Portada - Últimas noticias

Los astilleros españoles Navantia ha firmado este lunes un acuerdo con la también estatal Saudi Arabian Military Industries (SAMI) para crear una empresa conjunta que desarrollará sistemas de gestión de combate para las corbetas de las fuerzas armadas saudíes.

La sociedad se llamará SANNI (SAMI Navantia Naval Industries) y adaptará e integrará los sistemas ya desarrollados por la compañía española, según ha informado Antonio Barberán, jefe ejecutivo de la alianza, en la exhibición militar IDEX en Abu Dabi, la mayor feria de Defensa Internacional de la región de Oriente Próximo y Norte de África.

SANNI estará controlada en un 51% por la parte saudí, mientras que el 49% restante estará en manos de la contraparte española.

Ambas empresas públicas, Navantia y SAMI, mantienen una alianza que ya en el mes de noviembre dio como resultado el acuerdo para construir cinco corbetas en los astilleros españoles para la armada del país árabe por un importe de 1.800 millones de euros.

Polémico compañero de negocios

La relación comercial en materia militar con Arabia Saudita ha sido muy polémica en España en los últimos tiempos. El pasado septiembre, la ministra de Defensa española, Margarita Robles, anunciaba que suspendía la venta de 400 bombas de precisión al país árabe por las sospechas sobre la violación de derechos humanos en el conflicto abierto en Yemen.

De hecho, el anuncio de la ministra se produjo después de que un bombardeo saudí acabase con la vida de entre 25 y 40 niños que se dirigían en autobuses escolares a un campamento de verano.

Pero ante el peligro de que también se suspendiera la construcción de las cinco corbetas que ejecutará Navantia, el Gobierno español acabó rectificando y las bombas finalmente fueron enviadas.

Precisamente, en el mismo mes que se formalizaba el contrato de los navíos, el Parlamento Europeo pedía el cese de la venta de armas a Arabia Saudita por la continua vulneración del Derecho Internacional Humanitario que se está produciendo en Yemen. Países como Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega, Bélgica o Alemania han seguido su mandato.

MBS destituye a sus generales por derrotas en el sur saudí a manos de Ansarulá

Cada día que pasa empeora más la situación del régimen saudí en la guerra de Yemen. Las derrotas no se limitan ya al suelo yemení sino que se extienden al sur de la propia Arabia Saudí, en concreto las provincias de Yizan, Asir y Nayran.

Recientemente, el Ejército y los Comités Populares de Yemen abatieron a varios soldados del Ejército saudí en un contraataque. Los francotiradores yemeníes han jugado un papel importante durante el último mes en los combates contra los agresores saudíes.

Sesenta militares saudíes, incluyendo oficiales de alto rango, fueron muertos y heridos durante el mes de enero por francotiradores yemeníes en las provincias de Nayran, Asir y Yizan, en Arabia Saudí. En Yemen también, en las provincias de Al Yauf, Saada y Hayyah, todas limítrofes con el sur saudí, han sido escenario de operaciones llevadas a cabo por francotiradores yemeníes. En el mismo período, ocho tanques, diez vehículos blindados y 17 vehículos de la coalición saudí han sido igualmente destruidos.

La unidad de blindados del Ejército yemení y Ansarulá lanzó 91 ataques en el mes de enero contra las concentraciones y las posiciones de los militares saudíes y mercenarios a sueldo de Riad, infligiéndoles importantes pérdidas y daños materiales.

Destituciones

Estos fracasos han costado el puesto al general de brigada Abdulá al Shahrani, jefe de la Brigada Malik Abdul Aziz, una unidad que opera en la provincia saudí de Nayran. Él ha sido reemplazado por el general de brigada Nayef al Harbi, señaló el sitio libanés Al Mustaqbal, que cita fuentes saudíes. Su adjunto ha sido también destituido y reemplazado por el general de brigada Ayad al Masradi.

“Las fuerzas especiales del Ejército yemení y Ansarulá llevaron a cabo, el sábado 16 de febrero por la noche, una vasta operación contra las posiciones del Ejército saudí en el área de Al Shurfa en Nayran, durante la cual docenas de soldados saudíes fueron muertos y heridos”, dijo Al Mustaqbal.

Los propios medios de comunicación saudíes afirmaron que 13 soldados saudíes fueron muertos y más de 30 heridos, todos ellos miembros de la Brigada MalikAbdelAziz. Decenas de vehículos blindados y otros equipos militares también fueron destruidos.

Para contrarrestar el estancamiento, la coalición EEUU-monarquías árabes ha suministrado recientemente al grupo terrorista Al Qaida que opera en Yemen fondos y armas pesadas, dijeron fuentes informadas. Los armamentos proporcionados a los terroristas de Al Qaida fueron fabricados en EEUU. Estos son vehículos militares, vehículos blindados, misiles anti-tanque, trampas explosivas y armas pesadas y ligeras. La coalición saudí ha reclutado a varios terroristas takfiris para unirlos a sus mercenarios.