Portada - Últimas noticias

No hay duda de que el referéndum de independencia del Kurdistán iraquí se ha desarrollado en coordinación con los regímenes de EEUU e Israel.

En Siria, mientras el DAESH está desapareciendo, la guerra ha entrado en otra etapa. EEUU elige un nuevo actor desestabilizador en Siria al apoyar al PYD (PARTIDO DE LA UNIÓN DEMOCRÁTICA) brazo del PKK (Partido de Trabajadores del Kurdistán en Turquía), transformándolo en su principal aliado político y militar. Según declaraciones de Rusia, en Deir Ezzor, las fuerzas de EEUU reemplazaron al Daesh con las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias), es decir, las fuerzas Kurdas (YPG) rebautizadas con ese nombre por parte del general norteamericano Raymond Thomas en julio de este año.

Justo ahora surgió una crisis que puede provocar un conflicto mas profundo en Oriente Medio. El referéndum por la independencia del Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí (GRK) del pasado 25 de septiembre mostró que la idea de una federación kurda esta en el foco de la política estadounidense en Oriente Medio.

Irán, Turquía y el gobierno federal iraquí se mostraron claramente en contra del referéndum. El primer resultado previo al referéndum fue el acercamiento entre Irán y Turquía. Desde el triunfo de la Revolución Islámica fue la primera vez que el jefe del ejército iraní visitó Turquía. En los días previos al referéndum, Turquía realizó maniobras militares con las fuerzas iraquíes, en las fronteras del Gobierno Regional del Kurdistán. Eso también resultó inédito en la historia.

Los gobiernos europeos y el estadounidense aseguraron que no es un momento correcto para realizar un referéndum por la independencia. Parece que ninguna potencia apoya la idea del referéndum excepto Israel. Diferentes ministros del gobierno israelí declararon que “Israel y los países occidentales tienen un gran interés en el establecimiento del estado de Kurdistán”.

¿Ante semejante escenario, estas declaraciones reflejan la realidad?

Masoud Barzani, Presidente del Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí fue quien suspendió el funcionamiento del parlamento desde hace dos años provocando una crisis política. Ademas ese gobierno está atravesando una crisis económica. No pueden pagar ni siquiera los sueldos de los empleados gubernamentales. ¿Como puede ser que un gobierno que está en crisis económica y política, cuestionado en su legitimidad por los países vecinos, insista en reivindicar su independencia?

Barzani, que lo conocemos, no es un hombre aventurerista sino que es jefe de una familia feudal. Entonces detrás de escena hay factores importantes que no salen a la luz todavía.

Primero hay que definir bien los cambios.  La prioridad del gobierno de Obama en política exterior era que Rusia se sujetara bajo la presión de la OTAN; congelando el problema con Irán temporalmente; continuando su política de ablandamiento con China; y alcanzando un punto importante con el DAESH y la “Coalición Internacional” en Siria.

“Mr. Trump” quiere dar prioridad a la demolición o debilitamiento de Irán sin destruir completamente a Siria. La hostilidad hacia Irán está en el centro de la política sobre Oriente Medio por parte de los EEUU.

A partir de la victoria de Trump, Israel aceleró las políticas de acercamiento con Arabia Saudita. A través de Arabia Saudita, condujo a la formación de una alianza militar similar a la OTAN con los estados del Golfo y trató de destruir la posición de Qatar en su acercamiento a Irán.

No hay duda de que el referéndum de independencia del GRK se ha desarrollado en coordinación con EEUU e Israel, y por esto Mesut Barzani ha tomado el mando de esta política coordinada. Tan pronto como EEUU e Israel comenzaron a amenazar a Irán, Mesut Barzani llegó a la conclusión de que estaba ante la coyuntura adecuada para dar un paso hacia la independencia.

EEUU e Israel, junto con sus aliados, quieren usar el referéndum de independencia del GRK para su propia política anti-iraní y a partir de éste provocar un choque general de los kurdos con Irán.

Pero Irán vió esta política de EEUU y declaró que no piensa en una intervención militar directa sino en un embargo económico. Irán intentará colaborar en reorganizar a las fuerzas del gobierno central iraquí y a las milicias chiítas en Irak contra GRK.

Por otra parte queda claro que es sólo una táctica de simulación que EEUU se oponga visiblemente a esta política independentista de Barzani para no asustar a Turquía e impedir que los chiítas y sunnitas en Irak se acerquen a Irán.

El referéndum de independencia también ha tenido un gran impacto en la política interna del GRK. El YNK (Unión Patriótica del Kurdistán) se ha alejado de Irán, teniendo que acercarse a Barzani al acordar con la idea de independencia kurda. El referéndum de independencia del GRK es parte de la maniobra de derrocamiento del gobierno iraní que Trump desarrolla con Israel y Arabia Saudita. Su objetivo es reducir el alcance de la influencia de Irán en la región.

La Postura de Turquia con relación a Irán

Turquía esta ubicado en una posición estratégica en la política iraní respecto de EEUU e Israel. Sin el apoyo de Turquía, esta política no tiene ninguna posibilidad de éxito. Turquía ha comenzado a seguir una política que conforta a Rusia e Irán adoptando la política de crear “zonas seguras” en el norte de Siria, con exclusión de las fuerzas de los países occidentales. La acción conjunta de Turquía con la coalición Irán-Rusia-Siria se ha desarrollado simultáneamente con la intensificación en la región de acciones de las fuerzas del PKK que cuenta con las donaciones en armas pesadas por parte de EEUU.

Ahora el referéndum kurdo abrió un nuevo espacio de conflicto en el norte de Irak. Se abre la seria posibilidad de que intervengan en el territorio las fuerzas turcas. Irán se ofreció a actuar en conjunto contra el PKK. Turquía puede desplegar una gran cantidad de fuerzas militares en el territorio de Irak, donde se encuentra la comandancia del PKK, hacia la montaña de Kandil, que está ubicada en la frontera iraní. Turquía rápidamente aceptó cooperar con Irán. Dicho acercamiento resulta en sí mismo una presión sobre los EEUU. Ni Irán ni los EEUU tiene interés en la extinción total del PKK. Turquía comprende que dicho grupo constituye un factor de desestabilización.

EEUU utiliza el PYD (Rojava) en Siria y el PJAK en Irán; ambos son brazos del PKK. Turquía está en contra de ambos. Porque la intención de debilitar a Irá y Siria, pretende hacer surgir una nueva región autónoma del Kurdistán. Un estado kurdo que se constituirá con partes de Irak y Siria, y rodeará a Turquía desde el este y el sur. En estas condiciones, será imposible proteger la integridad territorial de Turquía. Por eso en la política de debilitar o destruir a Irán, EEUU encuentra en el PKK un aliado importante, presionándolos en los Montes Kandil.

La relación entre Turquía e Irán es bastante complicada. Por ejemplo, en este país (Turquía) se considera como una amenaza el programa de desarrollo de la capacidad nuclear de Irán. Ademas Iran ha visto muchos años como enemigo al Kemalismo secular, después de que la Revolución Islámica intentara exportar su influencia a Turquía. Por otro lado, Turquía no apoya los embargos contra Irán. Durante los últimos años Irán ha sido capaz de superar al embargo con el apoyo de Turquía. Por esta razón, un ministro turco y un gerente de banco estatal turco y algunos empresarios están siendo juzgados en los tribunales de EEUU.

¿Turquía puede romper completamente los lazos con el gobierno de Barzani?

Esto no parece posible debido a razones tanto económicas como políticas. Turquía necesita el GRK para luchar contra el PKK.

La administración de Erdogan ha tenido el apoyo de los kurdos sosteniendo a Barzani como una alianza por años. También hay fuertes lazos entre Ankara y Arbil (Capital kurdo) en el transporte del petróleo del norte de Irak hacia occidente. Ademas no se puede ignorar la contribución económica del comercio fronterizo con GRK de más de cinco mil millones de dólares.

Indudablemente Turquía está entre los principales países-objetivo del imperialismo. Sin embargo, aunque cada vez está más cerca de Asia, debido a los fuertes lazos que aún sostiene con la alianza Atlántica, parecería que los EEUU optaron por “reordenar” este país mediante acontecimientos regionales que lo condicionen, pero no atacarlo directamente como el caso Irán.

Fuente: News-Front

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos