Portada - Últimas noticias

La dirección de CaixaBank ha trasladado a sus trabajadores que el "único objetivo" de la entidad es "proteger, en todo momento, los intereses de sus clientes, accionistas y empleados", para señalar que eso será lo que guíe "decisiones futuras" en el caso de que tuvieran que tomarse.

Así lo explicó este martes en una nota interna difundida entre empleados a través de la intranet de la entidad financiera, en la que reitera la postura que ha defendido el grupo en los últimos años antes los movimientos secesionistas en Cataluña.

En el texto señala que "es importante comunicar proactivamente a nuestros clientes nuestro compromiso con la defensa de sus intereses, compromiso que a lo largo de la historia ha guiado siempre nuestras actuaciones y guiará las decisiones futuras que, en caso de ser necesario, hayan de tomarse".

En este sentido, Caixabank subraya que este compromiso es el que "a lo largo de la historia ha guiado siempre nuestra actuaciones", y añade también que "guiará las decisiones futuras que en caso de ser necesario hayan de tomarse".

En paralelo, el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha asegurado hoy que, ante la "inquietante" situación política que vive España, la entidad financiera cuenta con los instrumentos adecuados en el marco de la UE y del sistema de supervisión bancario europeo para proteger los intereses de sus clientes.

"Si fuera necesario se tomarían las medidas suficientes", ha señalado Oliu tras subrayar que la actual coyuntura puede hacer "romper el foco de lo que realmente es importante" en un contexto económico global en el que los países "compiten" y la seguridad jurídica y la seriedad institucional resultan "fundamentales".

Ambas cuestiones, ha apuntado, son las que permiten a las personas actuar en libertad y a las empresas funcionar con unas reglas del juego estables "que faciliten su toma de riesgos en un marco jurídico predecible dentro del respeto de las leyes que regulan la convivencia de todos los españoles".

Oliu ha incidido además en que las decisiones operativas del Sabadell se tomarán siempre siguiendo criterios comerciales para potenciar el crecimiento del banco en su mercado principal, el español, que representa el 70 por ciento de su actividad en la que Cataluña representa, a su vez, es el 15 por ciento de su negocio.

"Nuestro proyecto es contribuir a ser el mejor banco español de proximidad al cliente con la mejor tecnología puntera", ha apuntado Oliu, que ha añadido que desde su creación en Sabadell en 1881 ha desarrollado una marca de ámbito nacional gracias a su crecimiento orgánico mediante la adquisición de entidades en otras comunidades que le han llevado a trascender "a la realidad ciudadana que le vio nacer".

La biotecnológica Oryzon anuncia que traslada su sede a Madrid

El Consejo de Administración de la empresa biotecnológica Oryzon ha anunciado hoy el traslado de su sede social a Madrid. Según ha informado la compañía catalana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa que hasta ahora tenía sede en Cornellà de Llobregat (Barcelona) ha decidido irse a Madrid. El anuncio de Oryzon llega dos días después del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional y el día en el que Cataluña acaba una huelga general. Según la compañía, el traslado obedece a la necesidad de "optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores".

Oryzon ha informado a la CNMV que se instalará en la Carrera de San Jerónimo. Allí tendrá su administración y dirección, lo cual ha supuesto modificar sus estatutos sociales. La compañía, fundada en el año 2000 en Barcelona, en el primer semestre del año ingresó 2,8 millones de euros y registró unas pérdidas de 2,7 millones. Esos números rojos, sin embargo, la empresa los atribuyó a la especificidad del modelo de negocio de las empresas del sector, que requieren de mucho capital hasta que logran comercializar su producto. La empresa atravesaba un momento complicado desde el pasado mes de julio, cuando anunció que dejaba de desarrollar el fármaco experimental ORY-1001, un compuesto probado en pacientes con leucemia aguda y tumores sólidos. A pesar de atravesar un momento complejo, la empresa es una biofarmacéutica en fase clínica y líder europea en el desarrollo de terapias basadas en epigenética.

Oryzon, que fue fundada en el año 2000 en Barcelona, se ha convertido en una biofarmacéutica de fase clínica líder europea en el ámbito de la epigenética. La compañía también dispone de una fuerte plataforma tecnológica para la identificación de biomarcadores y dianas terapéuticas para enfermedades oncológicas y neurodegenerativas. La compañía tiene oficinas en Barcelona y Cambridge, Massachusetts.

El presidente de Mercadona se declara “preocupado y asustado” por Cataluña

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha asegurado este martes en Madrid que "como español y como persona" se siente "preocupado y asustado" por los acontecimientos que se están sucediendo en Cataluña tras la celebración el pasado domingo del referéndum ilegal independentista. "Es un problema muy grave y hay que reconocerlo. Las divergencias se solucionan con diálogo. Los políticos tienen que solucionar este problema con diálogo y entendimiento ", señaló el empresario a preguntas de periodistas con motivo del acto organizado este martes por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) en la feria de Madrid (Ifema) para defender inversiones en el Corredor Mediterráneo.

Roig ha indicado que los empresarios quieren "tranquilidad" para sacar adelante sus empresas y generar riqueza. "Los políticos, que es su trabajo, tienen que solucionar este problema con el diálogo y el entendimiento", ha puntualizado Roig, para quien es necesario encontrar una solución.

"España es un país muy grande y bueno, que está compuesto por muchas regiones con mucho poder y cariño y nosotros nos queremos entre todos los españoles y tenemos alguna divergencia que, mediante diálogo, se tendría que solucionar", ha añadido.

Esta es la primera vez que Roig se pronuncia tan clara y directamente sobre el problema catalán. En la presentación de resultados de Mercadona el pasado mes de marzo prefirió eludir manifestarse sobre esta cuestión. Aun así, Roig no ha querido extenderse más en el tema, porque cree que cuando habla de política suele "meter la pata", ha dicho. Pero ha querido subrayar que España "es un gran país" y se tendrían que encontrar "las formas de dialogar".

Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, ha negado este martes que la situación en Cataluña pueda afectar a la ejecución del Corredor Mediterráneo porque esta infraestructura “que va desde Algeciras hasta Hungría y atraviesa muchos países no solo una infraestructura solo española, sino europea".

Moody's advierte del "impacto negativo" de Cataluña a dos semanas de revisar el ráting de España

La evolución del conflicto soberanista de Cataluña centra cada vez más la atención de los inversores internacionales y la última en advertir de sus consecuencias ha sido Moody's, que alerta en un informe de que la escalada de tensión tendrá implicaciones negativas para la economía española y para su calificación crediticia a falta de dos semanas para que la propia agencia emita una nueva valoración sobre el ráting del país.

Aunque Moody's cree que las probabilidades de secesión "permanecen bajas", la agencia destaca que "la independencia tendría un impacto negativo importante en el perfil crediticio del país" por la incertidumbre política que genera al Gobierno en minoría de Mariano Rajoy y por el peso económico que representa la región en el conjunto de España.

Por un lado, la firma señala que el aumento de la confrontación complica los procesos legislativos en marcha, "incluidos los Presupuestos Generales de 2018" cuya presentación fue retrasada por el Gobierno la pasada semana. "El Gobierno en minoría depende del apoyo parlamentario del PNV y los últimos acontecimientos podrían añadir más dificultades para que el partido vasco respalde iniciativas legislativas en el futuro".

Por otro lado y respecto al peso de Cataluña, el documento destaca que la comunidad aporta aproximadamente el 19% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional, tiene una renta per cápita más alta que la media del resto y acoge al 16% de la población total. Su separación "encarecería los costes de financiación" de España y "debilitaría la fortaleza económica" del país en un momento en el que está creciendo por encima del 3% anual y centra los elogios de las autoridades europeas por su ritmo de recuperación.

La advertencia de Moody's se conoce dos semanas antes de que la propia agencia se pronuncie sobre el ráting de España, de ahí que su opinión en este momento adquiera especial relevancia. Será el próximo 20 de octubre cuando comunicará si mantiene su nota en Baa2 con perspectiva estable o si introduce alguna modificación al alza o a la baja.

El pasado viernes, S&P frenó una mejora de la calificación española por las tensiones derivadas de Cataluña: el enfrentamiento político "podría empezar a pesar en la confianza empresarial y en la inversión", razón por la que las previsiones de crecimiento podrían verse dañadas, alegaba en su análisis.

Los veredictos de estas agencias actúan como guías para los inversores internacionales y son cruciales a la hora de buscar financiación en los mercados: cuanto más favorable es la calificación sobre un país o una compañía, más facilidades encuentran para colocar deuda en los mercados y más se reducen sus costes de financiación, y viceversa.

El bono español a 10 años ha ofrecido este martes un interés del 1,71%, frente al 1,69% de la víspera, sin embargo, el repunte hasta el 0,46% del bund alemán que se toma como referencia ha mantenido la prima de riesgo en los 124 enteros, un nivel similar al del lunes.

En cualquier caso, S&P descartaba la secesión, al igual que ahora Moody's. En su lugar, la agencia cree que el escenario más probable es el de una renegociación de las competencias entre el Ejecutivo de Rajoy y la Generalitat, y señala al respecto que "el impacto crediticio en este caso no estaría claro ni para España ni para Cataluña, ya que dependería de los acuerdos que alcanzasen y del control del Gobierno central sobre las finanzas autonómicas".

La deriva secesionista en Cataluña deja sin margen de maniobra a Seat y Nissan

La deriva secesionista de Cataluña está poniendo en jaque a su sector automovilístico, encabezado por Seat y Nissan. Tras el 1-O, muchas empresas empiezan a filtrar en voz baja sus planes de contingencia, que pasan por poner a salvo sus intereses fuera de territorio catalán ante una eventual declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat. Sin embargo, la industria del automóvil cuenta con una serie de características propias que la dejan sin margen de maniobra y a expensas del devenir político, apuntan fuentes conocedoras del sector.

En primer lugar está su implantación sobre el terreno. La factoría de Seat en Martorell es la más grande y moderna de España y la tercera de Europa. Ocupa el equivalente a 400 campos de fútbol, lo que refleja de forma elocuente la imposibilidad de trasladar su actividad a otro lugar. Esto no supondría una especial barrera para compañías cuya producción se destina al mercado local. Sin embargo, más del 80% de los vehículos ensamblados allí se destinan a la exportación. De ahí que, si la deriva secesionista continúa avanzando y Cataluña quedara fuera de la Unión Europea, las consecuencias arancelarias serían devastadoras.

Otra característica que juega en contra de las factorías automovilísticas catalanas es que son filiales cuya matriz está lejos de España. Fuentes próximas a Seat explican que si el Grupo Volkswagen encuentra un entorno en deterioro para la exportación, no dudará en ir trasladando las inversiones y la producción hacia sus plantas en otras latitudes. Eso sí, no se trataría de un proceso de un día para otro, periodo en el que algunas otras empresas están filtrando que podrían mover su actividad si vienen mal dadas en Cataluña.

En septiembre ya se supo que la planta de Barcelona no fabricará los coches eléctricos de la marca, la principal punta de lanza de futuro de la industria automovilística. El Grupo Volkswagen concentrará la producción de estos vehículos en Alemania.

La incertidumbre sobre la automoción catalana no es moco de pavo, el sector supone alrededor del 10% del PIB de la región. Seat emplea a 14.500 personas en Barcelona. Da salida a 450.000 vehículos al año.

A menor escala le sucede algo parecido a Nissan. La compañía japonesa da trabajo a 4.500 profesionales en fábrica y a otros 170 en oficinas que ensamblan más de 105.000 automóviles cada año. La compañía implora por espantar la incertidumbre política que se está generando. Según fuentes de la compañía, "confía en que las autoridades pertinentes trabajarán para mantener un entorno competitivo para las inversiones existentes". Hasta ahí llegan sus declaraciones públicas.

En la misma línea se ha mostrado recientemente el presidente de Seat. Luca de Meo apuntaba en septiembre que la firma se siente "arraigada en Cataluña y España", le interesa "la estabilidad" y poder contar con "un poco de perspectiva". Al ser preguntado por si la automovilística tiene un plan de contingencia ante una eventual independencia de Cataluña, De Meo contestó que la compañía no tiene un plan B, sino que tiene en cuenta las situaciones. "No es una discusión como si hubiera un terremoto o una erupción volcánica. Sabemos cómo hay que adaptarse", concluyó.

Sus declaraciones eran de hace tres semanas y no se conocía qué deparaba el 1-O. Tras los hechos del domingo, la firma apela a la cautela y no especula sobre lo que pueda pasar. Sin embargo, quienes conocen la empresa señalan que aunque no pueda llevarse la fábrica a otro lado, cuenta con otras armas. A nadie se le escapa el poder del Grupo Volkswagen en Alemania y su capacidad de influir en el poder político, es decir, en Merkel y, por ende, en Rajoy, para llevar los intereses de Volkswagen y la planta de Martorell a buen puerto.

Pero por el momento lo que hay encima de la mesa es una hipotética declaración de independencia que se va a jugar estos días en el Parlament y la Generalitat. Los secesionistas han convocado para este martes una huelga general en toda Cataluña para mantener el pulso independentista. El comité de empresa de Seat, en el que coexisten todas las sensibilidades, ha decido no secundarla. El propio comité de empresa apela a que sean los trabajadores quienes decidan de forma voluntaria y en conciencia si quieren acudir a las diferentes movilizaciones convocadas. Además de la situación que vive Cataluña, los responsables sindicales habrán valorado lo que supondría un paro masivo de la planta de Martorell a ojos de los responsables germanos del Grupo Volkswagen.

JP Morgan rebaja Iberdrola y REE: "el riesgo político es muy fuerte para ignorarlo"

Iberdrola y Red Eléctrica se encuentran, junto con Banco Sabadell, entre los peores valores del selectivo. No en vano, aunque lo más fácil es apuntar a las dos entidades catalanas como principales damnificadas de las tensiones que se viven en la región, no son las únicas empresas que se ven afectadas por el creciente clima de crispación que se vive en Cataluña tras el referéndum ilegal del domingo y la intención de la Generalitat de declarar la independencia de manera unilateral.

Y es que los expertos internacionales, que hasta la fecha se habían acercado con prudencia al problema, en tanto que consideraban que los fundamentales de la economía española son lo suficientemente sólidos como para que el problema político no afecte, después de los acontecimientos de ayer comienzan a poner los activos españoles, cuando menos, en cuarentena.

Los más "madrugadores" en este sentido han sido los de JPMorgan, que apenas han tardado un día en rebajar su recomendación sobre Red Eléctrica e Iberdrola por la "incertidumbre política de españa". En ambos casos, ha cortado su consejo de "sobreponderar" a "neutral" y el precio objetivo en un 4% y un 7%, hasta los 17,54 euros y los 20 euros respectivamente.

Así, en el caso de REE, para la que estiman que alrededor de un 15-20% de sus activos se encuentran en Cataluña, explican que "la incertidumbre política de España es un fuerte viento en contra como para ser ignorado, a pesar de la actual baja valoración", de las acciones que se venden hoy en los 17,3 euros. Incluso "sin tener en cuenta las implicaciones que un escenario de independencia de Cataluña tendría para estos activos, creemos que el conflicto catalán añade incertidumbre a toda la situación política en España, aumentando las dudas sobre el momento en el que se celebrarán elecciones y sobre cuál será el resultado".

En el caso de Iberdrola, no es tanto por la presencia de la compañía en Cataluña, que es muy pequeña, apenas 450 megawatios y algo de inmobiliario, sino que "el conflicto añade incertidumbre a la situación política de españa y, con ello, a las decisiones regulatorias".

Ronda de contactos del Banco de España para revisar que no haya fuga de depósitos

El 2-O de la banca tuvo un claro protagonista: los depósitos. La incertidumbre generada por el referéndum catalán y el distanciamiento entre la Generalitat y el Gobierno español, ha hecho que reguladores y las propias entidades extremen la vigilancia para evitar sustos. De momento, todas las fuentes consultadas descartan un impacto mínimamente considerable. Aun así, se han activado todos los protocolos para seguir de cerca el día a día de las oficinas.

También por parte del Banco de España. El regulador se puso este lunes por la mañana en contacto con las principales entidades españolas. El motivo es chequear que todo transcurre con normalidad con los depósitos. Esta revisión comenzó la semana pasada. Desde el Banco de España señalan que sus actuaciones se enmarcan en la más estricta normalidad, como señaló la semana pasada Pablo Hernández de Cos, director general de Economía y Estadística.

Sin embargo, desde el sector financiero señalan que estas consultas del regulador no son muy habituales, sino que se intensifican en momentos como el actual u otros como el Brexit. Hay incluso quien las interpreta como un aviso a navegantes para que ninguna entidad intente aprovechar la incertidumbre para robar depósitos a los competidores.

Banqueros consultados sobre ello ven difícil que se produzca esta competencia desleal, dado el peligro de desestabilizar a los dos bancos con más cuota de mercado en Cataluña: BBVA (21%) y CaixaBank (17%), en créditos, según JPMorgan.

"Inquietud lógica"

Desde la cuarta entidad en este ránking, Banco Sabadell, reconocen que "existe inquietud lógica en algunos clientes, pero la operativa en la red es normal y no hay ningún movimiento significativo de depósitos una vez se le explica convenientemente a los clientes".

Desde otras entidades se suman a las manifestaciones del Sabadell descartando cualquier tipo de salida de depósitos. "La operativa es completamente normal", remarcan desde otra de las principales entidades en la región.

Al margen de la supervisión del Banco de España, las propias entidades también están extremando precauciones. Así, las oficinas de CaixaBank y Sabadell, entre otras, están reportando a las direcciones territoriales todos los movimientos de depósitos y todas las consultas de clientes con temores o enfadados con la situación en Cataluña.

Al margen de la tranquilidad los movimientos de depósitos, desde las entidades más expuestas reconocen que el ritmo de consultas se ha multiplicado en los últimos días. Para tranquilizar a los clientes, las oficinas transmiten que la sede del banco se movería en apenas horas fuera de Cataluña (en el caso de CaixaBank y Sabadell) y remarcan que la mayor parte del negocio está en el resto de España y en el extranjero.

El día después de Catalunya del que Puigdemont no quiere hablar

Alberto Artero

Las cosas en Catalunya van sucediendo, para desgracia del Gobierno, según el guion fijado de antemano por los nacionalistas, que han sido maestros en el uso de algunos principios básicos de psicología social que me recuerda mi amigo el psiquiatra Javier Quintero: convertirse en víctimas, siendo culpables; adueñarse de conceptos universales como paz, democracia, libertad…; movilizar (aún más) emociones aludiendo a términos execrables como la represión; apelar a un apoyo generalizado dentro y fuera de su territorio (por más que este último sea una quimera de imposible individualización).

Ahora queda la declaración unilateral de independencia.

Y la reacción del Estado.

Aunque ha habido muchos que han explicado el día después para los catalanes en el caso de que lo propuesto por sus dirigentes llegara a materializarse, bueno será reflexionar sobre la validez de tal estrategia en relación con sus finanzas. Y, por más que Puigdemont y los suyos vivan instalados en el irreal mundo del ‘porque yo lo valgo’, lo cierto es que el panorama que esperaría a una Catalunya independiente sería demoledor.

Partamos de una premisa. Catalunya nacería en una situación de 'default' por la cancelación unilateral de su deuda con el Estado español. Mal punto de arranque, toda vez que los inversores no entienden de cuestiones sentimentales ni de historia tergiversada. No habría dinero de fuera y, en caso de que algún fondo decidiera apoyar al Govern, sería a costa de condicionar su recién lograda soberanía. No en vano, a los previsibles niveles de cotización de su deuda, solo los oportunistas entrarían en busca de un rédito rápido. Y, amén de la inestabilidad que generan, estos actores no paran mientes a la hora de apretar al deudor. Que se lo digan a, por ejemplo, Argentina.

Catalunya nacería en una situación de 'default' por la cancelación unilateral de su deuda con el Estado español. Mal punto de arranque

Pero es que tampoco tendría fondos para hacer frente a sus gastos corrientes. Sin el dinero del fondo de liquidez autonómica (FLA), Catalunya no puede pagar educación, sanidad y demás competencias delegadas total o parcialmente a la región, amén de carecer de fondos por sí sola para hacer frente a las prestaciones por desempleo o jubilación, por poner solo dos ejemplos. Salvo que entren en una irracional espiral recaudatoria, no les da. El efecto bola de nieve de esta realidad sería tremendo. De hecho, hasta ahora el Govern ha jugado con que el Estado no puede desatender a los españoles, estén donde estén. Ha sido más un secuestro con rehenes que un golpe de Estado. Pero si eso llegara a ocurrir, el caos sería total. Bienvenidos a la realidad.

Más aún, no se puede olvidar que hay una convención vigente de enorme trascendencia, por más que, al calor de la crisis, hayan surgido intentos de tratar de desmantelarla. Todos los flujos financieros entre ahorro e inversión se realizan a través de unos bancos y cajas que, a su vez, están sujetos a autoridades supranacionales y a la instrucción de la Justicia. O bien Catalunya crea una banca pública que parta de cero, o bien nacionaliza parte de la existente. Si no va a ser imposible movilizar a día de hoy fondos hacia una autoridad no reconocida o bloqueada. Esta es una cuestión de la que apenas se habla, pero que tiene una relevancia sustancial. Resolverla no es ni mucho menos baladí. Al contrario.

Eso, por no hablar de la cuestión de la moneda, que está por ver. Como tuviera que crear una nueva, cuidadín. Nacería hasta tal punto devaluada que tendría efectos demoledores en la inflación y en el poder adquisitivo de sus habitantes.

Sin inversión extranjera, sin ayuda de Madrid y con problemas para mover fondos, la Catalunya independiente del día después, tal y como está planteada, unilateral y sin periodo alguno de transición, entraría en una situación financiera crítica de difícil salida a corto plazo. Es evidente que los teóricos de la revolución saldrán de rositas de esta. Ya se habrán encargado en estos meses de ponerse a salvo. Otro gallo cantará para el catalán de a pie. Esta es la realidad de la que no quiere hablar el 'president'. Pero es la que, para desgracia de los que le apoyan, terminará imponiéndose.

Fuente: El País, El Confidencial, Vozpopuli y El Mundo

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos