Portada - Últimas noticias

Twitter ha marcado este viernes con una señal de advertencia una publicación del presidente de EE.UU., Donald Trump, en la que amenaza con disparos en respuesta a los disturbios civiles en Mineápolis (Minesota) que estallaron a raíz del asesinato de George Floyd, un afroamericano que murió bajo custodia policial a principios de esta semana, lo que desató una ola de indignación nacional.

"Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le he dicho que los militares están con él todo el tiempo", advierte el mandatario en su mensaje, agregando que ante cualquier dificultad van a asumir el control. "Cuando empieza el saqueo, empieza el tiroteo", añadió.

La red social avisa que el mensaje del mandatario viola las reglas de la plataforma sobre "glorificación de la violencia". "Sin embargo, Twitter ha determinado que puede ser de interés público que el tuit siga estando accesible", añade la advertencia.

Orden ejecutiva sobre las compañías de redes sociales

Trump firmó este jueves una orden ejecutiva para la adopción de medidas contra la censura de las compañías de redes sociales. Asimismo, anunció que buscará la emisión de una ley adicional sobre esta cuestión.

La disposición busca regular la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, con el fin de eliminar el amparo de responsabilidad legal si las compañías de redes sociales actúan para censurar o editar el contenido.

"Estamos aquí hoy para defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros", expresó Trump cuando firmó el documento en la Oficina Oval. "Estamos hartos de eso", agregó.

El mandatario argumentó que las empresas han tenido un "poder incontrolado" para censurar y restringir, y se refirió a los gigantes tecnológicos como "equivalentes a un monopolio".

La firma del decreto se produjo dos días después de que Twitter colocara una notificación de verificación de hechos a dos tuits del presidente para desmentir sus afirmaciones, en las que alegaba que una votación por correo daría lugar a una "elección fraudulenta".

Trump reaccionó en la misma plataforma acusando a Twitter de inmiscuirse en las elecciones presidenciales 2020 y de reprimir la "libertad de expresión".

Twitter responde a las acusaciones de Trump

Poco después, Twitter se pronunció al respecto y aseguró que la orden ejecutiva tiene "un enfoque reaccionario y politizado de una ley histórica".

Asimismo, aseguró que la Sección 230 "protege la innovación norteamericana y la libertad de expresión, y se sustenta en valores democráticos". Finalmente, la compañía considera que "los intentos de erosionarla unilateralmente amenazan el futuro de las libertades de expresión en línea y de Internet".

Previamente, el cofundador y director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, respondió el miércoles a las acusaciones del presidente contra la red social, reafirmando el compromiso de su compañía a la hora de verificar las informaciones relacionadas con las elecciones.

"Continuaremos señalando la información incorrecta o controvertida sobre las elecciones a nivel mundial. Y admitiremos y asumiremos cualquier error que cometamos", escribió Dorsey en su cuenta oficial.

Así afecta a Google, Facebook y Twitter la orden ejecutiva de Trump

La protección especial contra acciones legales de la que gozan grandes redes sociales como Facebook, Twitter o Google podría llegar a su fin. Al menos esa es la intención del presidente norteamericano, Donald Trump, con la firma de la orden ejecutiva de este jueves.

Hace exactamente un año, el presidente acusó a las principales redes sociales de tener un "sesgo progresista" y avisó sobre un cambio legal. Durante las últimas semanas, volvió a mostrar sus intenciones de emprender un cambio legislativo que parece haberse precipitado después de que Twitter mostrase mensajes de aviso en varios de tus tuits.

La orden ejecutiva tiene como objetivo la sección 230 de la Communications Decency Act. Una ley que da inmunidad a las paginas web que seleccionan y moderan contenidos creados por terceros, como sucede en las principales redes sociales.

Una legislación que ha permitido configurar internet como lo conocemos hoy en día y que ha blindado ante posibles acciones legales a grandes empresas como Facebook, Twitter o Google y les da libertar para configurar y moderar sus plataformas como deseen.

El presidente Trump sitúa el concepto legal de "la buena fe" como centro de la polémica y argumenta que las redes sociales no habrían actuado "de buena fe" y que se habrian parovechado de la legislación.

"En un país que celebra la libertad de expresión no podemos permitir a un numero limitado de plataformas online elegir a dedo los discursos que los americanos pueden transmitir y a los que pueden acceder en Internet", asegura.

De este modo, con la orden ejecutiva, el Departamento de Comercia pedirá a la Comisión Federal de Comunicaciones (FFC) una nueva regulación para aclarar cuando una empresa podría estar vulnerando el principio de buena fe recogido en la sección de 230.

La nueva normativa establece que la vulneración del principio de buena fe tendría como consecuencia que las agencias federales no podrían anunciarse en estas redes sociales, además de posibles procesos judiciales en su contra.

Además, la orden insta al Departamento de Justicia a ponerse en contacto con los distintos fiscales de los Estados para investigar las acusaciones de sesgo anti-consevador.

Por último, la orden ejecutiva interpela a la FCC a emitir informes sobre las quejas de contra el sesgo político de las redes sociales que ha recogido La Casa Blanca y considera la posibilidad de emprender acciones legales contra las redes sociales que hayan podido vulnerar el principio de buena fe de la mencionada sección 230 que se ve alterada con este nuevo mandato presidencial.

TEXTO DE LA ORDEN DE TRUMP

https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/executive-order-preventing-online-censorship/

Orden ejecutiva para evitar la censura online

Como Presidente y con la autoridad que me confiere la Constitución y las leyes de los Estados Unidos de América, por la presente se ordena lo siguiente: Sección 1. La política. La libertad de expresión es la base de la democracia americana. Nuestros padres fundadores protegieron este sagrado derecho con la Primera Enmienda de la Constitución. La libertad de expresar y discutir ideas es la base de todos nuestros derechos como pueblo libre.

En un país en el que la libertad de expresión se ha defendido durante mucho tiempo, no podemos permitir que un número limitado de plataformas online seleccionen las opiniones que los estadounidenses pueden acceder y transmitir en Internet. Esta práctica es fundamentalmente antiamericana y antidemocrática. Cuando las grandes y poderosas empresas de medios sociales censuran las opiniones con las que no están de acuerdo, ejercen un poder peligroso. Dejan de funcionar como tableros de anuncios pasivos y deben ser considerados y tratados como creadores de contenido.

El crecimiento de las plataformas online en los últimos años plantea importantes cuestiones sobre la aplicación de los ideales de la Primera Enmienda a la tecnología de las comunicaciones modernas. Hoy en día, muchos estadounidenses siguen las noticias, se mantienen en contacto con sus amigos y familiares y comparten sus opiniones sobre los acontecimientos actuales a través de los medios sociales y otras plataformas online. Como resultado, estas plataformas funcionan de muchas maneras como un equivalente de la plaza pública en el siglo XXI. Twitter, Facebook, Instagram y YouTube tienen un poder inmenso, si no sin precedentes, para influir en la interpretación de los eventos públicos, censurar, borrar o hacer desaparecer información y controlar lo que la gente ve o no ve.

Como Presidente, he dejado claro mi compromiso con el debate libre y abierto en Internet. Tal debate es tan importante en línea como en nuestras universidades, nuestros ayuntamientos y nuestros hogares. Es crucial para el mantenimiento de nuestra democracia.

Las plataformas online practican una censura selectiva que perjudica nuestro discurso nacional. Decenas de miles de estadounidenses, entre otras conductas perturbadoras, han informado de que las plataformas online "marcan"; el contenido como inapropiado aunque no infrinja las condiciones de uso establecidas; que realizan cambios sin previo aviso e inexplicados en las políticas corporativas que resultan en la desaprobación de ciertos puntos de vista; y que el contenido y las cuentas completas se eliminan sin advertencia, sin justificación y sin recurrir a acciones legales.

Twitter ahora elige selectivamente añadir una advertencia a ciertos tweets de manera que refleje claramente el prejuicio político. Se ha informado de que Twitter aparentemente nunca ha puesto una etiqueta así en el tweet de otro político. La semana pasada el eurodiputado Adam Schiff continuó engañando a sus seguidores vendiendo la estafa de la colusión rusa largamente refutada, y Twitter no marcó estos tweets. No es sorprendente que el funcionario a cargo de la llamada "integridad del sitio"; expusiera su prejuicio político en sus propios tweets.

"No puedes escapar": Arizona demanda a Google por rastrear la ubicación de sus usuarios

El secretario de Justicia de Arizona (EE.UU.), Mark Brnovich, ha presentado este miércoles una demanda contra Google por rastrear la ubicación de sus usuarios incluso cuando estos han desactivado dicha función, informa AP.

En 2018 la agencia reveló que, incluso cuando los usuarios de Google apagan la función llamada 'historial de ubicaciones' —después de lo cual reciben un mensaje informándoles de que no se almacenarán los lugares a los que vayan—, algunas aplicaciones del gigante tecnológico siguen guardando los datos de ubicación con marca de tiempo.

"No puedes engañarlos"

Por ejemplo, Google almacena una captura del sitio en el que se halla un usuario cuando abre la aplicación de mapas. Asimismo, las actualizaciones automáticas diarias del clima en móviles con sistema operativo Android también indican una ubicación aproximada del dueño del dispositivo.

La querella presentada en el tribunal del condado de Maricopa sostiene que la compañía viola la Ley del Fraude al Consumidor del estado de Arizona y trata de recuperar ganancias obtenidas con seguimiento ilícito. "Cada compañía tiene la responsabilidad de ser honesta con los consumidores", esgrime Brnovich. "No puedes engañarlos, no puedes hacer tergiversaciones", añade.

En la demanda, el funcionario sostiene que "aunque Google afirma haber obtenido el consentimiento para recopilar y almacenar los datos de sus usuarios, ese consentimiento está basado en una interfaz de usuario engañosa, así como en otras acciones y prácticas injustas y falsas".

"Poner las cosas en claro"

Por otro lado, la denuncia detalla que la empresa cambia sus permisos de privacidad sin notificárselo a los usuarios, mientras que sus ajustes de WiFi son "engañosos" porque tienen que ser desactivados en dos sitios diferentes para anular el rastreo de ubicación. "No puedes escapar de Google", concluye Brnovich.

Un portavoz del gigante tecnológico, Jose Castaneda, explicó que Brnovich y el resto de abogados que han presentado la demanda "han malinterpretado" los servicios de su compañía. "Siempre hemos elaborado funciones de privacidad en nuestros productos y proporcionado fuertes controles para los datos de ubicación", dijo, añadiendo que esperan "poner las cosas en claro".

AP indica que la información de los usuarios es "muy apreciada" por las distintas firmas que se anuncian en Google, al mismo tiempo que resulta "lucrativa" para esta compañía tecnológica. Además, agrega que, dado que su sistema operativo es Android —que domina el mercado de teléfonos inteligentes— "su buscador comprende la gran mayoría de las búsquedas en Internet".

Rusia: Facebook, Google y YouTube censuran cualquier voz crítica

Rusia denuncia que las plataformas como Facebook, Google y YouTube son controladas por el Gobierno de EE.UU. y censuran todas las voces críticas.

Las corporaciones de Facebook, YouTube y Google han pasado de la libertad total a un sistema de control duro sobre la información y la censura de los medios de comunicación indeseables”, censuró Alexander Lukashevich, representante permanente de Rusia ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Durante una reunión mantenida el jueves con miembros de la OSCE por videoconferencia, Lukashevich criticó que la plataforma para compartir vídeos YouTube, “controlada de facto por EE.UU.”, eliminó recientemente las cuentas del canal de televisión de Crimea, así como de dos agencias de noticias en idioma ruso.

Hace unos 15 años, prosiguió, cuando estas plataformas empezaron a ganar suscriptores, era difícil imaginar que algún tiempo pasarían de la libertad total a un sistema estricto de control sobre el flujo de información y la censura de medios “indeseables”.

Al respecto, el funcionario ruso advirtió que hay una censura sistemática de información por parte de las plataformas de Internet, controladas por EE.UU., bajo el disfraz de lemas sobre la democracia y la libertad de expresión.

“Esto se llama democracia al estilo estadounidense”, agregó, antes de aseverar que esta política constituye una violación grave de las obligaciones internacionales para garantizar el acceso libre a la información, la libertad de los medios y la expresión de opiniones.

De hecho, las cadenas HispanTV y Press TV también han sido, en varias ocasiones, blanco de censura mediática del motor de búsqueda estadounidense Google, pese a sus contenidos claros.

Tales medidas restrictivas contradicen uno de los valores fundamentales que el propio YouTube, propiedad de Google, define en su página web, es decir, dar la voz a todas las personas y garantizar la libertad de expresión.

El oligarca de Twitter responde a las acusaciones de Trump

El cofundador y director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, respondió este miércoles a las acusaciones del presidente estadounidense Donald Trump contra la red social, reafirmando el compromiso de su compañía de verificar las informaciones relacionadas con las elecciones.

"Continuaremos señalando la información incorrecta o controvertida sobre las elecciones a nivel mundial. Y admitiremos y asumiremos cualquier error que cometamos", escribió Dorsey en su cuenta oficial.

Este miércoles, el mandatario estadounidense amenazó con "regular" o incluso "cerrar" las plataformas de redes sociales que "silencian las voces conservadoras", después de que Twitter marcara con un aviso de verificación dos de sus tuits en los que afirmaba que las papeletas de votación por correo de las elecciones presidenciales serán "sustancialmente fraudulentas".

El director de Twitter asumió la responsabilidad del polémico servicio de verificación de hechos que la plataforma usó para cuestionar las afirmaciones de Trump sobre fraude electoral. "Verificación de hechos: en última instancia, hay alguien responsable de nuestras acciones como empresa, y ese soy yo", expresó en otro tuit, en el que pidió al mandatario que dejara a sus empleados "fuera de esto".

Asimismo, el cofundador recalcó la importancia de la herramienta de verificación de datos de la plataforma, que muestra un signo de exclamación azul bajo la publicación en la red social e insta a los lectores a obtener más información al respecto.

"Nuestra intención es conectar los puntos de las declaraciones en conflicto y mostrar la información en disputa para que las personas puedan juzgar por sí mismas. Una mayor transparencia de nuestra parte es fundamental para que la gente pueda ver claramente el  porqué detrás de nuestras acciones", aseveró.