Portada - Últimas noticias

Los principales índices bursátiles de EEUU se desplomaron hasta situarse en terreno negativo. ¿Cuáles son las causas de este desplome y cuándo hay que esperar una nueva crisis global?

De acuerdo con la agencia CNN, el NASDAQ que engloba tales compañías tecnológicas de EEUU como Apple, Amazon, Google y Facebook sufrió la mayor caída en la bolsa el 25 de octubre.

¿Qué está pasando?

Este índice bursátil perdió más del 4%, lo que es el peor resultado registrado desde agosto de 2011. Mientras tanto, el Dow Jones perdió el 2,4% y el S&P 500 se hundió más del 3%.

Se puede considerar que este desplome provocó un efecto dominó ya que había contribuido, a su vez, al desplome en los mercados asiáticos.

Los analistas del banco estadounidense Goldman Sachs consideran que en la primera mitad del año siguiente la bolsa de EEUU dejará de ser una herramienta de apoyo para la economía estadounidense y se convertirá en un obstáculo.

El director gerente de la investigación para los mercados globales de la empresa FTSE Russell, Alec Young, opina que el actual desplome podría haber sido causado por varios factores económicos pero el principal responsable de estos es la Reserva Federal.

"Parece que la Reserva Federal esté determinada a continuar subiendo la tasa de interés, a pesar de las crecientes señales de la ralentización del crecimiento global", explicó Alec Young, citado por el portal Market Watch.

Así, la agencia Reuters informó que en el banco Goldman Sachs consideran que la Reserva Federal podrá aumentar la tasa de interés como mínimo cinco veces hasta finales de 2019.

Young opina que la inflación hace imposible que la Reserva Federal "haga una pausa" y deje de subir la tasa.

A su vez, el profesor de la Universidad de Yale Stephen S. Roach considera que el bienestar de la economía de EEUU podrá verse perjudicado por el aumento de la inflación. Actualmente el ciclo de la inflación en EEUU marca un periodo de crecimiento.

"Ahora la confluencia de fuerzas globales y locales está empezando a empujar la inflación a crecer y continuará haciéndolo durante un tiempo", escribe Roach en su artículo para el periódico Barrons a la vez que destaca que la inflación en EEUU puede aumentar hasta el 3% o el 3,5% en 2019.

La ralentización de la economía

Los analistas de JPMorgan Chase & Co. consideran que el verdadero desplome en la bolsa de EEUU aún está por venir. Las futuras turbulencias serán causadas por los fondos pasivos que actualmente manejan activos por valor de 7,4 billones de dólares.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, en 2007 la inversión pasiva —la estrategia que implica la intervención mínima del inversor en la cartera de inversión— constituía aproximadamente el 26% de la inversión activa y actualmente constituye el 83%.

En caso de que los precios de valores de empresas estadounidenses incluidos en el S&P 500 se desplomen un 10% más, los efectos negativos serán inevitables. En este caso, el PIB del país norteamericano disminuirá el 0,75% en el segundo trimestre de 2019.

La venta activa de valores ha hecho que los mercados sean más vulnerables frente a un desplome aún más grande, opina el principal director de inversiones de Independent Advisor Alliance, Chris Zaccarelli.

"El mercado pasó a vivir su propia vida y la venta [de valores] está engendrando más ventas", destacó Chris Zaccarelli, citado por el portal Market Watch.

La crisis no está lejos

Distintos expertos no descartan que los futuros desplomes en la bolsa de valores de EEUU sean capaces de provocar una reacción en cadena dado que las bolsas asiáticas ya están cayendo.

Los expertos en el gigante bancario JP Morgan Chase están al 60% seguros de que la futura recesión se producirá en EEUU en 2020, informa Bloomberg.

No obstante, el futuro desplome no será de gran escala por que actualmente el valor de los activos pertenecientes a los países en vías de desarrollo es más bajo de lo que fue en 2008.

"El traspaso de las inversiones activas a las pasivas (…) reduce las habilidades del mercado para prevenir descensos en la bolsa y recuperarse después de ellos", consideran los autores del informe citados por la agencia.

¿Boicot al dólar? China y Japón firman acuerdo de canje de monedas por 30.000 millones de dólares

Los gobiernos de China y Japón firmaron un acuerdo de intercambio de moneda entre sus bancos centrales por 200.000 millones de yuanes o 3,4 billones de yenes, lo que equivale a 30.000 millones de dólares.

Con esta iniciativa, ambos países pretenden asegurar su estabilidad financiera, además de establecer un compromiso para intensificar la cooperación en áreas como el comercio, las finanzas, la innovación y la cotización de valores, detalló la agencia Reuters.

El convenio, que se extenderá hasta el 25 de octubre de 2021, fue suscripto este viernes durante la visita a Pekín del primer ministro japonés, Shinzo Abe, para participar de la primera cumbre sino-japonesa en siete años.

Detalles del acuerdo

El Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) resaltó que gracias al "fortalecimiento de los vínculos económicos y financieros", las "instituciones financieras" de su país "han expandido sus negocios basados en renminbi" (nombre oficial de la moneda china).

Así, el BOJ también buscaría proporcionar liquidez para el caso de que esas entidades enfrenten dificultades en los acuerdos con moneda china y si considera que es necesario garantizar la estabilidad del sistema financiero local.

Por su parte, China incrementó así sus vínculos con otros países en moneda local, evitando el uso del dólar en tiempos de guerra comercial con EE.UU.. Con Rusia, por ejemplo, los intercambios ya se realizan por fuera de la moneda estadounidense y entre enero y septiembre de este año registraron un aumento de 30 %.

"La lucha contra el dólar ha llegado a Europa": La demanda global de oro sube un 42 % en 12 meses

Expectativas de un cambio geopolítico han impulsado a bancos centrales alrededor del mundo a deshacerse de sus billetes verdes.

Bancos centrales de todo el mundo están recurriendo al oro como una alternativa al dólar estadounidense. Analistas atribuyen este comportamiento a una incertidumbre geopolítica y a la agresiva política comercial de EE.UU.

Según las estadísticas del Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés), en el primer trimestre de 2018 los bancos centrales aumentaron su adquisición de oro en un 42 por ciento respecto a un año atrás, siendo Rusia y Turquía los mayores compradores netos.

Para mitad de 2018, los bancos centrales habían agregado a sus arcas un total neto de 193,3 toneladas de lingotes, un incremento del 8 por ciento en comparación con la primera mitad del año pasado. Esta compra de oro semestral es la más fuerte para los bancos centrales desde 2015, señala el WGC.

El Consejo colocó las tenencias globales de oro para mitad de año en 1,36 billones de dólares, alrededor del 10 por ciento de las reservas mundiales de divisas.

Presión sobre la competencia

De acuerdo con Eldiyar Murátov, presidente de Castle Family Office en Singapur, la razón detrás del movimiento es la busca de opciones alternativas al dólar.

"EE.UU. ha usado el dólar durante mucho tiempo para presionar a los competidores. Esto siempre ha provocado enojo en la comunidad mundial, y ahora la lucha contra el dólar ha llegado a Europa", indicó Murátov a RT.

Según el analista, una estrategia similar se está observando en muchos países de Europa y Asia. China, Turquía, Venezuela, Irán, Catar, Indonesia y Rusia tienen como objetivo la desdolarización de sus economías y comercio exterior.

"Rusia ha aumentado la compra de oro para [aumentar] sus reservas frente a las nuevas sanciones estadounidenses y una posible desconexión del sistema del dólar", recordó el analista. El WGC, por su parte, califica al oro como un "activo atractivo" porque "no es responsabilidad de nadie" y no conlleva ningún "riesgo de contraparte".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente