Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Este mes de enero alrededor de mil marines estadounidenses desembarcaron en Noruega. El Ejército estadounidense se está reforzando cerca de las fronteras de Rusia. Algunos expertos opinan que es EEUU quien está aumentando la tensión en el Ártico.

La misión de los marines es entrenar para realizar operaciones de combate en las duras condiciones del Ártico y desarrollar una estrecha cooperación con sus socios de la OTAN, señala Nikolái Protopópov, columnista de la edición en ruso de Sputnik.

Se prevé que en febrero, efectivos de EEUU, Noruega, Países Bajos y el Reino Unido —unos 10.000 soldados en total— participarán en las maniobras a gran escala Joint Viking 2021. La OTAN practicará movimientos de tropas rápidos y de largo alcance, aprenderá técnicas de intercambio de información a todos los niveles y realizará varias operaciones conjuntas.

El Ejército estadounidense, mientras tanto, se está entrenando para luchar principalmente en el extranjero, observó el experto militar Alexandr Zhilin, consultado por Sputnik.

Según el analista, "la política del país se construye de manera que los militares estadounidenses aparezcan permanentemente en otros países para practicar operaciones de combate, reconocimiento, sobrevolar aeródromos y recorrer vías marítimas".

"El énfasis está en las operaciones conjuntas, porque Estados Unidos siempre lucha con las manos de otros", señaló.

El experto opinó que el Pentágono está agudizando artificialmente la situación, porque EEUU y la OTAN tienen sus intereses en el Ártico.

"Los ejercicios de los marines serán ofensivos, no defensivos", aseguró  Zhilin y añadió que Rusia no puede ignorar las maniobras en Noruega.

"No hay pánico, pero se están desviando las fuerzas y los medios: tenemos que controlar totalmente la situación y evitar cualquier provocación", comentó.

Mientras tanto, los estadounidenses tienen su propia infraestructura desarrollada en Alaska para entrenar tácticas de combate en el Ártico, pero siguen prefiriendo entrenar en Noruega, observó Artiom Kuréyev, experto del club analítico ruso Valdái.

"Lo necesitan como líderes de la OTAN", señaló el analista y agregó que en caso de un conflicto militar real, el norte de Noruega se convertiría inmediatamente en la principal plataforma de la Alianza en el Ártico en su camino hacia Rusia.

Al mismo tiempo, el deseo de Washington de reforzarse en el Ártico aparece en la nueva Estrategia Ártica de la Marina y el Cuerpo de Marines que afirma que "sin una presencia naval estadounidense sostenida y sin asociaciones en la región del Ártico, la paz y la prosperidad se verán cada vez más amenazadas por Rusia y China".

Noruega, según Protopópov, está desempeñando un papel importante en esta estrategia. Por ejemplo, en septiembre se informó del traslado al puerto noruego de Tromso de un submarino nuclear de la clase Seawolf, cuya misión principal es seguir las rutas de los submarinos rusos. Además, la Marina de EEUU planea reanimar la base naval subterránea de la época de la Guerra Fría situada en Olavsvern, en el norte de Noruega.

Un político alemán advierte: sin Rusia, "los europeos podríamos encontrarnos muy solos en este mundo"

Es importante restablecer las relaciones mutuamente beneficiosas entre Moscú y Bruselas, cree el político alemán y ex primer ministro del estado federado de Brandeburgo Matthias Platzeck. El bienestar de Europa en general y Alemania en particular depende de estas relaciones, opina.

Platzeck solicita empezar a trabajar en una arquitectura de seguridad conjunta con Rusia en una atmósfera de igualdad. De no ser así, Europa podría empujar al país euroasiático a estrechar sus lazos con China.

"Entonces empujaremos a Rusia cada vez más hacia la oposición y hacia China. Y si el presidente equivocado es elegido de nuevo en Estados Unidos, algo así puede suceder, entonces los europeos podríamos encontrarnos de repente muy solos en este mundo", destaca el político en una entrevista al grupo mediático RND.

Ante la pregunta de si Europa y Rusia se necesitan mutuamente, Platzeck contesta afirmativamente, aunque no todos están de acuerdo con esta opinión.

"Algunos dicen que los rusos no son económicamente poderosos y que no hay necesidad urgente de actuar. Otros dicen que los rusos deben cambiar primero y convertirse en lo que nosotros imaginamos. Ninguno de estos enfoques me parece útil. Sin Rusia no podremos resolver las cuestiones realmente importantes a las que nos enfrentamos", recalca el expresidente del Partido Socialdemócrata (SPD).

Estas cuestiones cruciales son el cambio climático, la lucha contra el terrorismo, los movimientos de refugiados, la seguridad en Oriente Medio y el desarme: todos estos problemas difícilmente podrán superarse sin Rusia, asegura.

Platzeck llama a reconsiderar la política de sanciones contra Rusia. Tras seis años de usar este modo de presión, el político llega a conclusiones poco consoladoras sobre si ha tenido el efecto deseado.

"Si se hace un balance sobrio, hay que decir: la situación política ha empeorado y no ha mejorado. Hoy nos encontramos ante un montón de cristales rotos. El peligro de una escalada militar ha aumentado masivamente. Y en el ámbito económico, ambas partes han sufrido daños considerables", pondera.

"No hay ningún océano entre nosotros y Rusia. Solo eso es razón suficiente para cuidar que la relación vuelva a mejorar", resume Platzeck en su análisis.

Lukashenko comentó sobre las protestas en Rusia

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, comentó hoy por primera vez sobre las protestas ilegales del bloguero Alexei Navalny, que tuvieron lugar el 23 de enero en Rusia. Expresó su evaluación de los hechos durante el nombramiento de Alexander Volfovich, ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia, para el cargo de Secretario de Estado del Consejo de Seguridad.

“Sepan que los tiempos son difíciles. Ellos se balancearán e influirán en nosotros. Pueden ver esto ya en Rusia. Sabíamos y entendimos esto junto con el liderazgo ruso a mediados del año pasado. No hay sorpresas para nosotros ni para ellos”, dijo Lukashenko.

“Sin embargo, debemos aprender a resistir a nuestros oponentes internos, y especialmente a los externos, en este momento difícil”, enfatizó el presidente bielorruso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES