Portada - Últimas noticias

Decenas de miles de catalanes no tuvieron hoy “derecho a decidir” ir a los centros de trabajo porque partidas de piquetes, en general muy minoritarios se dedicaron a cortar los accesos a las ciudades, protegidos por los Mossos y alentados desde los medios de comunicación públicos de Cataluña. Vamos, una “huelga” contando con aparatos del poder… Para colmo de la cobardía, los independentistas utilizan ya a sus bebés para cortar carreteras en la huelga general convocada para este miércoles. De hecho, en la carretera C-32 cerca de Mataró (Barcelona), los huelguistas han colocado a cinco niños que no superan los cinco años -algunos incluso con chupete- para intentar cortar el tráfico. Los chavales estaban acompañados de un cartel que pedía "libertad presos políticos".

Aunque la huelga general convocada por el sindicato minoritario Intersindical-CS ha sido un fracaso, los piquetes han logrado cortar puntos estratégicos en vías de tren y carreteras. Decenas de manifestantes, la mayoría de ellos estudiantes, por ejemplo, cortaron las vías del AVE en la estación de Sants de Barcelona.

La huelga general se queda en un atasco y en un piquete que bloquea el AVE en Girona

La policía se despliega para evitar que produzcan altercados y desviar el tráfico, pero no está interviniendo ni siquiera cuando se utiliza el mobiliario urbano para cortar la calle

La huelga general convocada por el sindicato minoritario CSC en Cataluña estaría pasando prácticamente desapercibida en Barcelona si no fuese por la acción organizada de piquetes que cortan el tráfico en algunas de las principales arterias de la ciudad, en carreteras y en tramos de autopista (por ejemplo en la AP-7 y la A-2).

Con la mayoría de las tiendas abiertas, incluídos muchos pequeños comercios que sí cerraron el 3-O, el principal efecto de la movilización son los atascos que congestionan algunas arterias de la ciudad y su periferia; y que están acabando con la paciencia de conductores de autobús y taxistas. "No son muchos pero se van moviendo para que no sepamos donde están. Si sé que bloquean una calle no me importa porque busco otra. Pero se mueven todo el rato para hacer más daño", aseguraba uno de ellos cerca de la Diagonal.


Grupos de decenas de activistas, como los afiliados a los Comités de Defensa de la República (CDR), intentan poner en práctica la tesis (repetida estos días en charlas y redes sociales) de colapsar la economía catalana como medida de presión, una idea que solo apoya una parte del independentismo y que va perdiendo fuerza a medida que avanzan los días. "Estamos aquí por los presos políticos y vamos a seguir boicoteando al estado los días que haga falta para que el estado los libere. Esto empezó como una lucha por la independencia, pero ahora es una lucha por la democracia y contra el fascismo", comentaba uno de ellos junto al puerto, en Drassanes.

Piquete al AVE en Girona

Los piquetes están teniendo lugar ante la presencia paciente de la Guardia Urbana y los Mossos D'esquadra desplegados. La policía vigila de cerca para evitar que produzcan altercados y desviar el tráfico antes de que se colapse, pero no se enfrentan a los manifestantes ni siquiera cuando se utiliza el mobiliario urbano para cortar la calle. La orden, dicen los agentes, es evitar cualquier tipo de situación que pueda dejar imágenes violentas. Muchos ciudadanos están optando por el metro para ir a trabajar y moverse por la ciudad, un servicio que según TMB está funcionado casi al 90 por ciento.

Los piquetes afectan a trenes y carreteras en más de 20 tramos repartidos por toda Cataluña. A lo largo de la mañana, se han producido momentos de tensión y pequeños altercados entre piqueteros y personas que reclamaban que les dejasen circular para ir al trabajo. En Girona, un millar de personas ocupa la estación y las vías desde primera hora de la mañana, lo que está provocando retrasos y cancelaciones del al menos seis trenes en el tramo de AVE que conecta con Francia. En la estación de Sants, en Barcelona, muchas pantallas están en rojo y en las taquillas se admite que probablemente no habrá trenes hacia Figueres en todo el día.

Los piquetes se han desplegado también en los alrededores de algunas universidades. Por ejemplo en el campus de la UAB, donde decenas de alumnos de grupos como el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) han paralizado los trenes de cercanías y las carreteras para bloquear el acceso.

En la mayoría de las oficinas de Barcelona se trabaja casi como un día normal. La adhesión al parón es significativamente superior entre los funcionarios de la Generalitat, especialmente en algunos colectivos como las escuelas e institutos. A diferencia de lo ocurrido el 3-O, esta vez no se les ha prometido una "huelga remunerada". Mientras que en los grandes centros urbanos apenas se ha notado el efecto del parón, la huelga sí ha tenido un apoyo más masivo en municipios del interior como Vic o Manlleu.

Los sectores económicos no secundan la huelga pero las protestas complicaron la movilidad

Las principales afectaciones de la huelga general convocada por la Intersindical-CSC se han producido en la movilidad a causa de los cortes de trenes y de carreteras que están llevando a cabo desde primera hora de la mañana algunos piquetes y también por las movilizaciones promovidas en toda Cataluña por entidades y colectivos sociales para pedir la libertad de los ex consellers del Govern encarcelados y de los líderes de Òmnium y ANC. Mientras, el seguimiento en la práctica totalidad de los sectores económicos es "mínimo y residual", según datos del Gobierno y que porcentualmente la patronal Pimec ha cifrado en el 4,3% de las pymes catalanas y la también organización empresarial Cecot en un 20% entre sus afiliados.

De "nulo" lo ha calificado la patronal Fomento del Trabajo -que se opuso por la vía contencioso administrativa a la celebración del paro- y ha asegurado que no ha habido seguimiento en los transportes públicos (metro, autobuses y demás medios de transporte), ni en el sector de hostelería y restauración, ni el comercio, ni en el ámbito industrial. "Los únicos ámbitos de incidencia de la huelga han estado condicionados por actos coercitivos en términos de cortes de carretera y otros", señala en un comunicado la entidad que preside Joaquim Gay de Montellà.

El comercio ha abierto con normalidad en el 85% de las poblaciones catalanas, según la agrupación Comertia, si bien la huelga ha tenido un mayor seguimiento en algunas capitales de comarca como Vic, Berga o Manlleu (Barcelona).

El apoyo del sindicato USTEC, mayoritario entre los docentes, sí ha provocado la paralización de muchos centros educativos y también ha habido un amplio seguimiento en las universidades catalanas. Según la Delegación del Gobierno en Cataluña, lo han secundado el 31,5% de los centros.

El secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, ha asegurado que, "en su momento más álgido", se han producido hasta 70 cortes de carreteras y han obligado a las fuerzas policiales a usar la "fuerza mínima" para retirar a los manifestantes de la vía, todo ello para "garantizar" la libre circulación de los ciudadanos que querían ir a trabajar.

El representante del Gobierno ha asegurado que, poco a poco, los Mossos d'Esquadra han ido retirando a estos manifestantes de las carreteras para garantizar que se pudiera circular al menos por uno o dos carriles, y ha añadido que a mediodía apenas quedaban seis puntos de cortes de tráfico.

Los piquetes trataron de paralizar Cataluña por el escaso seguimiento de la huelga

 

Las plantas industriales de Seat y Nissan funcionaron con normalidad este miércoles. También los mayoristas de MercaBarna o los puertos de Barcelona y Tarragona. El metro funcionaba en Barcelona al 90%, según fuentes de la empresa de transportes. A falta de datos oficiales, donde no hubo piquetes que lo impidieran, la actividad laboral en puntos clave de la economía catalana se desarrolló con normalidad en la mañana de este miércoles.

La Cataluña más madrugadora acudió a trabajar pese al llamamiento a una huelga masiva respaldada por sindicatos y organizaciones independentistas para protestar por la entrada en prisión de sus referentes y la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Sin embargo, en la mañana de este miércoles se produjeron decenas de cortes en carreteras, autopistas y vías de tren por el activo boicot de piquetes independentistas, que en algunos casos desbordaron los controles policiales para tratar de paralizar Cataluña. Las imágenes de conductores atrapados en las carreteras se multiplicaron en la mañana del miércoles. Trataban de acudir a su puesto de trabajo, pero les era imposible.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS