Portada - Últimas noticias

Al Jazeera publicó el 10 de octubre fotos de 15 presuntos ciudadanos saudíes que, según informes, llegaron a Estambul el 2 de octubre y podrían estar involucrados en la desaparición del periodista Jamal Khashoggi. Sin embargo, un saudí afirma que uno de los sospechosos presentados es en realidad su hermano que lleva un año muerto.

El mismo día que desapareció el periodista Jamal Khashoggi unos 15 ciudadanos saudíes llegaron a Turquía por vía aérea y son estas mismas personas las que podrían ser responsables de su desaparición, informó el periódico turco Daily Sabah, citando fuentes de la inteligencia del país. Las imágenes de los sospechosos, supuestamente tomadas por cámaras de CCTV en el aeropuerto, fueron publicadas más tarde por Al Jazeera.

Sin embargo, Ali ShabibBalawi comentó a Sputnik que reconoció en uno de los 15 sospechosos a su difunto hermano, AbdelAzizShabibBalawi, quien murió hace un año en un accidente de tránsito. Según Ali, él y los miembros de su familia se sorprendieron mucho al ver una foto de AbdelAziz en la pantalla del televisor. Luego encontraron su nombre en la lista de los 15 sospechosos, solo que por alguna razón lo llamaron Fahd.

"Toda esta historia en los medios de comunicación turcos es una mentira. Mi hermano, AbdelAzizShabibBalawi, murió en un accidente de tránsito hace un año en el Reino [de Arabia Saudí]. ¿Cómo puede acusar de asesinato a un hombre que ya no está entre los vivos?", se pregunta Ali. 

Según el interlocutor, su hermano viajó al extranjero solo una vez, visitó Jordania para recibir tratamiento médico y nunca ha estado en Turquía. "Mi familia y yo esperamos ahora el fin de la investigación sobre la desaparición de Jamal Khashoggi y luego demandaremos a los periódicos que utilizaron las fotos de mi hermano para tales manipulaciones", sentenció.

Jamal Khashoggi era un periodista saudí conocido por su postura crítica ante las políticas del reino árabe. Según la prensa turca, desapareció el 2 de octubre después de ingresar al Consulado de Arabia Saudí en Estambul para obtener un acta de matrimonio.

Las autoridades saudíes y turcas acordaron establecer un grupo conjunto para investigar la desaparición del periodista. El 15 de octubre, con el permiso de Riad, la policía turca inició una operación de búsqueda en el Consulado saudí en Estambul en un intento de determinar el paradero de Khashoggi.

¿Estados Unidos pretende hacer a un lado a sus aliados en el Golfo Pérsico?

FacebookTwitterMeneameLinkedInGoogle+Pinterest

Varios senadores estadounidenses quieren introducir sanciones contra Arabia Saudí por lo ocurrido con el periodista opositor Jamal Khashoggi. ¿Qué significarían estas sanciones para Arabia Saudí, Rusia y para el mismo EEUU?

Desde el 2 de octubre se desconoce el paradero de Khashoggi, columnista del periódico estadounidense The Washington Post. El periodista fue grabado por las cámaras entrando al consulado saudí en Estambul, Turquía.

Según The Washington Post, funcionarios turcos enseñaron a sus colegas de EEUU grabaciones de audio y vídeo que demuestran que Khashoggi fue torturado y asesinado en el Consulado. Las leyes vigentes de EEUU, en particular, la Ley Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos, estipulan un plazo de 120 días para que el presidente estadounidense decida introducir sanciones contra los individuos involucrados en una violación de derechos humanos.

No obstante, la introducción de sanciones conllevaría graves consecuencias en el mercado petrolero que haría que el actual aumento del precio fuera algo insignificante, opina el columnista de Sputnik Iván Danílov.

Si se aplican sanciones realmente fuertes, entonces el precio del barril excederá por mucho los 100 dólares, cree Danílov. Tampoco será rentable para la economía estadounidense, pero cuando se trata de molestar a los aliados del presidente Trump, muchos políticos y funcionarios estadounidenses pierden el sentido de lo racional, apunta.

Para Trump, la cooperación y el mantenimiento de las buenas relaciones con Arabia Saudí son temas cruciales y es por eso que los opositores del ‘establishment’ estadounidense aprovecharon la oportunidad de atacar las relaciones entre los dos países.

Sin la ayuda de Riad, Trump no podría haber impuesto sanciones a Irán sin causar consecuencias desastrosas en el mercado petrolero. El país árabe compensó parte de los suministros petroleros que solían provenir de Teherán, por eso el mandatario norteamericano no quiere prestarle atención al escándalo y estropear las relaciones, destaca el analista.

El mandatario de EEUU señaló varios puntos importantes: el disidente desaparecido no es un ciudadano de Estados Unidos, mientras que Arabia Saudí compra bienes y servicios estadounidenses (en su mayoría armas) por un valor de 120.000 millones de dólares al año. Un cliente así simplemente no puede ser ignorado. Sin embargo, Trump no habló del papel clave de Riad para frenar el alza de los precios del petróleo después de la introducción de las duras sanciones contra Irán.

Mientras tanto, el aislamiento de Arabia Saudí, así como las posibles sanciones estadounidenses y europeas (formales e informales) contra este país, abren oportunidades bastante amplias para Rusia. Si Riad quedara fuera del sistema SWIFT, Rusia podría ofrecerle el equivalente ruso. Si se le niega el acceso a los mercados de bienes raíces de San Francisco y Londres, Moscú le puede mostrar el potencial de Sochi y San Petersburgo.

Si pierde la oportunidad de invertir en las bolsas de valores estadounidenses y europeas, existen excelentes oportunidades de inversión en compañías y acciones, incluidos los bonos, rusos. Incluso existe la posibilidad de crear un sistema de pagos del petróleo con rublos. A veces los errores geopolíticos de los oponentes crean oportunidades que es un pecado no aprovechar. De acuerdo con el autor, Rusia no las dejará pasar.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS