Portada - Últimas noticias

Congresistas estadounidenses le han recordado al líder opositor venezolano que no tiene facultad alguna para autorizar intervenciones del Ejército de EE.UU.

Según informa el rotativo estadounidense The Hill, varios miembros del Congreso de EE.UU. criticaron el sábado a Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana—declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición—, por su supuesta intención para autorizar una intervención militar estadounidense en Venezuela.

“Señor Guaidó, usted se puede proclamar como el líder de Venezuela, pero no tiene las facultades para autorizar intervenciones militares estadounidenses. Solamente el Congreso [de Estados Unidos] lo puede hacer”, dijo el representante demócrata de California Ro Khanna, quien también es miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Tanto Khanna como otros miembros demócratas de la Cámara de Representantes de EE.UU. (Cámara Baja del Congreso) aseguraron que están en contra de cualquier intervención militar estadounidense en Venezuela y creyó poco posible que se llegue a autorizar una intervención de este tipo en el país sudamericano.

El citado representante volvió a criticar a la Administración estadounidense por su postura injerencista en Venezuela y les alertó a los altos mandos del país que solamente el Órgano Legislativo tiene el poder para autorizar una intervención y no las empresas militares privadas ni el mandatario.

“Solamente el Congreso tiene el poder para decidir si Estados Unidos debe involucrarse en conflictos militares [extranjeros]. No lo tiene el presidente ni los oficiales neoconservadores del Departamento de Defensa (el Pentágono) ni los contratistas de defensa. Solamente el Congreso”, escribió el diputado en un tuit.

Señor Guaidó, usted se puede proclamar como el líder de Venezuela, pero no tiene las facultades para autorizar intervenciones militares estadounidenses. Solamente el Congreso [de Estados Unidos] lo puede hacer”, dijo Ro Khanna, congresista demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU.

Los opositores venezolanos no han escatimado esfuerzos a la hora de desacreditar las gestiones de Maduro para lo que han contado con el pleno apoyo de EE.UU., cuyo Gobierno no ha cesado de imponer sanciones a diferentes sectores económicos del país bolivariano a fin de debilitar su economía y dirigir el descontento social hacia el Palacio de Miraflores.

Por su parte, Caracas ha denunciado en reiteradas ocasiones que la postura de Washington lleva “oculto” el “deseo de apoderarse de los ricos recursos naturales de Venezuela”. En este sentido, los dirigentes del venezolanos sostienen que la Casa Blanca planea crear un nuevo escenario de inestabilidad en Latinoamérica, tal y como propició en su día en Libia, Irak y Siria, con la meta de conseguir sus propios réditos financieros.

En otro tuit reiteró que ni el presidente, ni los "funcionarios neoconservadores del Departamento de Defensa", ni tampoco los cabilderos contratistas de defensa "tienen el poder de decidir si EE.UU. debe participar en conflictos militares". "Solo el Congreso", enfatizó.

Interpelado por AFP acerca de si autorizaría una intervención militar de EE.UU., el líder de la Asamblea Nacional en desacato dijo esta semana estar dispuesto a "hacer todo" lo necesario. "Haremos todo lo posible. Esto es un tema obviamente muy polémico, pero haciendo uso de nuestra soberanía, el ejercicio de nuestras competencias, haremos lo necesario", subrayó Guaidó.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó el pasado domingo que la intervención militar en Venezuela es una "opción" para resolver la situación que vive la nación latinoamericana.

Venezuela pone en marcha "los ejercicios militares más importantes de su historia"

La maniobras Bicentenario de Angostura 2019, que se desarrollarán entre el 10 y el 15 de febrero, conmemoran los 200 años del Congreso de Angostura, del que salió la primera Constitución del país.

Este domingo arrancan en Venezuela los ejercicios cívico militares Bicentenario de Angostura 2019 —los "más importantes de su historia", como los ha denominado el presidente Nicolás Maduro—, que tienen como fin poner en prueba las capacidades operativas y técnicas de la Fuerza Armada Bolivariana del país. Esta serie de maniobras, que se prolongarán entre los días 10 y 15 de febrero, forman parte de la conmemoración de los 200 años del Congreso de Angostura, origen de la primera Constitución del país.

"Su objetivo es acoplar toda la capacidad, operativa, organizacional, de armas y de unión cívico militar para defender nuestra patria", declaró recientemente Maduro, impulsor de las maniobras. Asimismo, dijo que Venezuela tomará en consideración la experiencia de las operaciones anteriores y evaluará los posibles escenarios de amenaza contra la paz y la integridad del país sudamericano.

Al prestar juramento como presidente de la República el pasado 10 de enero, Maduro subrayó que durante su nuevo mandato presidencial (2019-2025) prestará particular atención a la consolidación y el afianzamiento de las capacidades militares venezolanas.

Los ejercicios de este domingo coinciden con la aguda crisis política que vive el país desde la autoproclamación como "presidente encargado" de Juan Guaidó, hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional en desacato, lo que ha dividido el mundo entre quienes defienden la legitimidad del Gobierno de Maduro y los que reconocen al líder opositor.

"En Venezuela no va a haber guerra, ni intervención militar", señaló Maduro esta semana en una entrevista exclusiva con RT, respecto a la posibilidad de una invasión norteamericana. "Eso no quiere decir que no nos preparemos para defender nuestra tierra, que es sagrada" y "hacer impagable desde el punto de vista de costos militares y humanos una invasión", puntualizó el mandatario venezolano, que hizo hincapié en que una guerra se evita con la diplomacia de paz.

Chalecos amarillos muestran su apoyo a la soberanía de Venezuela

Los “chalecos amarillos” mostraron desde París su apoyo a la soberanía del pueblo venezolano ondeando la bandera del país bolivariano en su protesta.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, publicó en su cuenta de Twitter imágenes de un manifestante que portaba una bandera venezolana, junto con la de Francia, en la 13.ª semana consecutiva de protestas callejeras, que se realiza cada sábado contra las políticas capitalistas del presidente francés, Emmanuel Macron, en París (la capital) y otras ciudades galas.

Enarbolar la bandera bolivariana en la marcha, según Arreaza, es una señal de solidaridad y, a la vez, de rechazo al intervencionismo de Estados Unidos y de Europa.

“Hoy se vieron banderas de Venezuela en las movilizaciones de Chalecos Amarillos en París. La clase obrera de Francia apoya la soberanía del pueblo venezolano y se opone al intervencionismo estadounidense y europeo. ¡Los pueblos Unidos, jamás serán vencidos!”, tuiteó el jefe de la Diplomacia venezolana.

El ministro venezolano de Cultura, Ernesto Villegas, también difundió en Twitter cómo la clase obrera francesa ondeaba la bandera “rebelde” y “antimperialista” de Venezuela en señal de apoyo a la nación bolivariana.

“Nuestra bandera tricolor ondea en manos de los trabajadores franceses con sus #ChalecosAmarillos. Bandera de rebeldía, independencia y antiimperialismo. Símbolo que desafía a las oligarquías del capitalismo globalizado. #FelizSábado #9Feb #VenezuelaFirmaContraLaGuerra”, apuntó Villegas en su cuenta en la social.

Los “chalecos amarillos” también se oponen a la política exterior del Elíseo

El movimiento de los llamados “chalecos amarillos” surgió en noviembre de 2018 contra la subida del precio del combustible, pero rápidamente comenzó a defender causas más amplias, entre otras las relacionadas con los impuestos y el derecho a un referendo de iniciativa ciudadana. Actualmente, de hecho, se movilizan contra las élites parisinas, que Macron encarna como arquetipo.

Este movimiento, sin embargo, continúa sin organización, sin dirección ni portavoces oficiales, a ello se suma la división entre los participantes de las movilizaciones callejeras. Pese a todo, entre el 70 y el 80 % de los franceses dice apoyar o comprender el movimiento, al que hasta ahora contemplan con simpatía.

Las fisuras entre el movimiento y el Elíseo aumentan cada vez más y ya no se limitan a unas reivindicaciones socioeconómicas. La bandera venezolana ondeando en la movilización de ayer sábado en París puso en evidencia que los llamados “chalecos amarillos” se oponen a Macron también en el ámbito de la política exterior.

Francia reconoció el pasado 4 de febrero al golpista Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y afirmó que tiene “legitimidad” para convocar presidenciales anticipadas. El respaldo de París a los intentos golpistas en Venezuela se suma al de otros países aliados de EE.UU., como el Reino Unido, España y Argentina.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente