Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Decenas de efectivos de la Guardia Nacional de EE.UU. fueron fotografiados durmiendo en el suelo de los pasillos de la sede del Congreso del país la mañana de este miércoles después de que se desplazaran al lugar para apoyar a la Policía Metropolitana de Washington y a la Policía del Capitolio a controlar la zona tras el violento asalto al Capitolio protagonizado por partidarios de Donald Trump el pasado 6 de enero.

Anteriormente, el jefe de la Guardia Nacional, el general Daniel Hokanson, indicó que, de acuerdo con una orden presidencial, unos 15.000 efectivos de este cuerpo serán desplegados para reforzar la seguridad el 20 de enero, cuando se celebrará la toma de posesión de Joe Biden. Asimismo, Donald Trump declaró el estado de emergencia en Washington desde el 11 hasta el 24 de enero.

De acuerdo con las fuentes de The New York Times, que citan una decisión del secretario del Ejército de EE.UU., Ryan McCarthy, las tropas de la Guardia Nacional que estarán protegiendo la zona el día de la investidura estarán armadas.

Esta información no ha sido confirmada de forma oficial, pero anteriormente se reportó que funcionarios del Departamento de Defensa habían estado sopesando la posibilidad de que estos efectivos portaran armas de fuego.

 

La Cámara de Representantes de EEUU aprueba iniciar juicio político contra Trump

La Cámara de Representantes de EEUU aprobó iniciar un juicio político contra el presidente Donald Trump tras acusarlo de "incitar" los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, que resultaron en la muerte de varias personas.

Con esta decisión, Trump se convierte en el único presidente en la historia de EEUU en ser acusado dos veces durante su mandato.

A favor del juicio político votaron 232 legisladores, incluidos 10 republicanos, quienes acusaron a Trump de "delitos graves y faltas al incitar a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos", mientras que 197 se manifestaron en contra.

Ahora la resolución del juicio político se trasladará al Senado. Por su parte, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, declaró que el proceso en la Cámara Alta comenzaría "en nuestra primera reunión ordinaria después de recibir el artículo de la Cámara".

Sin embargo, no se llegará a un veredicto final antes de la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, el 20 de enero.

"Dadas las reglas, los procedimientos y los precedentes del Senado que rigen los juicios de acusación presidencial, simplemente no hay posibilidad de que un juicio justo o serio pueda concluir antes de que el presidente electo Biden preste juramento la próxima semana. Incluso si el proceso del Senado debiera comenzar esta semana y avanzar rápidamente, no se llegaría a un veredicto final hasta después de que el presidente Trump dejara el cargo", afirmó McConnell.

El gobierno de Biden se parece cada vez más a una rama del gigante financiero Blackrock

Se multiplican las nominaciones de financistas en puestos clave en la nueva Casa Blanca. Mientras tanto, resulta que en los dos últimos años la nueva secretaria de Hacienda, Janet Yellen, ha recaudado 7 millones de euros gracias a sus discursos en las convenciones de los principales bancos y fondos de cobertura del mundo. La contigüidad entre Wall Street y la Casa Blanca no es nada nuevo, pero en 2016 le costó a Hillary Clinton las elecciones

¡Y tres! La patrulla de ex ejecutivos del gigante financiero Blackrock está creciendo y ocupará puestos clave en el nuevo gobierno estadounidense que encabeza Joe Biden. El último en unirse al equipo es Michael Pyle, quien se espera que continúe ocupando el puesto de economista jefe del equipo de la vicepresidenta Kamala Harris. En este momento, Pyle es responsable de las estrategias de inversión global de Blackrock , el fondo más grande del mundo con activos bajo administración de $ 7 billones e intereses en prácticamente todas las multinacionales financieras o industriales del mundo. Pyle se une a Brian Deese, exjefe de inversiones sostenibles de la "roca negra", quien se convertirá en director de asesores económicos de Joe Biden, y Wally Adeyemo, exjefe de gabinete de Blackrock, quien asumirá el cargo de subsecretario de Hacienda, con responsabilidad directa de la cuestiones de regulación financiera. Deese no es una figura nueva en los pasillos de Washington, ya que trabajó para la administración Obama antes de pasar a las finanzas. Su papel como responsable de las inversiones sostenibles no está exento de sombras.

Blackrock ha sido criticado a menudo porque, frente a declaraciones muy publicitadas sobre el medio ambiente, Rara vez ha actuado de forma concreta para orientar las estrategias de las numerosas empresas de las que es accionista en esta dirección, incluidas varias petroleras.

Blackrock es un actor particularmente activo en el establecimiento de vínculos estrechos con Washington. El actual director ejecutivo, Larry Fink, estaba, por ejemplo, en la primera posición para convertirse en secretaria del Tesoro si Hillary Clinton ganaba las elecciones de 2016. Para impulsar su candidatura, Fink había contratado a una larga lista de ex funcionarios de la administración Obama. Formalmente, los nombramientos decididos por Biden no fueron impulsados ​​directamente por Balckrock pero hay muchos observadores en Washington que señalan que el gigante financiero tendrá hombres de confianza en puestos clave a la hora de decidir en materias como la regulación financiera. Blackrock ha pasado años presionando fuertemente contra el endurecimiento de las regulaciones en esta área.

Lo de las puertas giratorias entre Wall Street y la Casa Blanca no es nada nuevo. Ejemplo de los casos más recientes, el secretario del Tesoro (nuestro ministro de economía, ed) de la administración Bush, Henry Paulson era el director ejecutivo de Goldman Sachs. Lo que Barack Obama, Timothy Gheithner es ahora presidente de Warburg Pincus, un capital privado global. El cargo en la administración de Joe Biden será el ex presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen.. Yellen es una estimada economista keynesiana, pero tras su nombramiento se descubrió que en los últimos dos años ha recaudado unos 7,2 millones de dólares en forma de honorarios por sus discursos en reuniones de multinacionales y grandes bancos. Solo del fondo de cobertura Citadel recibió un cheque por más de 800 mil dólares, con el gigante bancario Citi ganó un millón de euros. Desde 2018, Yellen también ha impartido conferencias para Goldman Sachs, Ubs, Credit Suisse, Barclays, Google . El nuevo secretario de estado de Biden, Antony J. Blinken , ganó $ 1.2 millones de consultoría para Facebook, Boieng, así como para el fondo estadounidense Blackstone y para el banco de inversión francés Lazard .

El principal asesor económico de Kamala Harris es otro ejecutivo de BlackRock

Thornton McEnery. BlackRock está consolidando su posición como la empresa de referencia de Wall Street de la administración Biden.

La vicepresidenta electa Kamala Harris dijo el viernes que ha elegido al estratega jefe global de inversiones de BlackRock, Mike Pyle, como su principal asesor económico, lo que lo convierte en el tercer miembro de alto perfil del imperio financiero de $ 7,8 billones de Larry Fink en ocupar un cargo importante en la Casa Blanca de Biden. .

En noviembre, el presidente electo Joe Biden nombró a los exalumnos de BlackRock Brian Deese y Adewale “Wally” Adeyemo como jefe del Consejo Económico Nacional y subsecretario del Tesoro, respectivamente.

Deese y Pyle, que no requerirán la confirmación del Senado, serán el primer dúo de la era moderna en pasar de la misma firma de Wall Street a trabajos como principales asesores económicos del presidente y vicepresidente de Estados Unidos.

Ni siquiera Goldman Sachs, conocido como "Government Sachs" por su lista de ejecutivos de C-Suite que se han movido a poderosos roles en DC, ha logrado esa hazaña.

Pyle es el más veterano de los tres ejecutivos de BlackRock en dirigirse a DC. Al igual que Deese y Adeyemo, también fue un asistente clave en la Casa Blanca de Obama, donde jugó un papel decisivo en las políticas de esa administración sobre la reforma del sistema de salud y el comercio con China.

Profundizando los lazos de Pyle con la administración es el hecho de que una vez fue asistente legal del candidato a Fiscal General de Biden, Merrick Garland.

Su ascenso en BlackRock ha sido rápido y actualmente es uno de los principales asesores de Fink sobre cómo el administrador de activos más grande del mundo debería administrar sus activos. También asumió un papel de cara al público en BlackRock y recientemente apareció en CNBC para presentar la perspectiva económica alcista de la empresa.

“Vemos 2021 como un año realmente poderoso para el reinicio, en términos de actividad económica”, dijo a la cadena. "Pero también es importante un año en el que veremos a los bancos centrales mantener las tasas de interés dentro de un rango bastante estrecho".

Para Fink, tener tantos ex empleados en roles prominentes en DC puede resultar un premio de consolación por no ser elegido como Secretario del Tesoro de Biden, un trabajo que se rumoreaba que el multimillonario de 68 años y partidario de Biden había estado mirando durante las elecciones.

"Larry está jugando a la perfección", reflexionó un banquero de inversiones a The Post. "Los próximos cuatro años serán todo sobre el tipo de cosas que hace BlackRock y tendrá a su gente en el punto de inflexión de cómo Washington reaccionará a eso".

BlackRock

BlackRock es el administrador de activos más grande del mundo, administrando poco menos de $ 8 billones de activos a septiembre de 2020 , gran parte de los cuales se invierte pasivamente en las empresas más grandes del mundo en todo, desde petróleo hasta energía verde, seguridad cibernética y desarrollo de infraestructura.

Aunque Clinton finalmente perdió las elecciones, Fink continuó contratando operativos demócratas y permaneció involucrado personalmente en la política de partidos. Ahora, mientras Joe Biden se prepara para ingresar a la Casa Blanca, los miembros del “gobierno en la sombra” de BlackRock hacen cola para desempeñar importantes funciones políticas. Entre ellos se encuentran Brian Deese, quien será el próximo director del Consejo Económico Nacional, y Wally Adeyemo, quien será uno de los principales asistentes de la candidata a secretaria del Tesoro, Janet Yellen. Sin embargo, la figura de BlackRock que se unirá a la administración con los vínculos más profundos tanto con la empresa como con las políticas económicas neoliberales de las que se beneficia no servirá en la Casa Blanca en absoluto, sino más bien como el principal ayudante económico del posible sucesor de Biden.

The American Prospect informó el miércoles que Mike Pyle, estratega jefe global de inversiones de BlackRock y uno de los miembros originales del " gobierno en la sombra " de Fink , se convertirá en el economista jefe del vicepresidente Harris.

Orszag dio forma al gran enfoque de la ACA de reducir los costos dentro del sistema de salud existente a través de la llamada "atención administrada". Esto se refiere a una variedad de técnicas para reducir los costos para los titulares de seguros de salud privados existentes, como el costo compartido o el tratamiento preventivo, en lugar de ampliar el acceso para cubrir a más pacientes. Esto sigue a la obsesión general de Orszag con los déficits presupuestarios, según informes recientes en el New Yorker. Y, sin embargo, un año antes de que Obama asumiera el cargo, Orszag había supervisado personalmente un estudio que desacreditaba la teoría misma de los ahorros de costos de atención administrada que insertó en la ACA. Según un experto en políticas de salud, ese informe masivo "dijo que las modas de la atención administrada en el mejor de los casos ahorrarían al gobierno federal sumas microscópicas de dinero". Si, como parece probable, Pyle ayudó a Orszag a enmarcar la ACA en torno a la atención administrada y el ahorro de costos, entonces ayudó a construir grandes franjas de infraestructura de atención médica estadounidense en torno a una teoría que Orszag debería haber sabido que no funcionaría.

Biden ya ha señalado un cambio en gran parte del legado de política económica global de Brainard, y por lo tanto, de Pyle. Biden reprendió específicamente la pasada manipulación monetaria de China al sindicato United Steelworkers y planea nombrar a los representantes comerciales estadounidenses más progresistas de cualquier demócrata moderno en Katherine Tai. Lori Wallach de Public Citizen, una de las observadoras del comercio de izquierda con más conocimientos, elogió el "conocimiento enciclopédico del comercio" y las "habilidades políticas de primer nivel" de Tai.

Biden propone la candidatura de Samantha Power para el cargo de la jefa de la USAID

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente electo de EEUU, Joe Biden, presentó la candidatura de la ex representante permanente del país ante la ONU Samantha Power para dirigir la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), según un comunicado en el sitio web de su equipo de transición.

"Hoy, el presidente electo, Joe Biden, nombró a la representante Samantha Power como candidata a la presidencia de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, y elevó su posición para convertirla en miembro del Consejo de Seguridad Nacional", dice la nota de prensa.

Biden expresó su confianza en que, como jefa de la USAID, Power desempeñará un papel importante en el desarrollo de toda la humanidad y en la promoción de los intereses estadounidenses.

La agencia fue creada en 1961 por iniciativa del presidente John Kennedy y forma parte de la estructura del Departamento de Estado.

La USAID es uno de los principales mecanismos para proporcionar ayuda internacional en aras de la seguridad nacional del país y la política exterior de EEUU.

La ciudad de Nueva York recorta sus contratos con Trump tras el asalto al Capitolio

WASHINGTON (Sputnik) — La ciudad de Nueva York recortará todos sus contratos comerciales con la Organización Trump por el papel del presidente en los disturbios de la semana pasada en el Capitolio de EEUU, dijo el alcalde Bill de Blasio a MSNBC en una entrevista.

"La ciudad de Nueva York está rompiendo todos los contratos con la Organización Trump (...) Incitar a una insurrección contra el Gobierno de Estados Unidos constituye claramente una actividad criminal", dijo De Blasio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente