Portada - Últimas noticias

Duber Luis Piñeiro. MOSCÚ (Sputnik) — La noticia de que Rusia registró la primera vacuna contra el nuevo coronavirus llena de esperanza a muchos de los habitantes del planeta, agobiados por la pandemia del COVID-19 que ya contagió a más de 20 millones de personas.

"Esta semana llegaremos a 20 millones de casos registrados de la COVID-19 y 750.000 muertes. Tras estas estadísticas hay mucho dolor y sufrimiento. Cada vida que se ha perdió cuenta (…) Este es un momento muy difícil para todo el mundo", destacó el 10 de agosto el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una conferencia de prensa.

Pero el directivo hace referencia a los datos que maneja la OMS, pues según varias instituciones ya el planeta sobrepasó este 11 de agosto los 20 millones de contagios desde que se descubriera la presencia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 detectado en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

A lo largo del mundo se han detectado más de 20,12 millones de casos de infección por el patógeno, incluidos más de 737.000 decesos y unos 12,36 millones de recuperaciones, según la Universidad Johns Hopkins de EEUU.

Mientras que la agencia AFP, en un recuento en base a fuentes oficiales, también contabilizó más de 20 millones de casos para la noche del 10 de agosto.

Lo cierto es que en los últimos meses el incremento de los casos de COVID-19 ha sido exponencial pues desde que se superó la barrera de los 10 millones de casos declarados, el 28 de junio, hasta la fecha, las cifras se han duplicado en apenas mes y medio.

El mayor peso recae en la región de las Américas donde están los dos países más castigados del mundo por la pandemiaEstados Unidos, con 5.095.163 casos registrados y 163.473 decesos, y Brasil que hasta este 11 de agosto acumula 3.057.470 infecciones y 101.752 muertos, según la Johns Hopkins.

Un rayo de esperanza

"Quiero dejar algo claro, hay brotes verdes de esperanza y no importa en qué situación se encuentre un país, una región, una ciudad o un pueblo; nunca es demasiado tarde para revertir el brote", resaltó el director general de la OMS.

En su comparecencia el doctor Adhanom Ghebreyesus recalcó que hay dos elementos esenciales para abordar la pandemia de manera eficaz: "Los líderes deben tomar medidas y los ciudadanos tienen que actuar con nuevas medidas también".

Recordó que "algunos países de la región del Mekong, Nueva Zelanda, Ruanda y muchos estados insulares del Caribe y el Pacífico han podido atajar el virus de manera temprana. Nueva Zelanda es uno de los ejemplos globales", apuntó el máximo dirigente de la OMS y agregó que el país de Oceanía lleva más de 100 días sin transmisión comunitaria.

Durante su intervención Adhanom Ghebreyesus también alabó la labor realizada en Ruanda, apoyada por "una combinación similar de liderazgo firme, cobertura sanitaria universal, trabajadores sanitarios bien apoyados y comunicaciones claras de salud pública".

La vacuna rusa

La noticia del día hoy es que Rusia registró la primera vacuna en el mundo contra el COVOD-19, según el anuncio realizado por el presidente ruso, Vladímir Putin, en una reunión con el Gabinete de Ministros: "Esta mañana fue registrada la primera vacuna contra el COVID-19 en el mundo".

La vacuna de dos vectores, basada en adenovirus humano, fue diseñada por el Centro ruso de Epidemiología y Microbiología Gamaleya. El nombre comercial del fármaco es 'Sputnik V', por analogía con el primer satélite artificial lanzado a la órbita por la URSS en 1957.

Según destacó el Ministerio de Salud, la vacuna "pasó todos los ensayos de seguridad y eficacia necesarios" en varias especies animales, como roedores y primates. La vacuna también fue probada en dos grupos de voluntarios, de 38 personas cada uno.

Por su parte, el jefe del Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI), Kiril Dmítriev, apuntó este 1 de agosto que la tercera etapa de ensayos de la vacuna rusa comenzará el miércoles 12 de agosto en Rusia y está previsto que se realice también en Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Filipinas.

Agregó que Rusia cuenta con las capacidades para producir 500 millones de dosis al año de su nueva vacuna contra el coronavirus.

"Conseguimos acuerdos para la producción de la vacuna en cinco países, y ahora tenemos capacidades para producir 500 millones de dosis de la vacuna que podrán estar preparadas a lo largo de 12 meses", dijo en rueda de prensa virtual organizada por el grupo mediático Rossiya Segodnya.

El jefe del RFPI adelantó que la nueva vacuna se podría fabricar en Cuba y que la producción podría comenzar en noviembre. "Cuba goza de unas capacidades excelentes para fabricar vacunas. Estamos discutiendo el lanzamiento de la producción con varias empresas cubanas, creemos que Cuba puede convertirse en uno de los centros clave de la producción de vacunas", dijo el alto ejecutivo.

Así que en momentos en los que los casos de COVID-19 aumentan en muchos países o se dan repuntes en aquellos que aparentemente tuvieron éxito en controlar el avance del virus en una primera etapa, el llamado de la OMS es a elevar las medidas de protección —mantener la distancia social, llevar mascarillas, lavarse las manos y evitar las multitudes— y enfocarse en que es posible revertir la situación y esperar por la efectividad de la vacuna rusa u otras que puedan llegar.

"Si reprimimos el virus de manera efectiva, podemos abrir sociedades de manera segura", recalcó Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Experto del centro de investigaciones Gamaleya explica cómo crearon la vacuna contra el covid-19 tan rápidamente

La primera vacuna mundial contra el coronavirus, registrada este 11 de agosto en Rusia, fue creada tan rápidamente gracias a la profesionalidad de sus desarrolladores y al uso de la experiencia adquirida durante los trabajos de la vacuna contra el virus del ébola, afirmó el profesor Víctor Zúyev, jefe del departamento de microbiología de enfermedades latentes del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, donde se desarrolló dicha vacuna, que recibió el nombre de 'Sputnik V' en honor al primer satélite soviético.

"No hay nada sorprendente. Hicieron esta vacuna en la misma plataforma que la del ébola, por eso fue creada tan rápidamente", declaró durante una conversación con el canal 360, agregando que su veloz desarrollo fue posible gracias a que "la hicieron personas altamente calificadas en un camino ya pavimentado".

En ese contexto, destacó la seguridad y eficacia del producto. "Esta vacuna es segura, lo que se requiere sobre todo de una vacuna, y, en segundo lugar, es eficaz", afirmó, señalando que sus desarrolladores ya recibieron una inyección. Zúyev detalló que también le administraron una dosis, tras la cual se siente "genial".

La vacuna será producida en dos plataformas: por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y la compañía Binnofarm. El presidente ruso, Vladímir Putin, precisó que la vacunación de la población deberá realizarse exclusivamente de forma voluntaria, agregando que espera que la producción en masa del medicamento empiece en breve.

Al mismo tiempo, desde el Ministerio de Salud ruso indicaron que la administración de la vacuna en dos etapas permite crear una inmunidad a largo plazo que puede durar hasta dos años.

¿Cómo afectó al mercado de valores estadounidense la vacuna Sputnik V anunciada por Putin?

El anuncio del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre el registro de la primera vacuna en el mundo contra el COVID-19 ha provocado un aumento en los principales índices bursátiles del mercado de valores de EEUU.

Uno de los principales indicadores del mercado estadounidense es el índice S&P 500, que había subido un 0,5%, acercándose a su récord desde finales de febrero. Mientras el índice industrial Dow Jones subió un 1,1% y el índice de Nasdaq Composite cotizó un 0,4%.

Los analistas consultados por CNBC consideran que el anuncio del mandatario ruso sobre la producción masiva de la vacuna llamada Sputnik V para la población a principios de 2021 ha causado estos aumentos en el mercado de valores. A pesar de que algunos médicos han expresado su exceptisismo sobre la vacuna rusa que con la ayuda del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) se va a producir también en el extranjero.

Sin embargo, los inversionistas tomaron la noticia positivamente e incluso la consideraron como una prueba del inminente fin de la pandemia.

Entre las compañías que lideraron con el aumento de sus acciones se encuentran aquellas que desarrollan sus propias vacunas, como Johnson & Johnson (el precio de sus acciones subió un 0,2%).

Por otro lado, las empresas de los sectores más afectados por la pandemia de coronavirus y en espera de la vacuna también subieron de precio sus acciones, por ejemplo, las acciones de American Airlines subió un 6,8%.

Al finalizar el 11 de agosto, el S&P 500 cerró con una caída del 0,8%, Dow cerró con una caída del 0,36% y Nasdaq con una caída del 1,69%.

La esperada reacción yanqui: EEUU cuestiona la vacuna rusa contra el coronavirus

MOSCÚ (Sputnik) — El Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés) puso en entredicho la seguridad de la primera vacuna contra COVID-19 en el mundo desarrollada por el laboratorio ruso Gamaleya.

"Espero que los rusos se hayan cerciorado realmente de que la vacuna es segura y eficaz. Aunque dudo que lo hicieran", dijo el director del NIAID, Anthony Fauci.

El Instituto Gamaleya de Epidemiología y Microbiología, una institución pública con sede en Moscú, desarrolló la vacuna en tiempo récord empleando su experiencia obtenida en los trabajos para crear un antídoto contra el ébola.

Las compañías farmacéuticas rusas R-Pharm y Generium anunciaron que producirán la vacuna Sputnik V.

La campaña de vacunación gratuita contra el coronavirus comienza en el país europeo en octubre, según informó el Ministerio de Salud. Los primeros en recibir la vacuna serán el personal de salud y los profesores de escuelas y universidades.

Más de una veintena de países ya se han asegurado 1.000 millones de dosis de Sputnik V, conforme lo señaló el 11 de agosto el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI), entidad que financió el desarrollo de la vacuna de Gamaleya.

Casa Blanca: la vacuna rusa contra el COVID-19 no está tan avanzada como la de EEUU

WASHINGTON (Sputnik) — La nueva vacuna rusa contra el coronavirus está detrás de las vacunas desarrolladas en Estados Unidos ya que no parece estar en la fase de ensayos en humanos, dijo a la prensa la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway.

"Creo que tenemos tres o más [candidatos] en la fase III, que es la fase final, la fase de prueba. No parece que Rusia estén en ese tipo de fase en la que realmente estás haciendo los ensayos clínicos, los ensayos en humanos", dijo Conway cuando se le preguntó sobre la vacuna de Rusia.

Conway señaló que los candidatos a vacunas contra el coronavirus de EEUU siguen estándares mucho más estrictos, haciéndose eco de las opiniones del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, que expresó su esperanza de que las vacunas desarrolladas por Rusia, China y otras naciones cumplan con los mismos requisitos de pruebas rigurososas que enfrentan los fabricantes estadounidenses.

Conway agregó que el presidente de EEUU, Donald Trump, será informado sobre el desarrollo de la vacuna durante todo el día y probablemente dará una actualización pública este 11 de agosto.

El presidente ruso Vladímir Putin anunció que Rusia se ha convertido en el primer país del mundo en registrar una vacuna contra el coronavirus.

Los funcionarios rusos dijeron que el país es capaz de producir 500 millones de dosis de la vacuna en los próximos 12 meses, y se espera que la producción también se realice en el extranjero y que los ensayos clínicos comiencen pronto en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Filipinas.

Brasil podría empezar a inocular a la población con la vacuna china Sinovac en enero

RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Brasil podría empezar a vacunar a la población contra el COVID-19 con la vacuna elaborada por el laboratorio chino Sinovac en enero de 2021, según afirmó en una entrevista el director del Instituto Butantan de Sao Paulo, Dimas Covas.

"Cuando digo que podemos tener una vacunación inicial en enero no es un análisis crudo del escenario; hay mucha gente diciendo que es demasiado optimismo, eso puede que sea para otras vacunas, pero no para ésta", afirmó.

El Instituto Butantan depende del gobierno del estado de Sao Paulo y llegó a un acuerdo para testar la vacuna de Sinovac en 9.000 voluntarios brasileños y empezar a producirla incluso antes de que esté verificada su eficacia.

Según Dimas, esta es "la vacuna que puede llegar más rápidamente al mercado" porque China empezó a desarrollarla hace tiempo, durante la epidemia del Sars.

El responsable del Butantan aseguró que en octubre Brasil contará con cinco millones de dosis de la vacuna, en noviembre otros cinco y en diciembre cinco más, y a partir de ahí solo faltará el visto bueno de la estatal Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para registrar la vacuna y empezar a vacunar.

Según Dimas, el cronograma contempla que la fase de ensayos clínicos con los voluntarios termine en septiembre, por lo que en octubre o noviembre ya podría conocerse la eficacia, y remarcó su optimismo porque el estudio publicado hasta el momento informó de una inmunidad del 90% de los vacunados.

El responsable del Butantan lamentó que haya personas que tengan dudas de la vacuna por su origen chino: "Eso no tiene el menor sentido (…) China es una potencia mundial en términos de ciencia y tecnología, sólo quien no conoce China lo usa como ideología para desconsiderar (la vacuna)", defendió.

El propio presidente Jair Bolsonaro ya insinuó en varias ocasiones que la vacuna de Sinovac no sería tan efectiva como otras, aprovechando para criticar de forma velada al gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, su rival político.

De momento, el Gobierno brasileño tan sólo firmó un acuerdo formal para la fabricación en Brasil de la vacuna elaborada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca; la vacuna china de Sinovac está vinculada a Brasil únicamente a través del gobierno de Sao Paulo.

Covas explicó que esta semana recibirá a representantes del ministerio de Salud, "que sólo ahora se dispuso a conversar" y confió en que el Gobierno central deje de lado cuestiones ideológicas que podrían perjudicar a los ciudadanos.

"Espero que haya juicio suficiente de las autoridades del gobierno federal para no ir por ese camino, sería un desastre; no adoptar una vacuna sólo porque está hecha por el estado de Sao Paulo, porque es china", criticó.

Otro estado brasileño, el de Paraná (sur) anunció que está en conversaciones con las autoridades de Rusia para producir la vacuna Sptunik V contra el COVID-19, la primera registrada en el mundo.

Análisis: La vacuna rusa contra el COVID-19, un respiro en medio de la pandemia

Carlos Chávez

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia da el gran salto en la carrera contrarreloj para frenar la pandemia de coronavirus al registrar la primera vacuna en el mundo contra el COVID-19, una enfermedad que se cobró ya más de 736.000 vidas en el planeta.

El anuncio lo hizo este 11 de agosto el presidente ruso, Vladímir Putin, en una reunión telemática con sus ministros.

La vacuna desarrollada por el laboratorio Gamaleya, con sede en Moscú, y denominada Sputnik V llega en momentos en que los contagios en el mundo superan los 20 millones, según datos de la universidad privada estadounidense Johns Hopkins.

Putin agradeció a todos los científicos que trabajaron en la creación de la vacuna, catalogando el acontecimiento como "un primer paso, muy importante para Rusia y el mundo entero".

El ministro de Salud del país, Mijaíl Murashko, confirmó que la vacuna mostró durante las pruebas clínicas en los voluntarios su alta eficacia y seguridad.

Gamaleya comenzó a desarrollar la vacuna contra el coronavirus a mediados de febrero. El 30 de marzo el equipo de investigadores de la institución se inoculó dos dosis de la sustancia experimental para prevenir el contagio, a finales de mayo se supo que los científicos vacunados habían desarrollado inmunidad. Para acelerar la obtención de la vacuna contra el COVID-19 el laboratorio empleó su experiencia en el trabajo sobre el antídoto antiébola.

El 18 de junio se administró la primera dosis de la vacuna experimental a los primeros voluntarios, militares del Ejército, que se sometieron a un chequeo exhaustivo antes de las pruebas. Veintiún días después se les inoculó la segunda dosis sin que se registraran efectos secundarios. Todo ese periodo estuvieron en observación médica.

El mundo atento a la vacuna

Más de una veintena de países ya se han asegurado 1.000 millones de dosis de la vacuna de Gamaleya. La propia Rusia tiene capacidad para producir 500 millones de dosis anuales y actualmente baraja fabricar la sustancia en plantas farmacéuticas de otros países. En particular, en América Latina se podrían encargar centros de producción de Brasil y Cuba, según lo adelantaba este 11 de agosto Kiril Dmítriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI), que financió el desarrollo del antídoto.

Emiratos Árabes, Arabia Saudí y Filipinas se han ofrecido para realizar la tercera fase de las pruebas clínicas de la vacuna de Gamaleya que empezarán este 12 de agosto, una sustancia que también se inoculó en las etapas anteriores a una de las hijas del presidente ruso.

El RFPI avanzó que Gamaleya publicará pronto la información completa sobre los resultados de las tres fases de los ensayos. Precisamente, algunos países que también trabajan en una vacuna contra el coronavirus habían puesto en duda la eficacia de la sustancia rusa debido a los pocos datos que se han filtrado al respecto.

Carrera contra COVID-19

El laboratorio Gamaleya no es la única institución de Rusia que trabaja en una vacuna. En la carrera participan compañías biotecnológicas, institutos de investigación y las universidades más prestigiosas del país, entre ellos Vector de Novosibirsk, la Universidad Lomonósov de Moscú, el Instituto de Vacunas de San Petersburgo, el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Sustancias Inmunobiológicas Chumakov, la Universidad de Kazán, el Instituto de Genética Vavílov y otros.

En China, el país que detectó por primera vez el nuevo coronavirus, continúan los ensayos el Instituto de Wuhan, la compañía Sinovac Research & Development, el laboratorio Zhifei Long Kema y la empresa CanSino Biologics.

En Estados Unidos, actualmente el principal foco de contagio en el mundo, el Gobierno del presidente Donald Trump lanzó en mayo la operación Warp Speed, un proyecto conjunto del Departamento de Salud y el Pentágono que busca producir 300 dosis de una vacuna contra el coronavirus.

A mediados de marzo, el Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Seattle anunció el inicio de los ensayos en humanos de una vacuna desarrollada en conjunto con la empresa Moderna. La Universidad de Pittsburg probó con éxito una sustancia experimental en ratones y tenía previsto empezar los ensayos clínicos en los próximos meses. Otras instituciones científicas y compañías norteamericanas siguen sus experimentos.

Alemania, Francia, Reino Unido, Singapur, Tailandia, la India, Japón, Corea del Sur, Australia y otros países continúan la búsqueda de su propia vacuna contra el coronavirus, algunos con más éxitos que otros, mientras tanto los contagios y las muertes siguen aumentando sin tregua en el mundo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19