Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — La hija del exespía doble Serguéi Skripal, Yulia, dada de alta del Hospital del Distrito de Salisbury, se encuentra ahora bajo vigilancia médica en una base militar británica, según The Sun.

"Ella está en el hospital de una base militar para su propia protección y para vigilar su salud", dijo una fuente a este tabloide.

Añadió que "los efectos de este gas nervioso no se conocen y podrían reaparecer en cualquier momento".

La Embajada rusa en Londres insiste en el acceso consular a Yulia Skripal, quien es nacional de Rusia, para cerciorarse de que las autoridades británicas actúan con su consentimiento.

Serguéi Skripal, un exoficial de la inteligencia militar rusa reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia, de 33 años, fueron hallados a principios de marzo pasado inconscientes cerca de un centro comercial en Salisbury.

Yulia fue la primera en recuperar el conocimiento a finales de marzo; el pasado viernes se anunció que también Serguéi Skripal salió del estado crítico y responde bien al tratamiento.

Nada más abierta la investigación, que según Scotland Yard se prolongará por varios meses, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del supuesto intento de envenenamiento de los Skripal, alegando que la sustancia procede de Rusia.

El laboratorio británico en Porton Down estableció que se trata de un agente neuroparalizante de la clase Novichok, sin confirmar la procedencia de la sustancia.

Moscú rechaza las acusaciones de Londres, por considerarlas infundadas, y reclama acceso a las evidencias para poder colaborar con la investigación.

Embajada rusa afirma que el hospital de Salisbury jamás precisó el diagnóstico de los Skripal

LONDRES (Sputnik) — El hospital de la ciudad británica de Salisbury, donde ingresaron el exagente doble Serguéi Skripal y su hija Yulia tras sufrir el ataque el 4 de marzo, jamás precisó su diagnóstico, comunicó a Sputnik un portavoz de la embajada rusa en Londres.

Este 10 de abril, Christine Blanshard, la directora del hospital de Salisbury, confirmó que Yulia Skripal fue dada de alta, y su padre se está recuperando, aunque "más lentamente" que su hija.

Blanshard señaló que los Skripal, al igual que Nick Bailey, uno de los primeros agentes de la policía que atendió a los atacados, "fueron expuestos a una sustancia de acción neuroparalizante".

Por su parte, el 16 de marzo pasado, el médico del hospital de Salisbury Steven Davies afirmó en una carta al periódico The Times que ninguno de los tres pacientes ingresados mostró síntomas de exposición a una sustancia de acción paralizante.

"Un análisis detallado de la carta de Davies y las declaraciones de Blanshard del 29 de marzo y los días 6 y 10 de abril muestra que el hospital jamás confirmó directamente que Serguéi y Yulia Skripal tuvieron algún síntoma de envenenamiento químico", dijo el portavoz de la embajada rusa.

Agregó que "la embajada emitió una nueva nota a la Cancillería del Reino Unido y un mensaje a Blanshard para que precisen esta cuestión, que tiene importancia fundamental".

Skripal, un exoficial de la inteligencia militar rusa reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia, que tiene la nacionalidad de Rusia, fueron hallados a principios de marzo pasado inconscientes cerca de un centro comercial en Salisbury.

Nada más abierta la investigación, que según Scotland Yard se prolongará por varios meses, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del supuesto intento de envenenamiento de los Skripal, alegando que la sustancia procede de Rusia.

El laboratorio británico en Porton Down estableció que se trata de una sustancia de acción neuroparalizante de grado militar, sin confirmar su procedencia.

Moscú rechaza las acusaciones de Londres, por considerarlas infundadas, y reclama acceso a las pruebas para poder colaborar con la investigación.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente