Portada - Últimas noticias

Varios buques con cereales que permanecieron bloqueados en los puertos ucranianos abandonaron recientemente el país. Mientras tanto, crecen las preocupaciones por si el grano no se dirige a las regiones en las cuales es de importancia vital, sino a países occidentales.

De esta manera, el subdirector del Departamento de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Iván Necháyev, declaró este jueves que "hasta ahora ni un solo barco con grano ha alcanzado las costas de los países con más hambruna de África o del sur de Asia", sino que "se dirigen principalmente a los puertos occidentales".

En ese contexto, declaró que principalmente no se exporta trigo sino maíz en grano y aceite de girasol, "lo que pone en duda la sinceridad de las tesis expresadas en Occidente de que la seguridad alimentaria mundial depende del acuerdo sobre el grano".

Las declaraciones al respecto se producen después de que The New York Post reportara este martes que los barcos que zarparon de los puertos ucranianos se dirigen a Turquía, Reino Unido, Irlanda, Italia y China, pero "ninguno de los buques liberados hasta ahora va a Yemen, Somalia, Etiopía u otros países que enfrentan niveles catastróficos de hambre".

Sin embargo, el diario señaló, haciendo referencia a los oficiales de la ONU, que la reapertura de las rutas de transporte de cereales no significa que estos buques deben dirigirse directamente a países necesitados. El objetivo es asegurar que haya más grano en el mercado, lo que debe ayudar a bajar los precios.

Europa se apresuró a comprar carbón ruso antes del embargo

Los países europeos aumentaron las importaciones del carbón antes de que terminara el plazo fijado para la compra de este combustible fósil procedente de Rusia.

Según los datos recogidos por COMTRADE (un sistema de recopilación de datos de las Naciones Unidas sobre el comercio de mercaderías), las importaciones del carbón de países de la Unión Europa (UE) en el periodo de marzo a mayo de 2022 se multiplicaron por 3,9 y se situaron en 9300 millones de dólares.

En respuesta al aumento de la demanda, el precio promedio del carburante registró un incremento, elevándose a 317 dólares entre marzo y mayo del año en curso, frente a los 105 del mismo periodo de 2021.

En ese lapso de tiempo, Alemania, Polonia, España, Italia fueron los principales países importadores del carbón. El 31 % de los suministros procedían de Rusia.

Por otra parte, en el período de febrero a abril de 2022, según una fuente consultada por el diario ruso Kommersant, los exportadores rusos aumentaron al máximo sus suministros al bloque europeo. Sin embargo, a partir de mayo, los volúmenes que despacharon desde los puertos del mar Negro se han ido reorientando a los mercados de Asia, particularmente China, India y Turquía.

La Unión Europea (UE) dejó de importar carbón ruso a partir del miércoles, en cumplimiento de su quinto paquete de sanciones impuesto a raíz de la operación especial de Rusia en Ucrania.

Según las estimaciones de la Comisión Europea (CE), la prohibición de importaciones de carbón ruso afectará al 25 % de todas las exportaciones de este producto a la UE, que equivale a 8000 millones de euros al año.

Rusia se mofa de neutralidad de Suiza

Rusia rechaza que Suiza, el tradicionalmente país neutral, represente sus intereses en Ucrania, porque se sumó a las sanciones contra Moscú.

En agosto, Suiza impuso nuevas sanciones contra Rusia por su operación militar especial en Ucrania. Con este nuevo paquete, este país europeo igualó las sanciones contra Moscú que actualizó la Unión Europea (UE) y prohibió las importaciones de oro desde Rusia.

Al mismo tiempo, Berna propone representar los intereses de Ucrania y Rusia en sus respectivos países. La Cancillería rusa declaró que Suiza no puede representar a nadie, porque ya no es un país neutral.

Muchos expertos, a su vez, consideran como una política miope las sanciones unilaterales, impuestas por Estados Unidos, a la cabeza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), contra Rusia. Añaden que estas medidas coercitivas no contribuirán a la paz, más bien, aislarán a los europeos.

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, también admitió que los países del bloque se enfrentan a una tormenta perfecta, debido a alza de los precios, junto a la ralentización del crecimiento económico y la proximidad de la temporada de frío, sin embargo, ratificó que apoyar a Ucrania tiene un precio que los europeos deben estar dispuestos a pagar.

Rusia es el mayor exportador mundial de petróleo y de gas natural. Europa importa de ese país alrededor del 40 % de su gas y el 30 % de su petróleo. Sin embargo, las sanciones occidentales obligaron a Moscú a reducir las exportaciones y cerrar gradualmente el grifo al continente, de cara al invierno.

'Bloomberg': Rusia gana en los mercados energéticos

Rusia gana en los mercados de la energía, consiguiendo la oportunidad de hacer frente a las sanciones occidentales, mientras que la UE puede enfrentarse a una crisis energética en el otoño boreal que afectaría a los consumidores y a las empresas, escribe Javier Blas, columnista de 'Bloomberg'.

Blas apuntó que en julio la producción de petróleo del país euroasiático volvió a los niveles observados antes de la operación militar especial en Ucrania, con una media de unos 10,8 millones de barriles diarios.

"Rusia ha encontrado nuevos clientes para el aproximadamente millón de barriles diarios que las refinerías de petróleo europeas han dejado de comprar debido a las autosanciones", escribió el columnista que se especializa en energía y materias primas.

La mayor parte de ese crudo se dirige a Asia —en particular a la India—, así como a Turquía y a otros lugares de Oriente Medio, especificó.

Blas afirmó que dado que el crudo Brent ronda los 100 dólares por barril y que Rusia puede ofrecer menores descuentos, el país recibe enormes fondos. "Las sanciones energéticas contra Moscú no funcionan", sentenció.

Además, el especialista destacó el éxito político de Rusia, ya que en marzo y abril los políticos occidentales pensaron que la OPEP, liderada por Arabia Saudí y los EAU, abandonaría su alianza con Rusia, pero ha ocurrido lo contrario. Según Blas, a pesar de la gira del mandatario estadounidense, Joe Biden, a Oriente Medio, el presidente ruso, Vladímir Putin, mantuvo su influencia dentro de la alianza OPEP+.

El columnista enfatizó que el presidente ruso puede permitirse renunciar a los ingresos restringiendo las ventas de gas natural a Europa, mientras que el viejo continente se prepara para un aumento masivo de los precios de la energía al por menor y una posible escasez.

"En público, los gobiernos europeos siguen decididos a desprenderse de la energía rusa. En privado, deben estar reconociendo las dificultades de la postura que amenaza con infligir sus economías. Putin está ganando la batalla energética", concluyó.

Problemas en Francia

Se crea un equipo de crisis: La catástrofe nuclear en Francia sigue su curso

"La situación en el país de la energía nuclear, Francia, es cada vez más dramática a todos los niveles, especialmente en lo que se refiere al suministro de energía. Hay escasez de agua en todo el país, e incluso se ha creado un equipo de crisis ante la grave sequía que sufre París, que se dice que es la peor "jamás registrada en nuestro país", según anunció la Primera Ministra Élisabeth Borne.

La sequía extrema podría continuar durante otras dos semanas e incluso agravarse, advirtió. Pero sólo ahora Borne está elaborando planes de emergencia. Ahora hay que coordinar el suministro de agua potable ante la llegada de la cuarta ola de calor".