Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, se interesa por la compra de Groenlandia, una región autónoma de más de 2,1 millones de kilómetros cuadrados y unos 56.000 habitantes que es parte del reino de Dinamarca, según el diario The Wall Street Journal.

El periódico, que cita a personas familiarizadas con el tema, señala que Trump "expresó repetidamente, con diversos grados de seriedad, su interés por adquirir el territorio autónomo danés", debido a sus "abundantes recursos e importancia geopolítica".

Trump, quien planea realizar una visita a Dinamarca el próximo mes, supuestamente pidió sus auxiliares explorar esa posibilidad.

Algunos de sus asesores, según el periódico, opinan que la compra de Groenlandia supondría "una buena jugada económica", mientras que otros la descartan como "un interés fugaz que nunca se concretará".

En 1946, EEUU propuso a Dinamarca100 millones de dólares por la compra de Groenlandia, pero el Gobierno danés declinó la oferta.

Según WSJ, el Departamento de Estado de EEUU también estudió la opción de comprar Groenlandia e Islandia al Reino de Dinamarca en 1867.

No sería la primera compra de territorios en la historia de EEUU.

En 1867, EEUU pagó a Rusia 7,2 millones de dólares por Alaska, un teritorio de más 1,5 millones de kilómetros cuadrados.

También había desembolsado sumas importantes por Luisiana (a Francia), Florida (a España), las Indias Occidentales Danesas (a Dinamarca), entre otros territorios.

Actualmente, EEUU dispone de una importante base aérea en el noroeste de Groenlandia. La base aérea de Thule, conocida también como aeropuerto de Pituffik, se encuentra a unos 1.200 kilómetros del Círculo Polar Ártico.

Diputada de Groenlandia rechaza vender el territorio a EEUU

MOSCÚ (Sputnik) — La diputada Aaja Chemnitz Larsen, quien ocupa uno de los dos escaños reservados a Groenlandia en el Parlamento de Dinamarca, mostró su rechazo ante los rumores de que el presidente de EEUU, Donald Trump, quiere comprar este territorio.

"Gracias, pero no a la compra de Groenlandia por Trump. Al contrario, una cooperación mejor y más equitativa con Dinamarca debería ser la vía para una Groenlandia más fuerte y, a la larga, más libre", publicó Larsen en su cuenta de Twitter.

​En declaraciones al diario Jyllands-Posten, la diputada del partido Inuit Ataqatigiit resaltó también que "Groenlandia no es una mercancía que pueda venderse".

"Dinamarca simplemente no puede hacer esto", añadió.

El diario The Wall Street Journal (WSJ), que cita a personas familiarizadas con el asunto, reveló que el presidente de EEUU, Donald Trump, "expresó repetidamente, con diversos grados de seriedad, su interés por adquirir el territorio autónomo danés", debido a sus "abundantes recursos e importancia geopolítica".

Groenlandia, que es una región autónoma perteneciente al reino de Dinamarca, tiene apenas unos 56.000 habitantes, pero ocupa más de 2,1 millones de kilómetros cuadrados, lo que la convierte en la isla más grande del mundo.

Actualmente, EEUU dispone de una importante base aérea en el noroeste de Groenlandia. La base aérea de Thule, conocida también como aeropuerto de Pituffik, se encuentra a unos 1.200 kilómetros del Círculo Polar Ártico.

En 1946, EEUU propuso a Dinamarca 100 millones de dólares por la compra de Groenlandia, pero el Gobierno danés declinó la oferta.

Según WSJ, el Departamento de Estado de EEUU también estudió la opción de comprar Groenlandia e Islandia al Reino de Dinamarca en 1867.

Australia podría convertirse en ‎miembro pleno de la OTAN

Estados Unidos y la OTAN van a desplegar misiles nucleares de alcance intermedio alrededor ‎de China. Ese es el objetivo final de la salida de Estados Unidos del Tratado INF, firmado en su ‎momento por la URSS y Estados Unidos para prohibir el despliegue de ese tipo de armamento ‎en Europa, tratado que no implicaba a la República Popular China. ‎

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark T. Esper, y el secretario de Estado, Mike ‎Pompeo, visitaron Australia del 3 al 6 de agosto. Allí se unió a ellos el secretario general de ‎la OTAN, Jens Stoltenberg, quien estuvo en el país del 6 al 8 de agosto. ‎

Estos personajes discutieron en Camberra sobre una posible incorporación de Australia a la OTAN ‎‎ [1]. ‎

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, la OTAN considera que su papel va más allá ‎de la protección del espacio transatlántico de una supuesta “amenaza rusa” y pretende ‎más bien mantener la Pax Americana en el mundo entero. ‎

La incorporación de Australia a la OTAN como miembro pleno modificaría profundamente la ‎composición y el sentido mismo de la alianza atlántica, hasta ahora limitado a las dos orillas del ‎Atlántico Norte, y abriría además el camino a la incorporación de Japón así como a una división ‎del mundo en dos bloques: un bloque dominado por Washington y otro que tendría Moscú ‎y Pekín como eje. ‎

Australia es lo que se conoce como un «dominio británico», o sea una entidad perteneciente al «Imperio británico» y que tiene por jefe de Estado a la reina Isabel II… como Canadá, ‎por cierto.

Australia, que ya tiene el estatus de «socio» de la OTAN, dispone actualmente de una oficina en ‎la sede de la alianza atlántica, en Bruselas, y sus tropas ya participan en las operaciones de la OTAN ‎en Afganistán e Irak. ‎

En febrero de este mismo año, Francia firmó con Australia un contrato para construirle ‎‎12 submarinos de nueva generación, a un costo de 50 000 millones de dólares. En abril, Ursula ‎von der Leyen se convirtió en el primer ministro de Defensa de Alemania en viajar a Camberra. ‎También en abril de este año, Australia organizó las maniobras Indo-Pacific Endeavour, con ‎la India, Indonesia, Malasia, Singapur, Sri Lanka, Tailandia y Vietnam. En junio, Australia también ‎realizó maniobras militares con Japón. ‎

NOTAS

[1] “China rückt näher”, Till Fahnders, Michael Stabenow, Frankfürter Allgemeine Zeitung, 12 de ‎agosto de 2019.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS