Portada - Últimas noticias

El Fondo Soberano de Inversión de Catar (QIA) ha comprado el 14,16% de Rosneft y se ha convertido en el tercer mayor accionista de la empresa rusa. Descubre las causas políticas y económicas que están detrás de esta compra.

Según los expertos entrevistados por el periódico ruso Kommersant, la compra de valores de Rosneft por parte de QIA consolidará los lazos entre Rusia y Catar.

"Doha está tratando de salir del aislamiento al que se vio expuesta por parte de sus socios del Consejo de Cooperación de los Estados Árabes del Golfo", destacó el profesor del Instituto de países de Asia y África de la Universidad Estatal de Moscú, Vladímir Isaev.

A su vez, el politólogo ruso Dmitri Frolovski considera que el acuerdo cerrado entre Rosneft y QIA se corresponde con la tradición diplomática de Catar.

"Dinero a cambio de concesiones geopolíticas, esta es la estrategia que han seguido los cataríes desde hace varias décadas", destacó Frolovski.

Según el politólogo, el emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani, arribó a finales de marzo a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladímir Putin, y la noticia de hoy podría ser "fruto de esa visita".

"Doha quiere demostrar que en general está dispuesta a recuperar y consolidar sus relaciones con Rusia", resumió Frolovski.

Anteriormente, la empresa china CEFC planeaba adquirir valores de Rosneft, pero no pudo encontrar los recursos financieros necesarios —9.000 millones de dólares— después de que su jefe fuera detenido durante una investigación por supuestos delitos económicos.

Actualmente, QIA posee el 19% de la empresa rusa y es el tercer mayor accionista de Rosneft. La Agencia Federal de Administración Estatal de Bienes de Rusia (Rosimushchestvo) posee el paquete mayoritario de Rosneft, que representa el 50% del total, y la empresa británica BP tiene el 19,75%.

Por ahora, la pregunta tal vez más importante para el mercado es si QIA será un titular temporal de valores de Rosneft o se convertirá en un gran accionista a largo plazo.

Según los expertos consultados por el medio ruso Kommersant, la segunda versión es la más probable y las sanciones impuestas contra Rosneft no permitirán a la empresa rusa encontrar fácilmente otros compradores para sus acciones. Al mismo tiempo, tras la ruptura del acuerdo con la compañía china CEFC, Rosneft será más cautelosa a la hora de elegir nuevos socios.

Según el secretario de prensa de Rosneft, Mijaíl Leóntiev, finalmente la empresa cerró su estructura accionarial con la entrada de QIA. Leóntiev recalcó que próximamente los actores del mercado serán testigos de una serie de acuerdos entre ambos países.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS