Portada - Últimas noticias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alega que dos de sus halcones, Mike Pompeo y John Bolton, son quienes aúpan una guerra con Irán.

Según un informe publicado este domingo por el rotativo estadounidense The Washington Post, Trump, no comparte posturas con el secretario de Estado y el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que se decantan por aumentar la escalada de tensión entre Washington y Teherán, y señala que son ellos los que agitan varios frentes para allanar un conflicto bélico con la República Islámica.

El magnate republicano insiste en que apuesta por sentarse a la mesa de diálogos, o incluso imponer severas sanciones, en lugar de guerras costosas con otros países. No obstante, aunque Trump dice oponerse a una guerra contra Irán, no la descarta.

Teherán, por su parte, echa por tierra una guerra y más conversaciones con Washington. “La opción definitiva de la nación iraní será la resistencia frente a Estados Unidos y, ante esa resistencia, EE.UU. se verá obligado a retirarse”, ha dicho el Líder iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en una reunión con autoridades del país persa.

La opción definitiva de la nación iraní será la resistencia frente a Estados Unidos y, ante esa resistencia, EE.UU. se verá obligado a retirarse”, ha dicho el Líder iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei respecto a una eventual guerra impulsada por Washington contra Irán.

Irán no amenaza la seguridad ni los intereses de Estados Unidos

The Washington Post también cita a Ruben Gallego, miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, quien rechaza las acusaciones hechas por el Gobierno de EE.UU. en contra de Irán y dice que una información confidencial que ha visto al respecto no muestra que los intereses estadounidenses se vean amenazados por ninguna acción iraní.

“La información confidencial que recibí el viernes no muestra una amenaza a la seguridad ni los intereses de Estados Unidos por parte de Irán”, manifiesta el también representante demócrata por el estado Arizona.

Gallego dice, además, que dicha información había sido manipulada para exagerar las supuestas amenazas de Irán en contra de EE.UU. y sus aliados, y pidió moderación entre el Legislativo y el Ejecutivo estadounidenses.

Añade que Bolton, y el senador republicano por el estado de Arkansas, Tom Cotton, son los principales manipuladores de la información tanto a puertas cerradas como en los medios de comunicación para promover una confrotación bélica con Irán

El sábado, Gallego objetó en Twitter las acusaciones de Cotton sobre las presuntas amenazas de Irán. “Yo recibo la misma información que Cotton recibe. Él está exagerando para que nosotros empecemos una guerra. No caigan en su trampa”, apostilló el congresista demócrata.

Movimientos militares de EE.UU. en el Golfo Pérsico

EE.UU. desplegó un portaviones y bombarderos hacia el Golfo Pérsico con el pretexto del aumento de las actividades de las fuerzas militares iraníes en la región.

Empero, el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) aseguró el pasado domingo que EE.UU. solo está realizando una guerra psicológica contra el país persa a través de dichos despliegues.

En EEUU culpan a Netanyahu por la política antiraní de Trump

Políticos de izquierda y derecha de EE.UU. apuntan el dedo acusador al premier israelí, Benjamín Netanyahu, por la postura antiraní de Trump.

Según los críticos con la política exterior de la Casa Blanca, Netanyahu es “el viejo de la bolsa” que está detrás de las decisiones que adopta el mandatario de EE.UU. contra el país persa y la creciente tensión en la región del oeste de Asia, según recogió el sábado el diario israelí The Jerusalem Post.

Para los políticos estadounidenses, sean de extrema derecha o de extrema izquierda, el régimen de Tel Aviv es “el enigmático manipulador” de la política estadounidense hacia Irán, agregó el diario.

La publicación recordó que Ben Rhodes, el asesor de Seguridad Nacional del expresidente estadounidense Barack Obama (2009-2016), había indicado que Netanyahu era una de las personas que más “presiona” para que haya una confrontación bélica con Irán.

Patrick Joseph Buchanan, un comentarista político, escritor y columnista, advirtió en un artículo publicado el viernes que la guerra con Irán sería la mayor de todas las libradas por EE.UU. en Oriente Medio.

“¿Quién quiere que nos sumerjamos en Oriente Medio, librando una guerra nueva y más amplia de las que hemos tenido este siglo en Afganistán, Irak, Siria, Libia y Yemen?”, se preguntó el también alto consejero de varios presidentes estadounidenses Richard Nixon, Gerald Ford, y Ronald Reagan, para luego responder a la pregunta: El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, Netanyahu (apodado Bibi), el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, y otros príncipes y emires de las monarquías ribereños del Golfo Pérsico.

¿Quién quiere que nos sumerjamos en Oriente Medio, librando una guerra nueva y más amplia de las que hemos tenido este siglo en Afganistán, Irak, Siria, Libia y Yemen? La repuesta: Pompeo, Bolton, Netanyahu”, afirmó el comentarista político Joseph Buchanan.

La escalada de tensión comenzó a principios de este mes de mayo, cuando Bolton afirmó que el envío a Oriente Medio del portaviones nuclear USS Abraham Lincoln y de una unidad de bombarderos era una advertencia a Irán: “cualquier ataque a los intereses” de EE.UU. o a los de sus aliados” en la región sería respondido con “una fuerza implacable”.

Distintos analistas destacan “el silencio” de los aliados de EE.UU. ante una eventual intervención militar directa contra Irán, salvo los regímenes de Israel y de Al Saud, “ambos enemigos de por vida” de la República Islámica.

Trump, en una muestra de apoyo a Israel, abre una nueva página de hostilidades contra Irán y ciertos países regionales

Desde su llegada a la Casa Blanca en 2017, Trump ha hecho lo imposible para mostrar su lealtad a Israel: reconoció la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital del régimen de Tel Aviv y la soberanía israelí sobre el lado ocupado de los altos sirios del Golán, retiró a EE.UU. del acuerdo nuclear, e incluyó al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en su lista de grupos terroristas, tal y como deseaba el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

La medida hostil contra el CGRI, no obstante, está jugando en contra de Washington, dado que la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) declaró en abril organizaciones terroristas al Comando Central de EE.UU. (Centcom) y a todas las fuerzas afiliadas. Las Fuerzas Armadas iraníes, por su parte, han prometido tratar como terroristas a los efectivos estadounidenses desplegados en la zona.

Trump y sus halcones en la jaula de impotencia frente a Irán

Las posturas de EE.UU. ante Irán evidencia un ineficaz proceso de toma de decisiones e incoherencias entre el presidente Donald Trump y su gabinete.

Tras el anuncio del despliegue de un portaviones y bombarderos de Estados Unidos en el Golfo Pérsico y la posible retirada del acuerdo nuclear, conocido como el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) del lado iraní, en reacción a dicha medida estadounidense, ahora, lo que se evidencia es una clara falta de dirección e incoherencias en las que han caído Trump y sus halcones de la Casa Blanca respecto a qué paso a seguir frente a la República Islámica.

Un artículo publicado el sábado en el diario estadounidense The Washington Post critica estas incoherencias y tilda de “ineficaz” el proceso de toma de decisiones en el seno de la Administración estadounidense.

“Al igual que muchas crisis de la política exterior del Gobierno de (el presidente de EE.UU., Donald) Trump, el último enfrentamiento (con Irán), supuestamente, está plagado de procesos ineficaces de toma de decisiones entre el presidente y sus asesores”, indica el artículo.

En el texto también se considera el rol de los asesores de Trump como un elemento clave en la degradación de este proceso de decisiones y pone de relieve que ellos hacen todo para “favorecer sus propios beneficios”.

Al igual que muchas crisis de la política exterior del Gobierno de (el presidente de EE.UU., Donald) Trump, el último enfrentamiento (con Irán), supuestamente, está plagado de procesos ineficaces de toma de decisiones entre el presidente y sus asesores”, indica un artículo publicado en el diario estadounidense The Washington Post.

De acuerdo al artículo, entre los funcionarios de la Casa Blanca, el secretario del Departamento de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, son los que siempre respaldan y adoptan un enfoque más agresivo.

Un informe publicado previamente por el mismo diario había informado de que el magnate republicano se habría quejado del intervencionismo de Bolton, algo que iría en contra de su opinión, según la cual, EE.UU. debe mantenerse al margen de conflictos en el extranjero.

The Washington Post explica que, a pesar de las numerosas divergencias en su gabinete, Trump es quien decide respecto a todos aspectos, así como los pasos a seguir.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente