Portada - Últimas noticias

Actualmente, las autoridades británicas consideran un ataque cibernético como una línea de investigación oficial sobre las filtraciones de los cables diplomáticos.

El secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, ha confirmado a The Sun que Londres está investigando si los informes del embajador británico en Washington Kim Darroch, en los cuales criticaba a la Administración Trump,  fueron filtrados deliberadamente por un "Estado hostil".

Darroch se ha visto envuelto en un gran escándalo político tras difundirse cables diplomáticos en los que califica al mandatario estadounidense de "inepto ", "disfuncional" e "incompetente". Trump, por su parte, anunció que su país "ya no tratará más" con el embajador británico y lo llamó "un tipo muy estúpido".

Actualmente, las autoridades británicas consideran un ataque cibernético como línea de investigación oficial sobre las filtraciones de los informes de Darroch, de acuerdo con el 'Foreign Office'.

"Por supuesto, sería muy preocupante si se tratara de un Estado extranjero hostil. No he visto ninguna evidencia de que ese sea el caso, pero tomaremos la investigación de la fuga muy en serio. Se van a seguir todas los canales de investigación para tratar de entender cómo sucedió esto", señaló Hunt.

¿Huella rusa?

Aunque el canciller británico no mencionó a Rusia por su nombre, el Reino Unido ha apuntado repetidamente al Kremlin como presunto responsable de ciberataques e interferencia electoral, acusaciones que han sido siempre rechazadas por Moscú.

De esta manera, los principales tabloides británicos, como The Sun, The Daily MailThe Mirror, no tardaron en sugerir que bajo el término "Estado hostil", el secretario de Relaciones Exteriores ponía las miradas en Rusia.

Asimismo, The Sun indicó que "Irán y China, que también tienen poderosas capacidades cibernéticas, también están bajo sospecha, bajo la teoría de que un intermediario fue usado para pasar" los cables diplomáticos a los medios.

Una fuente del diario en el Gobierno británico sugirió que el culpable de la fuga de los informes podría ser alguien con intención de dañar las relaciones entre Londres y Washington.

"Una gran pregunta que nos hacemos ahora es ¿quién sería el mayor ganador con la filtración? Sin duda, la respuesta es un Estado hostil que quiere causar división, porque ha tenido éxito", destacó la fuente.

Dimite el embajador británico en EE.UU. tras el escándalo por sus críticas a Trump

El embajador británico en Washington, Kim Darroch, ha anunciado su renuncia después del escándalo políticoprovocado por la filtración de unos cables diplomáticos en los que criticaba al presidente estadounidense y a su Administración y calificaba al mandatario de "excepcionalmente disfuncional" e "inepto".

"Desde la filtración de documentos oficiales de esta Embajada se han hecho muchas especulaciones en torno a mi posición y sobre la duración de mi periodo restante como embajador.  Quiero poner fin a esa especulación. La situación actual me está impidiendo desempeñar mi papel como me gustaría hacerlo", expone Darroch en su carta de dimisión.

Informes filtrados

El 6 de julio, el diario británico Daily Mail publicó que Darroch había descrito los conflictos internos de la Administración Trump como "peleas a cuchillo" en una serie de informes clasificados enviados a Londres. Asimismo, en ellos también descalificaba a la Administración del presidente y tachaba al mandatario de "inepto", "inseguro" e "incompetente".

En lo que referente a la figura política de Trump, el embajador británico afirmó que el líder estadounidense estaba "irradiando inseguridad", llenaba sus discursos con "declaraciones falsas y estadísticas inventadas" y no estaba logrando "casi nada" en términos de política interna.

Reacciones

Tras producirse la filtración, el inquilino de la Casa Blanca anuncióque ya no trataría más con Darroch. "No conozco al embajador, pero no es querido ni valorado dentro de EE.UU. Ya no trataremos con él", tuiteó el mandatario el 8 de julio.

Después de las palabras de Trump, la primera ministra británica, Theresa May, declaró tener "plena confianza" en el diplomático a pesar de no estar de acuerdo con sus valoraciones. Un vocero de la mandataria señaló que "el trabajo de los embajadores es proporcionar opiniones honestas y sin comentarios", aunque May "no está de acuerdo con la evaluación".

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, aseveró que los documentos filtrados reflejan la "visión personal" del embajador y no la del Gobierno británico.

El 9 de julio Trump volvió al tema de nuevo y calificó como "un tipo muy estúpido" a Darroch. "El embajador loco que el Reino Unido impuso a EE.UU. no es alguien con quien estemos encantados, es un tipo muy estúpido. Debería hablar con su país y con la primera ministra May sobre su fallida negociación del Brexit y no estar molesto con mis críticas de lo mal que estuvo gestionada", escribió el mandatario en una serie de tuits.

Los informes filtrados del embajador británico en EE.UU. muestran que "la honestidad no existe en las relaciones internacionales"

33

Tras difundirse los cables diplomáticos de la legación diplomática del Reino Unido en Washington, el presidente estadounidense anunció que su país "ya no tratará más" con el embajador británico Kim Darroch.

El escándalo, provocado por filtración de informes del embajador británico en Washington Kim Darroch en los cuales criticó tanto al mandatario estadounidense como al conjunto de su Administración, calificándola de "excepcionalmente disfuncional" e "inepta", muestra que "honestidad no existe en absoluto en las relaciones internacionales"opina el analista Simon Rite.

Rite destaca que todo el enojo que ahora públicamente expresan las autoridades británicas está dirigido al acto de filtración de los informes y no a su contenido ni a los puntos de vista descritos por el embajador de Reino Unido en EE.UU.

Tras difundirse los cables diplomáticos, el presidente estadounidense avisó que su país "ya no tratará más" con el actual embajador británico.

Tras el anuncio de Trump, la primera ministra Theresa May mostró su "plena confianza" en el embajador Darroch, aunque aseguró no estar de acuerdo con sus evaluaciones. "Las opiniones expresadas no reflejan necesariamente los puntos de vista de los ministros y el Gobierno", aseveró la aún jefa del Gobierno británico. De acuerdo con Rite, la afirmación de May implica verdaderamente que muchos ministros comparten la visión del embajador pero no pueden decirlo en voz alta.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, se expresó en una línea similar: los documentos filtrados reflejan la "visión personal" del embajador Darroch, y no la del Gobierno británico. Además, destacó que "no está de acuerdo con algunos puntos de vista". "Creo que la Administración de EE.UU. es muy eficaz y tenemos las relaciones más cálidas posibles y una colaboración basada en la defensa de los valores compartidos", añadió el canciller británico.

Según el analista, Hunt también puede compartir la opinión de Darroch y con otros altos cargos, pero como actual ministro de Exteriores y en plena carrera para convertirse en el nuevo primer ministro, no le queda otra que responder diplomáticamente.

"Este tipo de filtraciones no son profesionales. Son inmorales y antipatrióticas", dijo, a su vez, el secretario de Estado de Comercio Internacional del Reino Unido, Liam Fox. Sin embargo, como apunta Rite, no dice en ningún momento que lo que se dice en ellas no sea cierto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS