Libros Recomendados

Leonid Savin

En los últimos años, varios think tanks estadounidenses han recibido una importante financiación del Pentágono para proyectos de investigación relacionados con Rusia y China.

Por ejemplo, recientemente el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos preparó una serie de materiales sobre el ejército ruso (1). El informe fue financiado por el Comando Europeo de Estados Unidos. El estudio toca no solo los temas de las Fuerzas Armadas, sino también temas como la Gran Estrategia, la memoria histórica, la construcción de relaciones con socios, los métodos de impacto y contraataque de información en un sentido amplio, etc.

Esta posición del Departamento de Defensa de los Estados Unidos no es accidental, sino que está asociada con las actitudes convencionales del establishment estadounidense. En un artículo reciente (2), el profesor Michael Beckley, uno de los apologistas de la unipolaridad estadounidense, señaló sin rodeos que "Trump ha abandonado en gran medida el objetivo de promover la democracia y ha disminuido su importancia al atacar al Departamento de Estado y transferir cada vez más responsabilidad al Pentágono".

Esto significa que el Departamento de Defensa de EE UU. necesita un análisis exhaustivo y completo de los posibles adversarios que se identifican en los documentos sobre defensa y seguridad nacional. Los adversarios clave incluyen Rusia, China, Irán y Corea del Norte.

Al mismo tiempo, las últimas noticias y el anexo de la Estrategia de Defensa Nacional de Estados Unidos para la conducción de la guerra irregular, desclasificada en octubre de 2020, demuestran una clara tendencia a cambiar los enfoques en la organización y planificación de las fuerzas armadas. El Pentágono se basa tanto en la modernización técnica como en un enfoque más flexible de las operaciones militares.

Por ejemplo, el Ejército de EE. UU. Está transformando sus estructuras a través del proyecto Convergencia 2021 (3), que incluye tres componentes principales:

- Penetración y neutralización de sistemas enemigos de largo alcance, lucha contra fuerzas enemigas maniobrables desde distancias operativas y estratégicas;

- Desintegración de los sistemas anti-acceso y rechazo en la zona de acción del enemigo (A2AD) al deshabilitar los sistemas de largo y corto alcance del enemigo durante operaciones independientes de maniobra y engaño;

- Uso de la libertad de maniobra para derrotar objetivos y fuerzas del enemigo.

A partir de 2021, los ejercicios en esta línea serán de carácter internacional. El Reino Unido firmó un acuerdo para participar el próximo año, siendo Australia el siguiente. En 2022, el enfoque del ejercicio aumentará significativamente en términos de atraer fuerzas de coalición.

El Ejército también planea vincular el Proyecto Convergencia con otras maniobras que tengan lugar aproximadamente al mismo tiempo (4). Por ejemplo, dado que el objetivo de este evento es operar en condiciones negativas y degradadas, es probable que los ejercicios de navegación y cronometraje del ejército se conviertan en parte del proyecto de Convergencia en 2021.

Ahora se están introduciendo elementos como armas de precisión de largo alcance, vehículos de combate de próxima generación, redes, así como posicionamiento, navegación y cronometraje. Más bloques de construcción se unirán a ellos el próximo año, incluidos los dedicados a la defensa aérea y antimisiles, la supervivencia de los soldados y los entornos de aprendizaje sintéticos.

El proyecto involucrará un cohete de diseño experimental diseñado para reemplazar el sistema de misiles tácticos del ejército para disparos de largo alcance. Está previsto adoptar un misil de alta precisión con un alcance previsto de 500 kilómetros. El cohete tiene un programa de pruebas agresivo para el próximo año.

En general, el proyecto incluye más de 70 tecnologías avanzadas, que se están implementando a través de DARPA. Como lo concibieron los autores, como resultado, las fuerzas armadas de Estados Unidos podrán cambiar la geometría del espacio de combate y obtener una ventaja competitiva en conflictos futuros.

Con respecto a los métodos de guerra irregular (Irregular Warfare, IW), las principales prioridades en el documento indican que el Departamento de Defensa debe institucionalizar las hostilidades irregulares como la competencia central de las fuerzas convencionales y especiales, “mientras se mantiene la capacidad de imponer costos y crear dilemas para nuestros oponentes en todo el espectro de la competencia y conflictos”.

Para realizar esta visión, el ministerio debe:

- Romper el ciclo reactivo de inversión en capacidad de IW institucionalizando las lecciones aprendidas de conflictos pasados ​​y manteniendo la base de conocimientos y la capacidad orientada a IW;

- Mantener la IW como una competencia central para todas las fuerzas conjuntas, no solo las fuerzas de operaciones especiales;

- Proporcionar un amplio conocimiento y experiencia suficiente en el campo de IW;

- Garantizar que el enfoque de IW sea más flexible y rentable mediante el desarrollo y uso de capacidades de IW que ahorran recursos;

- Tomar la iniciativa y utilizar activamente las capacidades de IW para expandir el espacio competitivo, derrotar las estrategias competitivas de nuestros oponentes y prepararse para la escalada del conflicto, si es necesario;

- Organizar el fomento y el apoyo de acciones conjuntas en IW con socios interinstitucionales y aliados clave.

A continuación, se muestra un fragmento de dicho documento, que refleja los principios estratégicos y organizativos de este nuevo enfoque:

“El Departamento de Defensa verá la IW como una forma de guerra fundamental y sostenible. Para institucionalizar nuestro enfoque de IW y mantener una base básica de capacidades y experiencia de IW, debemos recurrir al desarrollo y diseño de la IW como parte de nuestro enfoque del capital humano. También debemos desarrollar un enfoque de IW flexible, rentable y eficiente en el uso de recursos.

Para que nuestro enfoque de IW se ponga en práctica, debemos desarrollar un enfoque proactivo para controlar el ritmo de la competencia adversaria y adoptar un enfoque de ahorro de recursos para contrarrestar las organizaciones extremistas violentas.

Además, nos esforzaremos por mejorar nuestra comprensión del entorno multidominio y fomentar sinergias con socios interinstitucionales, así como con nuestra red de aliados y socios”.

Institucionalizando la guerra irregular

“Incorporaremos a la IW en las políticas, estrategias, planes y procesos institucionales de nuestro ministerio para romper el ciclo reactivo de las inversiones de IW. Educaremos, capacitaremos y desarrollaremos a nuestros empleados para garantizar una experiencia suficiente en la IW como parte de nuestra cultura operativa. Nuestro personal aprenderá a aceptar esta mentalidad como esencial para tener éxito en misiones de combate irregulares y competir de manera más efectiva contra todos los oponentes. También mantendremos y mejoraremos nuestros conceptos, tácticas y capacidades para IW. Tomados en conjunto, estos pasos permitirán al Ministerio ganar y mantener una ventaja en la competencia competitiva y prepararse para la guerra irregular en curso y futura.

“La naturaleza continua y sostenible de IW requiere que el Ministerio institucionalice la IW como una parte eficaz y eficiente del desarrollo y diseño de la fuerza. Romper nuestro ciclo de inversión en la IW como algo reactivo requiere mantener un nivel básico de conocimientos y herramientas enfocados y relacionados con la IW lo suficiente como para permitir que los comandantes de combate lleven a cabo las misiones de la IW necesarias para lograr sus objetivos de campaña.

“Priorizaremos la inversión en capital humano como la principal ventaja competitiva en la IW frente a nuestros adversarios. Los oficiales militares, los miembros de las fuerzas armadas y los civiles deben tener acceso continuo a la capacitación, la doctrina y la educación de la IW para crear un entendimiento común.

“Nos aseguraremos de que el enfoque del ministerio hacia IW sea más flexible, eficiente y eficaz mediante el desarrollo de oportunidades de ahorro de recursos y el aprovechamiento de los avances tecnológicos comerciales. Los avances en inteligencia artificial y computación cuántica tienen un potencial significativo para transformar nuestra forma de procesar información, comprender tendencias y difundir inteligencia procesable a los tomadores de decisiones y combatientes. Debemos perseverar con estas innovaciones para derrotar las campañas militares irregulares, encubiertas y de multidominio que llevan a cabo nuestros adversarios. También invertiremos y utilizaremos nuestras capacidades de una manera más rentable y eficiente en el uso de recursos para gestionar el riesgo de forma eficaz”.

Introducción de la guerra irregular

“Cambiar nuestro ministerio hacia la competencia de grandes potencias no significa abandonar las competencias críticas que hemos desarrollado para librar una guerra irregular. En cambio, este cambio nos brinda una oportunidad vital para renovar nuestro enfoque de la guerra irregular y responder a la gama completa de desafíos que nuestros adversarios y competidores nos plantean hoy. Esta visión requiere un replanteamiento de cómo las Fuerzas Combinadas explotarán las fuerzas que se están utilizando actualmente en formas no relacionadas para lograr un efecto disuasorio y formativo coherente a través de las IW.

“Tomaremos la iniciativa y realizaremos campañas activas a largo plazo utilizando las capacidades de IW para expandir el espacio competitivo, dar forma al entorno y prepararnos para la escalada de conflictos si es necesario. Para controlar el ritmo de la competencia adversaria, un ministerio debe crearse para gestionar la dinámica de la escalada y dictar a nuestros adversarios la naturaleza, el alcance, la intensidad y las condiciones de esa competencia. Usaremos la IW para moldear el comportamiento de nuestros adversarios a nuestro favor, agregar valor a las acciones hostiles contra Estados Unidos y sus aliados, y buscar formas innovadoras de interrumpir, contrarrestar y prevenir la coerción y la subversión.

“Si bien el ministerio está más preocupado por la competencia de las grandes potencias, las organizaciones extremistas violentas (NEO) continúan representando una amenaza constante para los intereses nacionales de los Estados Unidos. Adoptaremos un enfoque efectivo, eficaz y de uso eficiente de los recursos para contrarrestar los objetos cercanos a la Tierra y consolidar los beneficios, optimizados para la sostenibilidad de estas amenazas.

“En particular, degradaremos y, por orden, destruiremos los NEO prioritarios asignados; construir, dirigir y mantener redes militares para compartir la carga con socios dispuestos y capaces; y privar a las NEO de capacidades tecnológicas y militares clave.

“Alentaremos y apoyaremos la acción común de la IW. El ministerio adaptará las estructuras organizativas, los mandatos y las prácticas para trabajar con socios interinstitucionales desde el principio para desarrollar evaluaciones, planes y operaciones de manera integrada. Aprovecharemos nuestras fortalezas para asegurar y estimular la acción entre agencias donde sea necesario y llenar activamente cualquier brecha que surja con nuestras propias capacidades.

“Adoptaremos un enfoque coordinado para promover nuestros intereses nacionales a través de nuestra red de aliados y socios. El ministerio debe enfatizar sus fortalezas naturales contra el comportamiento depredador de nuestros adversarios, mejorar la capacidad y voluntad de nuestros aliados y socios para defender su soberanía y contribuir a las coaliciones multinacionales, y demostrar continuamente que somos el socio preferido de elección. Las operaciones conjuntas con nuestros aliados y socios tienen el beneficio adicional de crear un poderoso efecto disuasorio. Invertir y mantener esta relación fortalecerá el compromiso de los países socios con los objetivos de seguridad compartidos y traerá importantes beneficios a largo plazo para Estados Unidos”.

Entonces, en este enfoque, vemos la quintaesencia de las doctrinas anteriores sobre la guerra centrada en redes, la guerra especial y las operaciones complejas. Pero si antes había una especialización que no es característica de todas las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, ahora cuentan con la aplicación de estas técnicas en todo el espectro. Al mismo tiempo, se enfatiza un carácter proactivo, que recuerda a la doctrina de la defensa preventiva, que se convirtió en la razón fundamental de la invasión de Irak en 2003. Este enfoque claramente trae consigo ciertos desafíos para Rusia, China, Irán, Corea del Norte, así como, teóricamente, otros países no incluidos a la OTAN. Como se indica en el documento del Pentágono, el ejército de Estados Unidos tiene la intención de controlar el comportamiento de los adversarios y la escalada de conflictos. Pero tales intentos pueden romperse contra la voluntad política de la otra parte o llevar por error a un punto muerto que está plagado de graves consecuencias.

Notas:

1. https://www.csis.org/analysis/diversity-russias-military-power

2. https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2020-10-06/illiberal-american-century-rogue-superpower

3. https://www.defensenews.com/smr/defense-news-conference/2020/09/10/army-conducting-digital-louisiana-maneuvers-in-arizona-desert/

4. https://www.defensenews.com/digital-show-dailies/ausa/2020/10/12/transforming-battlefield-geometry-whats-to-come-in-project-convergence-2021/

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente