Portada - Últimas noticias

Este jueves, durante las protestas nacionales contra las medidas económicas del Ejecutivo, se reportaron saqueos en tiendas departamentales de Guayaquil, la ciudad más grande de Ecuador.

En una jornada caracterizada por el cierre de avenidas en Guayaquil y la ausencia de autobuses de transporte público, algunas personas saquearon tiendas departamentales en el centro de la ciudad y en la Vía Perimetral.

En videos difundidos en redes sociales, se observa a cerca de 50 personas paradas en la Vía Perimetral, al sur de Guayaquil. En un momento, un grupo corre con cajas de televisiones y bocinas de audio, mientras que otros huyen en motocicletas.

"Han robado motos, televisiones (sic)", dice una persona que graba el saqueo.

En la tienda de supermercado Tía, de la Vía Perimetral, varias personas saquearon el comercio y extrajeron productos comestibles y cervezas, según un video difundido en redes sociales.

Medios locales reportaron que varios locales del centro de Guayaquil cerraron desde la mañana, por temor a sufrir saqueos.

En medio de protestas en todo el territorio nacional, que derivó en enfrentamientos entre estudiantes y la policía en Quito, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó estado de excepción por 60 días.

La medida, que faculta la salida de las Fuerzas Armadas a las calles y el eventual traslado de la sede de Gobierno a cualquier lugar del territorio, busca "precautelar el orden, la seguridad ciudadana y con el fin de controlar a quienes pretenden provocar caos", según anunció el mandatario en su cuenta de Twitter.

Las protestas y el llamado a paro nacional por varias federaciones de transportistas se suscitaron tras las medidas decretadas por el Ejecutivo, que contemplan la eliminación del subsidio a la gasolina extra y diésel, así como el recorte de vacaciones para los trabajadores del sector público (de 30 a 15 días) y la renovación con un 20% menos de remuneración de los contratos ocasionales, entre otras medidas.

Uno de los momentos más tensos se vivió cuando una manifestación de estudiantes de la Universidad Central de Ecuador rompió el cerco policial que le impedía avanzar hasta las cercanías del Palacio de Carondelet, sede del Gobierno central, en el Centro Histórico de Quito.

Ante la acción, la Policía lanzó gas lacrimógeno para reprimir a los manifestantes, que tuvieron que salir del lugar y concentrarse en otra plaza a varias cuadras del palacio presidencial.

Entretanto, los uniformados volvieron a levantar las vallas que impiden el acceso.

Las manifestaciones se viven en diversas partes del país. Las personas que protagonizan las protestas han bloqueado calles, avenidas y autopistas para hacer escuchar su voz.

A las afueras de Quito, en el sector Carapungo, dos agentes policiales fueron agredidos y tres manifestantes fueron detenidos.

Entretanto, en la ciudad de Cuenca, al sur del país, otros manifestantes se enfrentaron a la policía, que reprimió lanzando gas lacrimógeno.

Agresiones a personal de prensa

En medio de las manifestaciones, varios periodistas fueron agredidos por la Policía cuando hacían su labor en el Centro Histórico de la capital ecuatoriana.

Entre los agredidos están Julio Estrella, del diario El Comercio; y Daniel Molineros, de la Agencia de Prensa Independiente (API).

Mientras, en Guayaquil, el reportero de la cadena RTS Charlie Piza y su camarógrafo fueron agredidos por la fuerza policial.

La Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) denunció que una estudiante de Comunicación Social de la Universidad Central, identificada por Íngrid Salazar, fue detenida por la policía por grabar las protestas.

El Grupo Parlamentario para la Promoción, Protección y Defensa de los Derechos Humanos del Parlamento ecuatoriano condenó la actuación de la fuerza policial e informó que pedirá explicaciones a las autoridades.

Estado de Excepción

Mientras esto sucedía, Moreno decretó el "estado de excepción en todo el país" y aseguró que la medida busca "precautelar el orden, la seguridad ciudadana" y tiene el propósito "de controlar a quienes pretenden provocar caos".

Con esta medida, el mandatario podrá disponer el empleo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y llamar a servicio activo a toda la reserva o a una parte de ella, así como al personal de otras instituciones; trasladar la sede del gobierno a cualquier lugar del territorio nacional; disponer censura previa en la información de los medios de comunicación social, con estricta relación a los motivos del estado de excepción y a la seguridad del Estado.

La última ocasión que un presidente de Ecuador decretó estado de excepción nacional fue en 2005. Lo hizo el entonces mandatario Lucio Gutiérrez, en medio de protestas contra su gestión, que culminaron con su renuncia el 20 de abril de ese año.

¿Por qué manifiestan?

La jornada comenzó con un paro de transportistas que rechazan la eliminación del subsidio a la gasolina extra y ecopaís, así como al diésel, por parte del Estado, que, además, liberó el precio de estos combustibles.

Con la medida, las gasolinas extra y ecopaís pasaron de costar 1,85 doláres a 2,39 por galón; mientras, el diésel subió de 1,03 dólares a 2,29 (123 %).

Además de la suba de los combustibles, Moreno anunció, también, que enviará al Parlamento una serie de reformas económicas y laborales que podrían 'flexibilizar' las condiciones de los trabajadores y reducir sustancialmente sus beneficios.

Entre otras cosas, esas reformas incluyen la renovación con un 20 % menos de remuneración de los contratos ocasionales, el recorte de vacaciones para los trabajadores del sector público (de 30 días, pasarán a disfrutar solo 15, como en el sector privado) y que los empleados de empresas públicas aportarán mensualmente, como mínimo, un día de su salario.

Esos anuncios son parte del acuerdo alcanzado entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo que prestó más de 4.000 millones de dólares al país. Tanto las medidas, como las reformas, deberán ser incluidas en la estructuración del presupuesto del 2020.

El FMI alabó las medidas tomadas por Moreno. En un comunicado, el organismo señaló que los anuncios del mandatario ecuatoriano "tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana, y fomentar un crecimiento sólido e inclusivo".

Al decretar el estado de excepción, Moreno señaló que las acciones tomadas permanecerán firmes. "No existe posibilidad de cambiar, especialmente las (medidas) relacionadas con el subsidio, que causa tanto daño al país", enfatizó.

¿Por qué los trabajadores de Ecuador llaman a "huelga nacional" contra Lenin Moreno?

"Frente al paquetazo neoliberal de Lenin Moreno ¡Huelga nacional!", anuncian las principales organizaciones sindicales de Ecuador luego de que el mandatario ratificara el aumento del precio de los combustibles y una serie de reformas laborales. Ante la protesta popular, el presidente declaró el 'estado de excepción'.

Además del decreto N° 883, firmado por Moreno el 1 de octubre, que eliminó el subsidio a los combustibles, entre otras medidas impositivas, el Gobierno anunció una serie de reformas laborales como manera de incentivar la economía. Se estableció, por ejemplo, la reducción de un 20% del sueldo a los trabajadores que sean recontratados por el Estado.

Los funcionarios públicos también deberán aportar mensualmente un día de su salario y pasarán a tener 15 días de vacaciones al año, no 30 como hasta ahora. Otras medidas apuntan a favorecer los empleos a distancia.

Al tiempo que el aumento en el precio de los combustibles desató la movilización de los transportistas ecuatorianos, las medidas laborales generaron la reacción de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE).

En un mensaje difundido por las redes sociales de la central, el presidente de la UGTE, José Villavicencio Cañar, defendió el paro nacional cumplido el 3 de octubre y explicó que la reacción popular obedece "al paquete completo presentado por el presidente Moreno, no únicamente exigiendo la derogatoria del decreto 883, que incrementa el precio de los combustibles".

El dirigente sindical enfatizó que "dentro de ese paquete están las reformas laborales que buscan vulnerar derechos individuales y colectivos de los trabajadores".

Nelson Erazo, presidente de la coalición sindical Frente Popular, aseguró que el 'paquetazo laboral' de Lenin Moreno buscan "eliminar los derechos de los trabajadores, acabar con la estabilidad laboral y el derecho a la jubilación". A su juicio, la medida "no resuelve el problema del empleo; lo que hace es agravar las condiciones de vida de los obreros en las fábricas y en las instituciones públicas".

Además, Erazo aseguró que el incremento en el precio de los combustibles "va a tener consecuencias muy graves en la economía de los ecuatorianos".

"El Gobierno de Moreno, los empresarios y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se equivocan si piensan que los trabajadores vamos a permitir que se sigan precarizando las condiciones de obreros y obreras del país", sentenció.

En un comunicado conjunto divulgado este jueves, el Colectivo Unitario Nacional de Trabajadores, Indígenas, Organizaciones Sociales y Populares rechazó el decreto de 'estado de excepción' firmado por Moreno, asegurando que se trata de un "instrumento para reprimir y criminalizar la protesta social, para impedir que los trabajadores y pueblos del Ecuador hagamos uso del derecho constitucional a la resistencia".

​Las organizaciones condenaron a su vez "la represión brutal de la que han sido objeto los diversos sectores que se encuentran en lucha contra el criminal paquetazo neoliberal del Gobierno de Lenin Moreno". También reclamaron la liberación de los detenidos que se registraron durante la primera jornada de movilizaciones.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente