendrán lugar en Armenia en la primavera de 2019.

"Durante su Presidencia la economía del país ha estado creciendo, mientras que la deuda externa ha disminuido. El pueblo lo recuerda", recalcó Sogomián.

El pasado mayo Moscú destacó con satisfacción que Armenia logró resolver su crisis política sobre la base del consenso y la participación de los principales partidos del país.

No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, señaló que los eventos que se han producido últimamente en Armenia no tienen un "espíritu positivo" y van en contra de las declaraciones de los nuevos dirigentes de Armenia de que no tenían la intención de perseguir a sus antecesores por motivos políticos.

La reacción de Armenia no se hizo esperar y el secretario de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, Tigrán Balayán, señaló que la persecución de Kocharián y Jachatúrov no tiene nada que ver con la política exterior de Armenia. Según Balayán, Armenia busca consolidar y profundizar las relaciones armenio-rusas y aumentar la eficacia de su cooperación en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y la Unión Económica Euroasiática (UEE).

El jefe del Instituto del Cáucaso en Ereván, Alexandr Iskandarián, señaló que no hay que mezclar los actuales eventos y las prioridades de Armenia en su política exterior.

"Lo que ocurre actualmente en Armenia forma parte de un proceso político interno. Los actuales eventos deben ser considerados desde la óptica de las relaciones entre la élite que acaba de llegar al poder y la antigua", recalcó.

Un golpe contra la OTSC

Fuentes anónimas comunicaron a Kommersant que la principal preocupación de Moscú fue provocada por la persecución al secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), Yuri Jachatúrov. Este hecho supone un duro golpe a la reputación de todo este bloque político-militar promovido por Rusia.

Una fuente cercana a la OTSC no excluyó la posibilidad de que el intento de denigrar a Jachatúrov y al ente fuera instigado por actores externos que no forman parte de la región.

Lo que sucederá con el puesto del secretario general de la OTSC por ahora no está claro y el problema se resolverá no antes del 8 de noviembre, cuando se reúna el Consejo de Seguridad Colectiva que está formado por los jefes de Estado de Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán. Si los miembros de la organización no consiguen llegar a un acuerdo sobre el nuevo secretario general, Bielorrusia tendrá derecho a proponer un candidato —siguiendo el principio de rotación alfabética—. 

Suministros de armas

El divorcio entre Moscú y Ereván amenaza con afectar a los acuerdos de suministro de armas que habían sido firmados previamente por ambos países. Los altos dirigentes de dos empresas rusas que operan en el ámbito de la defensa consideran que la implementación del segundo tramo de estos acuerdos está ahora en cuestión.

Los suministros de armas y equipos militares previstos en el marco del primer paquete ya han sido finalizados. En el marco del segundo paquete Rusia tiene que suministrar a Armenia armas ligeras, sistemas de comunicación y medios de transporte de efectivos. Además, las anteriores autoridades de Armenia querían comprar a Rusia una segunda división de sistemas Iskander y cazas Su-30SM.

 

"Estos planes están en el limbo", concluyen los periodistas del medio ruso.

Pashinyan, como «un hombre de la calle» persigue un objetivo: complacer a la calle. Y luego, pensar que este tratamiento funcionará hasta que termine el «calor» de la calle. Como muestra práctica, todos los putsch callejeros terminan con la más profunda decepción e indignación de que la situación era muchos antes» (como ejemplo el golpe ucraniano y sus consecuencias).

A diferencia de Ucrania, donde hay muchos, la clase trabajadora (aquellos que aún no han podido irse al extranjero), que mantienen el país a flote después de varias décadas de robo por parte de las autoridades, Armenia no tiene ese «colchón de seguridad». Armenia, a diferencia de Ucrania, no puede resolver el conflicto con Azerbaiyán sobre Nagorno-Karabaj sin sacudidas internas.

La diferencia principal entre Armenia y Ucrania es la ausencia de enemigos internos. Para envidia de los nacionalistas ucranianos, Armenia es un estado monoétnico. La población rusa y en la era soviética no era tanto, y los azerbaiyanos abandonaron el territorio de la república después de la derrota de la «amistad de los pueblos» a finales de los años 80-90 del siglo pasado.

Pashinyan ya está comenzando a desarrollar un conflicto con los líderes de la Unión Europea. Recordemos que Pashinyan acusó a los eurodiputados de ofrecerle «unos miserables 100 millones de euros y ni un centavo más». Es notable que junto con la indignación hacia la Unión Europea, Pashinyan, en las mejor tradición de Peter Alekseevich, habla de « principalmente de Eurointegración ».

Sin embargo, a pesar de todo lo negativo, hay optimismo en la oficina de Pashinyan y el 17 de agosto en Ereván pretenden celebrar una manifestación, que los partidarios del primer ministro armenio llaman «una respuesta a Sergei Lavrov».

Los medios de comunicación de Pashinian en Armenia resienten la declaración del canciller ruso y en pequeños pasos inflan el tema de «la interferencia de Rusia en los asuntos internos de la república», insinuando la participación en los enfrentamientos en Yerevan las fuerzas especiales antiterroristas rusas en marzo de 2008, las fuerzas «Alpha». Todas estas declaraciones se asemejan a la histeria de los medios de comunicación ucranianos durante el período EuroMaidan.

¿Qué está pasando en Armenia y por qué Rusia se irrita por ello?

La persecución iniciada por las actuales autoridades de Armenia contra sus antecesores amenaza con provocar un divorcio entre Moscú y Ereván. ¿Qué áreas de su cooperación bilateral podrían verse afectadas por este posible conflicto?

Preocupación en Moscú

Moscú se mostró muy preocupada por el hecho de que un tribunal de Ereván dictara una orden de arresto contra el expresidente armenio Robert Kocharián y el secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), Yuri Jachatúrov. Las autoridades armenias consideran que ambos estuvieron implicados en la represión de unas protestas en Armenia en marzo de 2008. 

El jefe de la secretaria del expresidente Víctor Sogomián comunicó al periódico ruso Kommersant que el arresto de Kocharián se debió a causas políticas. Kocharián tenía buenas posibilidades de cara a las futuras elecciones parlamentarias que tendrán lugar en Armenia en la primavera de 2019.

"Durante su Presidencia la economía del país ha estado creciendo, mientras que la deuda externa ha disminuido. El pueblo lo recuerda", recalcó Sogomián.

El pasado mayo Moscú destacó con satisfacción que Armenia logró resolver su crisis política sobre la base del consenso y la participación de los principales partidos del país.

No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, señaló que los eventos que se han producido últimamente en Armenia no tienen un "espíritu positivo" y van en contra de las declaraciones de los nuevos dirigentes de Armenia de que no tenían la intención de perseguir a sus antecesores por motivos políticos.

La reacción de Armenia no se hizo esperar y el secretario de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, Tigrán Balayán, señaló que la persecución de Kocharián y Jachatúrov no tiene nada que ver con la política exterior de Armenia. Según Balayán, Armenia busca consolidar y profundizar las relaciones armenio-rusas y aumentar la eficacia de su cooperación en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y la Unión Económica Euroasiática (UEE).

El jefe del Instituto del Cáucaso en Ereván, Alexandr Iskandarián, señaló que no hay que mezclar los actuales eventos y las prioridades de Armenia en su política exterior.

"Lo que ocurre actualmente en Armenia forma parte de un proceso político interno. Los actuales eventos deben ser considerados desde la óptica de las relaciones entre la élite que acaba de llegar al poder y la antigua", recalcó.

Un golpe contra la OTSC

Fuentes anónimas comunicaron a Kommersant que la principal preocupación de Moscú fue provocada por la persecución al secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), Yuri Jachatúrov. Este hecho supone un duro golpe a la reputación de todo este bloque político-militar promovido por Rusia.

Una fuente cercana a la OTSC no excluyó la posibilidad de que el intento de denigrar a Jachatúrov y al ente fuera instigado por actores externos que no forman parte de la región.

Lo que sucederá con el puesto del secretario general de la OTSC por ahora no está claro y el problema se resolverá no antes del 8 de noviembre, cuando se reúna el Consejo de Seguridad Colectiva que está formado por los jefes de Estado de Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán. Si los miembros de la organización no consiguen llegar a un acuerdo sobre el nuevo secretario general, Bielorrusia tendrá derecho a proponer un candidato —siguiendo el principio de rotación alfabética—. 

Suministros de armas

El divorcio entre Moscú y Ereván amenaza con afectar a los acuerdos de suministro de armas que habían sido firmados previamente por ambos países. Los altos dirigentes de dos empresas rusas que operan en el ámbito de la defensa consideran que la implementación del segundo tramo de estos acuerdos está ahora en cuestión.

Los suministros de armas y equipos militares previstos en el marco del primer paquete ya han sido finalizados. En el marco del segundo paquete Rusia tiene que suministrar a Armenia armas ligeras, sistemas de comunicación y medios de transporte de efectivos. Además, las anteriores autoridades de Armenia querían comprar a Rusia una segunda división de sistemas Iskander y cazas Su-30SM.

"Estos planes están en el limbo", concluyen los periodistas del medio ruso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero