Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, declaró que Europa debe estar dispuesta a "pagar un precio por apoyar a Ucrania".

El jefe de la diplomacia europea afirmó durante una entrevista con el diario El País, publicada este jueves, que "hay que explicar a nuestros ciudadanos que la de Ucrania no es una guerra de los demás". "La ciudadanía tiene que estar dispuesta a pagar un precio para mantener el apoyo a Ucrania y la unidad de la UE. Estamos en guerra: esas cosas no son gratis, aunque sí hay que tratar de repartir los esfuerzos de forma equitativa", indicó, agregando que el conflicto "nos afecta directamente, aunque nuestros soldados no mueran allí".

Tras un comentario de que pareció que anteriormente EE.UU. y Europa le suministraban armas a Ucrania "para combatir con Rusia en pie de igualdad, pero que ahora la están armando para negociar", Borrell destacó que "todas las guerras se acaban con una negociación". "Nuestro objetivo es que cuando llegue la hora de negociar, Ucrania llegue en las mejores condiciones. Y eso pasa por la defensa de su territorio", manifestó en ese contexto.

Además, el político español afirmó que "los europeos tenemos que estar dispuestos a enfrentarnos a un conflicto de larga duración, buscando soluciones políticas". "Cuando alguien me dice que dejemos de ayudar a Ucrania porque así duraría menos la guerra, mi pregunta inmediata es si nos da igual cómo acabe esa guerra", agregó.

El presidente finlandés, Sauli Niinisto, declaró la semana pasada que, ante una inminente crisis energética y una posterior recesión económica, los países de la Unión Europea tendrán que acostumbrarse a que sus economías dejen de crecer año tras año.

Por su parte, el propio Borrell advirtió anteriormente que existe una "verdadera incertidumbre" sobre el volumen requerido de gas en los países del bloque para este invierno y la capacidad de los ciudadanos para pagar por él. Debido a esta alza de los precios, junto a la ralentización del crecimiento económico y la proximidad de la temporada de frío, el alto cargo europeo admitió que los países del bloque se enfrentan a "una tormenta perfecta". "Debemos prepararnos para un posible corte del gas, principalmente a través del ahorro, la diversificación y la solidaridad entre nosotros", indicó.

Polonia, a punto de “sacar todos los cañones” contra Unión Europea

Polonia está al límite ante las exigencias de la UE y se ve obligada a apuntar “todos los cañones” contra el bloque por imponer sus normas judiciales excesivas.

El viceprimer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, aseveró el martes que las demandas excesivas de la Unión Europea (UE) “significaría un caos total” por lo que Varsovia no puede aceptar sus exigencias.

El titular polaco arremetió contra el bloque comunitario por no cumplir con sus obligaciones, mientras que Polonia hacía su parte, pues, sostuvo que “las concesiones no sirvieron de nada”.

Al respecto, el líder del partido gobernante Ley y Justicia, Krzysztof Sobolewski, afirmó que a Polonia no le queda otra opción que “sacar todos los cañones que hay en el arsenal y responder con fuego” a la Unión Europea.

La Comisión Europea (CE) exige más reformas jurídicas en el país de Europa Central y ha decidido no desbloquear 29 500 millones de euros de los fondos que la UE le había dedicado para la recuperación de su economía tras la pandemia del nuevo coronavirus. Polonia crítica que la CE intenta imponer por la fuerza las leyes del bloque en Varsovia, una medida que a su juicio pone en peligro la independencia del sistema judicial del país.

India abandona el dólar para comerciar con Rusia

Las empresas indias están dejando de utilizar el dólar a la hora de comprar recursos rusos, concretamente carbón, informa Reuters. El hecho de evitar la moneda estadounidense está reduciendo el riesgo de infringir las sanciones occidentales contra Rusia.

Los compradores indios pagaron el 44 % del todo carbón ruso adquirido en junio en otras monedas en lugar del dólar, según los datos analizados por Reuters. El yuan chino representó el 31 % de estos pagos y el dólar de Hong Kong el 28 %, mientras que el euro supuso menos del 25% y el dírham emiratí alrededor del 15%.

India ha comenzado a comprar activamente petróleo y carbón de Rusia tras el inicio de la operación militar especial de Moscú en Ucrania. Esta asociación es mutuamente beneficiosa, ya que permite a Nueva Delhi adquirir grandes cantidades de recursos a un precio más bajo y a Moscú disponer de un comprador fiable de combustibles fósiles que no está influenciado por las sanciones occidentales.

De hecho, India y China constituyen ahora casi el 40 % de los volúmenes de exportación de petróleo ruso, según informó anteriormente Reuters.

Por ahora, el dólar estadounidense sigue siendo la moneda dominante para las importaciones indias de materias primas. Sin embargo, en sus negocios con Rusia, los bancos y las empresas comercializadoras tratan de evitar el dólar por miedo a las sanciones.

En abril, el portavoz del presidente ruso, Dmitry Peskov, proclamó que la transición a pagos en monedas nacionales es un "proceso imparable".

Dos países de la UE pagan por la reanudación del suministro de crudo ruso, suspendido por Ucrania

Días después de que el operador ucraniano Ukrtransnafta detuviera el pasado 4 de agosto el suministro de petróleo ruso a través de la rama sur del oleoducto Druzhba, compañías petroleras de Eslovaquia y Hungría pagaron por el paso del crudo a través del territorio ucraniano.

La compañía rusa Transneft señaló este martes que el tránsito por la rama que va hacia Hungría, la República Checa y Eslovaquia, fue detenido porque Rusia no puede pagar por el paso debido a las sanciones impuestas por la Unión Europea.

Tras ello, la empresa húngara MOL decidió encargarse de la realización del pago. De esta manera, "MOL podría proporcionar una solución rápida al problema: la parte ucraniana se ha comprometido a reanudar el tránsito de petróleo crudo en cuestión de días, tras ser detenido hace pocos días debido a problemas técnicos que surgen en el sistema bancario", destacó en un comunicado, citado por Reuters.

La firma Slovnaft también anunció este miércoles que realizó el pago por el tránsito y que el suministro se reiniciará en breve. "La compañía de transporte ucraniana reaccionó positivamente a la propuesta de Slovnaft y MOL de pagar impuestos de tránsito por el transporte de petróleo a través de la rama sur del oleoducto Druzhba", declaró.

Al respecto, Transneft informó que Ucrania confirmó haber recibido el pago. La empresa rusa señaló a RIA Novosti que reanudó este miércoles el suministro de crudo a Hungría y Eslovaquia.

Moscú y Ankara alcanzan un acuerdo sobre la compra de gas ruso en rublos

Se logró un principio de acuerdo sobre la compra de gas ruso en rublos por parte de Turquía. El calendario y los precios se definirán completamente en los próximos días, comunicó el ministro turco de Energía y Recursos Naturales, Fatih Donmez.

"Sí, los líderes llegaron a un principio de acuerdo. Ahora estamos discutiendo la posibilidad de pagar una parte del tránsito en liras turcas. En los próximos días se aclarará definitivamente el calendario, los precios y todo el proceso", detalló Donmez a los periodistas.

El vice primer ministro ruso, Alexandr Nóvak, dijo a los periodistas tras las conversaciones entre los presidentes de ambas naciones, Recep Tayyip Erdogan y Vladímir Putin, en Sochi el 5 de agosto, que se llegó a un acuerdo sobre el pago parcial en rublos. Así, según Nóvak, Rusia y Turquía están llevando a cabo una transición gradual hacia las liquidaciones en monedas nacionales.

El 5 de agosto Putin y Erdogan también acordaron llevar las relaciones comerciales y económicas que mantienen los dos países "en todos los sectores a un nuevo nivel".

Argelia es ahora más prorrusa que nunca

La operación "Escudo del Desierto" tendrá lugar en noviembre en el marco de la lucha contra el terrorismo, anunció la agencia de noticias rusa Tass. Moscú y Argel han renovado recientemente su asociación estratégica en varios ámbitos.

Históricamente, las relaciones entre Rusia y Argelia se basan en una importante cooperación militar que no ha variado. Estas relaciones se han reforzado aún más bajo la presidencia de Vladimir Putin.

La voluntad común de consolidar la asociación estratégica entre Argel y Moscú se ha renovado con la llegada al poder en 2019 del presidente Tebboune. Una voluntad que se concreta día a día sobre el terreno. La operación "Escudo del Desierto" que tendrá lugar en noviembre es una nueva prueba de ello. Ciento sesenta soldados rusos y argelinos participarán en este ejercicio que consiste en buscar, encontrar y erradicar grupos terroristas en el desierto.

Un análisis detallado

En los últimos meses, las relaciones entre ambos países han intensificado las visitas y aumentado el intercambio de conocimientos. Los dos países, ricos productores de hidrocarburos, intentan reforzar su cooperación en el ámbito energético, en un momento en que el mercado mundial está cambiando.

Según el investigador y académico Mansouria Mekhfi, Moscú y Argel "comparten el mismo análisis en muchas cuestiones políticas internacionales": tienen la misma determinación de luchar contra el fundamentalismo islámico y han anunciado su oposición común a la Primavera Árabe.

Lyazid Benhami, escritor argelino y coordinador de un número de la revista Géostratégiques, dedicado a finales de julio a Argelia, 60 años después de su independencia, considera que estos ejercicios son bastante normales para reforzar el acuerdo estratégico entre Argel y Moscú.

Rusia es el primer proveedor de armas a Argelia [...] Decir que esta iniciativa es belicosa, no lo creo en absoluto. Es natural, en la lógica de las cosas

Argel cuenta con el apoyo de Moscú para entrar en el grupo Brics, un grupo económico y político compuesto por Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica. El Presidente Tebboune pretende establecer un nuevo orden económico basado en "la paridad y la equidad entre los países".

Datos económicos en Rusia: Al contrario que en la UE, bajan los precios

Rosstat registró una deflación por segundo mes consecutivo: en julio se aceleró al 0,39% desde el 0,35% de junio.

La mayor caída de precios se registró en las frutas y hortalizas (un 11,53%), los huevos (un 4,42%) y el azúcar (un 3,51%). El pan subió un 0,22% y el alcohol un 0,18%.

La deflación mensual de julio no es típica de Rusia. En toda la historia de las observaciones, solo se registró una vez, en 2011, y supuso un simbólico 0,01%.

La deflación en la Federación Rusa persiste en agosto: fue del 0,08% en la semana del 2 al 8 de agosto, informó Rosstat. Los precios han subido un 10,87% desde principios de año.

Las frutas y hortalizas, así como la mayoría de los demás productos, han seguido bajando de precio, siendo el aceite de girasol (un 0,95%), el mijo (un 0,83%) y el trigo sarraceno (un 0,77%) los que más han bajado.

España aumenta la importación de gas de Rusia mientras disminuye la de Argelia un 42 %

La importación de gas procedente de Argelia ha caído un 42 % interanual en el periodo enero-julio, mientras las compras de esta materia prima a Rusia se han incrementado en un 15,6 %. Así lo recogen los últimos datos publicados en el Boletín Estadístico de Enagás correspondiente a julio.

Durante el periodo de referencia, España ha comprado 64.534 gigavatios hora (GWh) de gas a Argelia: 60.056 GWh (el 93 %) llegaron por tubo (Medgaz), y el resto en buques metaneros en forma de gas natural licuado (GNL).

El menor protagonismo de las compras al país africano también se percibe en los datos acumulados: hasta julio la cuota de importación argelina se situó en un 24,5 %, frente al 48,8 % de un año antes.

En lo que respecta a Rusia, España ha comprado a este país 28.265 GWh hasta julio y 5.317 GWh solo durante el séptimo mes del año. La cifra del mes de julio supone una reducción de prácticamente el 40 % con respecto a los datos de junio. Entonces se importó la cifra récord de 8.752 GWh.

Con estos registros, Rusia se convirtió en julio en el cuarto principal proveedor de España, por detrás de Argelia (23,3 %), Estados Unidos (23,2 %) y Nigeria (16 %). En el periodo acumulado de los siete meses del año, Rusia mantiene una cuota del 10,7 %, al igual que en 2021, siendo también el cuarto país proveedor.

Compra de gas a Estados Unidos

Por otra parte, Estados Unidos continúa siendo uno de los principales actores en el mapa de importaciones gasistas en España. Durante julio ha cedido el primer puesto a Argelia por apenas una décima.

Las compras a Estados Unidos durante julio ascendieron hasta los 8.530 GWh, ligeramente por debajo de los 8.572 GWh argelinos. La cuota del país norteamericano se sitúa en el 23,2 %, y la del africano, en el 23,3 %. En el periodo acumulado, Estados Unidos se ha desmarcado como el principal suministrador gasista de España en el contexto de la guerra, con una cuota del 32,9 %, casi 10 puntos más que Argelia, tras acumular compras por 86.609 GWh.

Los datos del país norteamericano contrastan con los de hace un año, cuando apenas cosechaba una cuota del 9,1 % en el periodo acumulado.

Exportaciones con Francia

En lo que respecta a las exportaciones con Francia, a través de la interconexión VIP Pirineos, en julio se situó en 3.077 GWh, frente a los 3.051 GWh de junio de 2022.

Habitualmente utilizado para importar gas natural del país vecino, desde que estalló la invasión de Ucrania se ha producido un cambio total: España se ha convertido en un exportador hacia Europa. En abril se alcanzó una cifra exportadora de España a Francia de 5.618 GWh. En mayo se incrementó un 10 % con respecto al mes anterior, hasta la cifra récord de 6.185 GWh.

En julio también destacó el importante incremento en la descarga de buques: se duplicó con respecto al mismo mes del año anterior, hasta los 26.448 GWh. El número de buques descargados se impulsó un 92,9 % durante julio, para situarse en las 27 unidades, 13 más que en el mismo mes de 2021.

El Reino Unido tiene su economía "aplastada" y "se parece cada vez más a un mercado emergente", advierten desde el Saxo Bank

El Reino Unido se "parece cada vez más a un país de mercado emergente", dijo el lunes, en una nota de investigación, el jefe de análisis macroeconómico de Saxo Bank, Christopher Dembik. El analista señaló la inestabilidad política, las interrupciones comerciales, la crisis energética y la inflación vertiginosa como los principales indicadores que le conducen a esta conclusión.

En este sentido, el experto ahondó en cada uno de los problemas que a su criterio inciden perjudicialmente en la situación actual del país: inestabilidad política (tras la dimisión de Boris Johnson), perturbaciones comerciales (por el Brexit y el covid), crisis energética (por el riesgo crítico este invierno) y una muy alta inflación (las previsiones más optimistas del Banco de Inglaterra indican que el IPC alcanzará un máximo del 13 % en octubre). "Lo que el Brexit no ha hecho por sí solo, lo ha logrado el Brexit junto con el covid y la alta inflación. La economía del Reino Unido está aplastada", escribió.

Según el criterio de Dembik, lo único que impide calificar plenamente al Reino Unido como un país de mercado emergente es que la libra esterlina británica se mantiene estable, a pesar de todos los obstáculos macroeconómicos, y que no hay una crisis monetaria. "Solo cayó un 0,70 % frente al euro y un 1,50 % frente al dólar estadounidense durante la semana pasada", dijo.

No obstante, el analista de Saxo Bank también sugirió que todas las señales apuntan a que habrá más problemas en la economía del país en el futuro. Citó las matriculaciones de automóviles nuevos, que a menudo se perciben como un indicador importante de la salud de la economía británica, ya que supuestamente se desplomaron un 14 % el pasado julio respecto hace un año. "Es el nivel más bajo desde finales de la década de 1970", señaló.

En su análisis, Dembik hizo referencia a la actualización, la semana pasada, de los pronósticos macroeconómicos del Banco de Inglaterra y advirtió que la economía del Reino Unido entrará en recesión en el cuarto trimestre de 2022. Esto podría durar cinco trimestres y provocar una caída del PIB de alrededor del 2,1 %, tan profunda como la recesión de principios de la década de 1990. "La recesión será larga y profunda. No habrá un escape fácil. […] El Banco de Inglaterra evalúa que la caída durará, con el PIB todavía un 1,75 % por debajo de los niveles actuales, hasta mediados de 2025", agregó.

Análisis: ¿Desencadenará el periodo de crisis una revuelta contra los que están en el poder?

Markku Siira

En el periódico británico Daily Telegraph, Sherelle Jacobs advierte a los lectores de que estamos viviendo un verano "antes de la tormenta". ¿Qué quiere decir el periodista con esto? ¿Se trata de otra estratagema de la élite para preparar a la gente para los tiempos inestables que se avecinan?

Jacobs señala que "los precios de la energía están subiendo a niveles sin precedentes" y "nos acercamos a uno de los mayores terremotos geopolíticos en décadas". Los trastornos que se avecinan "probablemente serán mucho mayores que las convulsiones que siguieron a la crisis financiera de 2008".

La crisis que se avecina podría resultar "incluso más catastrófica que la crisis del petróleo de los años 70". Los países en desarrollo ya se han visto afectados, con apagones que van desde Cuba hasta Sudáfrica. Sri Lanka es sólo uno de los muchos países de bajos ingresos cuyos disturbios podrían repetirse en otros lugares.

"Pero Occidente no puede escapar de este apocalipsis", explica Jacobs. De hecho, Occidente parece estar en muchos aspectos en el centro de este caos, y el Reino Unido quizás en la zona cero.

En Europa y Estados Unidos, sostiene Jacobs, el "sistema complaciente de la élite tecnocrática" se está desmoronando. Su génesis fundacional, que predijo el glorioso enredo de los Estados nación en la gobernanza global y las cadenas de suministro, se ha convertido en una metáfora de los peligros de la globalización.

A pesar de los intentos de presentar la guerra en Ucrania como un cisne negro, la subida de los precios de las materias primas en un mundo volátil era totalmente previsible incluso antes de la operación especial de Putin. La gente se pregunta por qué sus dirigentes no hicieron planes de contingencia a tiempo. La crisis económica se preveía incluso antes de la era de la corona.

Jacobs cree que no hay otra explicación para este fiasco que "décadas de suposiciones fallidas y errores políticos de la clase dirigente". Personalmente, también veo aquí una planificación consciente, pero ¿se pedirá cuentas a los verdaderos culpables, las familias multimillonarias con sus bancos centrales y sus empresas de inversión de propiedad exclusiva, o se sacrificará una vez más a sus secuaces políticos?

Después de la crisis financiera, los gobernantes apenas lograron convencer a la opinión pública de que se sometiera a la disciplina de la austeridad y convencer a los votantes de que "todo el mundo" tenía parte de la culpa de la crisis y que, por tanto, todos debían contribuir a corregir los errores. ¿Puede la élite escapar por más tiempo a la responsabilidad?

Como dice el viejo refrán, "el emperador no tiene ropa". Los que están en el poder simplemente ya no tienen un mensaje creíble, aunque reconfortante, que enviar a los ciudadanos de a pie ante la adversidad. La única visión del futuro que se les ocurre es un programa distópico de "neutralidad del carbono y red cero", que lleva las políticas de austeridad y los prejuicios de la economía global a un nivel completamente nuevo.

Hacer una campaña activa a favor de las burbujas verdes especulativas parece una locura en este contexto. Sin embargo, es un programa perfectamente lógico para una élite que está fuera de contacto con la realidad y que, en tiempos de emergencia, busca remover literalmente las cenizas del horno. A pesar de lo que puedan pensar los activistas de Elokapina, el mundo no se salvará por la acción climática finlandesa.

Hay varios países en los que podemos ver los primeros signos de revuelta populista. Los alemanes tendrán que tragarse la humillación nacional y el aumento de la factura energética por el bien de los intereses estadounidenses. Sólo un liberal que crea ciegamente en las maravillas del atlantismo agradecerá las duchas frías y una política exterior y de seguridad antirrusa.

Según algunos analistas, Francia, que no es ajena a las protestas y a la subversión, podría ser el primer país de Europa en sufrir apagones a pesar de su importante industria nuclear. Para Jacobs, en cambio, las cosas en Gran Bretaña "podrían estallar de verdad", y el Reino Unido se convertiría en un polvorín a medida que aumenta la inflación.

Los británicos han recibido incluso menos apoyo de su gobierno que los residentes en otros países occidentales. Se estima que el recorte de cinco peniques en el impuesto sobre el combustible es el segundo más pequeño de Europa. Mientras tanto, España ha hecho que muchos viajes en tren sean gratuitos hasta finales de año. Francia ha prometido nacionalizar el gigante energético EDF, al que ya ha obligado a limitar las facturas de los consumidores. Es poco probable que incluso estas medidas sean suficientes.

"Las futuras subidas de precios serán tan grandes que millones de personas podrían ser sencillamente incapaces de pagar sus facturas, incluidos los pensionistas y las familias que hasta ahora pertenecían a la clase media", advierte Jacobs.

La angustia que se avecina podría ser un punto de inflexión, pero eso es lo que pretenden quienes planean reiniciar la economía mundial. Apenas hemos empezado a comprender lo imprevisibles que pueden ser los próximos años, y lo mal preparados que están los gobiernos y los ciudadanos para afrontar las consecuencias.

"Arde por Ucrania" el próximo invierno y pague el precio de la democracia y la libertad, sugieren los nostálgicos de la política de seguridad en Finlandia, nostálgicos de la dominación occidental. En otras palabras, hacer su vida miserable por el bien de la política del gran poder y los intereses de la élite financiera, porque hay que deshacerse de Rusia. Los rusófobos no ven el panorama general, en el que Putin también está desempeñando su papel en el reinicio.

"Si destetarnos de Rusia es tan doloroso, ¿cómo vamos a acabar con nuestra dependencia de los productos chinos baratos?", se pregunta Jacobs, que comparte el mensaje del establishment. No menciona que la "independencia energética" de Europa y Gran Bretaña también es una broma, ya que la misma energía se sigue comprando a través de intermediarios, pero a un precio más elevado.

El pronóstico suena sombrío, pero Jacobs dice que podemos habernos embarcado en "el acto final de un sistema económico fallido". Una vez más, hay más preguntas que respuestas por delante.

¿Cambiará algo a mejor en este "reinicio del capitalismo"? El dinero digital de los bancos centrales está haciendo su aparición. ¿El periodo de crisis conducirá a la temida ecotecnodistopía o a un nuevo comienzo más humano?

¿Lograrán los círculos capitalistas controlar el colapso que han provocado, o el poder del dinero tropezará finalmente con su propia astucia? ¿Se desmoronará la Unión Europea a medida que mi pesadilla de un "orden basado en normas" llegue a su fin? ¿Necesitaremos las tropas de la OTAN para mantener a los ciudadanos a raya en medio de la Gran Depresión?

¿Qué ocurrirá si y cuando la gente despierte al engaño de la clase propietaria? ¿Se apoderará el nihilismo político de las mentes de los votantes más leales? Al menos, Sanna Marin aún tiene tiempo para festejar en el restaurante las noches del fin del mundo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente