Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — Los nuevos pasos improcedentes que EEUU da con respecto a Rusia y China pueden provocar una crisis económica mundial, dijo a los periodistas el presidente del Fondo ruso de Inversión Directa (RFPI, por sus siglas en ruso), Kiril Dmítriev.

"Si la Administración estadounidense sigue actuando de un modo tan improcedente e inexplicable contra Rusia y China, realmente podrá provocar una crisis de la economía mundial", dijo en los pasillos de Foro de la Bolsa de Moscú.

El 6 de abril, EEUU extendió sus sanciones financieras a 38 individuos y entidades rusas, entre ellas la exportadora rusa de armas Rosoboronexport, el gigante del aluminio Rusal, los conglomerados industriales Russian Machines, Basic Element, la empresa automotriz GAZ y otras.

Bajo jurisdicción estadounidense, los activos de estas personas y empresas quedan embargados y las transacciones financieras con ellas, prohibidas.

El 5 de abril, Washington publicó un memorando para aplicar a China tasas extra por hasta 60.000 millones de dólares, alegando el robo de propiedad intelectual de parte de Pekín.

El mismo día, Trump ordenó estudiar la posibilidad de imponer nuevas tarifas a China de hasta 100.000 millones de dólares, en respuesta a la "injusta" imposición de tasas de parte de Pekín a los productos estadounidenses.

Rusia, Irán y Turquía usarán sus monedas nacionales en lugar del dólar en sus intercambios comerciales

El ministro de Energía, Alexander Novak, ha señalado que Rusia está considerando pagos en monedas nacionales en el comercio con Irán y Turquía en medio de una escalada de las tensiones de EEUU con estos tres países.

“Existe un entendimiento común de que debemos avanzar hacia el uso de las monedas nacionales en nuestras transacciones. Hay una necesidad de esto, así como el deseo de las partes”, señaló el lunes la cadena de televisión rusa RT citando a Novak.

“Esto concierne tanto a Turquía como a Irán: estamos considerando una opción de pago en monedas nacionales con ellos”, agregó.

Los bancos centrales de Irán y Turquía firmaron un acuerdo el año pasado sobre el uso de las monedas nacionales en el comercio en lugar del dólar estadounidense y el euro.

Teherán y Moscú están actualmente en conversaciones para llegar a un acuerdo similar. Novak dijo que esto “requiere ciertos ajustes en los sectores financiero, económico y bancario”.

La idea de utilizar las monedas nacionales en el comercio recibió un gran impulso durante la visita del pasado noviembre de Vladimir Putin a Teherán, donde el líder de la Revolución Islámica, el Ayatolá Sayyed Ali Jamenei, dijo al presidente ruso que la mejor manera de vencer las sanciones estadounidenses era abandonar el dólar en el comercio.

La guerra comercial de EEUU y China está mermando las reservas de oro

El precio del lingote de oro pronto podría subir y la industria minera avisa: las reservas de oro se están reduciendo.

Según datos del World Gold Council, la producción de oro podría haber tocado techo en 2017. Eso, unido a una inflación infravalorada y a la fuerte demanda proveniente de China y de la India, debería alzar los precios y hacer que la onza alcanzase los 1.500 dólares hacia finales de año, bastante lejos de los 1.333 dólares actuales, según Frank Holmes, director general de US Global Investors Inc, citado por Sunday Express.

Goldman Sachs, por primera vez en los últimos cinco años, está destacando que el oro subirá de precio durante los próximos meses y es más: lo apoya. "Nuestro equipo de profesionales de materias primas cree que la desviación entre los precios del oro y las tasas de EEUU ha venido para quedarse", ha dicho la entidad.

Stephen Letwin, director de Iamgold Corporation, explica en pocas palabras a qué se debe el encarecimiento del oro: "Cuando tienes una industria que no reemplaza lo que produce, llega un momento en el que el precio tiene que subir".

Y sube. Y en gran parte debido a la guerra comercial que se traen entre manos Estados Unidos y China. Una tormenta perfecta que empuja a los inversores a buscar refugios en lo que tener a salvo sus activos ante la volatilidad de la política y, por tanto, de la economía mundial.

El intercambio de represalias comerciales de EEUU y de China y sus correspondientes aranceles en sus importaciones hicieron que ya el de 2 abril el oro se encareciese. La reacción de los mercados no se hizo esperar. Un día después de que el gigante asiático respondiese a las restricciones de Washington, el precio de la onza de oro ascendía casi 8 dólares y se situaba en 1.335 a principios de abril, precisamente cuando China anunciaba que impondría aranceles de entre el 15% y el 25% a 128 productos estadounidenses a partir del día 2 "con el objetivo de proteger nuestros intereses y compensar el daño causado por las medidas adoptadas por Estados Unidos", según palabras del Ministerio de Finanzas.

Sanciones económicas ilegales extraterritoriales de EEUU: ¿por qué el silencio de organismos internacionales?

Un auténtico "escándalo". Así calificaron desde el Kremlin las últimas sanciones estadounidenses contra funcionarios, empresarios y entidades rusas de sectores como el energético, el metalúrgico, el armamentístico y el bancario, entre otros. Y es que Washington volvió a violar "todas las normas" legales internacionales.

En tanto, organismos responsables de garantizar la legalidad internacional parecen no tener ningún inconveniente ante la actuación norteamericana.

"EEUU es uno de los contribuidores económicos más importantes de estas organizaciones y las organizaciones más importantes como las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y otras muchas están físicamente situadas en territorio norteamericano y, obviamente, EEUU ejerce una influencia muy importante en esas instituciones y es capaz de arrastrar el voto de muchos de sus países miembros", dijo al respecto José María Viñals Camallonga, socio y director del Departamento de Operaciones Internacionales de la empresa jurídica Lupicinio International Law Firm, la cual tiene una enorme experiencia en materia de sanciones.

"Deberíamos desde el punto de vista internacional público revisar estas instituciones y hacer que sean […] más independientes, de tal forma que no obedezcan los intereses de algunos países en concreto, sino que obedezcan unos intereses independientes que son el bien común", agregó.

Según el abogado, las sanciones de EEUU son "ilegales" tanto desde el punto de vista del "derecho internacional público" como desde las propias normativas estadounidenses.

"Son una injerencia en la soberanía de un tercer país, en este caso sería la Federación de Rusia", aseveró nuestro interlocutor, al subrayar que se trata de unas sanciones unilaterales y extraterritoriales. Se mostró convencido de que las mismas "no son más que una herramienta en política económica internacional para dañar el prestigio de Rusia y para dañar a Rusia en los sectores estratégicos más importantes".

De acuerdo a José María Viñals Camallonga, "Rusia, por supuesto, como Estado soberano ante esa agresión tiene derecho a defenderse con contramedidas".

Moscú "tiene que actuar de forma visible para que EEUU vea que no es gratuito sancionar a un país como es la Federación de Rusia”, añadió el experto, al indicar, en este contexto, que "las sanciones norteamericanas podrían ser recusadas". 

Asimismo, señaló que "Rusia es un país que dentro de la geopolítica y la geostrategia tiene una capacidad muy importante para afectar" las posiciones de EEUU en lugares como Oriente Medio, la península de Corea y América Latina, entre otros.

Al término de la entrevista, José María Viñals Camallonga expresó la esperanza de que la UE deje de llevarse por EEUU que "se ha esforzado por minar las buenas relaciones de vecindad" con Rusia.

"Los europeos nos tenemos que posicionar según nuestros propios intereses y no los intereses de EEUU, pero si seguimos jugando al juego de los norteamericanos, al final los perjudicados de todo esto vamos a ser los europeos", afirmó el experto, al apuntar que la UE "tiene que tener magníficas relaciones comerciales" con Rusia, "un aliado comercial" del bloque comunitario.

Las armas reales asoman en la guerra comercial entre China y EEUU

La amenaza de sanciones por parte de Washington obliga a Pekín a mostrar su poderío militar ante EEUU, afirma la analista militar Minnie Chan en South China Morning Post.

Así, el 5 de abril, China llevó a cabo unas maniobras navales a gran escala como respuesta a los ejercicios militares de tres unidades de portaviones de la Flota de EEUU que se celebrarán en la región. En total, más de 40 buques de las Flotas del Norte, del Este y del Mar del Sur tomarán parte en las maniobras chinas.

De acuerdo con la experta militar, las maniobras muestran la determinación del país asiático para defender sus intereses económicos.

Según declaró al medio otro analista militar, Zhou Chenming, "China quiere mostrar al mundo su compromiso a la hora de defender los resultados de las reformas económicas alcanzados en los últimos 40 años".

La especialista subrayó también que "tanto para EEUU como para China el poderío militar constituye una de las herramientas del Gobierno para defender los intereses nacionales del país".

El 3 de abril, la Oficina del Representante Comercial de EEUU (USTR) anunció que iba a aplicar aranceles a las importaciones de 1.300 productos chinos por un valor total de 50.000 millones de dólares. Dos días después, el presidente Donald Trump afirmó estar dispuesto a subir los aranceles por un valor de 100.000 millones de dólares. A su vez, el Ministerio de Comercio de China anunció la aplicación de aranceles comerciales contra 128 productos provenientes de EEUU.

Bielorrusia se alinea también con China

Bielorrusia "contribuyó en gran medida al desarrollo de la amistad entre los dos países", según declaró el ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, durante su visita a Minsk.

En una reunión con el alto mando militar chino, el presidente del país eslavo, Alexandr Lukashenko, indicó que Pekín ayudó a Bielorrusia a "crear las unidades espaciales más modernas y lanzar a la órbita el satélite más avanzado".

Según afirmó Lukashenko, "estoy agradecido por el apoyo gratuito que prestan a nuestro Ejército". Subrayó que China ha sido "un hombro en el que apoyarse" en los tiempos más difíciles para Bielorrusia, cuando "todo Occidente impuso sanciones contra nosotros. Nunca lo olvidaremos. Deberían saber que tienen amigos fiables aquí".

A su vez, el ministro chino destacó que "nuestros países son buenos amigos y aliados, y […] ya se convirtieron en los hermanos de hierro".

Pekín y Minsk colaboran activamente en el ámbito militar. Así, en octubre de 2017, China proporcionó a Bielorrusia ayuda militar por un valor de 4,5 millones de dólares.

Análisis: El arma (no tan) secreta china que Trump reza para que no se active

Alberto Artero

Bajan las aguas revueltas por el río del comercio internacional estos días. La visión errada de Donald Trump sobre el ‘America first’ le ha llevado a denunciar los tratados internacionales de los que Estados Unidos es parte, a endurecer su política de inmigración con el consecuente impacto sobre el empleo y a imponer aranceles a aquellas contrapartidas que pueden suponer una amenaza a la industria local. Todo en medio de una esquizofrenia tuitera que no deja títere con cabeza y que tuvo en el punto de mira la semana pasada hasta al ‘intocable’ Amazon.

Es difícil saber si las acciones del mandatario estadounidense responden a algún tipo de estrategia que no sea fruto de las ventoleras que le dan en función de la marcha de sus índices de popularidad. Me inclino a pensar que no. Sin embargo, los hay que piensan que estamos ante algo premeditado, ante una suerte de ‘postureo’ maximalista cuyo objetivo último no es otro que conseguir una revisión de los acuerdos en vigor en condiciones mucho mejores para sus corporaciones. Para ello, ponen como ejemplo lo sucedido con Corea del Sur en relación con el acero.

Puede que sea el caso pero, de ser así, estaría jugando con fuego. Más nos vale estar alerta, por lo que pueda pasar. Porque todos los actos tienen consecuencias. Más cuando la disputa parece centrarse entre las dos primeras potencias económicas del planeta y una de ellas tiene un arma de destrucción masiva: los títulos de renta fija del Tesoro que figuran en su balance. Hasta ahora, China no ha metido este factor en la ecuación, pero es evidente que en el caso de que la disputa entre ambos estados vaya a más, lo pondrá en juego. Veremos qué pasa entonces.

En efecto, según los últimos datos conocidos, el volumen total asciende a 1,2 billones de dólares (millones de millones, no confundir con los miles de millones del ‘billion’ anglosajón). En mayo de 2007 eran 400.000 millones. El saldo ha ido aumentando durante la crisis, tanto por los sucesivos superávits comerciales chinos frente a USA como por la necesidad de comprar dólares para mantener la moneda local dentro de la banda de fluctuación frente al billete verde fijada por las autoridades locales con el fin de mantenerla competitiva.

Es evidente que, si en un momento dado, cualquier ventaja que teóricamente otorga esta realidad artificial se desvaneciera, dicha política cambiaria podría llegar a su fin y, con ella, la necesidad de reciclado de divisas tal y como ha existido hasta ahora. Si los chinos decidieran apretar el botón rojo de la venta de sus ‘holdings’ de obligaciones, letras y bonos norteamericanos, el impacto sobre el precio de los mismos y las necesidades de financiación de Estados Unidos sería evidente, por más que apenas supongan un 5,7% del total y estemos hablando de uno de los activos más líquidos del universo inversor. Correrse el rumor de que paralizaban sus compras y repuntar la rentabilidad del 10 años USA fue todo uno en enero. Ojito.

Esta sí que es una amenaza real que a nadie, de momento, le interesa poner sobre la mesa, toda vez que aún estamos en la pelea de gorilas de lomo blanco, marcando territorio a la espera de si el otro se arredra. En el ‘y yo más’. Pero eso tiene el recorrido que tiene. Aunque las bolsas han sufrido, aún no se ha metido en precio, ni mucho menos, el impacto de una guerra total. Seguimos a la espera, incrédulos y miedosos. Pero no hay que perder de perspectiva las posibilidades al alcance de cada uno en caso de contienda cuerpo a cuerpo. Y es que, como ya hemos señalado en otras ocasiones, la tercera guerra mundial será financiera… o no será. Y en ese caso, ¿qué importancia tiene la pérdida de valor de la propia cartera si se desestabiliza al enemigo?

No dejen, por tanto, que las ramas de la fanfarria comercial les impidan ver el bosque de las cargas de profundidad de la deuda, que son las que marcarán la contienda.

O si no, al tiempo.

Fuente: El Confidencial

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS