Portada - Últimas noticias

La resistencia al golpe de Estado en Bolivia comenzó a tomar fuerza. En medio de las masivas marchas de los habitantes de El Alto, que realizaron un cabildo abierto y rechazaron a la presidenta de facto interina, Jeanine Añez, ahora los diputados del MAS desconocieron a la sesión ilegítima que la nombró jefa de Estado y se reunieron para proclamar nuevas autoridades.

Lo hicieron durante la madrugada, ya que la Policía no había dejado ingresar a los legisladores durante la tarde, cuando intentaron reunirse para rechazar la renuncia de Evo Morales, quien legalmente sigue siendo presidente de Bolivia pese a estar exiliado en México.

A partir de las 10 de la noche, hora de Bolivia, el MAS logró juntar el quórum para sesionar en la Cámara Baja y allí renovó las autoridades de la cámara, tras la renuncia de toda la línea sucesoria de Morales. Para ese lugar designaron al diputado Sergio Choque, quien anunció la presentación de un proyecto para replegar a las Fuerzas Armadas, quienes hoy colaboran activamente con la Policía en la represión a las manifestaciones contra el golpe de Estado.

El martes, sin lograr quórum en la Asamblea Legislativa, los sectores golpistas proclamaron a la senadora Jeanine Añez como presidenta interina tras la renuncia forzada de Evo. El MAS cuenta con mayoría en ambas cámaras por lo que no podían sesionar sin un acuerdo con el partido al que acababan de derrocar y a cuyos dirigentes persiguieron en una cacería sin igual.

En tanto, las protestas contra el golpe se multiplican. Sectores sociales y sindicales se movilizaron al centro de La Paz y desconocen la autoridad de Añez como presidenta ilegítima del país del Altiplano. La senadora fue reconocida como tal por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y los Estados Unidos, pero rechazada por el presidente electo argentino, Alberto Fernández, y el gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez.

Sergio Choque, elegido el presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia

MOSCÚ (Sputnik) — El diputado Sergio Choque, jefe de la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS), fue elegido presidente de la Cámara de Diputados en una sesión que llevaron adelante los asambleístas del partido oficialista.

"Decirle al mundo que se están vulnerando los derechos fundamentales, el derecho a la libre expresión, a la vida y educación, derechos que han sido vulnerados por este golpe en complicidad con la Policía y las FFAA", manifestó Choque, citado por la Cámara de Diputados en la red social Twitter.

El nuevo titular de la Cámara de Diputados denunció la represión de los cuerpos de seguridad contra los partidarios del exmandatario y líder del MAS, Evo Morales, exiliado en México.

"El delito del pueblo es defender la democracia de este país y por ello son masacrados por la Policía y las FFAA", afirmó.

Una parte de la bancada del MAS, que tiene más de dos tercios de votos en las dos cámaras de la Asamblea Plurinacional (parlamento) de Bolivia, logró ingresar en la tarde del 13 de noviembre al palacio legislativo para hacer uso de su amplia mayoría para instalar una sesión que trataría la sucesión presidencial.

Adriana Salvatierra afirma que el Senado de Bolivia no analizó su renuncia y le impiden el acceso al Parlamento

La presidenta del Senado boliviano, Adriana Salvatierra, afirmó que aunque renunció públicamente a su cargo, la Cámara de Senadores todavía no trató su dimisión de manera formal y por ello considera que aún permanece en funciones. Así, intentó ingresar al Parlamento este miércoles, pero las fuerzas de seguridad le bloquearon el acceso y se vivieron momentos de tensión.

VIDEO

En caso de confirmarse que aquella política no dimitió de sus funciones públicas más allá de sus declaraciones, debería ser la encargada de asumir el control del Ejecutivo. El martes, la vicepresidenta segunda de la cámara alta, Jeanine Añez Chavez, se había autoproclamado presidenta interina de Bolivia luego de que otros funcionarios de rango superior habían presentado su dimisión, al menos de forma pública.

Sin embargo, Salvatierra trató de entrar al recinto junto a dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), en medio de empujones y fuertes discusiones con los uniformados. "¡Respeto para la presidenta del país!", vociferaron algunos militantes socialistas, al considerar que aquella referente debería asumir el control de la Presidencia boliviana.

VIDEO

"Mi renuncia tiene que ser analizada por la Asamblea"

Acto seguido, Salvatierra brindó una rueda de prensa en la que aseguró que ella y otras parlamentarias "han sido violentamente agredidas" por las fuerzas de seguridad, tras haber recibido golpes y agresiones con gas. Por otro lado, aseguró: "Antes de que salgan las fuerzas militares a las calles, prefiero retirar mi presencia al frente del Estado". No obstante, aclaró que aunque hizo pública su renuncia, esta tiene que ser puesta "en consideración de la Asamblea".

Posteriormente, en un mensaje difundido en redes sociales, Salvatierra aclaró que están "iniciando una lucha por la recuperación de la democracia y contra el golpe de Estado".

"Eso [la lucha por la democracia], así como nuestra bandera, debe ser la lucha que una a todo el pueblo boliviano", agregó en un video.

Nuevo ministro de Gobierno de Bolivia anuncia "cacería" de exministro de Morales

LA PAZ (Sputnik) — El nuevo ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, anunció que lanzará una "cacería" contra el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y supuestos guerrilleros cubanos, venezolanos y de las FARC colombianas que según dijo están en el país.

"Vamos a ir a la cacería de Juan Ramón Quintana, porque es una cacería, él es un animal que está matando gente en nuestro país (...), y también de gente de las FARC, cubanos, venezolanos, gente de la guerrilla que ha estado viviendo aquí", afirmó Murillo, quien era hasta ahora un senador de la minoría opositora.

Murillo habló con la prensa tras jurar como uno de los 11 primeros ministros del gabinete de la presidenta Jeanine Áñez, senadora conservadora de oposición que asumió el martes el mando interino del país.

El nuevo ministro, conocido en el parlamento por discursos desordenados y expresiones misóginas, incluyó también en su amenaza a Raúl García, hermano del exvicepresidente Álvaro García, quien renunció el domingo pasado junto con el presidente Evo Morales.

Quintana está en paradero desconocido desde la caída de Morales y, según el ministro Murillo, estaría participando en actividades conspirativas junto con García y algunos extranjeros.

"Aquel que trate de hacer sedición a partir de mañana, que se cuide", advirtió el ministro, aunque a continuación aseguró que en su gestión "no va a ser ministerio de persecución para nada, va a ser para ayudar a la gente".

Murillo hizo la declaración horas después de que la policía informara que descubrió que uno de los manifestantes heridos este miércoles en disturbios en Santa Cruz (este) era un ciudadano argentino con antecedentes de vinculación con las FARC.

Añadió que va a "hacer que la ley caiga con el más fuerte peso, se cumpla a cabalidad", para lograr la pacificación del país, sumido en protestas desde el día siguiente de las elecciones del 20 de octubre.

Suben a 10 los fallecidos en conflicto político en Bolivia

LA PAZ (Sputnik) — Dos manifestantes murieron por impactos de bala en enfrentamientos con la policía en el departamento de Santa Cruz (este), elevando a diez el saldo de fallecidos en el conflicto político de Bolivia, que está en su cuarta semana, informó el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

"El IDIF realizó la valoración forense de 10 cuerpos a nivel nacional, cuatro son de Santa Cruz, tres de Cochabamba, dos de La Paz y uno de Potosí; del total de casos, ocho perdieron la vida por proyectil de arma de fuego", dijo el director de esa entidad, Andrés Flores, reportó la agencia estatal ABI.

Los enfrentamientos ocurrieron en la región agroindustrial de Yapacaní, donde sindicatos campesinos mantenían bloqueos de carreteras en rechazo a la asunción presidencial de la senadora opositora Jeanine Áñez, según medios locales.

La policía informó que algunos campesinos tenían aparentemente armas de fuego, que habrían robado de un puesto policial atacado la semana pasada.

Protestas y represión persisten en Bolivia tras sucesión presidencial

LA PAZ (Sputnik) — Marchas indígenas, concentraciones de protesta y represión policial tensionaron el centro de La Paz, al día siguiente de que una minoría parlamentaria instalara sin el quórum de la mayoría socialista a la senadora Jeanine Áñez como presidenta interina.

"No al golpe, no al golpe, no nos vamos a rendir", coreaban participantes en las marchas por la avenida central de La Paz, según un reporte en vivo de la red privada de televisión RTP.

Al menos dos marchas que llegaron hasta proximidades de la Plaza Murillo, donde se encuentran los palacios de Gobierno y Legislativo, fueron rechazadas por la policía, que utilizó gases lacrimógenos y detuvo a varios manifestantes, según mostraron la televisión y videos en las redes sociales.

La concentración más grande tuvo lugar en la Plaza San Francisco, a medio kilómetro de la Plaza Murillo, donde millares de indígenas y de otros sectores sociales realizaron un acto de desagravio a la bandera indígena wiphala, recordando pasadas declaraciones de Áñez contrarias a ese símbolo nacional.

Esa protesta fue dispersada por la policía que, con apoyo de bomberos, pudo además sofocar un incendio en un edificio cercano iniciado por un grupo de los manifestantes.

​La misma red RTP transmitió previamente imágenes de otra concentración indígena masiva en la Universidad Pública de El Alto, hasta donde llegaron delegaciones de varias provincias cercanas.

Organizaciones vecinales de El Alto, ciudad vecina a La Paz, y sindicatos de campesinos y productores de coca han llamado a movilizaciones de rechazo a la asunción presidencial de la senadora Áñez, producida el martes, dos días después de la renuncia de Evo Morales (2006-2019).

La policía informó que continuaban bloqueadas dos de las carreteras más importantes de conexión de La Paz con el resto del país, y que persistía el corte de la carretera nacional que atraviesa la región productora de coca del Chapare, en el centro del país.

En el departamento oriental de Santa Cruz, una operación conjunta de policías y militares no lograba poner fin a bloqueos y otras protestas de sindicatos campesinos, según un informe de radio Fides.

Reportan un muerto en Bolivia por disparo de arma de fuego durante enfrentamientos en Santa Cruz

El periódico local El Día dio la información tras constatarlo con un médico de la clínica San Miguel, en Montero. La víctima tenía 20 años y recibió un balazo en el tórax.

Al menos una persona murió este miércoles en Bolivia, tras recibir un impacto de bala durante enfrentamientos entre seguidores del MAS y grupos que apoyan el golpe de Estado en la ciudad de Montero, departamento de Santa Cruz, según reportó el periódico local El Día.

El dato fue confirmado por el médico Richard Orellana, de la clínica San Miguel, donde la víctima, identificada como Roberth Ariel Calizaya Soto, de 20 años, llegó a las 14:30 (hora local) sin signos vitales.

De acuerdo al profesional, Calizaya Soto fue trasladado al centro de salud "en estado crítico", y presentaba un impacto de bala en la zona derecha del tórax, sin orificio de salida, que atravesó el corazón del joven.

"Se hizo todo por salvar su vida, el tiempo que transcurrió y la lesión cardiaca, que es severa, fue definitivo, lamentablemente", explicó Orellana al medio boliviano.

Usuarios de redes sociales han compartido un video tomado por vecinos donde se aprecia supuestamente el momento en que el joven cae al piso, producto del ataque armado. También se han reportado al menos dos heridos más por armas de fuego, a la vez que vinculan por estas agresiones a las fuerzas militares y la Policía, que reprimen las protestas de manera conjunta.

Desde horas de la mañana de este miércoles, seguidores del MAS, que piden el retorno de Evo Morales al poder, se enfrentaron con miembros del Comité Cívico de Montero, uno de los grupos que instigaron el golpe de Estado en Santa Cruz.

Reprimen con gas lacrimógeno a los partidarios de Morales en el primer día tras la autoproclamación de Áñez en Bolivia

Miles de bolivianos se movilizan este miércoles en La Paz para rechazar el golpe de Estado perpetrado al mandatario depuesto, Evo Morales, en medio de una fuerte represión policial y militar contra los manifestantes que ha incluido el lanzamiento de gas lacrimógeno.

Estas miles de personas rechazan la autoproclamación como presidenta interina de la senadora Jeanine Áñez, quien juramentó sin quorum en el Parlamento, y reclaman que los diputados y senadores del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Morales, puedan ingresar a la Asamblea Nacional para sesionar sobre la situación política de la nación.

Por su parte, también los senadores y diputados del MAS denunciaron este miércoles haber recibido golpes y gas lacrimógeno cuando intentaban entrar a la sede del Parlamento. Una de las agredidas por oficiales de la Policía de Bolivia fue Adriana Salvatierra, presidenta del Senado, quien denunció que como su renuncia no había sido tratada en el Legislativo, continuaba en el cargo, y podía asumir como mandataria del país, según la sucesión establecida en la Constitución boliviana.

La fuerza policial ha respondido a los simpatizantes de Morales con un incremento de la represión, que incluye balas de goma y gases lacrimógenos.

Represión en La Paz

En la ciudad de la Paz, capital administrativa del país, con la militarización de punta a punta, cientos de efectivos de las Fuerzas Armadas, junto a policías militarizados, recorren la ciudad vigilantes, mientras aviones cazas sobrevuelan a bajas alturas con un feroz e intimidante sonido de turbinas que ha generado nerviosismo en la población.

En la Plaza Mayor de San Francisco, en el centro de La Paz, cientos de manifestantes fueron dispersados con bombas lacrimógenas.

Los manifestantes que se concentraron en distintos puntos del país rechazan la arremetida de los militares y aseguran que los medios de comunicación han sido amenazados o se niegan a mostrar la represión de la que son víctimas.

En la ciudad de Montero, en el departamento de Santa Cruz, un joven fue asesinado y otro herido de bala, según denunciaron los habitantes. "Estos militares perros ya le tiraron", dijo un hombre que grabó a la persona que permanecía herida en el suelo, con rastros de sangre.

Al respecto, el mandatario depuesto Evo Morales, a través de la red social Twitter, saludó al pueblo de El Alto, urbe limítrofe con La Paz, que se reunió en multitudinario cabildo para demandar la renuncia de la autonombrada "presidenta interina" y denunciar la represión de la Policía y las Fuerzas Armadas.

"La Paz se ha convertido en un campo de represión militar y policial contra el pueblo que denuncia el golpe de Estado. Los que decían que luchaban por la democracia han impuesto una dictadura militar-policial que apoya con botas y fusiles a un gobierno ilegal e inconstitucional", escribió Morales.

De igual manera, el mandatario dimitido condenó la decisión del presidente Donald Trump de reconocer al gobierno de facto de Áñez. "El golpe de Estado que provoca muertes de mis hermanos bolivianos es una conspiración política y económica que viene desde EE.UU.", agregó Morales.

Senadora Salvatierra a Sputnik: "Proscribir a Evo Morales sería un abuso total"

César Salvucci

Adriana Salvatierra, del Movimiento al Socialismo (MAS), pasó de ser la presidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia a ser golpeada por la policía en la puerta del Parlamento. Desde la Paz, habla en exclusiva con Sputnik y asegura: "Jeanine Áñez es la última estocada de un golpe de Estado cívico militar y policial".

La senadora condena los intentos de la oposición para que Morales no participe de nuevas elecciones: "Proscribir a Evo Morales sería un abuso total. Es un intento de limitar el ejercicio de los derechos constitucionales, entre los cuales está la libre afiliación y la participación político electoral".

¿Es legítima la presidencia de Jeanine Áñez? ¿Quién debería haber asumido el mando del Estado tras la renuncia de Evo Morales? Salvatierra prefiere no detenerse en la formalidad de si era ella misma la que debía tomar las riendas nacionales y no duda en poner en primer plano que en Bolivia hay "prácticas que son cuanto menos irregulares, cuestionables y que obedecen a las prácticas de un golpe de Estado".

​"Jeanine Áñez es la última estocada de un golpe de Estado que inició en confluencia de acciones militares y policiales (...) que han buscado interrumpir el mandato constitucional del presidente Evo Morales", analiza.

"Han sacado militares a las calles que asesinan personas y que detienen ilegalmente a dirigentes sociales e impiden el ejercicio de las labores parlamentarias. Esto es un golpe de Estado", sentencia en diálogo con Sputnik.

Salvatierra agrega que "si la senadora Áñez desea ser presidenta del Estado, debe cumplir un mínimo de orden constitucional (...) y no convocar a una sesión del Senado e instalarla con apenas nueve o 10 parlamentarios de 36 porque dos tercios de la bancada los tiene el MAS". Además, señala que Áñez se autoproclamó presidenta "en una asamblea donde tampoco tenía el cuórum correspondiente".

​Por otro lado, Salvatierra —en quien recaía la presidencia de la nación tras la renuncia del presidente y del vicepresidente— reconoce que renunció "en medios de comunicación" a la presidencia del Senado "producto de la presión", pero advierte que "en la sesión tendría que haberse puesto esto en consideración y no se hizo”.

"La Cámara de Senadores tiene que aceptar o rechazar mi renuncia y eso no se ha hecho, no lo han tratado. Yo mantengo el estatus de senadora", aclaró.

Amenaza de bomba y represión policial a parlamentarios

Este 13 de noviembre se le prohibió a un grupo de parlamentarios ingresar a la sesión. Salvatierra fue una de las senadoras a las que la policía les cerró el paso.

​"Fue básicamente un ejercicio de violencia absolutamente innecesario. Los parlamentarios nos encontrábamos reunidos en Asamblea Legislativa Plurinacional. Primero nos dijeron que había una amenaza de bomba para intentar retirarnos del lugar y finalmente decidieron arremeter contra los parlamentarios que intentamos ingresar a la asamblea. Hubo un fuerte contingente de policías, cerraron el paso, gasificaron y golpearon", denuncia la senadora.

​"Los parlamentarios del MAS no es que no asistimos a nuestra fuente laboral porque no queremos, no asistimos porque tenemos este tipo de represiones", agrega Salvatierra.

En cuanto a la violencia en las calles del país, espera que no se desate una guerra civil. "Nadie quiere eso", afirma y desea que "se encaucen la paz y estabilidad del país y que se encaucen fundamentalmente las garantías democráticas".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS