Libros Recomendados

Leonid Savin

Los planificadores políticos de los Estados Unidos son muy conscientes de la necesidad de una inyección oportuna de información específica. Se necesita un tiempo adecuado tanto para influir en la opinión pública como para formular sus propias estrategias, incluida la participación de socios y satélites.

En este sentido, pueden entenderse las publicaciones recientemente difundidas por la RAND Corporation en vísperas de las elecciones presidenciales. Publicaron un nuevo informe dedicado a la "propaganda rusa" (1). Al mismo tiempo, los autores, como se indica, realizaron pruebas experimentales sobre la influencia de la propaganda en sí y los métodos de contraataque. En vísperas de las elecciones la RAND también publicó dos informes sobre injerencia en las elecciones estadounidenses (2), que contienen un mensaje claro sobre el papel de Rusia en este proceso.

Los autores del informe de propaganda escriben que “los resultados muestran que el contenido ruso es particularmente eficaz para lograr su objetivo de generar fuertes reacciones de adherencia, generar respuestas emocionales más fuertes que las causadas por noticias reales o falsas y crear divisiones más agudas entre los simpatizantes. También es preocupante que las respuestas emocionales demasiado positivas a dicho contenido en las redes sociales aumenten las posibilidades de que los participantes los denuncien por sí mismos y los compartan con "agrado". Estos hallazgos parecen estar en línea con nuestra comprensión del propósito y los objetivos de la propaganda rusa: provocar fuertes reacciones de los partidarios, lo que a su vez puede facilitar la difusión y el impacto potencial del contenido manipulado. También descubrimos que identificar la fuente de los memes rusos reduce la probabilidad de una reacción emocional positiva al contenido que se alinea con la ideología del participante. En comparación con los efectos emocionales de los participantes para quienes la fuente estaba oculta, la disposición de los participantes para interactuar con el contenido en Facebook al "dar me gusta" o compartir materiales para los que la fuente estaba abierta fue mucho más débil. En la muestra general, la divulgación de la fuente redujo la probabilidad de que a los participantes les "gustara" el contenido ruso pro-estadounidense, pero ningún otro efecto de "gustar" o compartir fue estadísticamente significativo".

El grupo objetivo de Estados Unidos se dividió en un espectro de izquierda, que generalmente lee el New York Times, y un espectro de derecha, que representa a los usuarios de Fox News y las publicaciones conservadoras. Ambos generalmente reaccionaban de alguna manera a los materiales asociados con los memes rusos.

Sin embargo, lo más interesante del informe no es la base de referencia y la historia de la propaganda de la época de la Guerra Fría, sino cómo se llevó a cabo el experimento en sí.

Los participantes de 18 años o más pagaron por los anuncios en Facebook, lo que resultó al final en un perfil único que llegó a 762,624 y se realizaron 6968 clics.

Se utilizaron videos cortos y memes, y la prueba en sí contenía una mezcla de propaganda rusa (aparentemente, como la ven los propios autores), titulares de noticias falsas y contenido fáctico. Es decir, se llevó a cabo un uso informativo a gran escala señalándolo claramente como “producción rusa” en una red social abierta usando el dinero de los contribuyentes estadounidenses. Y muchos de sus miembros fueron utilizados a ciegas. ¿Quizás los "rastros de interferencia rusa" anteriores fueron experimentos similares que se realizaron en los proyectos de la RAND?

Con respecto al estudio sobre la interferencia en las elecciones estadounidenses, hizo cinco hallazgos principales: 1) la interferencia extranjera en la política estadounidense ha sido un problema desde la fundación del país; 2) Los esfuerzos de información de Rusia están destinados a provocar una fuerte reacción y empujar a la gente a posiciones extremas para reducir las posibilidades de llegar a un consenso, que es la base de la democracia estadounidense; 3) las nuevas tecnologías facilitaron a Rusia la realización de actividades de información en comparación con las campañas de propaganda llevadas a cabo por la URSS durante la Guerra Fría; 4) la investigación sobre cómo defenderse de estos esfuerzos se ha centrado en diferentes unidades de análisis: algunas investigaciones se han centrado en el contenido original; otros sobre cómo se distribuye este contenido en las redes; y otros más se refieren a la protección del consumidor; 5) para responder a la intervención extranjera, se recomienda (a) adoptar un enfoque holístico que considere qué grupos de estadounidenses pueden ser el objetivo, y (b) desarrollar métodos preventivos basados ​​en evidencia para protegerlos.

Entonces, ¡dos conclusiones están conectadas exclusivamente con Rusia! Y ni una palabra sobre la intervención de otros países. Al mismo tiempo, los autores plantean la hipótesis de que en Rusia la teoría del control reflexivo se utiliza para manipular a los Estados Unidos.

También es de interés la opinión de los autores estadounidenses que identifica 11 elementos principales en la propaganda rusa:

  1. Desinformación personalizada: basada en la oposición de diferentes grupos entre sí, definiendo el contenido y los temas a los que cada grupo objetivo puede ser más susceptible.

  2. Teorías de la conspiración: promover o centrarse en un problema, sembrar desconfianza y difundir confusión, rumores y filtraciones.

  3. Publicidad pagada: incitar a las personas a que les gusten páginas, se suscriban a cuentas, participen en eventos y visiten sitios web.

  4. Utilización de agentes estadounidenses: esto tiene como objetivo reducir la probabilidad de detección mediante la contratación de estadounidenses para realizar tareas para los manipuladores.

  5. Lavado de narrativas: el movimiento de la narrativa desde sus orígenes estatales hacia el ecosistema de medios más amplio con la ayuda de participantes ingeniosos o inconscientes.

  6. Operaciones de piratería y fugas: extracción e intercambio ilegal de información a través de plataformas como WikiLeaks.

  7. Personas falsas en línea: la creación de identidades falsas, a veces con información que pertenece a personas reales, para ocultar la identidad real.

  8. Grupos en las redes sociales: exacerbación de los problemas existentes, recolectando información y atrayendo a los empleados a participar en eventos, creando grupos en las redes sociales dedicados a temas controvertidos.

  9. Memes y símbolos: uso de memes para crear piezas de información simples y fáciles de difundir que puedan resonar emocionalmente en las personas.

  10. Apoyo a los separatistas: actividades subversivas contra los Estados Unidos, estableciendo vínculos y apoyando las ideas y movimientos separatistas.

  11. Apoyo a los movimientos periféricos: fortalecimiento del apoyo a los valores y la sociedad rusa mediante el establecimiento de vínculos con grupos extremistas.

Es significativo que no se proporcionen los nombres de dichos grupos y organizaciones, así como ejemplos específicos.

El informe, que se centra en la interferencia en las elecciones de 2020 en sí (3), dice que “se encontraron en Twitter pruebas creíbles de interferencia en las elecciones de 2020. Esta interferencia incluye publicaciones de cuentas troll (personajes falsos que difunden temas de hipervínculos) y cuentas de superconectores que parecen estar destinadas a difundir información. Este intento de intervención tiene como objetivo sembrar la división y socavar la credibilidad de la democracia estadounidense. Esta injerencia sirve a los intereses de Rusia y corresponde a sus deseos. Nuestros métodos pueden ayudar a identificar la interferencia en línea de adversarios extranjeros, lo que permite que se tomen medidas proactivas".

Aunque el titular habla de las elecciones estadounidenses de 2020, este trabajo utilizó el análisis del Departamento de Defensa del Reino Unido, así como datos de 2016. Aparentemente, la pista principal ahora es la vieja historia sobre la Agencia de Investigación de Internet de San Petersburgo, ya que no se han proporcionado nuevos datos.

Se dice que se vieron 630.000 cuentas de Twitter, pero solo 130 de ellas mostraron una alta calificación de trolling. ¿Se puede considerar el 0,02% del total de cuentas vistas como un factor real de interferencia en las elecciones estadounidenses? Sin embargo, no hay información de que al menos una cuenta esté asociada con Rusia. Y en general, si alguien fuera de Estados Unidos habla de elecciones en este país (desde cualquier posición), ¿es esto una interferencia? Tal atracción por los supuestos, a pesar de las hermosas infografías con grupos de preferencias electorales y hashtags, no parece lo suficientemente convincente. La lista de fuentes también confirma la debilidad de los argumentos presentados: este es un pequeño círculo de autores que tienen los mismos intereses que los empleados de RAND. Y en un futuro próximo este informe será citado como una fuente confiable y verificada, aunque no lo es.

Y, por supuesto, el problema para Estados Unidos es que cualquier propuesta de arreglo de Rusia se percibe allí como una especie de trampa (4), incluso si proviene de motivos sinceros. En los Estados Unidos han aprendido a colgar etiquetas espeluznantes a los demás, pero ellos mismos no quieren admitir que están haciendo algo mal.

Notas:

1. https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA704-3.html

2. https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA704-1.html

3. https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA704-2.html

4.https://www.foreignaffairs.com/articles/russian-federation/2020-10-20/call-putins-bluff-election-interference

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente