Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

BRUSELAS (Sputnik) — La Comisión Europea anunció los primeros contactos con Rusia sobre su vacuna anti-COVID Sputnik V tras el envío del primer lote a Hungría.

"El desarrollador de la vacuna contactó con la Agencia Europea del Medicamento [EMA] y ahora se encuentran en la etapa de las primeras conversaciones", dijo a Sputnik un portavoz de la Comisión Europea.

El funcionario precisó que EMA no recibió ninguna solicitud para autorizar la comercialización de la vacuna desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya en el territorio comunitario.

El 24 de noviembre, Kiril Dmítriev, director general del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) que financió el desarrollo de Sputnik V, desveló que su institución envió en octubre una solicitud a EMA para recibir la autorización.

Dmítriev no descartó que empresas farmacéuticas de Alemania se sumen a la producción de la vacuna de Gamaleya.

RDIF espera también esta semana la visita de una gran delegación de Francia.

Hungría, un país miembro de la Unión Europea, fue el primero de este bloque en recibir un lote de la vacuna Sputnik V, según lo anunció el 19 de noviembre el ministro magiar de Exteriores, Peter Szijjarto.

El RDIF no descarta producir la vacuna anti-COVID Sputnik V en Alemania

MOSCÚ (Sputnik) — La vacuna rusa Sputnik V podría producirse en Alemania, declaró el director general del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kiril Dmítriev.

"Trabajamos con un gran número de países europeos, probablemente incluso produzcamos nuestra vacuna también en Alemania", dijo Dmítriev en una entrevista con el canal Rossiya 24.

Además, el RDIF espera esta semana la visita de una gran delegación francesa.

"Seguimos trabajando con la Unión Europea, presentamos una solicitud de aprobación a la Asociación Médica Europea el 22 de octubre de este año y seguiremos adelante con el proceso pero, sin duda, Hungría es el país que será uno de los primeros en Europa que trabaja sobre nuestra vacuna", añadió Dmítriev.

El 11 de agosto Rusia registró la primera vacuna contra el COVID-19, llamada Sputnik V y desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya. El fármaco se produce en cooperación con el RDIF.

Antes del registro, Sputnik V pasó dos fases de pruebas en Rusia, y los ensayos de fase tres, con la participación de 40.000 voluntarios, se están llevando a cabo en la actualidad. También se realizan ensayos clínicos con esta vacuna en Bielorrusia, los Emiratos Árabes Unidos, la India y Brasil.

El 11 de noviembre se anunció que la eficacia de la vacuna Sputnik V es del 92%. La evaluación se basaba en un primer análisis de datos provisionales hecho 21 días después de que a los voluntarios se les administrara la primera dosis y luego de que se confirmaran 20 casos de COVID-19 distribuidos entre el grupo placebo y el grupo inmunizado.

El 24 de noviembre se supo que un segundo análisis intermedio demostró una eficacia de más del 91,4% en el día 28 después de que fuese administrada la primera dosis, y del 95% en el día 42.

El precio de una dosis de Sputnik V será inferior a los $10 en el mercado internacional

MOSCÚ (Sputnik) — El precio de una dosis de la vacuna rusa contra el COVID-19 Sputnik V será inferior a los 10 dólares en el mercado internacional, comunicó el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF).

"El precio de una dosis de la vacuna Sputnik V para los mercados internacionales será inferior a los 10 dólares, la vacuna consta de dos dosis", dice el comunicado publicado en la cuenta de Twitter donde se divulga la información sobre el fármaco.

Añade que de este modo, "el precio de la vacuna Sputnik V será dos o más veces más barato que las vacunas basadas en ARNm con similar eficacia".

Se especifica que el precio de la vacuna será válido a partir de febrero de 2021.

Los nacionales de Rusia no deberán pagar nada por la inmunización con Sputnik V.

"La vacunación con Sputnik V será gratis para los nacionales de Rusia", prometen los promotores del nuevo fármaco.

Rusia puso en marcha la fabricación de la vacuna en su variante liofilizada o seca, para poder trasladarla a las regiones de difícil acceso, incluidas con el clima tropical.

"El RDIF y los socios pusieron en marcha la producción de la versión liofilizada [seca] de la vacuna, que puede ser almacenada a temperatura de entre dos y ocho grados centígrados. Esta forma hace posible distribuir la vacuna en los mercados internacionales, así como ampliar su uso en las regiones de difícil acceso, incluidas las zonas con el clima tropical", dice el comunicado.

​Además, el RDIF comunicó que los primeros suministros internacionales de Sputnik V empezarán en enero de 2021.

"Los primeros suministros internacionales de la vacuna rusa Sputnik V a los consumidores se realizarán en enero de 2021 basándose en las asociaciones existentes con fabricantes extranjeros", dice el texto.

Los clientes que han presentado recientemente sus solicitudes para obtener la vacuna, "podrán recibir los primeros lotes de esta a partir de marzo de 2021".

"Estamos listos para comenzar las entregas de la vacuna Sputnik V a los mercados extranjeros gracias a las asociaciones con fabricantes en la India, Brasil, Corea del Sur, China y otros cuatro países", afirmó el director ejecutivo del RDIF, Kiril Dmítriev, citado en la nota.

Comienza la producción de la vacuna rusa Sputnik V en forma de polvo

El Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, por sus siglas en inglés) anunció este martes el comienzo de la producción de la vacuna contra el covid-19 Sputnik V, desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, en forma liofilizada, según cita TASS.

Esta versión del fármaco, que consiste en un polvo para preparar una disolución administrada por vía intramuscular, permite su almacenamiento a temperaturas de entre +2 y +8 grados centígrados, facilitando así su exportación a otros países.

"El RDIF y sus socios han iniciado la producción de la forma liofilizada (en seco) de la vacuna, la cual se almacena a temperaturas de entre +2 y +8 grados centígrados", indicaron desde la entidad.

Y añadieron: "Este régimen permite difundir la vacuna en mercados internacionales, así como expandir su uso hacia zonas de difícil acceso, incluyendo regiones con clima tropical".

Voluntarios mayores de 60 años no presentan reacciones adversas a EpiVacCorona rusa

MOSCÚ (Sputnik) — Los voluntarios mayores de 60 años que se inocularon con la vacuna EpiVacCorona no presentan ninguna reacción desfavorable, declaró el servicio de prensa de la oficina nacional de protección al consumidor, Rospotrebnadzor.

"El 21 de noviembre de 2020, los primeros cinco voluntarios de (...) un grupo de 150 personas mayores de 60 años recibieron la primera dosis de la vacuna EpiVacCorona. La segunda dosis de la vacuna se administrará dentro de 21 días. No se reportaron reacciones adversas entre los voluntarios", indica el comunicado de la entidad.

Rospotrebnadzor indicó que los 150 voluntarios de la tercera edad serán vacunados antes de que termine el año.

El pasado 14 de octubre en Rusia fue registrada la segunda vacuna anti-COVID, EpiVacCorona, desarrollada por el Centro de Virología y Biotecnología Vector, con sede en Novosibirsk.

La vacuna rusa Sputnik V muestra una efectividad de más de 95%

Carlos Chávez

MOSCÚ (Sputnik) — La vacuna anti-COVID Sputnik V desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya mostró una eficacia de más de 95%, según los resultados preliminares de la fase 3 del ensayo clínico.

"Los datos preliminares a los 42 días de la primera dosis [lo que corresponde a 21 días después de la segunda inyección] muestran una eficacia de la vacuna Sputnik V de más de 95%", indicó el desarrollador de la inoculación en la red social Twitter.

Ensayo clínico

La fase 3 del ensayo clínico, que comenzó el 25 de agosto de 2020, incluye la participación de 40.000 voluntarios, más de 19.000 recibieron las dos dosis de la vacuna o el placebo y más de 22.000 la primera inyección.

En los análisis no se detectaron efectos adversos mayores, subrayó el desarrollador del fármaco, que se basa en el adenovirus humano tipo 26 y en el adenovirus humano recombinante del tipo 5.

Los estudios clínicos evaluaron 39 positivos al COVID-19 entre los 18.794 voluntarios, ocho de esas incidencias ocurrieron en los voluntarios que se inyectaron la vacuna, los otros 31 casos en los que recibieron el placebo. La eficacia de más del 95% se registró a los 21 días de la segunda dosis de refuerzo.

El Centro Gamaleya planea publicar en diciembre los resultados intermedios del estudio de la eficacia y la inocuidad de la vacuna Sputnik V, tanto en ruso como en inglés, para garantizar la máxima accesibilidad para todos los deseosos de conocerlos. El análisis final se realizará al concluir la fase 3 del ensayo clínico.

Las pruebas se efectúan además en Bielorrusia, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, la India y Venezuela.

Reto logístico

El desarrollo de una vacuna anti-COVID en tiempo récord constituyó uno de los mayores retos de la humanidad, pero no menos es el desafío de producir cantidades suficientes de la sustancia para salvar el mayor número de vidas.

El RDIF, para satisfacer la demanda, tiene alianzas con empresas farmacéuticas de distintas naciones y proyecta entregar los primeros lotes en enero de 2021.

"Estamos listos para comenzar las entregas de la vacuna Sputnik V a otros países gracias a las asociaciones con fabricantes en la India, Brasil, Corea del Sur, China y otros cuatro países", dijo Kiril Dmítriev, director ejecutivo de la entidad.

Como ya habían adelantado las empresas que producen la vacuna Sputnik V en Rusia, el precio de una dosis será menor de 10 dólares. El RDIF confirmó ese dato y remarcó que "cuesta menos que las vacunas basadas en ARNm con similar eficacia", precisando que ese precio será válido a partir de febrero de 2021.

Pensando en las zonas remotas y de difícil acceso, así como en los países de clima tropical, el Centro Gamaleya preparó también la vacuna Sputnik V en polvo, cuya producción ya ha comenzado en los laboratorios. La llamada versión liofilizada de la sustancia puede ser conservada en temperaturas entre 2 y 8 grados Celcius.

Unificación de esfuerzos

Para frenar la pandemia de coronavirus, Rusia ofreció también compartir su experiencia con todos los países interesados.

El mandatario de la potencia, Vladímir Putin, en una reunión con embajadores de distintas naciones que comenzaron su misión en Moscú, recalcó que "la comunidad internacional no tiene otra alternativa que aunar los esfuerzos" para hacer frente al coronavirus.

"Sobre la mesa está el valor básico: la vida y el bienestar de nuestros ciudadanos", apostilló.

Hasta la fecha los centros de investigación de Rusia tienen dos vacunas registradas y se vislumbra una tercera.

La noticia de la alta eficacia de Sputnik V llega en momento en que el mundo supera los 59,26 millones de contagios con COVID-19.

Análisis: Ni regalada: ¿por qué la mayoría de los españoles son reacios a vacunarse contra el COVID-19?

Sergio Hernández-Ranera Sánchez

El plan de vacunación nacional aprobado por el Consejo de Ministros prevé distribuir la vacuna de modo gratuito en coordinación con las comunidades autónomas y garantizar el acceso prioritario de grupos de población de riesgo. Pero las reticencias de la opinión pública, inicialmente contraria a vacunarse, no preocupan. Por eso no es obligatoria.

La campaña comenzará en enero en la red de centros de salud pública, unos 13.000 en el conjunto de toda España. El plan consiste en vacunar a una parte importante de la población antes de que concluya el primer semestre de 2021, hasta un 70% de la misma (unos 30 millones de personas).

A tal fin el Gobierno pretende adquirir el 10% de todas las dosis que la Comisión Europea tiene previsto comprar para la UE. Bruselas ya ha suscrito contratos con las farmacéuticas Pfizer-BionNTech, CureVac, AstraZeneca, Janssen, Moderna y Sanofi-GSK para proveerse de 1.225 millones de inyectables, más una reserva de otros 580 millones. Los ancianos que viven en residencias y sus cuidadores (el grupo más golpeado por la pandemia en marzo y abril) encabezarán el orden prioritario de vacunación. Los siguientes colectivos a vacunar serán los de las personas dependientes y el de médicos y enfermeros que tratan a pacientes con COVID-19, para así cortar posibles vías de transmisión.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha señalado que el suministro inicial de la vacuna entre enero y marzo de 2021 será muy limitado, y habrá de incrementarse progresivamente entre marzo y julio con tal de vacunar primero a los grupos prioritarios de población.

El Gobierno confía en el Sistema Nacional de Salud, que desde hace semanas está acometiendo la vacunación masiva frente a la gripe de los grupos de riesgo. En total, 14 millones de personas se han vacunado contra la gripe en apenas dos meses.

En principio, no obligatoria

Siguiendo el consejo de su comité de expertos, Salvador Illa descarta por el momento imponer la obligatoriedad de la vacuna. "Porque puede causar más rechazo que si se organiza de modo voluntario con una campaña de comunicación y formación de profesionales", explica a Sputnik Jaime Jesús Pérez Martín, médico especialista en salud pública.

"La gente se va a vacunar mayoritariamente, por eso no es necesario su obligatoriedad". Martín Pérez, que también es vocal en la junta directiva de la Asociación Española de Vacunología, subraya que España es un país "muy vacunador" y que su población suele vacunarse masivamente, en especial los niños, que cumplen a rajatabla el calendario de vacunación infantil.

No obstante, el Ejecutivo de Sánchez podría acudir a la base legal que al respecto puede otorgar la Constitución española para imponer la obligatoriedad atendiendo a razones de salud pública. Si el artículo 15 defiende "el derecho a la vida y a la integridad física y moral", el 43 reconoce "el derecho a la protección de la salud" y establece que "corresponde a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios".

El Ministerio de Sanidad confía en recibir las primeras dosis del antígeno de Pfizer-BioNTech a finales de año. Otro de los laboratorios con los que la UE ha suscrito acuerdos, la biotecnológica estadounidense Moderna, espera obtener 20 millones de dosis de su compuesto para finales de diciembre, y entre 500 y 1.000 millones a lo largo de 2021. En los centros de salud, los profesionales encargados de administrar las vacunas son las enfermeras. "No deja de ser una campaña de vacunación más, responsabilidad de la Atención Primaria", explica a Sputnik María José García Alumbreros, portavoz y secretaria general técnica de SATSE, el principal sindicato de enfermería del país.

"Pero hay que reforzar las plantillas, porque no podemos abandonar otras tareas mientras se procede a vacunar a los primeros grupos. Hay comunidades que sí han aumentado los recursos de enfermería, con ampliación de horarios y días. Con la vacunación contra el COVID-19 seguiríamos sobrecargados, pero se trata de no añadir un exceso de carga más".

Ante las dificultades en la distribución que puede plantear el antígeno de Pfizer-BioNTech, García afirma que el plan de vacunación debe prever tal contingencia, en este caso para dotar a los centros de salud de los medios necesarios para su almacenamiento. "El plan debe establecer la distribución, y en función de ella se hará un cálculo de necesidades y recursos". En cualquier caso, desde SATSE avisan de que los centros de salud se sobrecargarían si la vacunación contra el COVID-19 comenzase antes de terminar la de la gripe. "Debería concluir antes y no solaparse en el tiempo".

Aunque España adquirirá varias vacunas, en el horizonte más próximo la de Pfizer-BioNTech tal vez se perfile con mayor claridad, pues en enero todavía no habrá muchas más opciones disponibles.

"Los problemas logísticos que plantea tienen solución", afirma Jaime Jesús Pérez. "El propio laboratorio va a preparar 'cajas-termo', no harán falta ultracongeladores. La caja aguantará hasta 15 días, básicamente cambiando el hielo seco. Y fuera de ahí, en los frigoríficos donde suelen estar las vacunas (entre +2 y +8 ºC) en los centros de salud, dura cinco días".

El recelo de la población

De acuerdo con la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el número de ciudadanos reacios a vacunarse contra el COVID-19 sigue aumentando y ya es mayoritario. Así se desprende del estudio de ámbito nacional realizado entre el 3 y el 12 de noviembre sobre una muestra de 3.853 entrevistas.

A la pregunta de "¿Estaría usted dispuesto a vacunarse inmediatamente cuando se tenga la vacuna?", hasta un 47% de españoles se negaría a ponérsela, en contraste con el 36,8% que sí estaría dispuesto a hacerlo. La cifra de respuestas negativas es superior a los índices registrados en octubre (43,8%) y septiembre (40,8%). Es decir, casi siete puntos porcentuales más en apenas dos meses. Asimismo el CIS detecta una tendencia a la disminución del porcentaje de ciudadanos dispuestos a vacunarse, pues en octubre alcanzaba un 40%. Tal puede ser la expresión del temor ante los posibles efectos adversos.

"Es un poco complicado responder a una pregunta sobre la que no tienes información", admite Jaime Jesús Pérez. "Es como si hubieran preguntado: '¿Te gusta el regalo que te voy a hacer en Navidad?' Es una cuestión voluntarista".

Otro dato intrigante es que tan solo el 1,4% de los encuestados afirma estar dispuesto a vacunarse una vez los preparados se hayan probado y haya garantías sobre su fiabilidad. Y esto sucede en un país que se distingue por sus altas tasas de vacunación.

"Es una dualidad", admite María José García, quien por un lado estima normal el recelo "ante una vacuna que no se ha utilizado nunca". "Pero también hay unas expectativas muy grandes y se concibe como un paso para recuperar la normalidad". Estas dudas contrastan con la gran acogida este año de la campaña de vacunación contra la gripe, todavía en curso y "de tradición histórica". Ha experimentado una demanda mucho mayor que otros años, porque, como explica esta profesional, también sirve "para delimitar los circuitos de pacientes y garantizar la seguridad". "El calendario se ha ampliado, incluso nos hemos quedado sin existencias en algunos puntos, que han tenido que reponerse", asegura.

Para Pérez Martín los recelos que el CIS registra atienden a un problema de comunicación que se resolverá cuando las asociaciones médicas y científicas informen adecuadamente a los profesionales sanitarios. "Es una cuestión de formación de los profesionales e información a la población". Y añade:

"Hay que tener en cuenta dónde se está informando ahora la gente, porque en las tertulias televisivas hay muchas personas opinando sobre vacunas que no tienen ni idea. Pero a la hora de la verdad, la gente se acaba informando mediante su médico o su enfermera".

"La mayoría de la gente finalmente se vacunará. En las últimas campañas de vacunación, por ejemplo la del papiloma humano, también hubo polémicas al principio, pero al final más del 80% de las niñas que tienen en su calendario esta vacuna, se la ponen. Aquí, con una vacuna con datos de seguridad y eficacia buenos, inicialmente habrá personas que prefieran no vacunarse, pero cuando pase un par de meses y vean que no les pasa nada y no enferman, los reticentes se la acabarán poniendo", concluye Pérez Martín, para quien no cabe hablar de influencia del movimiento antivacunas en este contexto, "porque, afortunadamente, tiene muy poco éxito en España".

La recuperación pospandemia: larga y lenta, con más desigualdad y pobreza

Alfredo Zaiat

El avance de la vacuna contra el COVID-19 implicará el regreso a la "normalidad" en el funcionamiento de las economías, al interior de cada una y en relación al resto. La cuestión que empieza a debatirse es qué tipo de "normalidad" habrá en la pospandemia.

Existen varios interrogantes acerca de las características que tendrá la recuperación de la economía mundial. Se estima que puede ser en forma de V, o sea un dibujo que muestra que luego de una fuerte caída le sigue una suba de esa misma intensidad.

Para vislumbrar ese tipo de recuperación tienen que operar en simultáneo cuatro componentes clave:

  • La vacuna que frena la expansión del coronavirus.
  • Una mayor movilidad de personas vinculadas a la producción de bienes y servicios.
  • El diseño de políticas fiscal y monetaria expansivas.
  • La mejora del ingreso en términos reales de la población.

Sin esos factores interviniendo con intensidad la economía mundial corre el riesgo de hacer un dibujo de raíz cuadrada: fuerte caída, recuperación sin alcanzar el nivel anterior y estancamiento en ese umbral más bajo respecto al punto de partida.

En un evento organizado por la plataforma Outthinker, el premio Nobel Paul Krugman postuló que el dibujo de la probable evolución de la economía mundial se asimilaría a la de la pipa del logo de Nike, donde la curva de crecimiento tendría una angulación más plana que la de la caída.

Tendencias

El último informe publicado por Programa sobre emprendimiento e innovación en América Latina (PRODEM) junto al Universidad Nacional de General Sarmiento, de Argentina, avanza en reflexionar sobre cómo será el mundo pospandémico. Define la existencia de siete tendencias probables:

  • La recuperación económica llevará tiempo.
  • Aumentará la pobreza y la desigualdad social.
  • El papel de los Estados en la economía será más importante que en las últimas décadas.
  • La liquidez financiera será elevada y las tasas de interés bajas.
  • Los patrones de consumo y los hábitos de consumo cambiarán.
  • El cambio tecnológico será más rápido.
  • Se reconfigurarán las cadenas de valor mundiales

Ciudades y cambios tecnológicos

Una de esas tendencias sigue consolidándose, la de los canales de comercio electrónico que continúan creciendo rápidamente. La interacción social ha perdido terreno y el hogar ha recuperado importancia, al igual que la vida familiar y el trabajo desde casa.

Esos especialistas apuntan que el nuevo el consumidor buscará combinar la distancia física con la conexión social. La distribución espacial del consumo está cambiando debido al aumento del valor asignado a las ciudades más pequeñas sobre las grandes áreas metropolitanas.

Durante la pandemia, las aglomeraciones urbanas se consideraban más riesgosas y eso llevó a una parte importante de la sociedad a apreciar las comunidades más pequeñas.

El ritmo acelerado del cambio tecnológico tendrá un impacto en las sociedades. La masificación de la economía digital impulsada por plataformas y fintech, se complementará con el desarrollo de la biotecnología.

El informe explica que la producción y el ciclo de vida de bienes y servicios que son sensibles a la velocidad del cambio tecnológico serán afectados, con un impacto compuesto derivado de cambios en las funciones laborales con el teletrabajo.

Deuda

Otra tendencia que, a diferencia de los cambios tecnológicos, puede generar un escenario conflictivo es el financiero: la elevada liquidez y bajas tasas de interés están coexistiendo con importantes niveles de endeudamiento y quiebras.

En estos días, Zambia se convirtió en el sexto país en desarrollo en incumplir o reestructurar sus deudas en este año de pandemia. Y se esperan más episodios traumáticos con deudas soberanas y corporativas a medida que aumenta el costo económico del virus, incluso en medio de buenas noticias sobre las vacunas.

Esto estima el economista marxista Michael Roberts. Escribió en su blog el artículo "G20: la solución a la deuda", destacando que el Financial Times advirtió que algunos analistas piensan que grandes países en desarrollo, como Brasil y Sudáfrica, podrían enfrentar severos desafíos para obtener financiamiento en los próximos 12 a 24 meses.

Roberts apunta que "hasta ahora, los gobiernos del G20 han hecho muy poco para evitar o mejorar este desastre de deuda que se avecina".

La única medida que las potencias económicas han coordinado en estos meses de crisis global fue la iniciativa de suspensión del servicio de la deuda de los países muy pobres.

Ese programa permitió a 73 de los países más pobres del mundo posponer pagos, pero no se ha eliminado esa deuda, que sería la solución permanente para esas economías devastadas.

Desigualdad

El informe de PRODEM explica que otro signo de estos tiempos está asociado con el aumento de la desigualdad, el desempleo, la pobreza y la polarización de las sociedades.

"Estos resultados negativos serán más fuerte en aquellos países donde las estructuras prepandémicas ya eran débiles", indica.

UNICEF calculó que unos 150 millones de niños se han sumado a vivir en pobreza multidimensional, sin acceso a servicios esenciales, debido a la pandemia.

Es un escenario que exigirá una intervención más importante de los Estados, ya sea en forma directa en la promoción de la reestructuración y revitalizaciónde la economía y en la ampliación de la asistencia a los más afectados por la crisis.

De hecho, desde el inicio de la pandemia, incluso aquellos Gobiernos considerados más ortodoxos lanzaron importantes planes de apoyo para las personas y empresas afectadas.

Sin embargo, la continuidad de estos esfuerzos en el mediano plazo y su impacto vendrá determinado, en gran medida, por la capacidad de cada país para implementar políticas fiscales en un contexto de mayor deuda pública.

La tendencia general hacia una mayor intervención pública estará condicionada a las capacidades de intervención de cada país. Aquí aparece, como quedó expuesto durante la pandemia, una relación desigual entre países desarrollados y en desarrollo.

Gasto público

El FMI calculó que el estímulo fiscal y monetario combinado en las economías desarrolladoras fue equivalente al 20% del Producto Interno Bruto.

En cambio, los países de ingresos medios ese saldo fue del 6 al 7% del PIB, mientras que los países pobres apenas pudieron hacer políticas expansivas equivalente al 2% del PIB.

Esto ha dejado a estas economías en una situación mucho más vulnerables a esta crisis, lo que incrementó los niveles de pobreza con la consiguiente fragilidad social.

Los economistas del FMI Vitor Gaspar, Paulo Medas, John Ralyea y Elif Ture escribieron que los países han tomado medidas enérgicas para amortiguar el golpe del coronavirus, por un total de 12 billones de dólares a nivel mundial.

Señalan que "esos fondos han salvado vidas y medios de subsistencia. Pero son costosos y, junto con las fuertes caídas de los ingresos fiscales debido a la recesión, han llevado la deuda pública mundial a un máximo histórico cercano al 100 por ciento del PIB".

Transición

A medida que las economías comienzan a recuperarse, los Gobiernos deben aprovechar este momento para alejarse del modelo de crecimiento anterior a la crisis y acelerar la transición hacia una economía digital y con bajas emisiones de carbono.

También para construir una sociedad que reduzca la desigualdad y mejorar el bienestar general.

El precio del carbono debería ser una característica clave de esta transición, porque impulsa a la población a reducir el uso de energía y cambiar a alternativas más limpias y, además, genera ingresos que pueden usarse en parte para apoyar a los más vulnerables.

En ese sentido, Hugo Kantis, director de PRODEM, adelanta que se esperan cambios en los patrones de consumo, más allá de los alterados por los efectos negativos de la pandemia en el escenario social.

Estos cambios en las preferencias de consumo impactan los niveles de gasto de los hogares y, en última instancia, las condiciones de la demanda.

Consumo

En estos meses ha mostrado que el aislamiento ha llevado a los consumidores a reordenar sus preferencias, priorizando la demanda de los bienes y servicios más necesarios (imprescindibles) sobre los superfluos.

El informe de la CEPAL "COVID 19: hábitos de consumo de alimentos y malnutrición" apunta que "los consumidores han tendido a preferir dietas menos nutritivas, menos frescas y más económicas".

Es una decisión que puede explicarse por una disminución significativa del ingreso familiar y las restricciones a la movilidad. El documento advierte que "es sabido que una mala nutrición supone mayores riesgos de contraer enfermedades. En América Latina y el Caribe hemos convivido con alarmantes cifras de malnutrición por sobrepeso, obesidad y desnutrición".

Existe un círculo vicioso entre la pandemia y la malnutrición. Al extenderse el impacto y duración de la crisis del COVID-19 aumentan los problemas de malnutrición y, por lo tanto, se incrementa la vulnerabilidad sanitaria.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente