Lucas Leiroz de Almeida*

Habiendo obtenido su independencia política hace algunas décadas, Guyana es un pequeño país sudamericano con poca relevancia internacional. Sin grandes proyecciones económicas o geopolíticas, el país tiene la agricultura y la minería como sus principales actividades, no siendo un país totalmente industrializado y con altos niveles de pobreza.

Sin embargo, los recientes descubrimientos de grandes reservas de petróleo están a punto de cambiar por completo a Guyana, aumentando su potencial económico y sus proyecciones políticas y geopolíticas. Guyana tiene actualmente más petróleo que cualquier otro país del mundo. A principios de 2020, el Fondo Monetario Internacional esperaba un crecimiento del 86% del PIB de Guyana. La pandemia y la devaluación global del petróleo provocada por la recesión global han hecho que las expectativas caigan al 44%,

Como país multiétnico, influenciado por varias otras antiguas colonias británicas, la política nacional de Guyana se divide entre representantes de los diferentes grupos étnicos y religiosos que habitan el país. En las elecciones guyanesas de 2020, una grave crisis política golpeó al país, creando un escenario de incertidumbre sobre quién sería el nuevo presidente. Brevemente, el ex presidente David Granger, afroguyanés, cristiano anglicano y miembro del Congreso Nacional del Pueblo, perdió las elecciones ante Mohamed Irfaan Ali.- un indoguyanés, hindú y miembro del Partido Popular Progresista - sin embargo, como es común en las elecciones en Guyana, los resultados no fueron claros y rápidos, principalmente debido a varias solicitudes de recuento. Las elecciones se llevaron a cabo el 2 de marzo, pero tan solo 5 meses después, el 2 de agosto, se anunció el nombre de Irfaan Ali como ganador de la disputa, luego de una gran presión internacional por el resultado, principalmente de Estados Unidos, Brasil y la Organización de Estados Americanos.

La elección de Irfaan Ali tiene lugar en medio del período de mayor expectativa de crecimiento económico en la historia de Guyana. El país nunca ha estado más cerca del desarrollo económico y social y, obviamente, la población espera que el nuevo presidente tenga éxito y lleve a la nación por un camino de prosperidad y progreso. Sin embargo, los desafíos son muchos. El primer paso que debe dar Irfaan Ali debe ser garantizar que, de hecho, la exploración de petróleo de Guyana sirva a los intereses nacionales de su país. El nuevo presidente llegó al poder bajo una fuerte presión estadounidense para que Guyana eligiera un presidente. Las medidas coercitivas tomadas por Washington para presionar la elección de un presidente fueron muchas, incluida la suspensión de la visa de los ciudadanos guyaneses en territorio estadounidense, una actitud a la que el primer ministro de Guyana, Moses Nagamootoo, referido como “terrorismo diplomático”. La elección del presidente fue un paso necesario hacia el desarrollo del sector petrolero, por lo que Washington, el mayor interesado en el petróleo de Guyana, actuó con todos sus esfuerzos para que se eligiera un presidente lo antes posible, a pesar de las disputas étnicas internas.

Hay varias razones por las que Washington está interesado en el petróleo de Guyana. En el centro de la exploración y producción se encuentra la transnacional estadounidense Exxon Mobil, que lidera la producción de Stabroek, en una reserva que se estima tiene más de 8 mil millones de barriles de petróleo. En torno al tema del petróleo están los contratos firmados entre el gobierno anterior y Exxon Mobil. Según la ONG Global Witness, el anterior contrato de producción firmado en 2016 es muy favorable a la empresa y privará al país de más de 55 mil millones de dólares durante la vigencia del acuerdo. La ONG describió el contrato como "excepcionalmente malo".

Sin embargo, este no es el principal problema que rodea al acuerdo. Hay un tema político que es mucho más peligroso que el económico. Antes del descubrimiento del petróleo de Guyana, el principal productor de petróleo de América del Sur era Venezuela, un país que vive un gran conflicto económico y diplomático con Estados Unidos. Washington impuso severas sanciones internacionales a cualquier país o empresa que tenga negocios con Venezuela, dejando a Caracas bajo un severo bloqueo económico. El petróleo venezolano se restringió a un pequeño grupo de países que se niegan a cumplir con las reglas impuestas por Estados Unidos, dejando al país en una gran crisis económica y social.

Ahora, con Estados Unidos a la cabeza de la exploración de petróleo de Guyana, este pequeño país sudamericano parece ser la apuesta estadounidense para “reemplazar” el petróleo venezolano. De hecho, el objetivo estadounidense es encontrar una nueva fuente de recursos para el mercado global, políticamente subordinado a Washington, y que finalmente pueda superar el gran papel de Venezuela en el sector petrolero.

Si el nuevo presidente toma este camino y crea lazos de sumisión económica y política con Washington, la riqueza natural de Guyana no representará ninguna mejora social para el pueblo guyanés, sirviendo solo como un instrumento de la geopolítica estadounidense.

*investigador en derecho internacional en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente