Portada - Últimas noticias

Las imágenes del devastador ataque aéreo realizado por los cazabombarderos rusos Su-24 contra los militantes han sido publicadas por la agencia siria Sana. En el vídeo se muestra cómo las aeronaves rusas borran del mapa a los terroristas que emprendieron una ofensiva contra el Ejército de Siria.

Estos bombardeos fueron un contraataque a la ofensiva apoyada por las fuerzas turcas y en las imágenes se puede ver cómo distintos tipos de objetivos, tanto instalaciones como maquinaria, son eliminados por los proyectiles.

Según destaca el portal ruso Top War, a diferencia de las anteriores ofensivas en la provincia de Idlib, donde el apoyo turco se limitó a proporcionar armamento y realizar ataques de artillería, las tropas del país otomano también tomaron parte en el ataque. Es por esto que hay informes contradictorios sobre los fallecidos militares turcos.

Ello supone una violación de los acuerdos ruso-turcos por parte del país otomano y Moscú ha instado a Ankara a que deje de apoyar con armas y otros medios a los grupos militantes en Idlib. Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que no quedó satisfecho con las negociaciones llevadas a cabo con Rusia sobre la situación en Idlib y no abandonará esta provincia.

Entre Moscú y Ankara han habido algunas diferencias sobre la zona de distensión siria de Idlib, donde se agudizó la situación. Turquía acusa a las tropas sirias y sus aliados de atacar objetivos civiles y las posiciones del ejército turco en Idlib y exige que Damasco retire sus fuerzas de la zona de distensión, amenazando con una respuesta militar. Por su parte, Moscú informó que las operaciones rusas y sirias van dirigidas únicamente contra los terroristas.

El contraataque a las tropas de Ejército de Turquía, así como a sus aliados de la banda terrorista Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), liderada por Frente Al-Nusra (Autoproclamado Fath Al-Sham), fue tan fulminante que obligó a los atacantes a replegarse hacia sus líneas de batalla fuera de Al-Nanyrab.

El vídeo de SANA, captado por aviones no tripulados (drones), muestra también cómo los cazos rusos golpean y arrasan los vehículos blindados y las fortificaciones de los terroristas, para luego aniquilar a la mayoría de ellos.

Como consecuencia de la acción militar rusa, según detallan las fuentes locales, cuatro tanques M60-T Sabra del Ejército turco y vehículos blindados de transporte ACV-15 y M113 (APC) quedaron completamente destruidos.

El pasado jueves, Turquía, ignorando sus obligaciones bajo el acuerdo de Sochi de 2018 firmado con Rusia, ayudó a las facciones terroristas al bombardear con artillería las posiciones del Ejército sirio en Idlib.

El Ejército sirio bloquea a EEUU entrar una zona clave en Al-Hasaka

Las fuerzas de Ejército sirio han vuelto a bloquear el paso de otro convoy militar de EE.UU. a una zona clave controlada por Damasco en la provincia de Al-Hasaka.

El incidente se ha producido este viernes cuando las fuerzas progubernamentales sirias cerraron una columna de vehículos blindados estadounidenses que intentaba avanzar hacia la carretera de Al-Hasaka-Tal Barak, según informa un corresponsal de la agencia rusa Sputnik en la gobernación de Al-Hasaka, sita en el noreste del país árabe.

De acuerdo con el informe, el citado convoy, que se dirigía a una zona cerca del cuartel general del 123.º regimiento del Ejército sirio, fue interceptado en dos ocasiones en los puestos de control de la localidad Al-Sibat y Tal Aswad, por lo cual se vio obligado a cambiar de ruta.

El corresponsal destaca que estos movimientos de EE.UU. podrían cernir nuevas tensiones en la región, debido a su proximidad a importantes sitios militares del Ejército sirio en las cercanías de la ciudad homónima de Al-Hasaka.

A su vez, un oficial sirio ha indicado a Sputnik que los citados puestos de control se encuentran entre los diez puntos instalados por el Ejército para bloquear las patrullas de las fuerzas estadounidenses en la región.

Imágenes aéreas del ataque de la artillería de Turquía contra posiciones del Ejército de Siria en Idlib

El Centro ruso para la reconciliación de las partes beligerantes en Siria ha difundido un video en el que se ve cómo varios sistemas de lanzacohetes turcos bombardean posiciones del Ejército de Siria en la provincia de Idlib.

Poco antes, había trascendido que unidades del Ejército sirio habían respondido a ataques de grupos armados cerca la localidad de Nairab, ubicada en el sudeste de Idlib.

Este organismo asegura que los "terroristas" rompieron la defensa de las tropas gubernamentales sirias con el apoyo de Turquía, que cesó sus ataques de artillería después de que Moscú conociera los hechos y se comunicara con Ankara.

"Grupos terroristas lanzaron varios ataques masivos" contra el Ejército de Siria "en los que emplearon grandes cantidades de vehículos blindados" y contaron con "fuego de artillería de las Fuerzas Armadas turcas", un apoyo que les permitió "romper la defensa" de los militares sirios este 20 de febrero, ha comunicado el Centro ruso para la reconciliación de las partes beligerantes en Siria.

En respuesta al ataque de los "terroristas", los cazas rusos Su-24 destruyeron un tanque, seis vehículos de combate de infantería y cinco camionetas utilizadas en la ofensiva contra las fuerzas de Bashar al Assad. El apoyo de Rusia ayudó al Ejército sirio a repeler todos los ataques, pero cuatro militares sirios resultaron heridos por la artillería turca, detalló el Centro ruso para la reconciliación.

El Ministerio de Defensa de Turquía informó sobre dos muertos y cinco heridos entre sus efectivos y señaló, citando datos de sus fuentes en la región, que el ataque causó 50 bajas entre los fuerzas sirias, además de la destrucción de cinco tanques y otros equipamientos bélicos.

Fuera del control del Gobierno sirio

Idlib sigue siendo hoy una fortaleza clave tanto de la oposición armada siria como de diversas agrupaciones terroristas que operan en la región. Fue aquí donde en 2011, una protesta civil pacífica se convirtió en un conflicto armado, que pronto cubrió todo el territorio de la República Árabe siria.

Durante todos los años de la guerra, Idlib nunca ha estado bajo control total de las fuerzas gubernamentales. A medida que las otras regiones de Siria han sido liberadas de los grupos extremistas en los últimos años, los militantes y sus familias han acudido en masa a esta área colindante con la frontera turca.

Varios Su-24 rusos lanzan un ataque contra los terroristas en Siria

Varios Su-24 de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia realizaron múltiples ataques contra grupos terroristas en Siria. La ofensiva ayudó a las tropas sirias repeler con éxito todos los ataques que los extremistas lanzaron sobre sus posiciones, afirmó el Centro ruso para la Reconciliación en Siria.

Rusia urge a Turquía a dejar de apoyar a los terroristas en Siria y de transferirles armamento, informó el centro.

Según la entidad, los terroristas proturcos, apoyados por la artillería turca, rompieron la defensa del Ejército sirio en la región de Qminas y Neirab.

"Para impedir que los grupos armados avanzaran más hacia el territorio sirio, por petición del mando sirio los aviones Su-24 de la Fuerza Aeroespacial de Rusia atacaron las formaciones terroristas", dice el comunicado.

"Observamos que no es la primera vez que las Fuerzas Armadas turcas apoyan a los terroristas. Pedimos a la parte turca que deje de apoyar a los terroristas y de transferirles armamento para evitar incidentes", asevera la declaración del centro.

La nota indica que el bombardeo aéreo de Rusia "permitió a las tropas sirias repeler con éxito todos los ataques: destruyeron un tanque, seis vehículos blindados y cinco picops con armamento de gran calibre".

Turquía cesó los ataques de la artillería contra las tropas del Gobierno sirio después de que Rusia los detectara e informara a Ankara, según informa el Centro ruso para la Reconciliación en el país árabe.

"En la línea de distensión se informó a la parte turca de que nuestras medidas de control habían advertido artillería procedente de las posiciones turcas en dirección al Ejército sirio. Tras aportar dicha información al bando turco, se detuvo el fuego", comunicó el organismo.

Soldados sirios repelen ataque de milicias proturcas en Idlib

EL CAIRO (Sputnik) — Los soldados sirios repelieron un ataque lanzado por grupos armados proturcos en la zona de la localidad de Neirab en la provincia de Idlib, informó la emisora Sham FM.

"El Ejército sirio repele un intento de ataque de los grupos armados apoyados por el ejército de ocupantes turcos en la zona de Neirab, al oeste de la ciudad de Saraqib en la provincia de Idlib", comunica el medio.

Se indica que en la zona ocurren "enfrentamientos violentos, acompañados por ataques aéreos y bombardeos de artillería contra las posiciones de los grupos armados".

​La emisora señala que los grupos armados intentaron avanzar en Neirab, pero los uniformados sirios lograron destruir varios vehículos militares y abatir a algunos combatientes.

El Ejército sirio lleva a cabo una operación para liberar de terroristas las provincias de Alepo e Idlib.

Rusia publica vídeo de apoyo de Turquía a terroristas en Siria

Rusia publica por primera vez desde 2015, imágenes del apoyo de Turquía a terroristas ante el Ejército sirio en Idlib y le pide a Ankara el fin de tal práctica.

Un avión no tripulado (dron) ruso capta momentos en que la artillería autopropulsada turca apoya a grupos armados en un ataque lanzado contra las fuerzas sirias en la provincia de Idlib, ubicada en el noroeste de Siria, en un intento por frenar los avances del Ejército sirio en esta provincia.

La artillería turca proporcionaba una cobertura a terroristas que buscan ocupar la ciudad de Nairab. “Las fuerzas Armadas turcas apoyaban las acciones de los terroristas, lo que les permitió demoler la defensa del Ejército sirio”, ha indicado el Ministerio ruso de Defensa, según han recogido este jueves medios locales.

La Cartera rusa además ha pedido a Ankara que ponga fin al respaldo que brinda a los terroristas en Idlib, que incluye equiparlos con armas.

El analista ruso Kerim Has, que ha compartido el vídeo en su cuenta en Twitter, ha indicado que se trata del primer vídeo que muestra el apoyo de Ankara a los terroristas desde el 24 de noviembre de 2015, cuando los cazas F-16 turcos derribaron a un avión ruso de combate en la frontera que comparte Siria con Turquía.

“Por primera vez desde la crisis del avión derribado, la agencia estatal rusa ha publicado imágenes oficiales grabadas por un dron que muestran el apoyo militar turco a los rebeldes en Siria”, ha afirmado Has en Twitter.

El Centro ruso de Reconciliación para Siria, a su vez, ha corroborado el apoyo de Turquía a los terroristas en los ataques que lanzan contra las fuerzas sirias en la aludida provincia.

La aviación rusa, de acuerdo con el centro, ha ayudado a repeler con ataques aéreos una “ofensiva masiva” de los terroristas apoyados por la artillería turca contra el Ejército sirio en Idlib, añade el centro.

La tercera y, a lo mejor, la última ronda de negociaciones llevadas a cabo en Moscú, capital rusa, entre las delegaciones militares y de inteligencia de Rusia y Turquía, sobre la situación en Idlib han terminado sin resultado. El colapso de las negociaciones significa que el Ejército sirio, con el respaldo de Rusia, seguirá con sus avances en Idlib, hasta la recuperación de todas las localidades restantes.

Aumenta la escalada turca en el noroeste de Siria

La incesante escalada turca en Idlib pone en peligro la seguridad de la zona, una actitud que viola el derecho internacional y la soberanía de Siria.

Sin llegar a ningún resultado, así terminó la tercera y, a lo mejor, la última ronda de negociaciones llevadas a cabo en Moscú (la capital rusa), entre las delegaciones militares y de inteligencia de Rusia y Turquía, sobre la situación en la provincia siria de Idlib (noroeste).

Este colapso de las negociaciones significa que el Ejército sirio, con el respaldo de Rusia, seguirá con sus avances en la provincia noroccidental de Idlib, hasta la recuperación de todas las localidades restantes. Un escenario que, según analistas, le deja a Turquía dos opciones.

Ante este escenario, un convoy militar turco, integrado por 80 vehículos y camiones, cruzó este jueves la frontera con Siria. Con ello aumenta a más de 2500 la cifra de vehículos turcos que entraron en Siria, desde el 2 de febrero, y a 7300 el número de soldados turcos desplegados en 39 puntos de observación.

La incesante escalada turca en el noroeste de Siria, pone en peligro la seguridad de la zona, ya que cualquier nueva violación podría ser la chispa que enciende la llama de una guerra regional.

Siria: Primera retirada turca

Se acaba de producir una primera mega retirada turca bajo el fuego infernal sirio-ruso. Las tropas turcas se retiraron de un puesto de control el miércoles en la ciudad de Tal Tamar, en el oeste de la provincia de Hasaka, solo unas horas después de que decenas de miembros de las fuerzas especiales turcas fueran capturados por el Ejército sirio. De este modo, el Ejército turco comenzó a retirarse de las posiciones que había ocupado durante meses cerca de Tal Tamar en Hasaka, posiciones que calificó como puestos de observación, pero que en realidad eran depósitos de armas y municiones para terroristas a su sueldo.

Ankara también está comenzando a abandonar sus puestos de observación en Shabliya, Al Manayir y As Saud en el norte de Siria, que fueron establecidos durante su operación de hace unos meses denminada “Fuente de Paz”. La ira del perdedor se manifestó a través de una política de tierra quemada. Los vehículos blindados y equipos de comunicaciones fueron incendiados antes de que el Ejército turco se retirara.

“Las tropas turcas destruyeron este punto de control antes de retirarse. Esta es la segunda vez en dos semanas que las fuerzas turcas se retiran de puntos de control que habían establecido en el norte de Siria a lo largo de las fronteras con Turquía”, dijo Al Masdar News.

Si bien Ankara cuestiona constantemente el acuerdo de Adaná, que solo permite a Turquía avanzar 5 kilómetros de profundidad en el territorio sirio, exigiendo perpetuar su presencia en el norte de Siria, su Ejército se ha retirado hacia dentro de las fronteras de Turquía. Según el sitio, “es muy probable que los militares turcos se reubiquen esta vez en las fronteras sirias, como requieren los acuerdos suscritos con Rusia”.

La potencia de fuego sirio-rusa y el temor a un choque a gran escala con las tropas rusas y sirias no es ajena a estos primeros signos de retirada turca. Mientras que el apoyo ruso continúa desde el cielo, las fuerzas sirias utilizaron recientemente un misil balístico Toshka OTR-21 en Idleb contra una fortaleza terrorista. El uso de Toshka no es nuevo, pero demuestra la determinación de Damasco y sus aliados para responder a las amenazas de una intervención militar a gran escala por parte de Ankara.

Según los observadores, las fuerzas sirias y la Resistencia utilizan sobre el terreno la misma estrategia ganadora que les permitió liberar la carretera estratégica Alepo-Damasco, en menos de una semana, es decir, una estrategia de “pinza”. Es una estrategia “bien elaborada” y específica de combate asimétrico: una de las dos pinzas permite a las fuerzas sirias y sus aliados posicionarse detrás de las líneas defensivas turcas en Idleb y amenazar con interrumpir sus líneas de suministro con Turquía.

Por otro lado, el sitio ruso Avia.Pro señala que decenas de comandos turcos han sido capturados por el Ejército sirio. El sitio web ha publicado un vídeo grabado por su corresponsal Oleg Blokhin, que muestra a varias docenas de soldados turcos capturados por las fuerzas sirias. La operación tuvo lugar en la Autopista Damasco-Alepo (M5), que fue liberada recientemente por las fuerzas del gobierno sirio.

“Las tropas sirias han confiscado además una cantidad significativa de equipos militares turcos en esta estratégica ruta, que recientemente fue tomada por el Ejército de manos de los terroristas a sueldo de Turquía”, se supo de la misma fuente.

El sitio añade que varios soldados turcos han huido de los campos de batalla en Siria por miedo a perder la vida. “Unos días antes, el Ministerio de Defensa turco había declarado que las fuerzas especiales del ejército turco iban a luchar hasta el final”, bromeó el periodista de Avia.pro. Y continuó: “Pero aquí, vemos una imagen triste … los turcos huyendo ante el Ejército sirio”.

Ankara hasta ahora no ha hecho ningún comentario sobre la captura de sus soldados por las fuerzas sirias o la retirada de los puestos de control.

Ultimátum de ataque turco en Idlib, prólogo de III Guerra Mundial

La amenaza de Turquía de atacar las posiciones del Ejército sirio, que goza del apoyo de Rusia, en Idlib, podría desencadenar una apocalíptica III Guerra Mundial.

Esta semana, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseveró que podría producirse una inminente incursión de sus fuerzas sobre la provincia de Idlib (noroeste de Siria) para frenar al Ejército sirio en caso de que este continúe sus operaciones contra los grupos armados, que gozan del apoyo de Ankara. Esto hace pensar que estamos en la antesala de una confrontación a gran escala entre las tropas turcas y rusas desplegadas en esta región del país árabe.

No es nada difícil de imaginar este escenario, si tenemos en cuenta las últimas declaraciones del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien advirtió el miércoles que Rusia actuará según los objetivos que persigan las tropas turcas y “si se trata de una operación contra las autoridades y las fuerzas armadas legítimas de Siria, definitivamente, será el peor escenario”.

Para entender mejor las causas que han contribuido a que hoy no solo sigamos viendo que continúa el conflicto en Siria, que estalló en 2011, sino que probablemente estemos frente a lo que podría ser la mecha que encienda la pólvora de una confrontación a niveles impredecibles, incluso que podría tratase de la temida y letal Tercera Guerra Mundial, hay que retroceder a septiembre de 2018, cuando se firmó el acuerdo de Sochi, en Rusia.

En ese entonces, los presidentes de Rusia y Turquía, Vladímir Putin y Erdogan, respectivamente, acordaron crear en Idlib una zona desmilitarizada de 20 kilómetros a lo largo de la línea de contacto entre la oposición armada —apoyada por Ankara— y las tropas sirias y que sería controlada por las fuerzas turcas y la policía militar rusa.

Empero, con el paso de tiempo, los citados grupos opositores armados no solo fortalecieron sus posiciones en esta zona, en contra de lo suscrito en Sochi, sino que llevaron a cabo ataques contra las fuerzas sirias y rusas. Además, otras fracciones, en este caso, de naturaleza terrorista, como es el grupo Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), liderado por el Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), aprovecharon la coyuntura y empezaron a lanzar ataques indiscriminados contra la zona desmilitarizada.

Ante ello, el Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, ha estado llamando a los infractores del acuerdo de Sochi a que abandonen sus actividades ilegales y destructivas, pero bajo la advetencia de una dura respuesta de las fuerzas sirias, si no es escuchado.

Así pues, Damasco viendo que sus continuas advertencias a los grupos armados y terroristas caían en saco roto decidió iniciar una operación militar contra todos estos elementos nocivos para la seguridad de la provincia de Idlib. De hecho, el Ejército sirio desde pasado diciembre ha intensificado su campaña en esta zona.

Entretanto, Ankara que no ha podido asimilar la derrota de sus soldados y aliados armados frente al Ejército sirio ha emitido hace unos días un ultimátum con la amenaza de atacar los objetivos de las fuerzas gubernamentales sirias si estas no ponen fin a su ofensiva antiterrorista en la provincia de Idlib antes de que se finalice este mes de febrero.

En su advertencia, Erdogan ha dejado claro que si las fuerzas sirias no se retiran de la zona desmilitarizada de Idlib en el plazo fijado, enviará más de 80 tanques, 150 vehículos blindados y 10 mil efectivos turcos a la zona para obligar a los sirios a retroceder.

Rusia, por su parte, en voz de su canciller, Serguéi Lavrov, señala a la parte turca de ser la causante de la ofensiva antiterrorista de Siria, ya que, según él, los turcos no han querido identificar ni separar a los extremistas de los grupos opositores no armados que operan en Idlib, tal y como se acordó en el citado pacto.

Para Moscú, esta situación ha dado pie a que los terroristas lancen ataques contra otras localidades cercanas, dejando víctimas mortales, a sabiendas que podían camuflarse entre los miembros de otros grupos no armados con presencia en Idlib y salir indemnes de sus actos criminales y esto, según el Kremlin, da motivo a que las fuerzas sirias realizen sus ofensivas sobre las posiciones terroristas en Idlib.

Teniendo en cuenta que, por un lado, los rusos expresan su enojo ante las “graves violaciones de los acuerdos” de Sochi por la continuidad de las ofensivas armadas de militantes y grupos terroristas contra las fuerzas armadas sirias y las instalaciones militares rusas en Idlib, y, por el otro, los turcos van por allí soltando que piensan atacar las posiciones sirias, no es de extrañar que, de hacerse realidad una agresión turca, a las partes implicadas se les podría escapar de las manos la situación y, como una bomba de relojería, explotar y saltar por el aire todos los avances significativos que hasta ahora se han logrado en el camino hacia una solución que ponga fin al conflicto sirio, que ya lleva 9 años.

De hecho, la nación siria viene sufriendo el flagelo del terrorismo impuesto por grupos radicales, como el EIIL (Daesh, en árabe) o el ya mencionado Frente Al-Nusra, filial siria de Al-Qaeda, entre muchos otros, que cuentan con el patrocinio de los países occidentales, liderados por Estados Unidos, y sus socios regionales.

Volviendo al caso que nos ocupa, la posibilidad de que se produzca un enfrentamiento directo entre las fuerzas de Ankara y Moscú, es muy probable que otros actores regionales y extrarregionales se vean involucrados en este estallido apocalíptico, ya que, algunos de estos países son potencias nucleares.

Si tenemos en cuenta que Turquía es país miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., podría darse la posibilidad de que esta Alianza occidental decidiera intervenir en la contienda so pretexto de querer ofrecer asistencia a su socio turco y garantizar la seguridad de sus efectivos en la región noroccidental de Siria.

A su vez, las Fuerzas de Rusia no solo estarían contando con el respaldo más que obvio del Ejército sirio, sino que también estarían recibiendo apoyo de China e Irán. Pekín podría prestar su ayuda a Moscú por compartir su visión global de contrarrestar los juegos hegemónicos e imperiales de los países occidentales y, en el caso de Teherán, por su apoyo incondicional ofrecido a Damasco en su lucha contra el terrorismo desde el principio de la crisis, tampoco dejaría a los sirios solos en este nuevo trance bélico.

Por tanto, si nada lo remedia o algo hace recapacitar a Erdogan de que cancele su temible ultimátum, el mundo estaría al borde de una III Guerra Mundial que, sin duda, sería apocalíptica por el uso incontrolado de las armas nucleares.

Análisis: Turquía enfrenta una derrota estratégica en Idlib tras no cumplir las »promesas» que hizo a Rusia de no apoyar y financiar a los terroristas

Scott Ritter

Según el acuerdo de Sochi de 2018, se suponía que Turquía debía desarmar y desasociarse de la organización terrorista Hayat Tahrir al-Sham. El hecho de no hacerlo ha sembrado las semillas de la inevitable derrota de Turquía en Siria.

Cuando Turquía apoyó su peso detrás de la rebelión anti-Assad en 2011, lo hizo creyendo que podría dictar el resultado sobre el terreno controlando las principales fuerzas de resistencia organizadas, a saber, el llamado terrorista Ejército Libre de Siria (FSA), formado por las filas de desertores del ejército sirio y varias bandas de combatientes islamistas afiliados a la Hermandad Musulmana. Pero la rebelión cobró vida propia, y en 2012 un islamista sirio que luchaba por Al-Qaeda en Irak regresó a Siria para formar una nueva organización de resistencia leal a Al-Qaeda que se conoció como el Frente Al Nusra.

Con el tiempo, el Frente Al Nusra de Abu Mohammad al-Jolani surgió como la organización de combate contra el régimen más efectiva, superando a la FSA controlada por Turquía por su relevancia en el campo de batalla. Sin embargo, la afiliación a Al-Qaeda del Frente Al Nusra perjudicó su capacidad de recibir fondos externos, armas y equipo, y a partir de 2015, el Frente Al Nusra se sometió a una serie de esfuerzos de cambio de marca, antes de asumir su nombre actual, Hayat Tahrir al-Sham (HTS) , a principios de 2017. Pero los esfuerzos de cambio de marca no pudieron alterar el hecho de que HTS siguió siendo un grupo terrorista designado a los ojos de gran parte del mundo, incluida Turquía.

Hoy, el HTS de Jolani comprende la mayor parte de los aproximadamente 30,000 combatientes anti-régimen que operan en la provincia de Idlib, el último bastión del territorio controlado por los rebeldes en Siria. El ejército sirio, respaldado por las milicias pro iraníes y la Fuerza Aérea rusa, ha estado atacando las posiciones de la FSA y HTS en Idlib desde 2015 para restaurar la autoridad del gobierno sirio sobre el área. En septiembre de 2018, para salvar a la población civil de Idlib de los depravados de la guerra, los líderes de Rusia, Turquía e Irán acordaron un alto el fuego durante una cumbre convocada en el resort ruso de Sochi en el Mar Negro.

Según los términos del llamado Acuerdo de Sochi, Rusia y Siria renunciarán a las operaciones militares ofensivas en Idlib a cambio de que Turquía haga cumplir las llamadas «zonas de desconexión», donde las fuerzas contrarias entregarían sus armas pesadas y combatientes a organizaciones terroristas designadas, como el HTS de Jolan, serían desarmados y evacuados.

Para apoyar este esfuerzo, Turquía estableció una serie de «puestos de observación» fuertemente armados en todas las «zonas de desconexión». Sin embargo, en lugar de desarmar a la FSA y desalojar a HTS, Turquía utilizó los puestos de avanzada como un elemento disuasorio para cualquier acción ofensiva renovada por parte de Rusia y los militares sirios. En resumen, Turquía no cumplió con la totalidad de sus compromisos bajo Sochi. Para el verano de 2019, tanto Rusia como Siria decidieron que el alto el fuego ya no estaba en vigencia, y renovaron su ofensiva, apuntando a las fuerzas HTS excavadas dentro y alrededor de las designadas «zonas de desconexión».

Esta ofensiva ha logrado destruir o desplazar a decenas de miles de combatientes HTS, lo que ha resultado en la captura de numerosas ciudades estratégicas por parte del ejército sirio, junto con vastas franjas de territorio. Las fuerzas turcas en los puestos de observación no tenían poder para detener la ofensiva, y en febrero de 2020, diez de los doce puestos de observación habían sido rodeados por el ejército sirio.

La aparente impotencia de los militares turcos ante el ataque combinado ruso / sirio enfureció y avergonzó al presidente turco Recep Erdogan, quien envió a unos 5.000 soldados acompañados por cientos de piezas de equipos militares, incluidos tanques, vehículos blindados de combate y piezas de artillería. en Idlib. Algunas de estas fuerzas fueron atacadas por el ejército sirio, con al menos 13 soldados turcos muertos. Turquía afirma haber respondido en especie, matando a decenas de soldados sirios

La pérdida de vidas solo enfureció aún más a Erdogan, lo que lo llevó a amenazar con destruir a los militares sirios y rusos que operan en Idlib con la destrucción si no se retiraban a las posiciones ocupadas en el momento del acuerdo de Sochi. La respuesta de los militares rusos y sirios fue continuar el ataque, lo que resultó en que aún más ciudades y territorios volvieran al control del gobierno sirio.

Al no cumplir con sus obligaciones en virtud del acuerdo de Sochi para desarmar y disolver las unidades HTS que operan dentro de la provincia de Idlib, Turquía abrió la puerta a la actual acción ofensiva en curso por parte de las fuerzas pertenecientes a Siria y Rusia. Al enviar miles de tropas turcas a Idlib, Erdogan esperaba que ni Rusia ni Siria intentarían intensificar los combates en Idlib para incluir la fuerza en los enfrentamientos de la fuerza contra un miembro de la OTAN. Cuando una delegación militar rusa, enviada a la capital turca Ankara a principios de la semana pasada, no pudo convencer a sus homólogos turcos de que retrocedieran, Erdogan se duplicó desplegando aún más tropas y equipos en Idlib, y amenazando con expulsar por la fuerza al ejército sirio a fin de mes si no cesaban sus ataques.

El ejército sirio respondió rodeando aún más puestos de avanzada militares turcos, recapturando todo Alepo de las fuerzas HTS y FSA, y conduciendo más profundamente en el territorio controlado por HTS. El farol de Erdogan había sido descubierto. Los turcos ahora se encuentran en una situación imposible. En un intento desesperado por aislarse de HTS, los turcos ordenaron que todas las fuerzas de la FSA que habían sido enviadas para reforzar el territorio controlado por HTS regresaran al territorio controlado por Turquía, aislando efectivamente a las fuerzas de HTS en el campo de batalla, donde posteriormente fueron destruidas u obligadas a retirarse más profundamente en lo que queda de su bastión Idlib.

Para las tropas turcas aún desplegadas dentro de Idlib, su situación se ha vuelto cada vez más peligrosa. Sus números y disposiciones impiden cualquier posibilidad de una defensa significativa de Idlib, incluso si se tomó la decisión de involucrar a la Fuerza Aérea Rusa y al Ejército Sirio. Lo mejor que pueden esperar los turcos en este momento es un nuevo alto el fuego que permita que sus fuerzas militares en Idlib sean retiradas de manera segura con su honor intacto. En cualquier caso, al alinear sus intereses con los de Jolani y HTS, en violación del Acuerdo de Sochi de 2018, Turquía ha hecho que su posición en Idlib sea insostenible tanto militar como políticamente.

* ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Sirvió en la Unión Soviética como inspector implementando el Tratado INF, en el personal del general Schwarzkopf durante la Guerra del Golfo, y de 1991 a 1998 como inspector de armas de la ONU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente