Portada - Últimas noticias

Este 14 de marzo la embajada de EEUU en Caracas confirmó la retirada de todo su personal diplomático tras el ultimátum del presidente Nicolás Maduro. Así fue el momento en que la bandera estadounidense abandonó la sede diplomática.

El vídeo divulgado en las redes sociales muestra cómo un soldado venezolano entrega la bandera doblada a un funcionario de la ya extinta embajada de EEUU.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, informó en su cuenta de Twitter que el personal diplomático estadounidense que quedaba en Caracas abandonó el país el 13 de marzo.

EEUU y Venezuela mantiene relaciones diplomáticas desde el 30 de junio de 1835. Ese día el Encargado de Negocios John G.S. Williamson presentó sus credenciales al gobierno venezolano en Caracas, estableciendo formalmente las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1998, las relaciones se tensaron por las diferencias de sistemas pero la sede estadounidense se mantuvo en la capital venezolana a pesar de los ataques entre Gobiernos.

Opositores venezolanos comienzan a desanimarse a 40 días de la autoproclamación de Guaidó

CARACAS (Sputnik) — Militantes de la oposición venezolana comentaron a Sputnik que se sienten desmotivados para seguir en las calles luego de 40 días de la autoproclamación del diputado Juan Guaidó como presidente encargado.

"Si seguimos de protesta en protesta creo que ocurrirá lo mismo de 2014, de 2017, es decir nada; yo he venido a las últimas convocatorias y noto que la gente ya se está cansando", dijo a esta agencia Luisa Cervantes, de 48 años.

El 5 de enero, Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, el diputado se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela, apelando a un artículo de la Constitución que prevé la figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de "usurpación del cargo", como alegó Guaidó.

El presidente Nicolás Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones en las que la oposición se negó a participar, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Desde el 10 de enero hasta este viernes 15 de marzo se han registrado en Venezuela un sinfín de acontecimientos.

Las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos y empresarios, así como contra la principal industria Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) se intensificaron.

Opositores y oficialistas han vuelto a colmar las calles, los primeros para exigir la salida de Maduro, un Gobierno de transición y elecciones, y los otros para respaldarlo y repudiar la injerencia de Estados Unidos.

Desde la Casa Blanca también han partido frecuentes amenazas de una acción bélica.

Altos funcionarios de Washington repiten la frase "todas las opciones están sobre la mesa" cuando se les pregunta cuál es su política hacia Caracas.

La oposición fue fijando jornadas como hitos: primero el 10 de enero, luego el 23, después el 12 de febrero (día de la juventud) y el 23 de ese mismo mes.

"Yo pensé que el 23 (para cuando se organizó un intento de ingreso de ayuda humanitaria contra la voluntad del Gobierno) habría algún plan para sacar a Maduro o para meter los camiones (con los suministros), porque la dirigencia se expresó con mucha seguridad y después no pasó nada, realmente eso me desanimó", dijo Eder Zambrano de 29 años.

El 23 de febrero se desató una batalla en la frontera entre Venezuela y Colombia, desde donde la oposición intentó ingresar camiones con alimentos y suministros médicos.

Al ser repelido el intento por las fuerzas de seguridad venezolanas con gases lacrimógenos y balas de goma, jóvenes encapuchados, acompañados inicialmente por diputados opositores, se enfrentaron a los militares venezolanos con piedras y bombas molotov.

En ese lugar, tres camiones fueron incendiados y saqueados, mientras en la frontera sur con Brasil fallecieron tres indígenas pemones.

En los días previos, circularon rumores de un posible diálogo que permitiría el ingreso pacífico de los camiones; también se rumoreaba sobre una acción militar extranjera que apoyaría a los opositores que buscaban ingresar esos cargamentos sin autorización del Gobierno.

"Nada de eso pasó, esa es la verdad, así que sin ayuda humanitaria y sin un apoyo real desde el extranjero, no sé qué va a pasar, creo que Guaidó acabará preso y todos los opositores volveremos a casa como años anteriores", señaló Rafael Valera de 66 años.

Sobre Guaidó pesan dos investigaciones de la fiscalía, la primera por supuesta usurpación de funciones del Poder Ejecutivo en el extranjero y la segunda por su presunta participación en un sabotaje al sistema eléctrico al que se atribuye el apagón general que comenzó el pasado jueves 7 de marzo.

Gran parte de Venezuela estuvo sin luz por casi 70 horas, en algunas zonas por 120, lo que también provocó una caída de las comunicaciones telefónicas y de internet y la suspensión del servicio de agua por cañerías.

En esas circunstancias se registraron numerosos saqueos en la ciudad de Maracaibo, capital del estado Zulia (noroeste).

El Gobierno dice que el apagón fue producto de un ataque cibernético y electromagnético a la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, situada en el embalse del Guri en Bolívar, donde se produce el 80 por ciento de la electricidad del país.

La suspensión del servicio de agua agudizó la escasez hídrica que vive Venezuela.

En el caso de Caracas, el servicio es racionado desde 2014, lo que provocó que muchas zonas no pudieran ser surtidas en los días que les correspondía.

En los medios de comunicación se publicaron imágenes de habitantes del suroeste de la capital recogiendo agua de tuberías en los predios de un río contaminado, lo que evidenció la gravedad de la situación.

Dos días después el servicio de agua fue restablecido en algunas zonas de la ciudad.

En medio de esta crisis, Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos e intentó conversaciones para abrir oficinas de intereses que resultaron infructuosas.

Esta semana el presidente Maduro resolvió expulsar a los diplomáticos estadounidenses y los acusó de participar en actos para desestabilizar su país.

Mientras, la frontera con Colombia en el estado Táchira (oeste) y con Brasil en Bolívar están cerradas, la primera desde el 22 de febrero y la segunda desde el 21.

Los habitantes de estas zonas fronterizas son los más afectados, pues muchos subsisten buscando oportunidades de un lado y otro de la línea limítrofe.

Por su parte, el Gobierno de Venezuela reclamó un compromiso de no agresión a los presidentes de Brasil y Colombia, como condición para reabrir las fronteras.

Para este fin de semana el Gobierno venezolano anunció una serie de ejercicios militares.

Además, convocó una movilización en Caracas el mismo día en que se planifica una manifestación de la oposición, que ha llamado nuevamente a su militancia a las calles, no solo en Venezuela, sino también en el extranjero.

Fiscal general venezolano asegura que Guaidó es el principal promotor de saqueos en el país

CARACAS (Sputnik) — El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, acusó al diputador opositor, Juan Guaidó, autoproclamado "presidente encargado" del país, de promover saqueos en Venezuela, tras el apagón que afectó por varios días a la nación caribeña.

"[Guaidó] en mi país ha sido el principal promotor de saqueos a la propiedad privada en medio de ese apagón que ocurrió en Venezuela, lo hizo de manera pública, hacer apología del delito, es un ignorante del derecho, que en medio de esta contingencia del sabotaje eléctrico la gente podía saquear y robar despensas y comida", dijo Saab en una entrevista para la emisora colombiana Blu Radio.

En el estado Zulia (oeste) la Cámara de Comercio registró unos 350 locales saqueados, mientras que en Caracas también se reportaron hechos irregulares durante el apagón.

El fiscal también aseguró que siguen en marcha las investigaciones sobre las fallas en el suministro eléctrico, y que llegarán hasta las últimas consecuencias sobre ese "hecho inédito en la historia de Venezuela".

"Esas investigaciones están en marcha, la hemos mantenido con toda pulcritud, pertenezco a una comisión presidencial que nombró el jefe de Estado, Nicolás Maduro, para llegar a las últimas consecuencias y cuando haya datos relevantes que destacar lo informaremos", indicó.

Las redes eléctricas venezolanas colapsaron el 7 de marzo tras una avería en la represa hidroeléctrica de Gurí, que abastece el 80% del consumo eléctrico de Venezuela, como consecuencia, según el Gobierno, de un ataque informático al sistema de control automatizado de la central.

Ciberataques al sistema eléctrico de Venezuela fueron perpetrados desde Houston y Chicago

El jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, afirmó este martes que el ciberataque al Sistema Eléctrico Nacional ocurrido el pasado 7 de marzo fue perpetrado desde las ciudades estadounidenses de Houston y Chicago, y fue ordenado por el Comando Sur.

Desde el Palacio de Miraflores manifestó: «Estamos avanzando en descubrir toda la verdad de este ataque».

El mandatario venezolano denunció que «el sabotaje al sistema eléctrico realizado con el fin de generar una confrontación civil y luego llamar a asaltar el poder político, solo tiene un nombre, terrorismo».

El Presidente conformó una Comisión que estará encabezada por la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, y de la que además formarán parte especialistas internacionales de la Organización de Naciones Unidas, Rusia, China, Irán y Cuba; así como el Ministerio Público, el Consejo Científico Nacional y los institutos científicos del país.

Finalmente llamó a todo el país a mantenerse alerta ante posibles nuevos ataques por parte de la oposición venezolana.

También trascendió que «la recuperación del servicio de energía eléctrica en el país está casi asegurada en su totalidad», dijo este martes Jorge Rodríguez, vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo.

En esa madrugada arrancaron las palas de Tuy I, II, III y demás hidrológicas, por lo que asegura que en unas horas la ciudad de Caracas tendrá servicio de agua.

El también ministro de Comunicación e Información llamó al pueblo a mantenerse alerta ante la posibilidad de que los ataques continúen.

Rodríguez hizo un reconocimiento a las mujeres, hombres y niños que resistieron los embates de los ataques terroristas, y elogió la labor de los trabajadores de Corpoelec, entregados durante interminables jornadas a la recuperación del servicio eléctrico.

Luis Motta Domínguez, ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, desde el puerto de La Guaira anunció la llegada al país de 740 transformadores de diversas capacidades para suplir los dañados durante el sabotaje eléctrico.

Motta Domínguez refirió que en los últimos diez días el sistema eléctrico ha sido atacado y saboteado en cuatro subestaciones, causando graves destrozos y lesiones a los trabajadores eléctricos.

El Ministro resaltó que el Gobierno bolivariano gestiona soluciones a los diversos problemas del país pese al bloqueo impuesto por el imperio norteamericano contra la nación.

TRUMP PIDE 500 MILLONES DE DÓLARES PARA INJERENCIA EN VENEZUELA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó al Congreso una propuesta de presupuesto en la que se solicita recortes para las ayudas a Latinoamérica, pero demanda al Departamento de Estado el acceso a un fondo de 500 millones de dólares para sus políticas intervencionistas contra el Gobierno de Venezuela.

En una carta al Congreso, el secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que su Departamento necesitaba de los recursos para alcanzar los objetivos centrales de su política exterior y poder «apoyar la transición democrática» en Venezuela.

En tanto, la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, rechazó cualquier acción militar en contra de Venezuela.

Al participar en una sesión ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), Mogherini abogó por el diálogo pacífico y democrático en Venezuela. «Ninguna acción militar, desde fuera o desde dentro del país, sería aceptable», aseguró la jefa de la diplomacia europea, y agregó que el arreglo en el país sudamericano «no puede ser, y nunca debería ser, impuesta desde fuera».

EEUU se prepara para asestar otro golpe contra Venezuela

EEUU baraja imponer nuevas sanciones a Venezuela, que prohibirían llevar a cabo transacciones en el país a los sistemas de pago Visa, MasterCard y otras instituciones financieras.

Estas sanciones también prohibirían a compañías estadounidenses tener negocios con las entidades que reconocen al presidente venezolano, Nicolás Maduro, comunicó a Bloomberg una fuente de la Administración Trump que prefirió mantener el anonimato.

"El principal objetivo de este movimiento de EEUU es presionar al mandatario venezolano, sus aliados en el sector militar, así como a gente de clase media-alta que tienen cuentas bancarias y usan tarjeras de crédito. Además, Washington busca continuar privando a Maduro del acceso a fondos financieros", escribe la periodista de la agencia Margaret Talev.

Por si fuera poco, estas sanciones podrían afectar a empresas estadounidenses del sector petrolero, la agricultura, así como a eléctricas y compañías aéreas, tales como General Electric, Cargill y American Airlines, destaca la autora del artículo.

Hoy en día, los sistemas de pago Visa y MasterCard aglutinan la mayor parte de transacciones en el país caribeño. Las nuevas restricciones, según la fuente de Bloomberg, podrían conducir a que otras multinacionales especializadas en el procesamiento de pagos también abandonen Venezuela.

Límites parecidos a las transacciones internacionales ya habían sido impuestos con anterioridad en Siria, Corea del Norte, Irán y, en menor grado, en Rusia.

Maduro crea cuerpo militar especial para defender los servicios básicos de Venezuela

 

CARACAS (Sputnik) —El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la creación de un comando militar especial que estará a cargo de la defensa de los servicios básicos tras el apagón de cinco días que atribuyó a un ataque perpetrado por Estados Unidos.

"Anuncio la creación y activación del nuevo comando para la defensa de los servicios básicos estratégicos del Estado venezolano, cada golpe que den, un contragolpe nuestro, y nos hacemos más fuertes", dijo Maduro en cadena de radio y televisión desde el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno).

El jefe de Estado explicó que la creación de este comando "proporcionará seguridad, operatividad y mantenimiento" de los servicios básicos.

"Será una unidad organizada, equipada y capacitada para proteger, asegurar y resguardar los servicios básicos", añadió.

Agregó que estará organizada por cuatro cuerpos militares.

El primero, explicó, estará encargado de los servicios básicos de fuerza de choque para garantizar despachadores, controladores de sistema de control, en todos los procesos asociados a esto.

Los otros serán: de la seguridad física y cibernética de las instalaciones; un cuerpo encargado del mantenimiento y control de los materiales, equipos repuestos e insumos, y un cuerpo encargado de la formación, capacitación y adiestramiento de personal civil y militar.

El jefe de Estado explicó que se trata de una nueva estructura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que surge como motivo del ataque que, aseguró, sufrió el sistema eléctrico nacional el pasado 7 de marzo, cuando se registró un apagón general.

Guaidó asegura haber robado la filial de PDVSA en EEUU

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y autoproclamado presidente del país caribeño, Juan Guaidó, afirmó tener el control de CITGO, una filial con sede en Estados Unidos de la empresa estatal de energía PDVSA.

Así lo señaló el líder de la oposición venezolana en un tuit publicado el 16 de marzo.

"Querían robárselo todo, pero ya tenemos control de CITGO y la licencia para seguir operando la empresa, rescatando un importante activo de la Nación", sostuvo el líder de la oposición en su cuenta de Twitter.

​Asimismo, señaló que mañana las personas descontentas con la gestión del Gobierno de Maduro saldrán a  las calles para "cesar al usurpador".

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos extendió el 14 de marzo el plazo a las filiales de PDVSA con sede en el país norteamericano para que terminen de cerrar todos sus negocios con la petrolera venezolana o enfrentarán posibles sanciones, informó a través de un comunicado.

El ente señaló que las autoridades estadounidenses reducirán las sanciones contra la empresa de energía si el control de la compañía es transferido a Juan Guaidó.

Rafael Correa denuncia “plan Cóndor 2” de vasallos de Washington

El expresidente ecuatoriano Correa considera una “estafa” el abandono de Unasur por su sucesor y alerta de un “plan Cóndor 2” para someter a Iberoamérica.

“De acuerdo con la ley ecuatoriana, para presentarse a elecciones hay que presentar un plan de gobierno firmado por el candidato, oficialmente entregado al consejo nacional electoral y eso es lo que hay que cumplir”, señala Rafael Correa en una entrevista publicada este sábado por el portal Nodal.

En el caso del actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, el plan presentado para las presidenciales 2017 “claramente” incluía “apoyar la integración latinoamericana, apoyar la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y apoyar Unasur”, recuerda el exmandatario, dos días después de oficializar Moreno la salida de esta última organización.

A juicio del expresidente, esa medida “merecería la revocatoria” del actual mandatario, quien actúa de esta manera por ser “un hombre sin convicciones” deseoso de “darle el gusto” y se “agencioso vasallo de Washington”, para lo cual “va a apoyar todo lo que crea que es contra Venezuela”, incluido socavar la Unasur.

Correa recuerda que entre 2008 y 2014 o 2015 Unasur trabajó “muy bien” con Gobiernos de distintas tendencias. “Hoy con esta avalancha reaccionaria, con este nuevo ‘plan Cóndor dos’ ya no se respeta nada, no hay límites ni escrúpulos. Se rompe la democracia, se rompe el orden constitucional, se rompen los derechos humanos”, lamenta sin embargo.

Hoy con esta avalancha reaccionaria, con este nuevo ‘plan Cóndor dos’ ya no se respeta nada, no hay límites ni escrúpulos. Se rompe la democracia, se rompe el orden constitucional, se rompen los derechos humanos”, alerta el expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

Como ejemplos pone la “exacerbación” de “casos de corrupción que se dan en todos los Gobiernos y que son casi imposibles de evitar”, y menciona el encarcelamiento del expresidente brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva, el del vicepresidente electo ecuatoriano Jorge Glas, así como la persecución contra la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner.

El exmandatario compara el momento actual de América Latina con la década de 1970, cuando “tenían que impedir a toda cosa los avances de los Gobiernos progresistas y no dudaron en apoyar las dictaduras militares más sangrientas”, y apunta que si ahora no se hace eso es “porque no lo necesitan, tienen los mismos resultados con su prensa”.

Rafael Correa hace estas consideraciones en momentos en que la popularidad de Lenín Moreno se deteriora tras dos años de gestión, considerando el 80 % de los encuestados en un estudio hecho este mes que el sucesor de Correa va por “el camino equivocado”.

Análisis: Estados Unidos exigió a la oposición de Venezuela que no participara en las elecciones. Sabían que no podían ganar

Ted Snider

El argumento de la oposición radical en el desenvolvimiento del golpe venezolano se basa en la afirmación de que, dado que el segundo mandato de Nicolás Maduro fue asegurado a través de una elección ilegítima, el cargo de presidente ha sido desocupado y el Presidente de la Asamblea Nacional debe ocupar el cargo constitucional. Dejando de lado la cuestión de si una elección impugnada significa que el cargo de presidente ha sido desocupado, una narrativa electoral muy diferente a la ofrecida por la oposición venezolana y sus aliados estadounidenses y repetida por la prensa general surge cuando algunos de los dirigentes locales no respaldados son cuestionados.

Nadie afirma seriamente que el oponente de Maduro, Henri Falcón, ganó más votos en las elecciones de 2018. Ni siquiera estaba cerca: Maduro venció a Falcón por 6,245,862 a 1,927,387 votos.

La tesis ahora, en cambio, es que el voto se hace ilegítimo por la baja participación de votantes. Y fue baja para los estándares venezolanos. Pero lo que la narrativa dominante no te dice es por qué la participación fue baja.

1. Baja participación de votantes: el plan estadounidense

La participación de los votantes fue baja porque la oposición de Maduro instó a sus seguidores a no votar. La oposición radical boicoteó las elecciones y alentó a sus partidarios a no votar. Podría haber habido un mayor número de participantes, y podría haber habido una elección libre de candidatos de todos los partidos para que la gente elijiera.

Maduro había iniciado una serie de negociaciones con la oposición, durante las cuales se acordó una fecha de elección. Las negociaciones fueron mediadas por la República Dominicana y el ex primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero. En el último minuto  antes de la firma del acuerdo, la oposición se retiró y se negó a firmar. No lo hicieron porque no estaban de acuerdo con los términos.

Lo hicieron porque querían justificar que una elección celebrada sin ellos era ilegítima. Miguel Tinker Salas, profesor de historia latinoamericana en Pomona College y uno de los principales expertos mundiales en historia y política venezolanas, dijo en una correspondencia personal que lo hicieron "para argumentar que Maduro carecía de legitimidad".

El boicot fue estratégico. Tinker Salas me dijo que “ la oposición optó por abandonar la arena electoral en el país y adoptó la estrategia de presión internacional para expulsar a Maduro. Por eso no firmarían el acuerdo negociado el año pasado por José Luis Zapatero que habría desactivado la crisis actual”. Rodríguez Zapatero, él mismo, criticó la decisión de la oposición y dijo que no estaba de acuerdo con la decisión y que le conmocionó.

Aunque esa parte de la historia no se cuenta no muy a menudo en los medios de comunicación tradicionales, la parte sorprendente que nunca se cuenta es que fue Estados Unidos el que dijo a la oposición radical a boicotear las elecciones para crear la apariencia de ilegitimidad.

El gobierno de Venezuela ha acusado a Estados Unidos de presionar a la oposición para que se retirara del acuerdo electoral a favor del cambio de régimen. José Rodríguez, ministro de comunicaciones de Venezuela y representante del gobierno en las negociaciones,  dice que el entonces secretario de Estado Rex Tillerson llamó al portavoz de la oposición, Julio Borges, y le ordenó que se negara a firmar el acuerdo.

2. El plan americano era en realidad más grande. Y ha fallado.

Hay evidencia de que el plan no era solo una elección que fue boicoteada por la oposición radical, sino una elección que fue boicoteada por todos los candidatos serios de la oposición, para que Maduro pudiera ganar solo una victoria incontestada. Una victoria incontestada en una elección que no fue una elección podría fácilmente presentarse como una elección ilegítima que le otorgó a Maduro un mandato ilusorio.

Aunque la llamada de Tillerson tuvo éxito en lograr que todos los grupos de oposición se retiraran, incluido que Falcón boicoteara las elecciones.

Pero Falcón no se unió al boicot. El experto en América Latina, Mark Weisbrot, ha  informado que "según una fuente con conocimiento del tema, los principales funcionarios de EE. UU. le dijeron al gobierno de Trump que consideraría la posibilidad de imponerle sanciones financieras a él si participara en la elección presidencial de Venezuela en mayo".

Cuando Falcón no solo se negó a boicotear, sino que se acercó a otros líderes de la oposición para evitar el boicot y unirse a su campaña, Todd Robinson, el principal diplomático de Estados Unidos en Venezuela, se "reunió con Falcon" para  tratar de "persuadirlo de que se retirara y que estaba socavando los esfuerzos de los Estados Unidos por aislar a Maduro”. Esos movimientos dejaron pocas dudas de que el plan de los Estados Unidos era contener a todos los candidatos de la oposición, dejando a un Maduro como un dictador ungido ilegítimamente de Venezuela.

3. La elección impugnada

No hay duda de que el boicot por parte de la oposición radical evitó que millones de personas participaran en las urnas: la participación del 46% fue baja para los estándares venezolanos recientes. Pero la elección no fue la unción incontestada de Maduro que retratan la oposición y los medios de comunicación. Henri Falcón ofreció al electorado una alternativa legítima a Maduro.

Y no es el caso, como a los medios les gusta presentar, que todos los grandes candidatos fueron excluidos o boicotearon, dejando solo el remanente que era Falcón. Falcón no era un remanente.

El encuestador alineado con la oposición, Datanalisis, tuvo a Falcón en un empate estadístico con Leopoldo López, y significativamente por delante de Henrique Capriles, como  el candidato de la oposición más popular . López y Capriles a menudo son considerados los dos candidatos de oposición más populares.

El hecho de que Estados Unidos no consiguiera que toda la oposición boicoteara las elecciones dejó a los votantes venezolanos con una elección real.

4. Monitores electorales.

La oposición venezolana, los EE.UU. y los principales medios de comunicación calificaron sistemáticamente las elecciones de 2018 como una farsa. Pero su evidencia es débil y sus fuentes escasean. La oposición estaba feliz con las reglas electorales y con el consejo electoral que confirmó su victoria en la asamblea nacional de 2015.

Las elecciones de 2018 podrían haber tenido el más alto nivel de control electoral. Maduro y el embajador de Venezuela ante la ONU pidieronformalmente  a la ONU que enviara observadores para monitorear la elección . Falcón fue a Nueva York con el embajador para que él también pudiera tratar de persuadir a la ONU para que controle las elecciones.

Fue el bloque de boicoteadores de la oposición, y algunos dicen que los EE. UU., ue actuaron como obstruccionistas y  le pidieron a la ONU que no enviara los observadores . Si no pudieran presentar la elección como ilegítima porque no estaba impugnada, entonces intentarían presentarla como ilegítima porque no estaba controlada. Eso les permitiría afirmar que la elección sufrió irregularidades.

Sin embargo, lo que los principales medios de comunicación nunca mencionan es que, incluso bajo el peso del obstruccionismo de la oposición, las elecciones fueron controladas. Al menos cuatro grupos diferentes de observadores internacionales supervisaron la elección, incluida  la Misión Internacional de Acompañamiento Electoral del Consejo de Expertos Electorales de América Latina , una  misión africana y una misión formada por cuatro  países del Caribe, los cuatro certificaron la elección como justa.

El Consejo de Expertos Electorales de América Latina (CEELA, por sus siglas en inglés) está formado por ex funcionarios electorales de toda América Latina. Se  informó que “Técnicamente, hasta hoy, no hemos observado ningún elemento que podría descalificar al proceso electoral. . . . Podemos enfatizar que estas elecciones deben ser reconocidas, porque son el resultado de la voluntad del pueblo venezolano”.

En definitiva, el plan de los Estados Unidos no logró impedir una elección, la elección fue justa.

5. Post Elección

También hay un detalle sorprendente del período posterior a la elección que nunca se informa. La oposición venezolana es típicamente presentada por los medios como un bloque monolítico. No lo es. La coalición representada por Juan Guaidó es un grupo extremista que ha sido desacreditado en gran parte en Venezuela debido a su participación ilegal en golpes de Estado y violencia callejera. También hay una oposición más moderada. Y esa oposición más moderada no ha seguido a Guaidó por el camino de abandonar la arena electoral a favor de la presión internacional y los golpes de estado. Ni siquiera han avalado el Guaidó.

Partes significativas de la oposición no solo no siguieron a Guaidó por ese camino, sino que ni siquiera sabían que iba a autoproclamarse. El plan para que Guaidó se declarara a sí mismo presidente  fue obra de unos pocos líderes radicales de la oposición , entre ellos María Corina Machado, Antonio Ledezma, Julio Borges y Leopoldo López.

Gran parte del resto de la oposición, incluidos algunos que estaban de pie en el escenario con Guaidó cuando anunció que él era el presidente interino de Venezuela, fueron sorprendidos por el anuncio, aunque algunos en la oposición se han alineado con el movimiento que los sorprendió cuando vieron que estaba funcionando, otros todavía no lo han hecho.

Henrique Capriles ha dicho que la mayoría de los partidos de la oposición no estaban de acuerdo con la autodeclaración de Guaido como presidente interino y que la declaración pública los sorprendió. Y Capriles no es una figura menor. Es el líder de la oposición que ha estado más cerca de derrotar al gobierno de Chávez y Maduro, perdiendo ante Maduro solo un 1,5% en la primera elección después de la muerte de Chávez.

En definitiva, no solo no es obvio, como los medios informan, que el pueblo de Venezuela está unido detrás de la oposición. Maduro recibió los votos del 31% de todos los votantes elegibles: más que Trump recibió en 2016 o Obama en 2012. Ni siquiera es obvio que la oposición esté unida detrás de Guaidó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente