Portada - Últimas noticias

EL CAIRO (Sputnik) — El Gobierno de Unidad Nacional en Trípoli, presidido por Fayez Sarraj, aprovecha las ganancias por la venta de petróleo para financiar grupos armados, declaró a Sputnik el jefe de la Cámara de Representantes en Tobruk, Aguil Saleh.

"Utilizan los fondos públicos para pagar a mercenarios con objeto de enfrentar al Ejército Nacional Libio (ENL), la fuente de estos fondos es el petróleo, que está bajo el control de las Fuerzas Armadas Libias", dijo Saleh.

El ejército vela por la seguridad de los yacimientos petrolíferos y las exportaciones de petróleo, pero todos los ingresos de su venta se transfieren al Banco Central de Libia en Trípoli, que está bajo el control de grupos terroristas, añadió.

El entrevistado afirmó que el Gobierno de Sarraj está bajo el control de grupos terroristas y no puede servir al pueblo libio.

"Sarraj no tiene nada, ha estado haciendo nada durante tres años, obedece la voluntad de grupos terroristas y grupos políticos islamistas. Se supo que estos grupos y mercenarios le ayudan a controlar Libia", recalcó.

Según Saleh, los lazos del Gobierno de Sarraj con los grupos armados son cada vez más evidentes para la comunidad internacional.

"Los terroristas controlan la capital, roban fondos públicos, sobornan a otros, pagan a los mercenarios y criminales que actúan en los intereses del gobierno, rechazado por el pueblo libio a través de sus representantes electos, el parlamento negó el voto de confianza a este gabinete dos veces", subrayó.

Saleh dijo también que el Parlamento en Tobruk y la mayoría de las tribus libias autorizaron y apoyaron la operación del ENL contra los terroristas.

"Por supuesto, hay apoyo de las tribus libias en el tema de la liberación de la capital libia de varias organizaciones terroristas controladas por individuos declarados en búsqueda internacional y local", apostilló.

Además, el político aseguró que es precipitado hablar sobre el fin de la operación antiterrorista que el Ejército lleva a cabo en Trípoli desde hace más de 40 días.

"Es prematuro hablar de una fecha concreta del fin de la operación, más aún después de que varios países enviaron armas y pertrechos a los grupos terroristas", dijo Saleh a Sputnik.

El líder parlamentario remarcó que en primer lugar se debe garantizar la seguridad de los ciudadanos, el respeto de sus derechos y la protección de sus bienes.

"La operación no se ha estancado, los militares temen por la seguridad de los civiles y es que los terroristas los usan como escudos humanos", subrayó.

Con todo, remarcó, que los soldados cumplirán con su misión de liberar la capital.

La situación en Libia, que se ha visto envuelta en disturbios desde 2011, se deterioró aún más a principios de abril, luego de que el ENL inició una ofensiva en la capital libia de Trípoli.

El Gobierno de Unidad Nacional anunció rápidamente una contraofensiva contra el ENL.

Desde que el líder libio Muammar Gaddafi fue derrocado y asesinado en 2011, el país ha sido dividido entre dos gobiernos, con la parte oriental controlada por el parlamento respaldado por el ENL, con sede en Tobruk, y la parte occidental gobernada por la Gobierno de Unidad Nacional, con sede en Trípoli.

Pánico a la vista: La OTAN, dispuesta a “ayudar” a Libia

BRUSELAS (Sputnik) — La OTAN está dispuesta a ayudar a Libia a crear estructuras de seguridad cuando se den las condiciones para hacerlo, declaró el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, en una reunión con el enviado especial de la ONU para Libia, Ghassan Salamé.

"El secretario general expresó la profunda preocupación de la alianza por la situación en Libia y subrayó que seguiría instando a todas las partes a que cesen las hostilidades y se sumen al proceso político", dice el comunicado de la oficina de prensa de la alianza.

Se señala que Stoltenberg "dejó claro que no hay una solución militar para la situación en Libia".

El texto agrega que la OTAN "está dispuesta a ayudar a Libia a establecer estructuras de seguridad eficaces, incluido un Ministerio de Defensa moderno y servicios de seguridad eficaces bajo el control civil del Gobierno", pero "esto se hará a petición del Gobierno libio, y sólo si lo permiten las condiciones de seguridad".

Este 13 de mayo, Stoltenberg se reunió con Salamé a puerta cerrada para discutir la situación en Libia.

El 6 de abril, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, responsabilizó a la OTAN por la crisis prolongada en Libia por su "injerencia militar ilegítima".

El pasado 4 de abril, la crisis libia entró en una nueva fase de tensión después de que el comandante del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar, ordenara una ofensiva contra Trípoli para "liberarla de los terroristas".

Tres días más tarde, las fuerzas leales al Gobierno de Unidad Nacional anunciaron la operación Volcán de Ira contra las tropas de Haftar.

Los enfrentamientos entre los bandos han provocado hasta el momento unos 440 muertos y 2.100 heridos, según la Organización Mundial de la Salud.

Tras el derrocamiento y asesinato del líder libio Muamar Gadafi en 2011, Libia dejó de funcionar como un Estado único, en el país reina la dualidad de poderes.

En el este sesiona un Parlamento elegido por el pueblo y apoyado por el Ejército Nacional Libio del mariscal Haftar, mientras en occidente, en Trípoli, funciona el Gobierno de Unidad Nacional, presidido por Fayez Sarraj y reconocido como legítimo por el Consejo de Seguridad de la ONU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente