Portada - Últimas noticias

China ha amenazado a Reino Unido con "contramedidas" por sugerir a residentes de Hong Kong que podría ofrecerles una posible vía hacia la ciudadanía británica, informa AFP.

La propuesta de Reino Unido se refiere a los ciudadanos con documento denominado pasaporte para territorios de ultramar (BNO) emitido para habitantes de antiguas colonias.

Pekín "se reserva el derecho a tomar las contramedidas correspondientes", ha comentado este viernes el portavoz de la cancillería china, Zhao Lijian, durante una sesión informativa, después de que el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijera que el país podría relajar las reglas de residencia para los ciudadanos con pasaporte para territorios de ultramar.

Dominic Raab declaró este jueves en una entrevista a BBC que su país otorgará mayores derechos de visa para los ciudadanos con pasaportes de territorios de ultramar a menos que Pekín dé marcha atrás en la implantación de la ley.

"En relación a los residentes con pasaportes BNO, como usted sabe actualmente, solo tienen derecho a venir al Reino Unido hasta seis meses. Si China continúa por este camino e implementa esta legislación de seguridad nacional, cambiaremos ese estado", afirmó Raab, citado en un tuit del periodista de BBC, James Landale.

En este caso "eliminaremos ese límite de seis meses y permitiremos que los residentes con pasaportes BNO vengan al Reino Unido y soliciten trabajo y estudios por períodos extensibles de 12 meses y eso a su vez proporcionará un camino hacia la futura ciudadanía", añadió el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido.

Ley de seguridad para Hong Kong

El Congreso Nacional del Pueblo chino, el parlamento del país asiático, aprobó este jueves una propuesta para imponer una nueva ley de seguridad nacional para Hong Kong, iniciativa que ha motivado protestas en esta región administrativa especial china, así como críticas internacionales y amenazas por parte de Washington.

La legislación, que tiene como objetivo prevenir, detener y sancionar actos en Hong Kong que amenacen la seguridad del país, abarca actividades secesionistas y subversivas, así como injerencias extranjeras y terrorismo.

El proyecto de ley ha generado protestas en Hong Kong, así como críticas internacionales, que acusan al Gobierno chino de suprimir las protecciones jurídicas prometidas a los residentes de la región especial cuando Pekín retomó el control de la antigua colonia británica en 1997, y se comprometió a acatar el principio de 'un país, dos sistemas'.

Las medidas de Washington

En medio de una nueva escalada de tensión entre Washington y Pekín, el presidente estadounidense Donald Trump dará este viernes una conferencia de prensa sobre China y la situación en Hong Kong.

Este martes, el mandatario declaró que su Administración estaba preparando medidas contra el país asiático por su intento de imponer la polémica legislación y, sin entrar en detalles, afirmó que su Gobierno estaba "haciendo algo" que se daría a conocer a finales de esta semana.

Respuesta de China

Por su parte, el departamento del Ministerio de Exteriores de China en Hong Kong rechazó las amenazas de sanciones de EE.UU. por la implementación de la nueva ley de seguridad nacional, que Washington considera que reduciría los derechos y libertades de los ciudadanos hongkoneses.

"Es totalmente arrogante, irrazonable y desvergonzado que los políticos estadounidenses obstruyan la legislación de seguridad nacional para Hong Kong con amenazas de sanciones basadas en leyes internas de EE.UU.", afirmó este jueves un portavoz de la Oficina del Comisionado de la Cancillería de China en esta región administrativa especial.

El vocero señaló que lo que sucede en Hong Kong son "asuntos internos de China" y, "al interferir abiertamente" en ellos y "pisotear el derecho internacional", Washington "ha puesto al descubierto su doble rasero y lógica de gánsteres".

China dice que no permitirá que EE.UU. 'secuestre' a la ONU en relación a Hong Kong

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha dirigido este viernes una advertencia a EE.UU. en la que asegura que no le permitirá "secuestrar" al Consejo de Seguridad de la ONU, tras los intentos de Washington y de Londres de debatir la polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong en el marco del organismo internacional, informó AFP.

"El Consejo de Seguridad no es una herramienta que EE.UU. puedan manipular a su antojo", declaró este viernes el portavoz de la cancillería china, Zhao Lijian, durante una sesión informativa ordinaria. "China y otros países que defienden la justicia a nivel internacional no permitirán que EE.UU. secuestre al Consejo para sus propios fines", agregó el vocero.

El diplomático recordó que el principio de no intervención es uno de los fundamentales de la Carta de ONU. Según sus palabras, la petición de EE.UU. de discutir cuestiones relacionadas con Hong Kong en el marco del Consejo de Seguridad es una "interferencia descarada" en los asuntos internos de China que "socava las normas básicas de las relaciones internacionales".

Las medidas de Washington

En medio de una nueva escalada de tensión entre Washington y Pekín, el presidente estadounidense, Donald Trump, dará este viernes una conferencia de prensa sobre China y la situación en Hong Kong.

Este martes, el mandatario declaró a la prensa que su Administración está preparando medidas contra China por su intento de imponer la polémica legislación y, sin entrar en detalles, afirmó que su Gobierno está "haciendo algo" que se dará a conocer en el fin de esta semana.

El secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, explicó este miércoles que existe "todo un catálogo de potenciales acciones" que Trump podría emprender, y dijo que "están trabajando ahora mismo para pulir las ideas y proponer algo que sea una respuesta apropiada".

Según Reuters, "Trump podría tomar varias medidas de represalia, como imponer aranceles, limitar los visados y otras sanciones económicas".

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, comunicó el miércoles al Congreso que China ha socavado la autonomía de Hong Kong de tal forma que la antigua colonia británica ya no debería disfrutar del estatus comercial especial otorgado por la ley estadounidense.

Amenazas "desvergonzadas"

En respuesta, la Oficina del Comisionado de la Cancillería de China en Hong Kong declaró que que se opone "firmemente" a las declaraciones del jefe de la diplomacia estadounidense, agregando que al "interferir abiertamente" en los asuntos internos de esta región administrativa especial, Washington "ha puesto al descubierto su doble rasero y su lógica de gánsteres".

"Es totamente imperioso, irrazonable y desvergonzado que los políticos estadounidenses obstruyan la legislación de seguridad nacional para Hong Kong con amenazas de sanciones basadas en leyes internas de EE.UU.", denunció un vocero del departamento en un comunicado publicado este jueves.

Asimismo, el portavoz aseguró que la nueva legislación no afectará al "alto grado de autonomía de Hong Kong" y tampoco a los derechos y libertades de sus ciudadanos, como tampoco a los "intereses legítimos de los inversores extranjeros", sino que "ayudará a perfeccionar el sistema legal" y a "mantener el orden social" para facilitar "la prosperidad y estabilidad" de ese territorio "a largo plazo".

Trump afirma que Hong Kong ya no es lo suficientemente autónomo y EE.UU. revocará el trato preferencial

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha declarado este viernes en una conferencia de prensa en la Casa Blanca que ha dado órdenes a su Administración para que comience el proceso de la eliminación del trato preferencial concedido a Hong Kong, en respuesta a los planes del Gobierno chino de imponer las leyes de seguridad nacional en ese territorio y suprimir las protecciones jurídicas prometidas a sus residentes cuando Pekín retomó el control de la antigua colonia británica en 1997.

Trump ha afirmado que "Hong Kong ya no es lo suficientemente autónomo" como para justificar que EE.UU. siga otorgándole un estatus especial bajo su legislación, y ha culpado a Pekín de abandonar la política de 'un país, dos sistemas' en favor de 'un país, un sistema'.

Al optar por el enfoque de confrontación con el Gobierno de China, EE.UU. también va a imponer sanciones contra los funcionarios chinos que en opinión de Washington han erradicado las libertades de las que gozaba Hong Kong.

El proceso de eliminación de los acuerdos sobre Hong Kong implica controles de las exportaciones y hasta deportaciones. Trump ha detallado que también se emitirá un decreto para salvaguardar mejor la investigación universitaria vital suspendiendo la entrada de los ciudadanos de China identificados como posibles riesgos para la seguridad.

Análisis: China se prepara al caso del peor escenario y opera su interiorización a la autarquía

Alfredo Jalife-Rahme

Las Dos Sesiones (Lianghui), la mayor reunión política del año en China –que se celebra estos días por los dos principales cuerpos políticos el Congreso Nacional del Pueblo y el Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino–, tendrán como tarea principal reorganizar su esquema doméstico con fuerte apoyo a sus empresas estatales (sic) que han descollado en la I&D.

Frank Tang, del portal SCMP –con sede en Hong Kong y propiedad de Alibaba–, cita a analistas que consideran que el giro económico estratégico de China demuestra que el mandarín Xi se prepara al caso del peor escenario (https://bit.ly/2TI8WNb).

Xi proclamó que China prosigue un nuevo plan de desarrollo con enfoque en su mercado doméstico, en lugar de su modelo de crecimiento basado en sus exportaciones, debido a que la economía de China, según Frank Tang, se encuentra bajo fuerte presión por el C-19, conforme escalan la guerra comercial y las tensiones tecnológicas con EU.

Este giro no es tan novedoso. Hace 15 años Stephen Roach, a cargo de Morgan Stanley en Asia, vislumbraba la interiorización de la economía china basada en sus miríficos ahorros, los más altos del mundo, entre 44.5 y 50 por ciento de su PIB (https://bit.ly/36xtahI), que hoy facilitarían su permutación: ¡2.57 veces más que EU! (https://bit.ly/2ZDuZs8).

El 80 Por ciento del PIB de EU se sostiene por su frenético consumismo, envuelto en su vulgar esquema Ponzi, sin contar que la mitad de su PIB proviene del bono hegemónico de su dolarcentrismo (https://bit.ly/2ZDVei1). ¡Ahorros de China vs consumismo de EU!

El abordaje de Xi es integral, dialéctico (sic) y de largo plazo (https://bit.ly/2ZAS5jf): debemos tratar la demanda doméstica y su punto de apoyo conforme aceleramos la edificación de un sistema completo (¡mega-sic!) de consumo doméstico, que promueva mayormente la innovación en ciencia, tecnología y otras áreas.

Tang comenta que China abandona la estrategia de gran circulación internacional adoptada en la década de los noventa que ayudó a alimentar su crecimiento para convertirse en la segunda mayor economía mundial.

Frank Tang cita a Hu Xingdou, economista independiente (sic) en Pekín, quien deduce y aduce que se trata de prepararse al caso del peor escenario, que incluye el desacoplamiento con EU, e incluso, con el entero (sic) mundo occidental.

Habría que definir el significado y qué queda(rá) de Occidente, que incorpora con pasmosa laxitud a países asiáticos como Japón, Sudcorea e India, ya no se diga cuando la Unión Europea propende a la balcanización y ahonda su fractura con Trump.

Para Hu Xingdou, en forma fatalista, China no tiene otra opción sino enfrentar la adversidad: China debería hacer un mayor esfuerzo para convencer al resto del mundo que no tiene intención de construir un modelo económico diferente del presente sistema global.

¿Cuál sistema global cuando feneció la globalización financierista anglosajona y el mundo fracturado se encamina a una desglobalización con mayor enfoque en el Estado? (https://bit.ly/2zyT7Bt).

Pekín buscaba ya su anhelada autarquía bajo el eslogan Made in China 2025 (https://bit.ly/2Xw2JoF), más una aspiración soberanista/independentista que una realidad, debido a la interdependencia segmentada de los actores planetarios, en particular, paradójicamente, entre China y EU.

Según Xi, China enfrenta vientos desfavorables en el mundo externo: una profunda recesión de la economía global –cuya recuperación tomará dos o tres años–, una disrupción internacional del comercio y las inversiones, desenfrenados proteccionismo y unilateralismo y riesgos geopolíticos.

Xi alertó que debemos ahora buscar el desarrollo en un mundo más inestable e incierto, mientras China intenta ser más autosuficiente en tecnología y centros de mercado, en particular en la economía digital, la manufactura inteligente, en la salud y la biología para operar su transformación económica.

El cisne negro del C-19 desnudó la miseria manufacturera de EU (https://bit.ly/2XBnaR0), rubro en que China le lleva amplia ventaja.