Portada - Últimas noticias

Un palestino mató a tiros a dos israelíes e hirió a un tercero el domingo en una zona industrial adyacente a un asentamiento en la Cisjordania ocupada.

El atacante, de 23 años, logró escapar y las fuerzas de ocupación israelíes lanzaron una búsqueda para encontrarlo, dijo el Ejército.

El ataque tuvo lugar en un depósito del grupo de reciclaje Alon, dijo Eran Bodankin, uno de los reporteros del sitio Canal 10. El autor de esta operación, que trabajó en este depósito durante 7 meses, ingresó y disparó contra los colonos con un rifle Carlo de fabricación local y luego abandonó el área.

Según el sitio web israelí Walla, el enfrentamiento duró 10 minutos, pero un problema técnico que afectó a su arma le impidió continuar disparando.

El asaltante fue descrito por el Ejército como un “lobo solitario”. Aunque calificó el ataque de “terrorista”, el Ejército de ocupación afirmó que su autor también tenía otros motivos, quizá de tipo laboral, sin dar más detalles.

En una declaración, el Ejército identificó al sospechoso como Ashraf Naalwa, de la aldea de Shueika, en el norte de Cisjordania. El Ejército y el Servicio de Seguridad Nacional, Shin Beth, están buscándole, agregó.

El lunes por la mañana, las tropas israelíes atacaron varias zonas de Cisjordania y arrestaron a 12 palestinos, incluida la hermana de Ashraf, la farmacéutica Fayruz Naalwa.

En la reunión semanal del gobierno israelí, el primer ministro, Benyamin Netanyahu, habló de un “ataque terrorista muy grave”.

Oficiales israelíes temen a Hezbolá

El servicio de inteligencia militar del régimen de Tel Aviv, nombrado por el acrónimo Aman, está profundamente preocupado por una posible guerra contra los combatientes de Hezbolá, que se hicieron más experimentados después de luchar junto al Ejército sirio, que ha sido formado por asesores militares iraníes y rusos en la guerra en Siria.

Un informe secreto del general israelí Yitzhak Barack, según el cual el Ejército del régimen no está listo para entrar en una guerra generalizada, enojó a altos funcionarios de Tel Aviv, lo que llevó a una discusión sobre la creación de una comisión de investigación.

Según los medios israelíes, algunos expertos militares israelíes rechazan los informes sobre la incapacidad del Ejército y afirman que este último se encuentra en el nivel más alto de preparación, pese a que muchas personalidades apoyan el informe del general Barack sobre la debilidad de aquel. El jefe del Ejército israelí, Gadi Eisenkot, creó al respecto una comisión de investigación, que también ha sido criticada.

Según el informe de la comisión, el principal enemigo de Israel es el Hezbolá libanés, que ha ganado una valiosa experiencia luchando junto a las fuerzas sirias y rusas durante una guerra de 7 años en Siria.

Los responsables de seguridad en Tel Aviv dijeron a la comisión que los oficiales israelíes temen a las fuerzas de Hezbolá, que tienen más experiencia en la lucha real que los soldados israelíes, y que su mayor preocupación es que los dirigentes israelíes busquen entrar en un coche frontal contra el movimiento libanés. Ellos creen que el Ejército israelí no podrá derrotar al enemigo en una guerra rápida y que las unidades blindadas podrían quedar devastadas.

Drusos sirios de los Altos del Golán ocupados muestran su apoyo al Estado sirio y a Assad

Reunidos a lo largo de una cerca que los separa del lado controlado por Siria en los Altos del Golán, los drusos sirios residentes en la zona ocupada por el Ejército israelí conmemoraron el aniversario del inicio de la guerra árabe-israelí de 1973, mientras celebraron los éxitos de Siria en su reciente guerra contra los terroristas.

Portando banderas sirias, retratos del presidente Bashar al Assad, binoculares y megáfonos, la comunidad drusa de la aldea de Massade mostró su lealtad al gobierno sirio, mientras tropas y civiles sirios al otro lado de la frontera gritaban y saludaban a los drusos.

El residente local, Emil Masud, dijo a Reuters que el mitin estaba destinado a “celebrar con nuestra gente en Siria esta etapa final de la victoria en la guerra contra el terrorismo”.

La aldea de Massade, parte del distrito de Quneitra de Siria, ha estado bajo ocupación israelí desde la guerra árabe-israelí de 1967.

Israel ocupó 1.200 kilómetros cuadrados de los 1.800 con que cuentan los Altos del Golán durante la Guerra de los Seis Días. En 1973, los sirios liberaron parte del territorio, incluyendo la ciudad de Quneitra. El Consejo de Seguridad de la ONU condenó la decisión de Israel de 1981 de anexionar la parte de los Altos del Golán que ocupa y calificó la medida de imponer “leyes, jurisdicción y administración israelíes” sobre este territorio de “nula y vacía y sin efecto legal internacional”.

Durante el conflicto en Siria, gran parte del Sur del país, incluida la parte de los Altos del Golán controlada por los sirios, fue ocupada por terroristas, incluyendo de grupos como el Frente al Nusra y el Daesh. Este verano, las fuerzas sirias recuperaron el control del Sur de Siria, derrotando decisivamente a los terroristas.

La semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid Muallim, pidió a la comunidad internacional que obligue a Israel a cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, incluida la que se refiere a la retirada de los Altos del Golán, y destacó la determinación de Damasco de liberar completamente este territorio sirio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente