Portada - Últimas noticias

Los problemas en el campo de batalla para los terroristas continuaron el lunes cuando el Ejército sirio capturó varios sitios en la provincia de Alepo.

Dirigido por la 25ª División de Fuerzas de Misión Especial (anteriormente Fuerzas del Tigre), el Ejército sirio reanudó su empuje a través de las regiones occidental y suroccidental de Alepo, tomando muchos sitios al oeste de la autopista estratégica Alepo-Damasco (M-5).

Entre los varios sitios capturados por el Ejército sirio se encontraban las ciudades y aldeas de Anjarah, Qubtan, Bastrun, Hoor, Al Qasimiyah, Al Sallum, Bala, Yabal Qubtan y Sheij Aqil.

El Ejército sirio todavía está en movimiento en este momento, ya que busca hacerse con el control de todas las regiones occidentales y sudoccidentales de la provincia de Alepo.

Este último avance del Ejército sirio llega justo un día después de que lograra una victoria decisiva en la ciudad de Alepo y el Gran Alepo.

El Ejército sirio pudo expulsar a las últimas fuerzas terroristas restantes en la ciudad de Alepo y el área del Gran Alepo después de casi rodear a los militantes que quedaban en esta área el domingo.

El Ejército sirio derriba un dron en la zona de planta petrolera en Homs

MOSCÚ (Sputnik) — El Ejército sirio derribó un dron en la zona de una planta petrolera en la provincia de Homs, informó el canal Al Ikhbariya.

El 16 de febrero se informó que el Ejército sirio derribó cinco drones que intentaron atacar la planta petrolera en Homs.

"Las unidades del Ejército Árabe Sirio derribaron un dron en la zona de la planta petrolera en Homs", informó el medio.

Los radicales atacan con regularidad la planta petrolera en Homs y otras instalaciones de la infraestructura energética en la provincia.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las tropas gubernamentales se enfrentan a facciones armadas de la oposición y a grupos terroristas.

China construirá en seis días una fábrica de mascarillas en medio de la epidemia de coronavirus

En un plazo de seis días, China convertirá un edificio industrial de Pekín en una nueva fábrica de mascarillas para satisfacer la creciente demanda de estos artículos en medio de la epidemia de coronavirus Covid-19, informa la agencia de noticias china Xinhua.

La construcción arrancó este lunes con obreros trabajando las 24 horas para que la fábrica esté lista el próximo sábado para empezar a producir 250.000 mascarillas diarias.

El número total de infectados en el mundo por coronavirus alcanzó este lunes los 73.348 casos, mientras que los muertos se sitúan ya por encima de los 1.800.

A primeros de febrero, la Comisión Nacional de Salud de China abogó por una "utilización adecuada" de los trajes de protección, advirtiendo que su "uso excesivo y desordenado" podría conducir a un aumento de las infecciones por coronavirus.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró este sábado que la epidemia de coronavirus sigue siendo una emergencia para China y que resulta imposible saber hacia dónde se propagará. Asimismo, destacó los "pasos" dados por China para contener la enfermedad y el papel de la comunidad científica global para "identificar y acelarar" todos los procesos que lleven a mejorar los diagnósticos, tratamientos y vacunas.

Bashar Al Assad: La batalla en Alepo e Idleb continuará pese a los obstáculos del “norte”

En una alocución televisiva en ocasión de las recientes victorias, el presidente Bashar al Assad dirigió un saludo a los firmes y resistentes compatriotas en Alepo y al valiente Ejército sirio que ofreció muchos sacrificios para lograr la victoria.

Dijo que la batalla para liberar a Alepo e Idleb continuará independientemente de algunos ruidos que vienen del norte.

“Cuando la ciudad de Alepo fue liberada a finales del 2016, yo dije que Alepo después de la liberación no será como antes, y tenía la plena fe que el patriotismo de la gente de Alepo y su lealtad a la patria y al ejército alterarán las cuentas de los enemigos, y esto fue lo que sucedió”, manifestó el presidente.

Aseguró que “no le bastó a la gente de Alepo con resistir y aguantar el dolor y el sufrimiento, sino más bien trabajaron y produjeron durante los años del asedio y la guerra y pese a las circunstancias contrarias a cualquier lógica económica.

“Sin embargo, Alepo siguió contribuyendo aunque sea con lo mínimo a la economía nacional, y estoy seguro de que este tipo de firmeza, que refleja la voluntad sólida es la que hará que Alepo se levante de entre las cenizas de la guerra para que recupere su posición natural y pionera en la economía Siria”, acotó.

Según el presidente, “es cierto que la liberación de la ciudad en 2016 no logró la seguridad deseada en aquel momento y permaneció bajo el yugo de los proyectiles de traición y cobardía, y también es cierto que la victoria en una batalla no significa victoria en la guerra en la lógica militar abstracta que se basa en los fines y resultados, pero en la lógica nacional, la victoria comienza con el primer día de la firmeza”.

También señaló que “Alepo triunfó, Siria triunfó y todos triunfamos sobre el miedo que intentaron sembrar en nuestros corazones, y triunfamos sobre las ilusiones que intentaron infundir en nuestras mentes, y triunfamos sobre la desintegración, el odio y la traición”.

“Esta liberación no significa el final de la guerra, ni la caída de los planes o la desaparición del terrorismo, ni la rendición de los enemigos, pero ciertamente significa humillar a los enemigos y será el preludio para su derrota, tarde o temprano”, aseguró.

Al Assad hizo alusión a los “años de brutales y violentos bombardeos que afectaron la mayoría de los barrios; decenas de miles de mártires y heridos, y de huérfanos, desconsolados y viudas; años de asedio sin agua, electricidad u otros elementos esenciales de la vida; todo eso para hacer arrodillar a Alepo y para sus habitantes se rindan. Con cada proyectil traicionero que caía, la esperanza de los enemigos aumentaba para convertirse a Alepo en otra ciudad que nunca existió a lo largo de la historia y para que no forme con su gemelo Damasco las dos alas con las que la patria pueda volar”.

“Nuestro ejército sirio no dejará de cumplir sus deberes nacionales, y solo será como fue siempre un ejército del pueblo y para el pueblo; y la historia nunca conoció a un ejército victorioso sin la unión con el pueblo en su batalla y esto fue lo que vimos en Alepo y otras ciudades sirias cuando el pueblo abrazó al ejército, que por su parte defendió al pueblo y sacrificó por él”, reiteró el presidente al Assad.

Asimismo, saludó los hermanos, amigos y aliados que estuvieron hombro a hombro con el ejército en el campo de batalla y como águilas protectoras en el cielo, y su sangre se mezcló con la nuestra para purificar la tierra de Alepo.

Concluyó su comparecencia televisiva con reafirmar que Alepo seguirá siendo leal y fiel a la patria, y no olvidará a aquellos que dieron sus vidas por ella y para que vuelva bella y fuerte como antes.