Portada - Últimas noticias

alt
El Gobierno yemení amenazó con “abrir el infierno” a Arabia Saudí, si la coalición que dirige no respeta el cese el fuego en la ciudad de Al-Hudayda.

“La situación de la ciudad de Al-Hudayda no es fácil. Los agresores saudíes y sus mercenarios o deben aceptar la paz y respetar la aplicación total del Acuerdo suscrito en Estocolmo (la capital sueca) o deben esperar el infierno”, advirtió el miércoles el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi, en una serie de mensajes en Twitter.

En otro de sus tuits, Al-Houthi afirmó que el movimiento popular yemení Ansarolá ya había expresado su disposición a Patrick Cammaert, jefe de la misión de observadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de sumarse al alto el fuego con el fin de reducir el sufrimiento de los civiles en Al-Hudayada.

De igual modo, pidió a la parte saudí y sus aliados que acatasen el cese de hostilidades y eliminasen los obstáculos para la aplicación del Acuerdo de Estocolmo.

Las declaraciones del presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení se produjeron después de que, en la misma jornada del miércoles, el portavoz de las Fuerzas Armadas yemeníes, el general Yahya Sari, informó de que aviones de guerra saudíes lanzaron 15 misiles contra zonas residenciales en Al-Hudayda.

El Acuerdo de Estocolmo, el primer avance significativo en los esfuerzos de paz en Yemen, forma parte de las medidas para crear confianza y allanar el camino hacia una tregua más duradera en el país más pobre del mundo árabe; sin embargo, este pacto, en reiteradas veces, ha sido violado por Arabia Saudí y sus aliados.

Sin embargo, este proceso de construcción de confianza entre las partes involucradas en el conflicto yemení está sufriendo duros reveses, después de que en los últimos días, los mercenarios, apoyados por Arabia Saudí, han roto de forma sistemática el cese el fuego en la ciudad de Al-Hudayda.

Arabia Saudí está a las puertas de empezar el cuarto año de guerra contra Yemen, que inició con el objetivo de restaurar en el poder a Abdu Rabu Mansur Hadi y hacer retroceder a Ansarolá, que goza del apoyo del pueblo yemení.

En un informe publicado el pasado 11 de diciembre por el proyecto Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés) se cifra en más de 60 000 los civiles muertos en la agresión iniciada en marzo de 2015 por Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen.

Sanders: Yemeníes ven ‘Made in USA’ en bombas que los matan

Arabia Saudí mata a los yemeníes con armas fabricadas en EE.UU., dice el senador Bernie Sanders, que pide el cese inmediato de esa agresión ‘catastrófica’.

“Cuando los yemeníes ven Made in USA (fabricado en EE.UU.) en las bombas que los están matando, eso les dice que EE.UU. es el responsable de esta guerra”, indicó el miércoles el senador estadounidense Sanders a la prensa en el Capitolio.

Este mensaje, señaló Sanders, no lo debe enviar Washington al mundo y tampoco debe apoyar una guerra “catastrófica”, liderada por un régimen saudí “despótico” con una política militar “peligrosa e irresponsable”.

A continuación, el senador demócrata aseguró que los estadounidenses no deben dejar que las armas del Ejército de su país estén en manos de un régimen que ha causado brotes de cólera al bombardear la red de aguas residuales de Yemen y cuyos líderes estuvieron, además, involucrados en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Por otro lado, destacó que, junto a algunos legisladores republicanos y demócratas, intentará nuevamente que se apruebe una resolución que ponga fin al apoyo del Gobierno de su país a la campaña de agresión liderada por los Al Saud en Yemen.

En el país más pobre del mundo árabe han muerto o resultado heridos, además de personas adultas, 7000 niños a causa de los ataques de la campaña de agresión continuada que ha lanzado desde 2015 Arabia Saudí. Asimismo, cerca de 358 000 niños yemeníes padecen desnutrición aguda y requieren tratamiento inmediato, según las cifras más recientes proporcionadas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

“La campaña militar de EE.UU. y Arabia Saudí en Yemen ha provocado la peor crisis humanitaria del mundo. Más de 14 millones de yemeníes, la mitad del país, están al borde de la hambruna, y al menos 85 000 niños ya han muerto de hambre y enfermedades como resultado de la guerra”, dijo, a su vez, el senador demócrata por California, Ro Khanna, quien afirmó también sentirse orgulloso porque está haciendo todo lo posible para que cese el apoyo de EE.UU. a la guerra.

Se necesitaría una mayoría de dos tercios en ambas cámaras del Congreso de EE.UU. para superar un eventual veto del presidente estadounidense, Donald Trump, quien apoya la guerra en Yemen para salvar las ventas de armas a los saudíes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS