Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Los presidentes ruso y bielorruso Vladimir Putin y Alexander Lukashenko pueden haber discutido un modelo de mayor integración entre Moscú y Minsk durante sus recientes conversaciones en Sochi, entre otros temas, dijo el director del Centro de Estudios Bielorrusos en el Instituto de Europa dependiente de la Academia de Ciencias de Rusia, Nikolai Mezhevich.

Destacó que hasta el momento no se sabe mucho sobre el contenido de la reunión, sin embargo, las propias conversaciones muestran que los líderes apuntan a desarrollar aún más las relaciones.

«Otra cosa es obvia: las relaciones no se desarrollarán fácilmente. Porque si estuviéramos seguros de eso, no tendría sentido que los líderes se reúnan por tanto tiempo», agregó Mezhevich, al comentar las conversaciones que duraron más de seis horas.

«Esto significa que estamos ante una búsqueda complicada, quizás incluso dolorosa, de un modelo de integración que por otro lado tenga en cuenta lo dicho por Lukashenko sobre [la importancia de mantener] la soberanía, y por otro lado, corresponda a la segunda parte de su discurso en la Asamblea Popular de Bielorrusia, es decir, a lo que dijo sobre la necesidad de desarrollar la integración”, explicó el experto.

El analista señaló que la aprobación mutua de estos asuntos es un objetivo clave que se debe lograr para que el proceso de integración continúe. En su opinión, la parte bielorrusa complica este tema, ya que es poco probable que la soberanía rusa se vea perjudicada durante el proceso de integración, mientras que la bielorrusa podría sufrir algún daño.

A pesar del desarrollo de las organizaciones de integración en el mundo moderno, «no existe una receta ideal» que pueda aplicarse cuando se trata de las relaciones ruso-bielorrusas, señaló. Moscú y Minsk están tratando de encontrar la mejor opción para su situación específica, razón por la cual el proceso es tan largo y complicado, explicó Mezhevich.

«Sin embargo, me gustaría enfatizar que si la parte bielorrusa hubiera decidido abandonar la integración, lo habría hecho hace mucho tiempo», agregó el experto, señalando que los informes ocasionales de los medios de comunicación de ambos estados unidos en uno no tienen una base seria detrás de ellos.

También afirmó que Putin y Lukashenko pueden haber discutido otro tema importante durante las conversaciones: la coordinación de la política exterior en las condiciones de deterioro de las relaciones con Europa.

Nueva ola de enfrentamiento con la UE acerca a Rusia y Bielorrusia

Una nueva ola de confrontación entre Rusia, Bielorrusia y la UE acerca a Moscú y Minsk, dijo Vladimir Zharikhin, subdirector del Instituto de Países de la CEI, a TASS el miércoles.

«Naturalmente, esta ola de confrontación con Europa nos acerca. Porque se llevó a cabo un ataque bastante duro contra nosotros prácticamente al mismo tiempo», dijo. «Creo que la parte bielorrusa comenzó a comprender con mayor claridad quién es un amigo y quién es el enemigo».

Al comentar sobre los resultados de las conversaciones entre los presidentes ruso y bielorruso Vladimir Putin y Alexander Lukashenko, Zharikhin señaló que los líderes de ambos países podrían haber tocado las relaciones con la UE que se han vuelto más tensas recientemente.

«Creo que una parte importante de la conversación, de carácter cerrado, por supuesto, estuvo dedicada a esto», agregó. El experto afirmó que es importante que Rusia y Bielorrusia desarrollen una política sobre cómo comportarse en esta situación.

«Recientemente, el comportamiento de los países europeos cuando se trata de nuestros países ha sido bastante hostil. Porque, para decirlo con franqueza, primero hubo una provocación con el nombre de Tikhanovskaya, y luego una provocación con el nombre de Novichok. Hubo intenta debilitar al gobierno actual dirigido tanto a Bielorrusia como a Rusia», explicó Zharikhin.

Bloomberg reconoce la falsedad de sus informaciones sobre la petrolera Rosneft

MOSCÚ (Sputnik) — La agencia estadounidense Bloomberg admitió que su información sobre la supuesta implicación de la petrolera rusa Rosneft en el transporte ilegal de crudo venezolano era incorrecta.

El texto titulado Venezuela is secretly exporting millions of barrels of oil había sido publicado a mediados de noviembre de 2019. La petrolera demandó a Bloomberg ante los tribunales el mes siguiente por daños y perjuicios a su reputación.

Este 24 de febrero trascendió que la agencia y Rosneft llegaron a un acuerdo para cerrar el proceso. La resolución de la Corte de Arbitraje de Moscú fue publicada el 20 de febrero.

Bloomberg reconoció finalmente la declaración de Rosneft de que recibía petróleo venezolano en virtud de contratos alcanzados con PDVSA mucho antes de las sanciones estadounidenses, lo que evidencia que no hubo nada ilegal en sus operaciones ni tampoco ninguna infracción de las restricciones contra Venezuela.

El medio estadounidense admitió también que no tenía evidencias de que Rosneft estuviera involucrada en el transporte del crudo venezolano en barcos con los transpondedores apagados (dispositivos que se usan en la aviación y la navegación para determinar la ubicación).

Rosneft, por su parte, acordó no presentar nuevas demandas contra Bloomberg por dicha publicación.

No trascendió el monto de la compensación que el medio estadounidense tendrá que pagar a la petrolera.

Rusia convierte parte de su Fondo de Bienestar Nacional del dólar y el euro al yen y yuan

MOSCÚ (Sputnik) — El Ministerio de Finanzas ruso disminuyó la proporciones del dólar y el euro en la estructura de divisas del Fondo de Bienestar Nacional (FNB, por sus siglas en ruso) del 45 al 35%, al incluir al yen y el yuan con cuotas de cinco y 15%, respectivamente.

"El Ministerio de Finanzas de Rusia informa que conforme a un decreto del Gobierno (...) a la estructura de divisas reglamentaria de fondos del FNB se incluyen el yen japonés con una cuota del 5% y el yuan chino, con una cuota del 15%", indicó el organismo en un comunicado.

Añadió que "las cuotas del dólar estadounidense y del euro se reducen del 45% al 35%, mientras que la cuota de la libra esterlina se mantiene en el 10%".

También precisa que los cambios están destinados a incrementar los ingresos y diversificar los riesgos de inversión a la hora de colocar los fondos del FNB.

Putin pide a servicios secretos frenar agresiva campaña occidental

El presidente ruso, Vladimir Putin, pide al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) que frene la agresiva política occidental contra Rusia.

En una reunión mantenida este miércoles con los directivos del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso), el mandatario ruso ha condenado los intentos de las campañas occidentales de “inmovilizar” a Rusia con sanciones económicas, el “bloqueo” de grandes proyectos internacionales como gasoducto Nord Stream 2, cuestionar logros del país en su lucha contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19 e “injerencia” en asuntos sociales y políticos de Rusia, entre ellos el caso del opositor Alexei Navalni.

No se trata de una competencia natural en las relaciones internacionales, sino de una política sistemática y muy agresiva dirigida a obstaculizar y frenar nuestro desarrollo, crear problemas externos, provocar inestabilidad interna y socavar los valores que unen a la sociedad rusa”, ha enfatizado Putin.

En esta misma línea, Putin ha instado al FSB a prestar especial atención a los contactos entre los servicios secretos extranjeros y las organizaciones terroristas, que están intentando ahora reiniciar sus operaciones en el país.

Asimismo, ha solicitado al FSB garantizar el libre derecho al voto en las elecciones legislativas en todo el territorio ruso el próximo mes de septiembre ante “cualquier provocación”. De este modo, ha considerado importante “trazar una línea clara de separación” entre la lucha que existe entre los partidos políticos y aquellas acciones “que no tienen nada que ver con la democracia” del país.

Además, ha aseverado que el FSB también debe garantizar la “seguridad cibernética” del país con nuevas estrategias para averiguar los riesgos existentes, puesto que hoy en día, el espacio digital internacional es escenario de una “competencia geopolítica muy intensa”.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de la península de Crimea a Rusia en un referéndum no reconocido internacionalmente. Como medidas de presión, EE.UU. y la UE vienen imponiendo, desde entonces, una serie de sanciones a funcionarios, empresas y sectores económicos rusos.

El último episodio de desencuentro entre las partes se puede encontrar en la injerencia occidental sobre un fallo judicial dictado contra Navalni, quien fue detenido el pasado 17 de enero en un aeropuerto de Moscú (capital rusa) a su regreso de Alemania por saltarse su régimen de semilibertad.

Viceministro ruso urge eliminar la dependencia del sistema financiero "tóxico" de EEUU

El Ministerio de Finanzas ruso disminuyó el peso del dólar en la estructura del Fondo Soberano de Bienestar Nacional del país. De acuerdo con el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov, Moscú debería tomar medidas urgentes y reducir el uso de la moneda estadounidense al mínimo para protegerse contra la política de EEUU.

Rusia se está preparando para las posibles medidas que tome Estados Unidos, utilizando como excusa el supuesto envenenamiento y el encarcelamiento del activista opositor Alexéi Navalni. Hasta la fecha, Washington ha implementado más de 90 rondas de sanciones contra distintos bancos y compañías públicas, el sector del petróleo y del gas, altos funcionarios y empresarios, y es probable que apruebe más restricciones, señaló Ryabkov.

"Tenemos que construir barricadas contra el sistema financiero y económico de Estados Unidos para eliminar la dependencia de esta fuente tóxica de acciones hostiles permanentes. Tenemos que recortar el papel del dólar en cualquier operación", aseveró Serguéi Riabkov en una conversación con la agencia Bloomberg.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha liderado durante varios años una campaña para reducir la exposición de Rusia a los activos estadounidenses, haciendo que el oro alcance 136.785 millones de dólares en las reservas internacionales del banco central. Otra medida que aprobó recientemente el país y que disminuyó en cierta parte su dependencia del dólar fue incluir el yen japonés y el yuan chino en la estructura de monedas del Fondo Soberano de Bienestar Nacional. Al mismo tiempo, el ente redujo el peso del dólar y del euro del 45% al 35%.

Si bien el Ministerio de Asuntos Exteriores no es responsable de determinar la política económica del país, Riabkov, como ningún otro alto funcionario del país, sabe hasta qué punto la tensión entre ambos países podría afectar la situación económica en Rusia.

En los últimos años, las tensiones con su rival de la Guerra Fría no han dejado de crecer y se puede decir que ahora son incluso peores que en el apogeo de la era comunista, enfatizó Riabkov, que se encarga de las relaciones con Estados Unidos en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Nunca ha habido nada parecido no solo en términos de falta de confianza, sino de hostilidad mutua. Los ánimos están yendo tan alto y no veremos ninguna mejora en mucho, mucho tiempo", advirtió el diplomático.

Además, calificó de "mentiras" las afirmaciones de que Estados Unidos aflojaría sanciones si el Kremlin cambiase su política.

Las relaciones entre ambos países empeoraron tras la reunificación de Crimea con Rusia en 2014 y las acusaciones sobre una supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales dos años después, las que Rusia ha rechazado en repetidas ocasiones.

La Administración Biden ha prometido adoptar una postura más dura con Moscú y está considerando imponer nuevas sanciones para castigar al país por un ciberataque detectado en 2020 y el envenenamiento de Navalni. El Kremlin niega su implicación en ambos casos.

Francia y Alemania frenan las sanciones europeas contra Rusia

Luis Rivas

Francia y Alemania frenan el ardor guerrero dentro de la Unión Europea para sancionar a Rusia. Se imponen los intereses comerciales y estratégicos. La presión de algunas capitales europeas para castigar a Moscú por el 'caso Navalni' se topó con la 'realpolitik' defendida desde París y Berlín.

Pretender que 27 países defiendan una misma postura en un caso tan sensible como en el de las relaciones con su vecino ruso es una ingenuidad que ni el más voluntarista de los diplomáticos podría soñar.

La Unión Europea no puede funcionar como una ONG porque, precisamente, es una organización multigubernamental. La inquina de Polonia y los países bálticos contra Rusia no es compartida ni mucho menos por el resto de sus aliados. Sin necesidad de hacer una lista de gobiernos anti y pro-rusos, hay que constatar que, desde Roma, Viena o Atenas, la visión de lo que deben ser las relaciones con Moscú no es la misma que la de Vilna o Varsovia. Y si alguno de los gobiernos citados prefiere mantener un perfil bajo en cuanto a declaraciones oficiales, sabe que Francia y Alemania se encargarán de poner el altavoz a lo que ellos prefieren callar o manifestar en voz baja.

La reunión del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE celebrado en Bruselas, el pasado 22 de febrero, era la primera tras la visita del representante de la diplomacia europea, Josep Borrell a Moscú. Criticar en público y frente a la prensa internacional la decisión judicial rusa con respecto al activista opositor Alexéi Navalni le valió a Borrell una respuesta que muchos en el Viejo Continente definieron como una humillación de su homólogo ruso Seguéi Lavrov.

¿Ingenuidad o prepotencia?

Resulta inconcebible que el máximo representante de la política exterior comunitaria no supiera lo que le podría esperar si se travestía en portavoz de una ONG defensora de los derechos humanos. Hasta en los peores tiempos de la llamada 'guerra fría' los representantes diplomáticos discutían en privado los asuntos más delicados, pero se abstenían frente a su rival de criticar una decisión soberana, y menos en su propio suelo. ¿Ingenuidad o prepotencia? ¿Exigencia de eco impuesto por la obligada comunicación a través de las redes sociales? Borrel estaba obligado a explicarse ante sus pares.

La realidad es que el francés, Emmanuel Macron y la alemana Angela Merkel ya habían calmado los ánimos bélicos de ciertas capitales que, ridiculizando el viaje de Borrell, exigían dureza contra el Kremlin. Para el presidente francés, la paz, la estabilidad y la seguridad en Europa no son posibles sin la colaboración con Rusia. La canciller alemana, aun subrayando "desacuerdos profundos" con Moscú, insistía en la necesidad de diálogo.

Castigo simbólico

Los ministros reunidos en Bruselas ya sabían cuáles eran los límites a las sanciones contra Rusia. Borrell anunció castigos contra cuatro altos funcionarios rusos, todos ellos, de una u otra manera, responsables del procedimiento judicial al que hace frente Alexéi Navalni, y por el que ha sido condenado a dos años y medio de cárcel. Una decisión considerada "de compromiso", "mínima" o "simbólica", que deja frustrados a ciertos gobiernos que esperaban un "castigo ejemplar".

El Nord Stream 2 no se toca

Algunos de esos representantes de la "línea dura" anti-rusa estarían encantados con que Berlín cancelara el Nord Stream 2 acordado con Moscú, para recibir directamente el gas del mar Báltico. Merkel no cederá sobre una de sus decisiones estrella en las postrimerías de su mandato. Pocos en Alemania entenderían que su país renunciara a un acuerdo de 10.000 millones de euros y que reducirá en un 35% su futura factura de gas. El Gobierno de Joe Biden estaría también encantado con que Merkel renunciara al Nord Stream 2 y aceptara, a cambio, comprar el gas de esquisto norteamericano, como proponía de forma amenazante su predecesor, Donald Trump.

Pero, independientemente de los intereses particulares de cada gobierno europeo, ¿qué sentido tendría un enfrentamiento diplomático con Rusia en el que incluso los intereses del bloguero opositor saldrían perjudicados? 'Los 27' o, al menos, la mayoría de los socios comunitarios saben que Moscú no cederá ante presiones, amenazas y sanciones, sino que, como ha advertido su máximo representante diplomático, responderá con la misma dureza a esas iniciativas.

La crisis económica y social provocada por la pandemia desaconseja también tomar decisiones de ruptura con vecinos y socios comerciales. Lo que algunos interpretarían como cinismo no es sino la definición de prioridades para cada gobierno de la Unión Europea, es decir, la política.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES