Portada - Últimas noticias

Las tropas gubernamentales sirias, que avanzan desde las afueras del sudoeste de Alepo, han ganado el control de una vasta sección de la carretera Hama-Alepo, el último tramo de la autopista estratégicamente importante Damasco-Alepo, que une el norte y el sur del país.

Según Al Mayadin, las unidades del Ejército sirio liberaron de los militantes los pueblos de Jirbat Yazrayah y Qanatir, en el sur de Alepo.

En la actualidad, las tropas gubernamentales se han acercado a la aldea de Al Qamariyah, desde donde se espera que lancen un ataque contra los militantes en el distrito Rashidin-4, en el suburbio oeste de la ciudad de Alepo.

Un desarrollo de importancia crítica en el área tuvo lugar el 8 de febrero, cuando dos formaciones separadas de las Fuerzas Armadas sirias, que avanzaban desde las provincias de Idleb y Alepo, se reunieron en el distrito de Tell Iss, en la carretera Alepo-Damasco. Como resultado de la operación, rodearon las restantes posiciones de los militantes en las cercanías de la autopista.

Como resultado de la operación en curso, las tropas gubernamentales esperan restablecer el control de toda la autopista Alepo-Damasco de 432 km, una ruta estratégicamente importante que une el norte y el sur del país.

La sección de la carretera Hama-Alepo, que une Damasco con las regiones industriales del norte y la capital económica del país, Alepo, había permanecido bajo el control de grupos terroristas desde 2014.

El Ejército sirio controla la mitad de la provincia de Idleb

El Ejército sirio dio inicio a una gran ofensiva en las provincias de Idleb y Alepo al inicio del nuevo año marcando la primera vez en varios meses que los militares sirios llevaron a cabo ataques en múltiples frentes.

En cuestión de días, la ofensiva del Ejército sirio demostró su éxito en la provincia de Idleb y sus fuerzas llegaron a las puertas del bastión terrorista de Maarat al Numan.

El Ejército tomó el control de Maarat al Numan a finales de enero allanando el camino para la posterior captura de la ciudad estratégica de Saraqib y varias otras localidades cercanas una semana después.

Desde la captura de Saraqib, el Ejército sirio se ha visto entrando en el sur de Alepo desde el vecino Idleb mientras también limpió varias áreas a lo largo de la Autopista Alepo-Damasco (M-5).

Según una fuente del Ejército sirio, sus fuerzas han capturado más de 600 kilómetros cuadrados de territorio tanto en Idleb como en Alepo desde principios de enero, y se espera que liberen más territorio en los próximos días.

Este avance a gran escala en el noroeste de Siria se considera la operación más grande realizada por el Ejército sirio desde su operación de 2018 en la provincia de Daraa, en el sur de Siria.

El Ejército sirio libera más ciudades en Idleb situadas a lo largo de la Autopista Damasco-Alepo


El Ejército sirio capturó dos nuevas ciudades en la provincia de Idleb el lunes a pesar de los informes de una nueva ofensiva terrorista en el noroeste de Siria.

Según una fuente de campo en la provincia de Idleb, el Ejército sirio capturó las ciudades de Jirbat Jazraya y Qanater después de una breve batalla con los terroristas del Frente al Nusra en la mañana del lunes.

La fuente agregó que el Ejército sirio sigue atacando las defensas terroristas a lo largo de la autopista Alepo-Damasco (M-5).

Después de 7 años de su ocupación, el Ejército liberó el domingo por la tarde la ciudad de Al Zorba en esa misma ruta tras atacarla desde el lado sur. Al Zorba fue ocupada por los terroristas a finales de 2013.

Esta era la única ciudad importante que quedaba bajo control de los terroristas en la autopista Alepo-Damasco.

Poco antes, el domingo por la mañana, el Ejército sirio liberó las localidades de Al Bawabiya, Kaseibiya y Burqum, todas en el área de Al Eis, en la misma ruta.

Además, también liberó la localidad de Al Kalazia, al suroeste del área de Al Rashidin 4, el oeste de Alepo. Con todos estos avances, el Ejercito sirio controla ahora todo el suroeste de la provincia de Alepo.

Se considera que las últimas áreas que quedan para restablecer completamente la circulación por dicha autopista son las localidades de Jan al Assal, situada al oeste de la ruta, y Al Rashidin-4, al este, ambas en la provincia de Alepo. Este último es un suburbio de la ciudad de Alepo.

Decenas de terroristas han muerto en los combates para la liberación de todas estas áreas. Otros han resultado heridos o emprendido la huida.

Residentes en las áreas ocupadas de Idleb esperan la liberación de sus ciudades del terrorismo

“Después de las victorias ganadas por el Ejército sirio que liberó a Maarat al Numan, Saraqib y las aldeas en el suroeste de Alepo, los habitantes de las localidades situadas alrededor de la carretera Saraqib-Ariha, de Yisr al Shugur y las ciudades de Yabal al Zawiya y Yabal Shahshabu se han puesto en contacto con el Ejército sirio para buscar un acuerdo”, dijo al diario Al Watan Omar Rahmun, miembro de la Comisión de Reconciliación Nacional.

“Los terroristas que operan en estas áreas no aceptan comprometerse con el gobierno sirio y los habitantes buscan desembarazarse de ellos”, dijo Omar Rahmun.

“Cualquier área que firme un acuerdo con el gobierno se salvará de las operaciones del Ejército sirio. El objetivo del gobierno y los militares es expulsar a los terroristas del suelo sirio y proteger la vida de los ciudadanos”, dijo.

“Desafortunadamente, los grupos terroristas evitan que la población civil se comprometa con el gobierno”, dijo.

Omar Rahmun pidió a los residentes de la provincia de Idleb que salgan a las calles y protesten contra los terroristas para ayudar al gobierno de Damasco a desalojarlos de las áreas ocupadas.

El Ejército sirio se ha visto obligado a realizar operaciones militares en áreas donde los terroristas se han negado a irse.

Las declaraciones de Rahmun se producen mientras el Ejército sirio continúa avanzando al este de la provincia de Idleb y al oeste de la provincia de Alepo.

Caza ruso S-35 impide a los F-16 turcos entrar en el espacio aéreo sirio

Un avión ruso Su-35 interceptó un avión turco F-16 sobre el norte de Siria hace unos días, informó la publicación china SOHU esta semana.

Según la publicación, el avión turco estaba tratando de escoltar a sus fuerzas terrestres a través del norte de Siria o posiblemente iba a atacar a las tropas del Ejército sirio que avanzaban en las provincias de Idleb y Alepo.

El artículo de SOHU dijo que el avión turco F-16 “intentó cruzar la frontera siria” antes de ser interceptado por un caza ruso Su-35 cerca de la frontera de Alepo.

El autor alegó que la Fuerza Aérea Rusa envió inmediatamente un Su-35 desde la base aérea de Hamaimim durante el breve incidente.

“El Su-35S ruso realmente bloqueó la entrada del F-16 turco en el espacio aéreo sirio, no permitiéndole cruzar la frontera. El avión turco finalmente se vio obligados a retirarse”, agregó.

Cabe señalar que los ministerios de defensa de Rusia y Turquía no se han referido a estos informes.

El Ejército sirio echa a los terroristas de otras dos aldeas en Alepo

El Ejército sirio expulsó el martes a los terroristas de dos aldeas del oeste de Alepo y también repelió un ataque en la provincia de Idlib.

Según informó la agencia oficial de noticias SANA, los soldados sirios liberaron las localidades de Jan al-Asal y Al-Rashidin, tras recuperar la autopista que une Alepo con Damasco, que estuvo ocho años en manos de los terroristas.

Las dos localidades se encuentran en los extremos occidentales de la provincia septentrional de Alepo, en concreto a unos 350 kilómetros al norte de Damasco, la capital.

El reportero de SANA informó de que los militares derrotaron a miembros del grupo terrorista Frente Al-Nusra (también conocido como Frente Fath Al-Sham y afín a Al-Qaeda), y les infligieron daños de consideración a sus equipos.

Además, en la vecina provincia de Idlib, las fuerzas sirias repelieron una ofensiva terrorista contra la localidad de Al-Nerab y neutralizaron un coche bomba lanzado contra posiciones militares de dicha población, detalló el medio sirio.

El Ejército sirio, apoyado por la aviación militar rusa, intensificó su ofensiva desde diciembre de 2019 para expulsar a los terroristas de la provincia de Idlib, el último feudo de bandas armadas y facciones radicales en el país levantino.

Con sus operaciones, las tropas sirias se han apoderado del control de más del 43 % de Idlib y de un territorio de 600 kilómetros cuadrados entre Idlib y Alepo, según anunciaba el domingo el Estado Mayor del Ejército. También han obligado a retroceder hacia el norte a entre 10 000 y 15 000 miembros de la Junta de Liberación del Levante (Hayat Tahrir Al-Sham, en árabe), una alianza extremista lideraba por la rama local de Al-Qaeda y fuerza dominante en Idlib.

Estos avances del Ejército en Idlib han tenido lugar pese a sus escaramuzas con las fuerzas turcas que obstaculizan la lucha contra los terroristas.

De hecho, la Cancillería siria expresó el mismo martes su “rechazo categórico” a la presencia de militares turcos en su suelo, y dejó claro que los esfuerzos de Ankara para “reavivar a las organizaciones terroristas” son inútiles.

El Ejército sirio acusa a Turquía de violar la soberanía e integridad territorial de su país desplegando mayor número de fuerzas en Idlib y Alepo y atacando áreas residenciales y puestos militares, y advierte de que “responderán a los ataques de las fuerzas turcas de ocupación”.

El Ejército sirio libera el estratégico poblado de Khan Asal al oeste de Alepo

DAMASCO (Sputnik) — El Ejército sirio liberó la estratégica localidad de Khan Asal, situada al oeste de la gobernación de Alepo, comunicó a Sputnik una fuente militar.

Según se informó antes, las tropas gubernamentales recuperaron el control sobre la autopista internacional M5 Damasco-Alepo por primera vez desde 2012 y están librando combates en la zona de Khan Asal, al noroeste de la autopista.

"El Ejército liberó la estratégica localidad de Khan Asal tras cruentos combates contra los milicianos de la organización terrorista Frente al Nusra [proscrita en Rusia]", dijo la fuente.

El Estado Mayor sirio comunicó el 9 de febrero haber liberado de terroristas una zona de más de 600 kilómetros cuadrados en las gobernaciones de Alepo e Idlib.

Un día antes, el 8 de febrero, se anunció la liberación de la ciudad clave de Sarakib, ubicada en la encrucijada de las rutas internacionales M4 (Latakia-Alepo) y M5 (Damasco-Alepo). Además, el 29 de enero fue liberada otra importante ciudad, Maaret Nuuman.

El 9 de febrero, las fuerzas sirias que avanzaban desde el este de Idlib se reunieron con las fuerzas que estaban avanzando desde el sur de Alepo.

El 4 de febrero, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que había instado a su homólogo ruso, Vladímir Putin, a presionar al Gobierno sirio para que cesara su operación en Idlib y retirara sus tropas de los puestos de observación turcos antes de finales del mes de febrero, amenazando en caso contrario con una respuesta militar.

Idlib forma parte de una de las cuatro zonas de distensión acordadas en mayo de 2017 durante las negociaciones en Kazajistán por los representantes de Rusia, Turquía e Irán.

Tres de estas zonas pasaron bajo el control de Damasco en 2018, mientras que la cuarta, que abarca Idlib y zonas de las gobernaciones vecinas de Latakia, Hama y Alepo, sigue fuera del control del Gobierno sirio.

Habitantes de Maarat al Numan escondieron miles de objetos antiguos del museo de la ciudad para impedir su saqueo

Las autoridades sirias anunciaron este martes la recuperación de miles de piezas antiguas que fueron ocultadas por civiles en la provincia septentrional de Idleb, 335 kms al norte de Damasco.

Los habitantes de la ciudad de Maarat al Numan conservaron bajo tierra esas antigüedades del museo de la referida ciudad y así impidieron que fueran destruidas o saqueadas, dijo el subdirector de museos de Siria, Nazir Awad.

Agrego que las piezas escondidas durante nueve años se remontan a las épocas romana y bizantina y solo dos mosaicos sufrieron daños leves.

Estas piezas serán enviadas a la ciudad de Hama para hacer un inventario y luego serán devueltas al museo de Maarat al Numan, que será restaurado.

El Ejército sirio liberó Maarat al Numan a finales de enero, incluyendo su museo, que está considerado como uno de los más importantes de la región.

Siria denuncia las agresiones del régimen turco en Idleb y Alepo

El Ministerio de Exteriores y Expatriados denunció que el régimen turco continúa su agresión contra la soberanía y el territorio de la República Árabe Siria mediante el despliegue de más fuerzas en las provincias de Idleb y Alepo y sus ataques contra las áreas pobladas y algunos puntos militares en un intento de salvar a sus mercenarios terroristas que están siendo derrotados a manos del Ejército sirio.

“La República Árabe Siria reafirma el rechazo categórico a cualquier presencia turca en sus territorios y asegura que eso constituye una violación flagrante del derecho internacional y la soberanía siria, y contradice las declaraciones de Astaná y los entendimientos de Sochi respecto a la Zona de Distensión en Idleb”, reafirmó la Cancillería siria en una declaración.

Agregó que esta presencia confirma la persistencia del régimen de Erdogan en no respetar sus compromisos y seguir actuando fuera de la ley.

“Siria insta a la comunidad internacional a que asuma las posturas debidas para frenar el comportamiento agresivo del régimen turco y su apoyo ilimitado al terrorismo en Siria y Libia, y reafirma que estos ataques no lograrán devolver la vida a las organizaciones terroristas”, indicó el comunicado.

El Ministerio ratificó que las fuerzas del Ejército sirio continuarán su persecución a los remanentes de las organizaciones terroristas hasta su definitiva erradicación y recuperar el control de todo el territorio nacional.

Erdogan dice que obligará al Ejército sirio a abandonar la zona de distensión de Idlib en febrero

Turquía obligará al Ejército sirio a abandonar la zona de distensión de Idlib en lo que queda de mes, declaró el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

"Estamos decididos a desalojar a las fuerzas del régimen [sirio] fuera de los puestos de observación turcos antes de finales de febrero, para esto haremos todo lo necesario tanto por aire como por tierra", dijo.

Además, Erdogan indicó que Turquía responderá a las ofensivas del Ejército sirio con ataques fuera de Idlib.

"Si atacan a nuestros soldados, atacaremos las fuerzas del régimen en todas partes, incluso fuera de las fronteras definidas por el acuerdo de Sochi", agregó.

El presidente turco también indicó que 14 militares turcos murieron y 45 resultaron heridos en los últimos días en ataques sirios en Idlib.

"En los últimos días, como resultado de los ataques del régimen [sirio], tenemos 14 muertos y 45 heridos. El régimen y Rusia están atacando principalmente a civiles y no a terroristas, el objetivo es ocupar esta región para obligar a los residentes a trasladarse a nuestras fronteras", dijo Erdogan.

Señaló que Ankara actuará dependiendo de la situación en el terreno, "sin esperar los resultados de estas negociaciones interminables".

El 10 de febrero, el Ministerio de Defensa de Turquía informó de que al menos cinco militares turcos murieron y otros tantos resultaron heridos a causa de un ataque con artillería del Ejército sirio contra un puesto de observación turco en Idlib.

El 3 de febrero, como resultado del fuego de artillería abierto por el Ejército sirio en Idlib perdieron la vida ocho militares y civiles turcos. Según el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, debido a una respuesta turca fueron abatidos 76 soldados sirios.

El 4 de febrero, el líder turco afirmó que había instado a su homólogo ruso, Vladímir Putin, a presionar al Gobierno sirio para que cesara su operación en Idlib y retirara sus tropas de los puestos de observación turcos antes de finales del mes de febrero, amenazando en caso contrario con una respuesta militar.

Putin y Erdogan abordan el deterioro de la situación en la zona de distensión de Idlib

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de Rusia, Vladímir Putin, debatió en una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, la resolución de la crisis siria en el contexto del agravamiento de la situación en la zona de distensión de Idlib, comunicó el servicio de prensa del Kremlin.

Los líderes "continuaron examinando varios aspectos de la resolución de la crisis siria, en particular en el contexto del empeoramiento de la situación en la zona de distensión de Idlib", dice el comunicado.

Putin y Erdogan "destacaron la importancia de acatar plenamente los existentes acuerdos ruso-turcos, incluido el memorando de Sochi del 17 de septiembre de 2018".

Según la nota, los dos presidentes acordaron celebrar más contactos ruso-turcos ante el aumento de las tensiones en Idlib.

Por su parte, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, declaró que una delegación turca viajará a Moscú próximamente para negociaciones sobre la situación en la zona de distensión siria de Idlib.

"Hoy nuestro presidente habló con su homólogo ruso Putin. Pronto nuestra delegación viajará a Moscú. Recientemente recibimos a una delegación de Rusia. Continuamos trabajando juntos", dijo Cavusoglu citado por la cadena NTV.

Lo que no quiere ver Erdogan: Más de 150 civiles sirios murieron en los ataques terroristas en enero

MOSCÚ (Sputnik) — Más de 150 civiles sirios murieron el pasado mes de enero a causa de los ataques perpetrados por el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham* y sus seguidores en Siria, según un comunicado conjunto de los centros de coordinación de Rusia y Siria.

"El aumento de la actividad del grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham y sus aliados ha socavado de hecho los esfuerzos de Rusia y Siria encaminados a reducir la tensión en esta zona, como resultado de los ataques de los terroristas solo en enero fallecieron más de 150 civiles", dice el comunicado.

Según el jefe del Centro Nacional de Defensa de Rusia, Mijaíl Mízintsev, y el ministro de Administración Municipal y Medio Ambiente sirio, Husein Majluf, los terroristas bloquearon las carreteras hacia tres puestos de control en las provincias de Alepo, Idlib y Hama para hacer imposible la salida de los civiles por los corredores humanitarios organizados por Rusia y Siria.

"En respuesta a las constantes provocaciones por parte de los terroristas, unidades del Ejército sirio se vieron obligadas a tomar medidas para garantizar la seguridad del territorio controlado por el Gobierno", agrega la nota.

Según el texto, tras el retroceso de los terroristas, las tropas sirias hallaron municiones, equipos técnicos, armas, incluidas las de fabricación occidental, lo que "demuestra el constante apoyo a los terroristas desde el extranjero".

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las fuerzas gubernamentales se enfrentan a facciones armadas de la oposición y grupos terroristas.

Las tropas sirias actualmente se encargan de eliminar en Idlib a los últimos focos de terrorismo que quedan tras la derrota de ISIS (autodenominado Estado Islámico, grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países) y tras casi nueve años de conflicto.

El 'tanque volador' Mi-24P resiste al impacto de un cañón de 57 mm en Siria


Un Mi-24P de la Fuerza Aérea Siria resistió al impacto de un proyectil de 57 mm lanzado por el cañón antiaéreo S-60. La foto del vehículo dañado apareció en Twitter.

El helicóptero atacaba las posiciones de los yihadistas mientras fue alcanzado por el proyectil. Después del impacto dejó de funcionar parcialmente y la tripulación logró llegar a la base y aterrizó en las afueras de Alepo.

El Mi-24 se dio a conocer por su fenomenal capacidad de resistencia en los años 1980. Durante la guerra en Afganistán, los vehículos a menudo soportaban el impacto de múltiples misiles de sistemas portátiles, cañones antiaéreos y ametralladoras de gran calibre.

Esta máquina fue entregada a la Fuerza Aérea de Siria en 2017. Anteriormente formaba parte del grupo aéreo de la Fuerza Aérea de Rusia en la base aérea de Hmeymim. A pesar de que el lado izquierdo del Mi-24 está gravemente dañado, después de una reparación, el vehículo de combate podrá volver a la acción, aseguran expertos militares del diario ruso Rossiyskaya Gazeta.

Análisis: Turquía en busca de poder

Thierry Meyssan

Aunque lo ve con regocijo, la prensa internacional interpreta el brusco cambio de posición ‎de ‎Turquía, ahora nuevamente en conflicto con Rusia, como una prueba más del ‎temperamento caprichoso del “sultán” Erdogan. Thierry Meyssan estima, por el ‎contrario, que Ankara da muestras de constancia en su larga búsqueda de identidad ‎propia, adaptándose cada vez a la nueva situación, a falta de saber definir su lugar.‎

La Turquía actual es heredera, al mismo tiempo, de las hordas de Genghis Kan, del Imperio ‎Otomano y del Estado laico fundado por Mustafá Kemal Ataturk. Esta Turquía rechazó la ‎definición de sí misma que se planteaba en el Tratado de Sevres (1920) e impuso por la fuerza las ‎modificaciones que serían recogidas después –en 1923– en el Tratado de Lausana, pero hoy ‎sigue creyéndose incomprendida y despojada de una serie de territorios griegos, chipriotas, sirios ‎e iraquíes que aún sigue reivindicando como suyos. Esta Turquía persiste en la negación de los ‎crímenes que perpetró en el pasado, como el genocidio contra los no musulmanes. ‎

Después de un siglo sin lograr definirse, Turquía aplica una política exterior que se compone de ‎reacciones sucesivas ante las correlaciones de fuerzas regionales y mundiales, con lo cual da la ‎impresión, errónea, de que su voluntad es errática. ‎

El brusco cambio de posición que Turquía acaba de realizar ante Rusia no es resultado de un ‎capricho momentáneo sino, por el contrario, de la continuación de su continua búsqueda de ‎identidad en un entorno inestable. ‎

1- La desaparición de la URSS (1991)

Turquía, que no había pensado en consolidarse como miembro del bando vencedor de la guerra ‎fría, se vio a sí misma carente de una razón de ser ante la disolución de la URSS, el 26 de ‎diciembre de 1991. ‎

El hecho es que Turquía se había planteado modernizarse incorporándose a la comunidad ‎europea, pero los europeos no tenían ninguna intención de aceptarla y se han limitado a prolongar ‎interminablemente las negociaciones, permitiéndole alcanzar sólo el estatus de Estado Asociado a la Comunidad Económica Europea –‎desde 1963– y convertirse en candidato a la membresía –desde 1987.‎

Al mismo tiempo, Turquía tenía ante sí una segunda opción: encabezar el mundo musulmán, ‎siguiendo así las huellas del Imperio Otomano. Pero los sauditas, que presiden la Conferencia ‎Islámica, se oponían a ello. Aparecía entonces una tercera opción para Turquía: restablecer sus ‎vínculos con las poblaciones turcoparlantes de cultura mongola, que se habían hecho ‎independientes en Asia Central. ‎

Demasiado indecisa, Turquía dejó pasar el momento oportuno para la tercera variante. ‎Al ponerse a la cabeza de la Operación Tormenta del Desierto para expulsar a Irak de Kuwait, ‎el presidente estadounidense George Bush padre creó un orden regional estable basándose en el ‎triunvirato conformado por Arabia Saudita, Egipto y Siria. Tratando de ganarse un espacio, ‎Turquía estableció entonces una relación privilegiada con el otro huérfano del Medio Oriente, ‎o sea con Israel, que comparte la obsesión turca de reclamar territorios [1].‎

2- El 11 de septiembre de 2001

Al destruir los dos principales enemigos de Irán –Afganistán e Irak–, el presidente George ‎Bush hijo permitió que ese país volviera a desempeñar un papel en la región. Teherán se puso ‎entonces a la cabeza del “Eje de la Resistencia” (Irán, Irak, Siria, Líbano y Palestina) ante todos ‎los demás países de la región, organizados alrededor de Arabia Saudita e Israel. A pesar de las apariencias y contradiciendo la lectura simplista que prevalece en Occidente, no se trataba de ‎una oposición entre proestadounidenses y antiestadounidenses, ni tampoco entre chiitas y ‎sunnitas, sino de un conflicto regional ficticio, alimentado por el Pentágono, siguiendo el ‎esquema que ya había aplicado durante la década de la inútil guerra entre Irak e Irán. Pero ‎esta vez, el objetivo final no era debilitar a los dos bandos sino lograr que las poblaciones de la ‎región destruyeran las estructuras de sus propios Estados, conforme a la estrategia ‎Rumsfeld/Cebrowski [2].‎

Siendo el único Estado de la región que entendió a tiempo esa estrategia del Pentágono ‎estadounidense, Turquía optó por protegerse manteniendo buenas relaciones con ambos bandos y ‎predicando el desarrollo económico en vez de la guerra civil regional. Así que se distanció ‎de Israel. ‎

En 2006, cuando el coronel Ralph Peters publicó un mapa sobre los planes del estado mayor de ‎Estados Unidos, pudo verse que Estados Unidos se disponía a desmembrar Turquía mediante la ‎fundación de un “Kurdistán libre” [3] vagamente basado en el Kurdistán cuya creación se había previsto ‎en 1920. Parte de los generales turcos cuestionó entonces el alineamiento de Turquía del lado ‎de Washington y aconsejó establecer otra alianza. Estos generales tantearon el terreno del lado ‎de Pekín –Moscú no había recuperado aún su lugar como potencia militar mundial. Algunos ‎dieron un paso, abriendo un canal de discusión con China y comprando algún armamento a ‎ese país, pero fueron arrestados en 2008, junto a los responsables del Partido de los ‎Trabajadores (İsci Partisi, formación política de corte kemalista y maoísta), en el marco del ‎escandalo Ergenekon. Casi todos los oficiales del estado mayor turco fueron condenados a ‎largas penas de cárcel, supuestamente por espionaje a favor de Estados Unidos, antes de que ‎la verdad acabara por salir a la luz, con lo cual se anularon todos los juicios contra ellos. ‎

Fue en ese momento cuando Ankara aceptó crear un mercado común con la vecina Siria, para ‎protegerse de un eventual desmembramiento de su territorio, que tendría como pretexto el ‎llevado y traído tema del “Kurdistán libre”. ‎

3- Las «primaveras árabes» (2011)

En definitiva, durante la operación anglosajona de las llamadas «primaveras árabes», que tenían ‎como objetivo poner a la Hermandad Musulmana en el poder en todos los países del ‎Medio Oriente ampliado (o Gran Medio Oriente), Turquía creyó poder aprovechar el hecho que el ‎entonces primer ministro y hoy presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, era miembro de esa ‎cofradía para escapar al caos anunciado. Así que Turquía “despertó” en Libia la tribu otomana de ‎los misratas y ayudó la OTAN a derrocar al líder libio Muammar el-Kadhafi, a pesar de ser este ‎último un aliado de Ankara. Después, Turquía entró en guerra contra Siria… que también era ‎su socio comercial. Pero esas dos aventuras dieron al traste con la hasta entonces floreciente ‎economía turca. ‎

Pero cuando Rusia acude en ayuda de Siria y derrota a los yihadistas del Emirato Islámico ‎‎(Daesh), Turquía decide alejarse de las potencias occidentales. Se acerca a Moscú, compra los ‎sistemas antiaéreos rusos S-400 y la central atómica de Akkuyu, se compromete con el proceso ‎de paz en Siria durante los encuentros de Sochi y de Astaná. La CIA responde manipulando la ‎organización del predicador islamista turco Fetullah Gulen y financiando el HDP (Partido de las ‎Minorías) contra el AKP (el partido islamista del presidente Erdogan. En resumen, van al historial de ‎la CIA contra Turquía el derribo de un avión ruso de combate Sukhoi-24 en la frontera turco-‎siria, al menos un intento de asesinar a Erdogan, un intento fallido de golpe de Estado y el ‎asesinato del embajador ruso Andrei Karlov, entre otros hechos. ‎

Aturdida, Turquía respondió con una extensa cacería de brujas, llegando incluso a encarcelar ‎medio millón de personas por un intento de asesinato en el que estuvieron implicados ‎cuando más algunos cientos de militares. ‎

Turquía se situó entonces a medio camino entre Washington y Moscú, buscando su ‎independencia pero corriendo el peligro de verse aplastada en cualquier momento por algún tipo ‎de acuerdo entre los Dos Grandes. Al mismo tiempo, Turquía se posicionó de tal manera que ‎apoyaba y a la vez obstaculizaba a sus dos padrinos: o sea participó en la guerra contra Siria y ‎simultáneamente apoyó a Irán e instaló bases militares en Qatar, Kuwait y Sudán.

Además de que no es posible mantener mucho tiempo ese tipo de postura, Turquía se vio ‎dividiendo sus esfuerzos entre 5 frentes al mismo tiempo: la Unión Europea, al firmar con esta un ‎acuerdo sobre los migrantes; el mundo árabe, al cual dice defender ante Israel; Asia Central, ‎que trata de mantener bajo su ala; la OTAN, de la cual sigue siendo miembro; y Rusia, a la que ‎trata de seducir.‎

4- El asesinato del general iraní Qassem Suleimani

El mundo entero creyó –erróneamente– que, extenuado, Estados Unidos se retiraba del ‎Medio Oriente ampliado, dejando el campo libre a Rusia. En realidad, Washington retiraba ‎sus tropas, pero mantenía su intención de conservar el control de la región a través de sus ‎intermediarios armados, entrenados y numerosos: los yihadistas. ‎

Ante la voluntad estadounidense de proseguir en el norte de África el plan de destrucción ya ‎iniciado en la parte asiática del Medio Oriente ampliado y estimando que fue probablemente el ‎gobierno iraní –no Israel– quien ayudó el Pentágono a concretar el asesinato del general Qassem ‎Suleimani, el gobierno turco volvió a revisar sus planes. ‎

Turquía está de regreso en la órbita de Estados Unidos. Después de haber negociado la paz ‎en Siria, el 13 de enero en Moscú, Turquía desafía ahora bruscamente a Rusia con el asesinato, ‎el 1º de febrero, de 4 oficiales rusos del FSB, en la región siria de Alepo [4]. ‎

El ejército turco, la tribu de los misrata (descendientes de otomanos) en Libia y los yihadistas aún ‎atrincherados en la región siria de Idlib –de los cuales al menos 5 000 fueron trasladados ‎en mes y medio por los servicios secretos turcos– ya comenzaron a desangrar Libia, con la colaboración quizás involuntaria del mariscal libio Khalifa Haftar. El objetivo es que todas ‎las partes se desgasten al máximo [5].‎

NOTAS

[1] The Turkish-Israeli ‎Relationhip. Changing Ties of Middle Eastern Outsiders, Ofra Bengio, Palgrave-Macmillan, ‎‎2004.

[2] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 de ‎agosto ‎de 2017‎‏.‏‎

[3] “Blood borders - How a better Middle East would look”, coronel Ralph Peters, Armed Forces ‎Journal, junio de 2006.

[4] «Grupos armados por Turquía asesinan ‎‎4 oficiales rusos del FSB en Siria», Red Voltaire, 4 de febrero de 2020.

[5] «Preparación de una nueva guerra», ‎por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de enero de 2020.