Portada - Últimas noticias

"Es usted una catalana universal, una embajadora... Su único defecto es haberse casado con un extranjero", le dijo el conseller de Cultura a Montserrat Caballé en una "cena muy importante" en la Generalitat de Catalunya, a la que asistió con su marido el aragonés Bernabé Martí, tras lo que la soprano hizo el ademán de marcharse.

Fue Marta Ferrusola, la mujer del entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quién la convenció, cogiéndola de la mano, para que no se fuera diciéndole, en catalán, que había gente que no sabía lo que decía.

"Estoy muy feliz de haber nacido en Barcelona, de haberme casado con un aragonés, de que mi madre fuese de Valencia, y mis hijos hayan estudiado en España", afirmaba la Caballé en un encuentro con la periodista Mari Cruz Soriano, ante decenas de asistentes celebrado hace cinco años, y que ahora recordaba la Cristina López Schlichting, la directora del programa Fin de Semana de COPE, con motivo de su fallecimiento este sábado en Barcelona.

Hoy, tras el velatorio de ayer en Barcelona, el mundo de la música, la cultura, la política y la empresa dan el último adiós a la soprano universal, en una ceremonia fúnebre que tendrá lugar este mediodía en el tanatorio de Les Corts de Barcelona.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, además del presidente del PP, Pablo Casado; la líder de Ciudadanos (Cs) en Cataluña, Inés Arrimadas, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han confirmado su asistencia.

En las últimas horas se ha criticado que desde el secesionismo no se haya reivindicado la figura de Montserrat Caballé (la diva inapelable, como se ha escrito tras su muerte) que siempre se ha declarado catalana y española.

Anoche, al cerrarse la capilla ardiente, a la que no se acercaron líderes del procés, la hija de la cantante Montse Martí agradeció "las muestras de la gente que querían a mi madre y dicen que mi madre les ha hecho muy feliz y que les seguirá haciendo feliz en su recuerdo".

Tras el funeral está previsto que la soprano sea enterrada junto a sus padres en el cementerio de Sant Andreu de Barcelona. El Ministerio de Cultura, José Guirao, prepara un doble homenaje a la diva operística, que se celebrará en el Liceu de Barcelona y en el Teatro Real o en el de la Zarzuela de Madrid.

La cantante ha fallecido tras convertirse en una de las sopranos más universales del siglo XX, entrando en 1956 en la Ópera de Basilea y después en la de Bremen, antes de debutar en el Liceu y saltar a la fama internacional en el Carnegie Hall de Nueva York (Estados Unidos).

Fuente: El Mundo

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente