Portada - Últimas noticias

CARACAS (Sputnik) — El presidente venezolano, Nicolás Maduro, comienza el 10 de enero un segundo período consecutivo como jefe de Estado hasta enero de 2025, sin embargo, asume el cargo en medio de críticas y rechazos de varios países a la legitimidad de su mandato.

Maduro, heredero del fallecido líder Hugo Chávez, ganó las elecciones presidenciales en mayo de 2018 con más del 67 por ciento de los votos, pero esos resultados no fueron reconocidos por muchos países del mundo.

En los dos últimos años Venezuela se ha visto inmersa en una profunda crisis económica que llevó a millones de personas a abandonar el país, y en 2017 tuvieron lugar violentas protestas que dejaron cientos de heridos y detenidos.

Los países sudamericanos intentaron mediar en la crisis y luego abordar los esfuerzos de ayuda a los migrantes venezolanos, pero la diplomacia ha dejado paso a un intercambio de acusaciones e insultos entre las autoridades.

El 4 de enero, 13 países de los 14 miembros del Grupo de Lima desconocieron la legitimidad del nuevo periodo presidencial de Maduro e instaron al mandatario a no asumir el cargo.

El grupo surgió en agosto de 2017 durante las protestas contra el Gobierno de Maduro y ante la imposibilidad de lograr un consenso en la Organización de Estados Americanos sobre la situación en Venezuela.

Los países firmantes fueron Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía; México se abstuvo de firmar el texto.

Tampoco EEUU ni la Unión Europea apoyan un segundo mandato de Maduro.

El presidente no prestará un juramento ante la Asamblea Nacional, como establece la Constitución, sino ante el Tribunal Supremo de Justicia a las 10.00 hora local (14.00 GMT) debido a que el Parlamento de Venezuela, que está bajo control de la oposición desde 2016, ha sido excluido de la toma de decisiones y reemplazado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Advertencias

Maduro advirtió el 9 de enero que se planifica un golpe de Estado en su contra desde EEUU con el apoyo del Grupo de Lima, pero aseguró que su administración está preparada para enfrentarlo.

Añadió que "se han desatado las fuerzas extremistas contra Venezuela" que procuran "desestabilizar al país y llenarlo de violencia" para robar sus riquezas.

El mandatario acusó directamente del plan del golpe al Grupo de Lima, que presionan a su Gobierno denunciando un "quiebre del orden democrático" en la nación caribeña.

En las últimas semanas, el mandatario acusó al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, de promover el golpe, y a Colombia de albergar a personas que están siendo entrenadas para invadir Venezuela.

En el plano económico, Maduro ha prometido que para este nuevo mandato hará anuncios cruciales que tendrán que ver con el futuro de la criptomoneda Petro y el logro de los objetivos propuestos como parte del programa para la recuperación económica, el crecimiento y la prosperidad.

Delegaciones oficiales

Hasta el momento, delegaciones oficiales de Bolivia, Cuba, China, México, Uruguay, Nicaragua, y Turquía confirmaron su asistencia a la toma de posesión del presidente Maduro este jueves.

Además del mandatario cubano Manuel Díaz-Canel, se confirmó la presencia de los presidentes Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador; Evo Morales, de Bolivia, y Daniel Ortega, de Nicaragua, así como del vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay.

También asistirán el ministro de Agricultura de China, Han Changfu, enviado especial del presidente Xi Jinping; y los encargados de negocios José Luis Remedi, de Uruguay, y Juan Manuel Nungaray, de México.

Otros de los invitados presentes a la toma de posesión presidencial en Venezuela son el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohammed Sanussi Barkindo, y la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Gleisi Hoffmann.

"EEUU moviliza tropas en Panamá y Colombia previo a la asunción de Maduro"

"Advertimos a los exaltados en Washington contra este tipo de tentaciones", lanzó desde India el vicecanciller Ruso, Serguéi Riabkov, ante la consulta de la prensa por las amenazas que bajan desde el norte para derrocar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que este jueves 10 inicia un nuevo mandato hasta 2025.

Este hecho refleja la relevancia geopolítica de lo que está pasando en Venezuela, cuya realidad es seguida con atención por autoridades, periodistas y personas de todo el mundo. La caída de Maduro significaría la pérdida de uno de los puntales latinoamericanos en pos de un nuevo orden mundial que democratice las relaciones internacionales.

"Toda esta política que EEUU está desarrollando tiene una presión múltiple en el área económica, comercial, diplomática, militar y política, que se manifiesta de diferentes formas", explicó a Sputnik el magíster en Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, Sergio Rodríguez Gelfenstein.

En este sentido precisó que una de las formas "es la declaración del Grupo de Lima", pero no solo esa: "Ayer [8 de enero] hubo movilizaciones de fuerzas militares de EEUU en la frontera de Panamá con Colombia y la llegada de helicópteros artillados y tropas a la frontera de Venezuela con Colombia. Eso también es una manera de presionar" hacia lo que va a ocurrir este 10 de enero.

Rodríguez Gelfenstein sostuvo que más allá de la crisis económica que viven los venezolano a raíz de los bloqueos y sanciones que sufre el país, "la situación es de total tranquilidad y absoluta calma". "El país se paraliza siempre desde la segunda o tercera semana de diciembre hasta la primera de enero. Y este año, a pesar del éxodo de personas, hubo un aumento de 4% de la cantidad de personas que se movilizaron por vías terrestre, aérea o marítima en las fiestas decembrinas, así que el país está regresando a la normalidad apenas desde este lunes".

Precisó que "han comenzado a llegar las delegaciones internacionales y ante eso la oposición, que no tiene ninguna fuerza, ha quedado mucho más dividida". Esto quedó reflejado una vez más cuando "las voces de parte de la oposición mucho más realista, que llaman a lanzar un camino de negociaciones, han sido vilipendiadas y humilladas por los otros sectores".

Y ante esta realidad, apunta el experto, "las presiones desde el exterior son el factor fundamental de la acción opositora, que la hace directamente EEUU a través de los actores diplomáticos, que son la OEA y el Grupo de Lima, de los actores militares, que son el Comando Sur y sus bases militares en América Latina y el Caribe, y desde el punto de vista político haciendo sobrevivir por vía financiera a ciertos sectores de la oposición más terrorista, y por vía económica con todas las sanciones comerciales que están aplicando contra el país".

Venezuela publica ‎pruebas de la violación de sus aguas ‎territoriales

Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, presentó este miércoles 9 ‎de enero de 2019, las pruebas que demuestran que las aguas territoriales de su país fueron ‎violadas el 22 de diciembre de 2018 y denunció una maniobra internacional contra Venezuela. ‎

La transnacional estadounidense ExxonMobil había anunciado que el 22 de diciembre de 2018 la marina de guerra venezolana había expulsado ‎dos barcos que realizaban trabajos de prospección en aguas actualmente en disputa entre ‎Venezuela y Guyana.‎ Basándose en ese comunicado de la ‎transnacional estadounidense, la República Cooperativa de Guyana, Estados Unidos y ‎posteriormente el Grupo de Lima condenaron la acción de Venezuela. ‎

En el punto 9 de la Declaración del Grupo de Lima, emitida el 4 de enero de 2019, los 13 países ‎que aún forman parte de ese grupo denuncian una provocación militar de Venezuela y una ‎amenaza contra la paz y la seguridad de la región [1].‎

Pero este 9 de enero, el presidente venezolano Nicolás Maduro presentó a la prensa nacional e ‎internacional dos videos del incidente y las grabaciones de la conversación entre la marina de ‎guerra de Venezuela y uno de los barcos en cuestión. En ese intercambio con la marina de guerra ‎venezolana, el capitán del barco de prospección dice él mismo la posición exacta de la nave –que ‎la sitúa en las aguas territoriales de Venezuela, internacionalmente reconocidas– y reconoce ‎disponer de una autorización concedida solamente por Guyana. Sólo después de ese intercambio, ‎la marina de guerra de la República Bolivariana de Venezuela lo invita a salir de las aguas ‎territoriales venezolanas. ‎

Estas pruebas desmienten definitivamente la denuncia que había emitido ExxonMobil, principal ‎proveedor del Pentágono [2] y transnacional antiguamente dirigida por Rex Tillerson, quien fue posteriormente el ‎primer secretario de Estado de la administración Trump. ‎

Las pruebas presentadas por el presidente Nicolás Maduro también hacen perder al Reino Unido el ‎pretexto utilizado para justificar la proposición británica de instalar una base militar en Guyana y ‎retrasa la guerra entre países latinoamericanos planeada por el Pentágono [3].‎

Venezuela ha dado al Grupo de Lima un plazo de 48 horas para que retire el punto 9 de su ‎Declaración. ‎

NOTAS

[1] «Declaración del Grupo de Lima», Red Voltaire, 4 de enero de 2019.

[2] «ExxonMobil, proveedor oficial del Imperio», por Arthur Lepic, Red Voltaire, 16 de abril ‎de 2004.

[3] «Estados Unidos ‎prepara una guerra entre latinoamericanos»; «La ‎terrible destrucción que se planea para la “Cuenca del Caribe”», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de diciembre ‎de 2018 y 8 de enero de 2019.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS