Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El Pentágono revisa el nivel del retiro de tropas estadounidenses desplegadas en Irak y Afganistán, ordenadas en su día por Trump, en un giro estratégico de EE.UU.

El nuevo secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, está revisando una de las últimas órdenes que promulgó el expresidente estadounidense Donald Trump sobre retirar a los contingentes militares del país norteamericano que siguen permaneciendo hasta la fecha de hoy en las bases que controla esta potencia ocupante en el territorio iraquí y afgano, según informó el martes el diario local The Wall Street Journal (WSJ).

De acuerdo con el reporte, este cambio de planes respondería al hecho de que la reducción de tropas estadounidenses desplegadas en estos dos países afecta de lleno a los planes estratégicos que se estaría gestando para la región de Asia Occidental y Central en la Casa Blanca, con la llegada de la nueva Administración estadounidense de Joe Biden.

El máximo mando del Pentágono debe despachar una serie de problemas al que se enfrenta EE.UU. tanto de puertas a dentro como en el escenario internacional y, es aquí donde tropieza con el legado dejado por Trump de retirar a más de 3000 soldados en misiones en Irak y Afganistán, cuyo repliegue ha obligado al Gobierno estadounidense a replantearse su gestión en estas dos guerras de larga duración, anota el informe.

En su audiencia de confirmación por el Senado la semana pasada, prosigue el texto, Austin indicó que revisaría las estrategias y recursos utilizados en esos conflictos.

El portavoz de Austin, John Kirby, consultado por el medio estadounidense, señaló que los funcionarios del Pentágono aún no habían tomado una decisión formal para revisar los niveles de tropas en ninguno de los países mencionados.

“Es lógico que la Administración entrante quiera comprender mejor el estado de las operaciones en ambos lugares y los recursos que se están destinando a esas misiones”, subrayó al WSJ, para luego añadir que “nada ha cambiado acerca de nuestro deseo de defender al pueblo estadounidense de la amenaza del terrorismo, al mismo tiempo que nos aseguramos de que contamos con los recursos adecuados para nuestra estrategia”.

Estados Unidos invadió Irak en 2003, abriendo un segundo frente importante en su llamada “guerra contra el terrorismo”, que la había iniciado dos años antes contra Afganistán, luego de que se produjeran los atentados del 11 de septiembre de 2001 en suelo estadounidense.

La prolongada presencia de las tropas estadounidenses en Irak, que va camino de 18 años, so pretexto de luchar contra el terrorismo y destruir inexistentes arsenales de armas de destrucción masiva en poder del entonces régimen del dictador Sadam Husein, ha persistido en el tiempo con la excusa de luchar contra los grupos extremistas como Daesh, entre otros.

Es más, hasta el propio Trump llegó a reconocer que los despliegues militares de EE.UU. en la región de Asia Occidental respondían a la imperiosa necesidad de expoliar los recursos naturales de estas naciones, incluidas las de Irak.

Nominada de Comercio de EEUU planea medidas “agresivas” contra China

Candidata de Biden a encabezar el Departamento de Comercio de EE.UU. se compromete a tomar medidas agresivas para paliar las prácticas comerciales de China.

EE.UU. debe “tomar acciones comerciales agresivas para combatir las prácticas comerciales injustas de China y otras naciones, que socavan la industria estadounidense”, así lo indicó Gina Raimondo, la nominada del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, para encabezar el Departamento de Comercio, a la Comisión de Comercio del Senado, conforme a un informe publicado este martes por la agencia británica de noticias Reuters.

La también gobernadora de Rhode Island, heredará ―en caso de confirmarse en el puesto― los fracasados esfuerzos del Gobierno del expresidente Donald Trump por prohibir que los portales de aplicaciones de EE.UU. ofrezcan la descarga de las plataformas chinas TikTok o WeChat; recordar que la orden ejecutiva para impedir las descargas fue bloqueada por tres jueces estadounidenses.

Por otro lado, la portavoz de la Presidencia estadounidense, Jen Psaki, en una rueda de prensa realizada el lunes, eludió responder a la pregunta que se le formuló sobre el estado del decreto que exige a la empresa china Bytedance vender activos de TikTok en EE.UU. y optó por decir que EE.UU. necesita “jugar una mejor defensa, la cual debe incluir responsabilizar a China”.

Durante el mandato de Trump, el Departamento de Comercio de EE.UU. agregó a decenas de empresas chinas importantes, entre ellas la compañía fabricante de equipos de telecomunicaciones Huawei Technologies, a una lista negra comercial.

El magnate neoyorquino adoptó una línea dura respecto a China durante los cuatro años que estuvo al frente de EE.UU. En este sentido, en 2017, aumentó los impuestos sobre las importaciones chinas por un valor de 360 000 millones de dólares, lo que provocó que Pekín tomara represalias mediante el aumento de los aranceles y la suspensión de las importaciones de soja, unas medidas que afectaron a los estados agrícolas que habían votado por Trump en 2016.

Los pasos dados por Trump contra China y las tensiones comerciales suscitadas entre ambas potencias provocaron que en EE.UU. se perdieran 245 000

Sigue la injerecia: EEUU de Biden apoya la “transición” en Venezuela

La Casa Blanca dice que Joe Biden presionará por unas elecciones pacíficas en Venezuela, siguiendo los pasos injerencistas de Trump en el país sudamericano.

“El objetivo primordial de EE.UU. es apoyar una transición pacífica y democrática en Venezuela a través de elecciones libres y justas”, declaró el martes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una conferencia con los medios.

Siguiendo las políticas injerencistas del expresidente estadounidense Donald Trump, la vocera agregó que la Administración de Joe Biden, hará un llamado al esfuerzo internacional para “presionar por una reforma democrática” y hacer que los “involucrados en actividades corruptas o ilegales rindan cuentas”.

Mientras muchos esperaban ver un cambio de postura por parte de Estados Unidos en la era post-Trump, estas declaraciones de Psaki muestran que todo seguirá igual en Washington en lo tocante a Venezuela. De hecho, el EE.UU. de Trump nunca ocultó su apoyo al líder opositor, Juan Guaidó, desde que se autoproclamó en enero de 2019 como “presidente encargado” en un intento por derrocar al mandatario elegido por el pueblo venezolano Nicolás Maduro.

En pasado septiembre, Biden calificó de “un fracaso” las medidas de Donald Trump con respecto al país latinoamericano y prometió, a su vez, que si ganara las elecciones de noviembre, extendería y proporcionaría el estatus de protección temporal para los venezolanos. Además, el equipo del presidente Biden anunció el pasado diciembre que “se estaba preparando para celebrar las negociaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro”.

Entre tanto, el nuevo secretario de Estado, Antony Blinken, indicó el pasado 19 de enero que la Casa Blanca continuará reconociendo a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, pese a que el Parlamento del país bolivariano ya pasó de estar en poder de la oposición a manos de los chavistas, que vencieron en las pasadas elecciones del 6 de diciembre.

A pesar de tales posturas contradictorias de Estados Unidos hacia el país bolivariano, el 8 de noviembre el mandatario venezolano expresó sus mejores deseos para la nueva administración norteamericana, en reacción a la victoria de Biden en las elecciones.

En esta misma línea, a partir de entonces, Maduro ha manifestado en reiteradas ocasiones a la nueva presidencia su disposición para sentar las bases para el diálogo y entendimiento entre ambas naciones.

Revelado el rol de Guaidó en liderar una operación terrorista

Venezuela desvela el rol de Juan Guaidó en liderar una operación terrorista ya desarticulada que iba a crear caos durante los comicios del pasado 6 de diciembre.

El protector del estado venezolano de Táchira (oeste), Freddy Bernal, denunció el martes, a través de una serie de mensajes publicados en Twitter, una operación con el fin de asesinar a venezolanos, asegurando que “el cabecilla de esta operación es Juan Guaidó” y coordinada por el estadounidense Ben Smith Benson.

Además, Bernal explicó que el objetivo del líder opositor Guaidó era sabotear las antenas de la Secretaría General del Consejo de Defensa de la Nación (SECODENA) de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para minimizar sus reacciones a la hora de ataques desde Colombia. También, declaró que esta operación llamada “Octubre Rojo” buscaba asesinar a algunos líderes políticos regionales como el diputado Yhon Luna, José Belisario, vocero del Protectorado y él mismo.

Al respecto, dijo que Ben Smith Benson, alias Luis Alberto Medina Guzmán, que es “mercenario formado en Colombia y EE.UU. en las artes militares y con acciones de guerra electrónica en Medio Oriente”, detalló en otro tuit.

También en un vídeo divulgado en la misma plataforma, Bernal hizo hincapié en que la mencionada persona nacida en Colombia pertenece a los servicios de Inteligencia de EE.UU., diciendo que “este señor tenía la pretensión de varios objetivos en la llamada media luna” e impedir las elecciones parlamentarias celebradas el pasado 6 de diciembre.

En esta línea, aseveró el funcionario, que la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de Venezuela desarrolló la investigación desde septiembre pasado, después de conocer “una información” sobre “acciones terroristas”.

En este sentido, anunció que la DGCIM capturó a dos personas involucradas en esa acción, “Jean Carlos Roa, alias Porkis; y Karelys Silva, alias La Negra. Ambos se encuentran a la orden de las autoridades”.

No obstante, esa operación no es la primera acción de Washington y Bogotá y el opositor Guaidó en contra de Caracas. Anteriormente, ambos países tenían un plan para asesinar a destacadas autoridades chavistas, entre ellas, el presidente venezolano, en la llamada operación Gedeón.

Según el militar estadounidense Luke Denman, uno de los involucrados en el fallido operativo, Guaidó fue quien solicitó los servicios de la empresa Silvercorp para llevar adelante el plan por la supuesta cercanía con el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, dando a conocer que el contrato de la referida operación se había firmado en EE.UU., y se acordó que los entrenamientos empezaran en territorio colombiano.

Disney+ considera que «Peter Pan», «Dumbo» y «Los aristogatos» son para mayores y las retira de su catálogo infantil por racistas

El filtro del tiempo le ha vuelto a pasar factura a algunos clásicos de Disney, que han sido retirados del catálogo infantil de la plataforma de «streaming» por incluir contenidos racistas o estereotipos.

De este modo, películas como «Peter Pan», «Los aristogatos» o «Dumbo» estarán solamente disponibles en el catálogo para adultos, con una advertencia que informa de unos estereotipos «que estaban mal entonces y están mal ahora».

El pasado mes de octubre, Disney+ ya incluyó estas advertencias al comienzo de cintas como «El libro de la selva», anunciando las connotaciones racistas que pueden contener sus películas antiguas.

La señal aparece una vez iniciada la reproducción, de la misma manera que las cadenas de televisión han alertado tradicionalmente de las restricciones de edad.

La fórmula elegida por Disney en su nueva plataforma de «streaming» -optando por no editar las películas y advertir sobre su contenido- ha sido imitada por otras plataformas como HBO Max, que añadió una explicación del «contexto histórico» a «Lo que el viento se llevó» (1939) tras retirarla de su plataforma temporalmente.

El problema con las connotaciones racistas de algunos clásicos es antiguo, remontándose incluso a la propia fecha de lanzamiento de ciertas películas.

En «Dumbo», por ejemplo, una escena incluye a un grupo de cuervos usando estereotipos para representar a afroamericanos y que están liderados por un personaje bautizado Jim Crow, un término despectivo utilizado antiguamente para insultar a hombres negros en Estados Unidos.

En «Peter Pan» ha sido criticada por la forma en la que representa a los nativos americanos y «Los aristogatos» por sus estereotipos «exagerados» sobre los asiáticos expuestos en el gato siamés que aparece en la película. Para Disney, en la película este personaje canta con «un inglés pobre interpretado por un actor blanco y toca el piano con palillos», lo que incide en la idea del «perpetuo extranjero».

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES