Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Durante unos ejercicios, el Ejército de Estados Unidos envió dos lanzamisiles múltiples de largo alcance Himars a Rumania, disparó varios misiles y devolvió rápidamente las instalaciones a su base en Alemania. Todo esto, escribe Forbes, "ocurrió en tan solo unas pocas horas".

"Esta misión de un día de una nueva brigada de artillería del Ejército con base en Europa fue una práctica para la guerra de alta tecnología. Claramente, también fue un mensaje para Moscú. El Ejército de EEUU en Europa ha restaurado su poder de fuego de largo alcance, y quiere que los rusos lo sepan", escribe el columnista de Forbes David Axe.

Los Himars fueron transportados a Rumania desde Alemania en los aviones MC-130J. Fueron descargados e instalados en un campo de entrenamiento rumano para disparar los misiles al mar Negro. Luego volvieron al aeródromo, fueron cargados de nuevo en los aviones y volaron de vuelta a Alemania.

El Ejército y el Cuerpo de Marines de EEUU, que comparten la capacidad, llaman a estas misiones infiltraciones rápidas Himars. En lugar de desplegarse lentamente por carretera o ferrocarril, los lanzamisiles ahora pueden desplegarse rápidamente por aire, lo que significa que pueden aparecer casi en cualquier lugar donde haya un aeródromo cercano.

El Himars de 12 toneladas lleva seis cohetes de 270 milímetros que pueden viajar hasta 65 km o un solo sistema de misiles tácticos del Ejército con un alcance de 160 km. Es lo suficientemente ligero como para que incluso un C-130 impulsado por una hélice lo pueda transportar.

Como la distancia a través del mar Negro desde la costa rumana hasta Crimea es de solo 400 km, "los Himars que entran y salen de Rumania representan una seria e impredecible amenaza para las fuerzas rusas en la región"destaca Forbes.

No obstante, Crimea está protegida de forma fiable por los sistemas de misiles más modernos, capaces no solo de neutralizar cualquier sorpresa, sino también de asestar un golpe aplastante, comentó el vicedirector de la Cámara Pública de Crimea, Alexandr Formanchuk.

"Recientemente, las provocaciones contra Crimea se han hecho más frecuentes. Lamentablemente estamos siendo testigos de un mayor agravamiento de las relaciones internacionales y de la situación internacional. Y el tema de Crimea es un pretexto conveniente para tales provocaciones", explica Formanchuk.

¿Surge el mayor bloque proestadounidense en Oriente Medio?

La reunión secreta entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el príncipe heredero saudí Mohamad bin Salman hace pensar que los países están más cerca que nunca de establecer relaciones diplomáticas. Tal acercamiento podría ser causado por la intención del presidente electo de EEUU, Joe Biden, de volver al acuerdo nuclear con Irán.

El 22 de noviembre, Netanyahu junto con el jefe del Mossad, Yosi Cohen, volaron en un jet privado a la ciudad saudí de Neom para una supuesta reunión a puerta cerrada con el príncipe heredero de Arabia Saudí Mohamad bin Salman y el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, según los medios israelíes Kan y el Canal 12.

Una alianza antiraní

Aunque la Cancillería saudí negó que Netanyahu o cualquier otro representante israelí tomará parte en la reunión, los politólogos y expertos arabistas están seguros de que la visita sí tuvo lugar y se trata de esfuerzos sobre la normalización de las relaciones de Israel con el mundo árabe ante la creciente amenaza del movimiento chií iraní.

"El motivo principal de la reunión fue la consolidación de las posiciones de Israel, Arabia Saudí y la actual administración estadounidense contra la reincorporación de Joe Biden en el acuerdo nuclear con Irán", afirma el exasesor del ministro de Seguridad Nacional de Israel, Alex Veksler, citado por el periódico Vzgliad.

En su opinión, el encuentro de Netanyahu con Salman es un paso más hacia el establecimiento de las relaciones diplomáticas oficiales entre ambos países antes de que termine el mandato presidencial de Donald Trump en EEUU. La decisión de no hacer públicas las negociaciones se debe a las preocupaciones de Riad, ya que la política del príncipe heredero acerca de Israel no coincide del todo con la línea de su padre y la familia, añadió Veksler.

Biden, quien habría ganado las elecciones presidenciales en EEUU, mencionó que su país regresaría al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) de 2015, pero con nuevos ajustes, sin especificar cuáles serían las modificaciones.

En este contexto, el experto arabista y catedrático de la Universidad Estatal de Humanidades de Rusia, Grigori Kosach, no descarta que el demócrata intente resucitar el acuerdo nuclear que ha sido abandonado por Trump, pero duda que lo pueda hacer en su totalidad debido al fuerte rechazo de los monarcas saudíes.

"Hay una clara esperanza en la prensa saudí en estos días en cuanto a que los demócratas que ganaron en EEUU mantendrán la línea de Trump en la región del golfo Pérsico", dice el arabista.

En lo que se refiere a Israel, es muy poco probable que las relaciones con EEUU se deterioren con Biden.

"El regreso de los demócratas a la línea de Obama, que se peleó con Tel Aviv, de todos modos no sucederá. Estados Unidos e Israel tienen prioridades mucho más serias, en particular, involucrar a más y más países árabes en la firma de los Acuerdos de Abraham", aseguró Kosach.

La política de reconciliación de Israel con el mundo árabe

El hecho de que la reunión se produjera con la participación de Pompeo lleva a que los supuestos contactos de Israel y Arabia Saudi son fruto de los intentos de la Admisnistración Trump de involucrar a Riad en los llamados Acuerdos de Abraham, en virtud de los cuales Israel lanzó una política activa de reconciliación con los países árabes en septiembre.

El 15 de septiembre en Washington se firmó el acuerdo de normalización de las relaciones entre Israel, EAU y Bahréin. Luego en octubre Trump anunció un acuerdo similar entre Israel y Sudán. Además, dentro de los acuerdos, EEUU, Israel y EAU acordaron crear un fondo de inversiones para Oriente Medio con una capitalización de más de 3.000 millones de dólares.

El exembajador de Israel en Moscú Zvi Magen considera que son verosímiles los informes de la visita secreta de Netanyahu, pero insta a no asociarlos con el supuesto cambio de poder en Washington. Es más bien la continuación de la política de Israel de ampliar el círculo de participantes en los Acuerdos de Abraham.

"Esta no es una acción contra Biden. Se trata de expandir el bloque de países amigos de Israel en Oriente Medio. Pero el bloque proestadounidense emergente se vuelve antiraní por definición. Por supuesto, si Biden pretende cambiar drásticamente el rumbo de Estados Unidos en la región, ahora le será más difícil hacerlo", admitió el exdiplomático.

Magen no descarta que las propias autoridades filtraron la información sobre la visita de Netanyahu y, de ser así, no está lejos el día en que Tel Aviv y Riad establecerán oficialmente relaciones diplomáticas.

El obstáculo principal en este sentido es la cuestión palestina y la posición del Reino de Arabia Saudí es clara: no hay relaciones diplomáticas sin un acuerdo de paz en el conflicto palestino-israelí.

El acuerdo del siglo promovido por Trump ha recibido un fuerte rechazo tanto por los palestinos como por la mayoría del mundo árabe. Sin embargo, Magen asegura que hoy la cuestión palestina ha perdido su importancia.

"Si antes de eso Arabia y todos los estados sunitas tomaban sin ambigüedades una posición propalestina y antisraelí, ahora se han creado nuevas condiciones que obligarán a los palestinos a aceptar el proceso de paz y negociar con Israel", dijo.

No obstante, las fuentes en los Gobiernos de Arabia Asudí e Israel sostienen que los esfuerzos de Pompeo y Netanyahu para normalizar relaciones con los saudíes han fracasado por el momento.

"A pesar de los esfuerzos de Netanyahu y Pompeo para convencerles, los saudíes fueron claros, dijeron que por el momento no están preparados para tomar el siguiente paso", dijo un oficial israelí al Canal 12.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente