Portada - Últimas noticias

El gobierno iraquí, consciente del plan estadounidense para sembrar la discordia dentro de la sociedad, está haciendo todo lo posible para derrotarlo.

Si bien las demandas del pueblo iraquí en favor de la lucha contra la corrupción y la falta de servicios públicos deben tenerse en cuenta, lo que está sucediendo en Bagdad y las provincias del sur en estos días parece ser explotado por los estadounidenses. Y eso no escapa a la atención del gobierno iraquí.

“Desde el comienzo de las manifestaciones, los manifestantes no han buscado un objetivo específico. Algunos de ellos estaban enojados con sus medios modestos de sustento, mientras que otros eran saboteadores con escenarios y planes más que sospechosos. Son estos últimos los responsables de transformar las manifestaciones pacíficas en violencia, sabotaje y caos”, dijeron fuentes de seguridad al diario libanés Al Akhbar.

“Exasperados por una clase política corrupta e incapaz de proporcionar un mínimo de servicios, los manifestantes exigen una solución inmediata a este problema, que es la propagación de la corrupción en los organismos gubernamentales. Creen que no existe una lucha real contra la corrupción en Iraq. Pero todos estos problemas, que han persistido desde la ocupación estadounidense de 2003, parecen haber allanado el camino a los oficiales, políticos, élites y periodistas que siguen el plan estadounidense, que la Embajada de EEUU promueve cuando lo ve necesario”, añade Al Akhbar.

“Este plan fue presentado hace 3 meses en cooperación con los servicios de inteligencia. Él consiste en promover manifestaciones usando la cobertura de las demandas populares y luego provocar violencia, inseguridad y caos”, dijeron las fuentes.

“Esto ciertamente conducirá a enfrentamientos entre la gente y las fuerzas de seguridad. Y tales hechos serán objeto de una amplia cobertura mediática. El plan busca que, al final, con la cooperación de los estadounidenses, un comandante militar tome las riendas de un gobierno de salvación nacional y EEUU extienda así su control sobre Iraq”, advirtieron las mismas fuentes.

Medidas para neutralizar el plan de EEUU

Desde principios de este mes, el primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, ha tomado los siguientes pasos para neutralizar el plan de EEUU:

1: Tomar el control de los órganos militares y de seguridad y limpiarlos de todas las personas sospechosas.

2: Tomar el control de la situación en el terreno en 18 provincias y presentar las líneas rojas del gobierno.

3: Implementar planes e iniciativas gubernamentales que apacigüen el descontento de la gente.

4: Apoyar a los manifestantes pacíficos, que exigen luchar contra la corrupción y llevar a los corruptos ante la justicia.

“La situación en varias provincias del sur está bajo control. Han ocurrido actos esporádicos en Bagdad y en la provincia de Zi-Qar, pero la situación general está bajo el control de las fuerzas de seguridad”, dijeron fuentes de seguridad.

El toque de queda se levantó en Bagdad el sábado al amanecer

Mientras tanto, el primer ministro iraquí ordenó que se levantara el toque de queda en Bagdad a partir de este sábado a las 05:00 hora local (02:00 GMT). La calma ha reinado en Bagdad desde entonces.

El toque de queda en Bagdad se impuso el jueves 3 de octubre al amanecer. Esta medida sigue vigente en otras regiones del sur del país.

El toque de queda en Bagdad se levanta tras días de protesta

Las autoridades iraquíes han levantado este sábado un toque de queda impuesto desde el jueves en Bagdad (la capital) para evitar la violencia en las protestas.

Hubo un tráfico normal en la capital y las calles y las plazas principales estaban en silencio. Las barreras de hormigón bloquearon las zonas donde los manifestantes se enfrentaron con los agentes de Policía durante la semana.

Desde el martes, una ola de protestas se ha desencadenado en Bagdad cuando los manifestantes iraquíes se congregaron en la plaza Tahrir para protestar en contra de la corrupción, del desempleo y de los problemas existentes en los servicios públicos.

Sin embargo, ciertas personas han desviado de su curso pacífico las protestas que se han tornado violentas convirtiéndose en choques entre un grupo de manifestantes y policías iraquíes.

Sin embargo, la violencia dejó varios muertos y la Policía acusó a grupos de francotiradores no identificados de disparar en las manifestaciones en la capital. Varios policías fueron asesinados.

El presidente del Parlamento de Irak, Muhamad al-Halbousi, prometió el viernes implementar planes para construir viviendas y generar empleos dentro de un plazo específico.

Al-Halbousi además dijo que los manifestantes no deberían atacar instituciones estatales, instando a los iraquíes a luchar contra la corrupción de la misma manera que la nación luchó contra el terrorismo.

El portavoz del Ministerio de Defensa iraquí, el general de división Tahsin al-Jafayi, a su vez, reiteró que los “infiltrados” dispararon contra los manifestantes para generar caos en el país árabe.

El máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, también instó el viernes a evitar la violencia en las protestas que vive el país en los últimos días.

Ante esta coyuntura, algunos medios occidentales y árabes, en particular de Arabia Saudí, exageran las protestas con la intención de sacar provecho político de la situación, alentar la violencia y acusar a las fuerzas de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de reprimir a los manifestantes.

Dichas fuerzas populares básicamente fueron organizadas para luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), un deber realizado perfectamente durante la lucha de este país contra el flagelo del terrorismo, y no tienen misión alguna para realizar medidas en las protestas.

Aseguran que ha habido casi 100 muertos y 4.000 heridos por las protestas en Irak

El número de víctimas mortales aumentó a casi 100 y las personas heridas son cerca de 4.000, como resultado de las violentas manifestaciones que tienen lugar en Irak, según un grupo de expertos en derechos humanos, informa la agencia AFP.

Los ciudadanos iraquíes comenzaron las protestas el pasado 1 de octubre, para expresar su rechazo a la falta de empleo, la corrupción y los servicios públicos deficientes. Como respuesta, las autoridades de Irak impusieron el toque de queda, bloquearon el acceso a Internet en la mayor parte del país y cerraron la frontera con Irán.

¿De dónde se alimentan las protestas en Irak?

Desde el 1 de octubre, Irak vive tensos momentos de protestas por problemas internos, manifestaciones que con el correr de los días se han tornado violentas.

Estos incidentes en el país árabe han tenido una amplia cobertura periodística en diferentes medios occidentales y árabes, así como una amplia propagación en las redes sociales, más concretamente en Twitter bajo el hashtag (etiqueta) # العراق_تنتفض (Irak, levántate).

Los análisis de diversos sitios fiables revelan que la mayoría de estos tuits se originan en Arabia Saudí y en países como Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), además de otros, y solo un pequeño porcentaje en el propio Irak.

Estas revelaciones y otros mensajes anteriores, en los cuales los usuarios saudíes convocaban a las protestas han generado dudas entre los usuarios sobre la participación en las protestas iraquíes del centro saudí de ciberseguridad “Etidal”—creado en 2017 bajo el auspicio del presidente estadounidense, Donald Trump, so pretexto de combatir el extremismo— .

VIDEO

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente