Portada - Últimas noticias

alt

MOSCÚ (Sputnik) — La Fuerza Aérea de Israel atacó 80 objetivos del grupo palestino islámico Hamás en Gaza la noche del 26 de octubre, tras el disparo de al menos 30 cohetes desde la Franja sobre Israel, según informó el Ejército israelí.

Un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) señaló que docenas de aviones de combate y otros aparatos llevaron a cabo los ataques en Gaza.

Entre los sitios atacados se encontraban dos ubicaciones principales de fabricación de armas y cinco recintos militares, así como un edificio de las fuerzas generales de seguridad de Hamás en Gaza ciudad.

Medios de comunicación de la Franja informaron de que Israel atacó objetivos en el área de Rafah, en el sur de Gaza.

El sistema de defensa de misiles Cúpula de Hierro que Israel tiene desplegado interceptó diez de los cohetes lanzados sobre el sur de Israel, según informó el ejército.

Se activaron once sirenas de alarma diferentes durante la noche del 26 de octubre en las comunidades del sur de Israel, incluidos las ciudades de Sderot y el Consejo Regional de Eshkol, cerca de la frontera con Gaza.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, el teniente general Gadi Eisenkot, mantuvo una reunión de emergencia con altos funcionarios del gobierno israelí y se emitieron instrucciones de seguridad para los residentes de las comunidades fronterizas con la Franja.

Según un portavoz de Magen David Adom (Estrella de David Roja), siete personas tuvieron que recibir atención médica por ataques de ansiedad en Sderot. Un hombre de 53 años y un niño de 14 años resultaron levemente heridos cuando corrían para protegerse al sonar las sirenas. Pero los proyectiles lanzados no causaron heridos ni daños.

Algunos residentes informaron de que habían escuchado explosiones y algunos dijeron que vieron como el sistema de defensa antiaérea interceptaba cohetes.

Los proyectiles empezaron a lanzarse unas horas después de que el ministerio de Sanidad de Gaza informara de que cinco palestinos habían muerto por disparos de soldados israelíes, cuatro en las protestas semanales que se llevan a cabo en la frontera entre Israel y Gaza y uno en enfrentamientos en Cisjordania.

El 24 de octubre, el Ejército israelí atacó ocho objetivos de Hamás en la Franja de Gaza después de que un cohete disparado desde este territorio cayera en un área despoblada de Israel.

La semana anterior, un cohete lanzado desde Gaza impactó en una casa en la ciudad de Be'er Sheva, en el sur de Israel causando grandes daños y otro cohete cayó en el mar. En respuesta, el Ejército israelí atacó 20 objetivos de Hamás en Gaza.

Eisenkot interrumpió su visita a los Estados Unidos tras la escalada de la violencia y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, ordenó el cierre de los cruces de Erez y Kerem Shalom a Gaza y una reducción en la zona de pesca permitida frente a la costa gazatí.

La Yihad Islámica reivindica el lanzamiento de cohetes contra Israel

JERUSALÉN (Sputnik) — El grupo palestino islamista Yihad Islámica reivindicó el lanzamiento de 30 cohetes desde Gaza sobre Israel la noche del 26 de octubre y amenazó con disparar más proyectiles, según afirmó el brazo armado de este grupo, las Brigadas Al Quds, en un comunicado.

"La resistencia palestina está considerando expandir la respuesta en número y tipo [de cohetes], si el enemigo continúa su acción despiadada y su agresión contra nuestro pueblo", señalaron las Brigadas Al Quds en su nota.

Durante la noche del 26 de octubre, milicianos palestinos dispararon proyectiles contra Israel de los que diez fueron interceptados por el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro. Dos proyectiles cayeron dentro de Gaza y el resto en territorio israelí, en campo abierto, sin causar daños.

Los proyectiles empezaron a lanzarse unas horas después de que el ministerio de Sanidad de Gaza informara de que cinco palestinos habían muerto por disparos de soldados israelíes y más de 170 habían resultado heridos en las protestas semanales que se llevan a cabo en la frontera entre Israel y Gaza.

Netanyahu, incapaz de hacer frente al desafío palestino en Gaza

La resistencia de los habitantes de la Franja de Gaza supone un creciente riesgo para las previsiones electorales del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu.

El escritor palestino y experto en asuntos israelíes, Hassan Lafi, escribió el miércoles en un artículo en el sitio web libanés Al Mayadin que los residentes de la Franja de Gaza se dieron cuenta de que al continuar las manifestaciones en el contexto de de la Marcha del Gran Retorno, aumentarían la presión sobre el régimen de Israel y lo desafiarían. Las manifestaciones son una fuente constante de preocupación para los colonos judíos, que sienten que su seguridad está amenazada, lo que aumenta las posibilidades de que se retiren de los asentamientos alrededor de Gaza.

Por otro lado, la continuación de las manifestaciones llevó al Ejército israelí a una guerra de desgaste en el sur de la Palestina ocupada. Según estiman los expertos, incluso aunque la campaña electoral no ha sido iniciada, las minorías y la oposición al primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, acentúan los esfuerzos para echar un pulso a este último en la próxima campaña electoral.

En estas circunstancias, el Primer Ministro israelí tiene solo tres opciones. La primera es el silencio. Pero a medida que las protestas se extienden a otras partes de Palestina, las posibilidades de Netanyahu en las próximas elecciones están disminuyendo.

La segunda opción es reducir la crisis humanitaria en Gaza mediante la conclusión de un acuerdo de alto el fuego a cambio de la cancelación del bloqueo. Sin embargo, Netanyahu no está listo para pagar los costos de levantar el bloqueo de Gaza. Tal actitud sería percibida por sus compañeros sionistas como una derrota del primer ministro israelí a manos de la resistencia de Gaza.

La tercera opción es tomar medidas unilaterales y trabajar con la comunidad internacional para reducir la crisis humanitaria en Gaza. Hay señales que apuntan a que el aparato militar israelí y Netanyahu están dispuestos a seguir esta vía. El acuerdo sobre el aumento del suministro de electricidad a la Franja de Gaza con el apoyo de Qatar y la mediación de las Naciones Unidas es una prueba evidente de ello.

Sin embargo, los palestinos han decidido continuar con las manifestaciones para encontrar soluciones prácticas y definitivas al bloqueo y la crisis humanitaria en Gaza.

La cuarta opción sería avanzar hacia la guerra, pero esto provocaría una nueva crisis más fuerte en Israel
y crearía un escenario político que no beneficiaría a Netanyahu o al partido Likud.

En cualquier caso, el Ejército israelí nunca podrá ser la parte victoriosa de un conflicto debido a la fuerte implantación de la resistencia y su determinación a hacer frente a las agresiones israelíes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente