Juanjo Fernández

Las tensiones entre Grecia y Turquía no son nada nuevo. Vecinos en el Mediterráneo y aliados en la OTAN, son sin embargo países en permanente conflicto, por el asunto de Chipre y también por disputas territoriales sobre la soberanía de una serie de islas. En este contexto de continua enemistad, se ha producido un nuevo roce entre ambos países que amenaza con elevar el tono del conflicto: la intención turca de realizar exploraciones de gas en aguas de la isla de Castellorizo, isla griega muy próxima a la costa turca. Ambos países mantienen sus fuerzas armadas en estado de alerta. Esto es a lo que se enfrentarían, en cuanto a marina de guerra, si se llegara a un conflicto armado.

Ambos son integrantes de la OTAN, pero en la Alianza ya es sabido que juntar a unos y otros en ejercicios o maniobras es buscarse problemas. Por ello es muy rara la participación simultánea de ambos. El anecdotario es grande. Ponerles en bandos opuestos, unos de “blue” y otros de “red” era delicado, por lo que se procuraba que fueran en el mismo bando. Aun así, como de hecho ha ocurrido, si los ejercicios eran aéreos se derribaban mutuamente engrosando los casos de fuego amigo, lo que se denomina “blue-on-blue”.

Desde el punto de vista militar, ambos países comparten tecnología, material y doctrinas. Sin embargo es cierto que los griegos son, en la práctica, uno más de la OTAN, mientras que los turcos han dado muchas veces muestras de aplicar métodos de trabajo particulares. A nivel económico, en el 2018 Grecia dedicó a defensa un 2,39% de su PIB y Turquía el 2,5%. Por comparación, en España ese apartado fue del 1,27%. Interesante el detalle de que Grecia, ni en lo peor de la anterior crisis (cuando tuvo que ser rescatada por la UE) y con un Gobierno Syriza redujo la atención a sus Fuerzas Armadas, manteniendo su presupuesto de defensa en el entorno del 2,5% de su PIB.

Turcos y griegos siempre están mirándose de reojo, por ello se han ido dotando de similar material y tecnología. Cualquier adquisición realizada por uno ha sido replicada de inmediato por el otro, por lo que ninguno tiene una sustancial ventaja tecnológica, con un matiz muy relevante en el caso de los submarinos griegos, como luego veremos. En cuanto a su adiestramiento y eficacia, debería ser bastante similar al ser aliados OTAN, pero es posible que la marina griega tenga un punto de eficacia superior, fruto de realizar más ejercicios de adiestramiento con otros países. Además, en el caso turco, la purga entre mandos militares tras el fallido golpe de estado de 2016, es posible que haya mermado la capacidad táctica de su flota.

Fuerzas de superficie en juego

Grecia basa su poder naval en una fuerza principal de superficie de 13 fragatas apoyadas por 19 lanchas lanzamisiles de ataque rápido. Las fragatas son de dos tipos, clase 'Elli' (9 unidades) y clase 'Hydra' (4 unidades). Las lanchas lanzamisiles son magníficos buques para operar en las aguas del Egeo salpicadas de islas. Tienen de dos tipos: de diseño británico, clase 'Roussen' tipo 'Super Vita', y francés clase 'Lasskos' del tipo 'La Combattante' en varias versiones. Son buques pequeños que no llegan a las 500 toneladas, muy rápidos y bien armados con misiles antibuque MM-40 ('Roussen') y Harpoon ('Lasskos').

La clase 'Elli' son fragatas de procedencia holandesa. Dos de ellas, la Elli y la Limnos, se fabricaron por encargo para Grecia y tienen un hangar alargado, pero el resto (en origen 10 unidades de las que una ya se ha dado de baja) son buques que pertenecieron a la armada holandesa (clase 'Kortenaer') y fueron transferidos a Grecia entre 1990 y 2000.

Son buques con bastantes años a cuestas a los que se va a hacer una modernización profunda pero que afectará a solo seis de los buques, siendo muy probable que alguna de las otras seis unidades ya no se encuentre operativa. Son navíos de unas 3.500 toneladas, armados con 8 misiles Harpoon y misiles antiaéreos RIM-7M Sea Sparrow. A bordo operan helicópteros AB-212. Buenos buques, pero ya superados.

Las fragatas clase 'Hydra' son sus unidades más potentes. Se trata de navíos de la clase 'Meko-200', de diseño alemán, de las que la primera unidad se construyó en Alemania y las restantes en Grecia. Se trata de buenas fragatas, con un diseño que se ha vendido por medio mundo gracias a su concepto de modularidad, en las que el armamento y los equipos son intercambiables, lo que facilita el mantenimiento y la versatilidad.

Pesan unas 3.350 toneladas, armados con misiles Hrapoon (8 tubos), misiles antiaéreos RIM-162 ESSM en lanzador vertical Mk-48 y una magnífica defensa de punto con dos montajes CIWS Phalanx de 20mm. Operan con helicópteros SH-70B AEGEAN HAWK, versión para Grecia del SH-60B Sea Hawk (como el que utiliza la Armada española) y que disponen del misil Penguin, un arma muy peligrosa en zona de islas.

Turquía: Superioridad numérica

Por su parte, Turquía cuenta con una más numerosa flota de superficie con 16 fragatas, 10 corbetas y 19 lanchas lanzamisiles. Empezando por éstas últimas, se trata de buques del entorno de las 500 toneladas, todos ellos de diseño alemán pero de varios tipos. Los de la clase 'Kılıç' (9 unidades) son algo más grandes y van armados con 8 misiles Harpoon. El resto llevan tan solo 2 misiles.

De fragatas la armada turca tiene tres tipos. Las más grandes son las de la llamada clase 'G' o 'Gabya'. Se trata de 8 unidades de fragatas FFG de la clase 'Oliver H. Perry' norteamericanas. Todas ellas son buques que originalmente sirvieron en la US Navy y que fueron vendidos a Turquía. Son muy similares a las fragatas españolas clase 'Santa María' (del mismo tipo) aunque los buques turcos, bastante antiguos y adquiridos de segunda mano, han recibido muchas modernizaciones, mejoras y armamento variado. Desplazan 4.100 toneladas y su armamento principal son 8 misiles antibuque Harpoon y, en cuatro unidades, 40 misiles antiaéreos SM-1 MR SAM y en otras cuatro el más moderno lanzador VLS Mk-41 con 33 misiles ESSM (Evolved Sea Sparrow).

Las otras fragatas son todas de la clase 'MEKO-200' (casi iguales a las griegas) en dos variantes, las cuatro de la clase 'Barbaros' y las cuatro de la clase 'Yavuz'. Las primeras son algo más pesadas con un desplazamiento de 3.300 toneladas por 3.000 de las segundas. La gran diferencia entre ambas estriba en que las 'Barbaros' se equiparon con el radar de Thales SMART-S Mk2, un radar de los mejores a nivel europeo y que rivaliza con el radar SPY de los sistemas americanos AEGIS (el que llevan las fragatas españolas F-100).

Este detalle hace que estos buques sean los más eficaces. Por lo demás, todas ellas llevan un armamento parecido formado por misiles antibuque Harpoon y, según el buque, lanzadores Mk-16 para misiles RIM-7 Sea Sparrow en las “Yavuz” y lanzador VLS Mk-41 para misiles ESSM en las “Barbaros”.

Las corbetas son buques más pequeños y cuentan con dos tipos. Seis unidades de la clase 'Burak', barcos de 1.300 toneladas, todos de diseño francés de la clase 'D'Estienne d'Orves' y adquiridos a los galos de segunda mano. Su armamento es de 4 misiles antibuque Exocet. Las corbetas de la clase 'Ada' son unos interesantes buques de diseño autóctono con un desplazamiento de 2.400 toneladas. Son buques de aspecto moderno y dotados de buenos sensores, como el radar Thales SMART-S Mk2. Su armamento es de 8 misiles antibuque Harpoon.

Submarinos: ventaja griega

El arma submarina, de importancia capital para ambos países, es el ejemplo evidente de que ambos contendientes se estudian mutuamente al detalle. Grecia dispone de 11 submarinos y Turquía de 12, pero en ambos casos, sus unidades más antiguas se encuentran inmersas en procesos de modernización, por lo que la cifra real de sumergibles disponibles es menor. Todos los submarinos de ambos países son de diseño alemán y se basan en el conocido y eficaz diseño de la clase '209' y sus evoluciones más modernas, como los '214 AIP'.

Grecia dispone de 4 versiones diferentes. Los basados en el diseño '209/1100' (clase 'Glavkos') con tres buques, los '209/1200' (clase 'Poseidon') con otras tres unidades, el '209/1500', unidad única procedente de la extensa modernización del submarino HS Okeanos y la joya de la corona, los cuatro submarinos clase 'Papanikolis', de diseño alemán aunque construidos en Grecia tres de ellos.

Los 'Papanikolis' se basan en el diseño '214', una versión de exportación del exitoso '212' alemán, uno de los mejores submarinos no nucleares del mundo, que cuenta con el sistema AIP (air-independent propulsion) que permite al submarino, mediante células de combustible, funcionar sin necesidad de salir a superficie a tomar aire. Es por lo que a este tipo de submarinos se les denomina a veces 'casi nucleares'.

El AIP es el sistema que se va introducir en los submarinos españoles S-80 y otorga a estos buques una ventaja muy relevante frente a los que no disponen de ello. Los turcos también se metieron en un programa similar al griego, pero empezaron más tarde. Por ello, en la actualidad, solo disponen de sumergibles convencionales de tres tipos: cuatro '209/1200' (clase 'Atilai', dos de ellos fuera de servicio), '209/1400' en versiones T1 (cuatro) y T2 (cuatro). Todos ellos son buques de entre 1.600 y 1.800 toneladas, armados con torpedos de 533 mm. Turquía también adquirió cuatro sumergibles '214', pero lo hizo más tarde y aunque el primero está casi listo, la realidad es que aún no cuenta con ninguno.

En definitiva, el enfrentamiento en la mar está bastante igualado. Turquía tiene cierta ventaja en cuanto a buques de superficie, más unidades y ventaja en capacidad antiaérea con sus fragatas dotadas de radares SMART-S, pero Grecia se impone en guerra submarina y sus '214' serían un verdadero problema para la flota turca. Si ya un submarino tipo '209' es difícil de detectar y neutralizar, los '214', capaces de moverse sin asomar siquiera un snorkel para tomar aire, podrían inclinar la balanza y resultar decisivos. Una última cuestión es el futuro buque turco TCG Anadolu (L-400), un LHD idéntico al buque español Juan Carlos I. Aún no está operativo pero, de haberlo estado y además dotado de F-35B, el análisis podría ser muy diferente.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente